Feasts & Fasts

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ó | P | Q | R | S | T | Ú | V | W

Dios de misericordia, que llamaste a tu sacerdote Jaime Chisholm a sacrificar su vida trabajando por el alivio de sus feligreses y de la gente de su ciudad durante una epidemia de fiebre amarilla: Ayúdanos a recordar que ofrendando nuestras vidas a tu servicio, ganamos la corona eterna que nunca se marchita en ese reino celestial en donde, con Jesucristo nuestro Salvador y el Espíritu Santo, tú reinas, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

Preciosa a tus ojos, oh Señor, es la muerte de los santos, cuyo fiel testimonio, por tu providencia, recibe un gran premio: Te damos gracias por los mártires Jaime Hannington y compañeros, que con la sangre compraron el camino para la proclamación del Evangelio en Uganda; y rogamos que con ellos también nosotros obtengamos la corona de justicia preparada para los que aman la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; que vive reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios amoroso, por cuya gracia tu siervo Jaime Huntington reunió una comunidad dedicada al amor, disciplina y devoción a la santa Cruz de nuestro salvador Jesucristo: Envía tu bendición sobre todos los que proclaman a Cristo crucificado y mueve todos los corazones para que le busquen y sean salvos; que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, cuyos días no tienen fin y cuyas misericordias no se pueden contar, haznos, como a tu siervo Jeremías Taylor, profundamente conscientes de la brevedad e incertidumbre de la vida humana, y permite a tu Santo Espíritu que nos guíe en santidad y justicia todos los días de la vida; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Señor, oh Dios de verdad, cuya Palabra es faro para nuestro andar y luz que ilumina el camino, te damos gracias por tu siervo Jerónimo y por aquellos que siguiendo sus pasos han trabajado para ofrecer las Sagradas Escrituras en la lengua del pueblo, rogamos que el Espíritu Santo nos proteja mientras leemos la Palabra, y que Cristo, Palabra viva, nos transforme según tu justa voluntad; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

O God of justice and compassion, you put down the proud and mighty from their place, and lift up the poor and the afflicted: we give you thanks for your faithful witness Jonathan Myrick Daniels, who, in the midst of injustice and violence, risked and gave his life for another; and we pray that we, following his example, may make no peace with oppression; through Jesus Christ the just one, who lives and reigns with you and the Holy Spirit, one God, for ever and ever. Amen.

Dios todopoderoso, te damos gracias por la fuerza y el coraje de Jorge Freeman Bragg, que se levantó de la esclavitud a la libertad, documentó la historia afroamericana, y ayudó a fundar el primer grupo de promoción de los derechos de la gente negra. Haz que podamos contar la historia de tus maravillosas obras de tal modo que proclamemos tu justicia en nuestro tiempo, para la gloria de Jesucristo; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios misericordioso, cuyo siervo José de Arimatea, con reverencia y temor piadoso, preparó el cuerpo de nuestro Señor y salvador para el entierro, y lo depositó en su propia tumba, concede a tu pueblo fiel, la gracia y la valentía de amar y servir a Jesús con devoción sincera durante toda la vida; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios de paz, que llamaste a Juan Bunyan a ser valiente por la verdad: Concede, que como a extranjeros y peregrinos, podamos finalmente regocijarnos con todos los fieles en la ciudad celestial; por Jesucristo nuestro Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Omnipotente Dios, que escogiste a tu fiel siervo Juan Coleridge Patteson y a sus compañeros para que dieran testimonio y fueran mártires en las islas de Melanesia, y por sus trabajos y sufrimientos formaste un pueblo para tu heredad, derrama el Espíritu Santo sobre la Iglesia en todo lugar, para que con el servicio y el sacrificio de muchos, tu santo Nombre sea glorificado y tu reino extendido; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Pages