Feasts & Fasts

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ó | P | Q | R | S | T | Ú | V | W

O God of justice and compassion, you put down the proud and mighty from their place, and lift up the poor and the afflicted: we give you thanks for your faithful witness Jonathan Myrick Daniels, who, in the midst of injustice and violence, risked and gave his life for another; and we pray that we, following his example, may make no peace with oppression; through Jesus Christ the just one, who lives and reigns with you and the Holy Spirit, one God, for ever and ever. Amen.

Santo Dios, fuente de toda sabiduría: Te damos gracias por tus siervos Jorge Berkeley y José Butler, quienes a través de sus vidas y obras fortalecieron a tu Iglesia e iluminaron tu mundo. Ayúdanos, siguiendo sus ejemplos, a colocar nuestros corazones y mentes a tu servicio; por Jesucristo, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios todopoderoso, te damos gracias por la fuerza y el coraje de Jorge Freeman Bragg, que se levantó de la esclavitud a la libertad, documentó la historia afroamericana, y ayudó a fundar el primer grupo de promoción de los derechos de la gente negra. Haz que podamos contar la historia de tus maravillosas obras de tal modo que proclamemos tu justicia en nuestro tiempo, para la gloria de Jesucristo; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios de paz, que sostuviste a tu obispo Jorge Bell, con la valentía para proclamar tu verdad y justicia frente a la desaprobación de su propia nación: que al igual que él enseñó que nosotros, junto con nuestros enemigos, somos todos hijos de Dios, podamos encontrarnos con Cristo en su hora del dolor, para que al fin entremos a tu país donde no hay tristeza ni suspiro, sino plenitud de gozo en ti; por Jesucristo nuestro Redentor, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

Dios misericordioso, cuyo siervo José de Arimatea, con reverencia y temor piadoso, preparó el cuerpo de nuestro Señor y salvador para el entierro, y lo depositó en su propia tumba, concede a tu pueblo fiel, la gracia y la valentía de amar y servir a Jesús con devoción sincera durante toda la vida; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Misericordioso Dios, que llamaste a Juan Bosco para ser un maestro y padre de los jóvenes: Llénanos de amor como el suyo, para que podamos entregarnos por completo a tu servicio y a la salvación de todos; por medio de tu Hijo Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios de paz, que llamaste a Juan Bunyan a ser valiente por la verdad: Concede, que como a extranjeros y peregrinos, podamos finalmente regocijarnos con todos los fieles en la ciudad celestial; por Jesucristo nuestro Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Soberano y santo Dios, que llevaste a Juan Calvino del estudio del sistema legal a la comprensión de la piedad de tus leyes divinas tal y como se revelan en las Escrituras: Llénanos con un celo similar por enseñar y predicar tu Palabra, para que todo el mundo pueda conocer a tu Hijo Jesucristo, verdadera Palabra y Sabiduría; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, siempre un solo Dios, en la gloria eterna. Amén.

Santo y Poderoso, cuyo amado Hijo Jesucristo bendijo a los puros de corazón: Te damos gracias por la vida y las enseñanzas de Juan Casiano que nos acercan a una disciplina de vida santa por causa de tu reinado. Torna siempre hacia ti los ojos de nuestras almas, para que podamos permanecer en tu amor, manifestado a nosotros en nuestro Salvador Jesucristo; que contigo y el Espíritu Santo es un solo Dios, vivo y verdadero, por la siglos de los siglos. Amén.

Omnipotente Dios, que escogiste a tu fiel siervo Juan Coleridge Patteson y a sus compañeros para que dieran testimonio y fueran mártires en las islas de Melanesia, y por sus trabajos y sufrimientos formaste un pueblo para tu heredad, derrama el Espíritu Santo sobre la Iglesia en todo lugar, para que con el servicio y el sacrificio de muchos, tu santo Nombre sea glorificado y tu reino extendido; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Pages