Feasts & Fasts

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ó | P | Q | R | S | T | Ú | V | W

Amado Dios, que llamaste a Carlos Chapman Grafton a ser obispo en tu Iglesia y que le dotaste con un celo ardiente por las almas: Concede que, siguiendo su ejemplo, podamos alguna vez vivir para la extensión de tu reino, que tu gloria pueda ser el fin último de nuestras vidas, tu voluntad la ley de nuestra conducta, tu amor el motivo de nuestras acciones, y la vida de Cristo el modelo y el molde de nuestra propia vida; mediante el mismo Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, a través de todas las edades. Amén.

Oh Dios amoroso, sabemos que todo está ordenado por tu infalible sabiduría y amor ilimitado: Concédenos que en todas las cosas veamos tu mano, para que, siguiendo el ejemplo y la enseñanza de tu siervo Carlos Simeón, caminemos con Cristo en sencillez, y te sirvamos con un espíritu tranquilo y contento; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Conforta a tu pueblo, oh Dios de paz, y prepara camino para nosotros en el desierto, que, al igual que tu poetisa y traductora Catalina Winkworth, podamos preservar los tesoros espirituales de tus santos de años pasados y entonarte nuestro agradecimiento con corazones, manos y voces, eterno Dios trino a quien la tierra y el cielo adoran; porque vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Dios de gracia, cuya bendita mártir Cecilia cantó en su corazón para fortalecer su testimonio sobre ti: Te damos gracias por los compositores de música a quienes has dotado con fuego pentecostal; y te pedimos que podamos unirnos a ellos en la alabanza del canto de la creación hasta que al fin, junto a Cecilia y a todos tus santos, compartamos el canto de los redimidos por nuestro Salvador Jesucristo; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

Dios omnipotente y sempiterno, te damos gracias por tu siervo Channing Moore Williams, a quien escogiste para predicar el Evangelio a los pueblos de China y de Japón, levanta en estos y en todos los países a evangelistas y heraldos de tu reino, para que la Iglesia proclame las insondables riquezas de nuestro salvador Jesucristo; quien vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios todopoderoso, que otorgaste a tu siervo Cipriano la audacia de confesar el nombre de nuestro salvador Jesucristo ante los gobernantes de este mundo y valor para morir por la fe, concédenos que estemos siempre dispuestos a dar una razón de la esperanza que tenemos y de sufrir alegremente por causa de nuestro Señor Jesucristo; que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Fortalece, oh Señor, a los obispos de la Iglesia en su vocación especial de maestros y ministros de los sacramentos, a fin de que, como tu siervo Cirilo de Jerusalén, efectivamente instruyan al pueblo en la fe y práctica cristianas, para que nosotros, enseñados por ellos, entremos más de lleno en la celebración del misterio pascual; mediante Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, cuyo bendito Hijo se hizo pobre para que por su pobreza nos hiciéramos ricos: Líbranos del amo desordenado de este mundo, para que inspirados por la devoción de tu sierva Clara, te sirvamos con sencillez de corazón, y obtengamos las riquezas del mundo venidero; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios de insondable sabiduría, que diste a tu siervo Clemente la gracia de comprender y de enseñar la verdad como se realiza en Jesucristo, fuente de toda la verdad, concede a la Iglesia la misma gracia de discernir tu palabra dondequiera que se encuentre la verdad; por Jesucristo nuestra luz incesante, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios todopoderoso, que escogiste a tu siervo Clemente de Roma para implantar obediencia y estabilidad en la iglesia de Corinto, concede que la Iglesia se fundamente y establezca en tu verdad por la inhabitación del Espíritu Santo, revela lo desconocido, completa lo inconcluso, confirma lo revelado, y consérvala sin mancha en tu servicio; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Pages