Feasts & Fasts

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | Ó | P | Q | R | S | T | Ú | V | W

Oh Dios, que diste a tu siervo Juan Crisóstomo la gracia de proclamar con elocuencia tu santidad en la gran asamblea, y de soportar sin temor el reproche en honor de tu Nombre, otorga bondadosamente a todos los obispos y pastores tal excelencia en la predicación y fidelidad en el ministerio de tu Palabra, a fin de que el pueblo comparta con ellos la gloria que será revelada; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Confirma nuestras mentes, oh Señor, en los misterios de la verdadera fe, expuestos con vigor por tu siervo Juan Damasceno para que con él confesemos que Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre, y cantando las alabanzas del Señor resucitado, obtengamos las alegrías eternas por el poder de la resurrección; mediante Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Juez eterno, sentado en tu trono de esplendor, que diste a Juan de la Cruz la fuerza de propósito y la fe mística que le sostuvieron, incluso a través de la noche oscura del alma: Derrama tu luz sobre todos los que te aman, en unión con Jesucristo, nuestro Salvador; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Gran Creador, fuente de misericordia, te damos gracias por la imaginación y la convicción de tu evangelista, Juan Eliot, quien trajo tanto la alfabetización como la Biblia al pueblo algonquino, llevando a sus comunidades al compañerismo con Cristo para servirte y darte alabanza; te pedimos podamos desear compartir tus Buenas Nuevas con otros con los que trabajamos para el mutuo entendimiento y confianza; por Jesucristo nuestro Salvador, que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Señor Dios de los ejércitos, reaviva a tu Iglesia cuando cae en la desidia y en la indolencia, creando líderes devotos como tu siervo Juan Enrique Hobart, a quien recordamos hoy, y concede que su fe y vigor mental despierte a tu pueblo a tu mensaje y cumpla con su misión; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Dios Creador, cuyas manos sostienen los tesoros de la nieve y las puertas del mar, y de cuya Palabra brota todo lo que es: Bendecimos tu santo Nombre por el intrépido testimonio de tu misionero Juan Horden, quien acató tu llamado para servir a las naciones cree e inuit del Norte. Que en todos los lugares a los que viajemos, podamos, al igual que él, proclamar tus Buenas Nuevas y atraer a todos a la comunión contigo mediante tu Cristo; quien contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, en gloria eterna. Amén.

Dios fiel, que diste a Juan Hus el valor para confesar tu verdad y hacer volver a tu Iglesia a la imagen de Cristo: Ayúdanos, a que inspirados por su ejemplo demos testimonio en contra de la corrupción y no dejemos de orar por nuestros enemigos, para que así podamos probar ser fiel seguidores de nuestro Salvador Jesucristo; que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, concede que durante el tiempo de prueba conozcamos tu presencia y cumplamos tu voluntad, para que siguiendo el ejemplo de tu siervo Juan Mason Neale, realicemos con integridad y valentía lo que nos pides que soportemos y sobrellevemos; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Dios, Pastor de todos y todas, te damos gracias por el continuo compromiso de tu siervo Juan Raleigh Mott hacia la educación cristiana de los estudiantes en muchas partes del mundo, y te pedimos que, siguiendo su ejemplo, podamos luchar por la amistad, el compañerismo y la cooperación de todos los pueblos, y que mientras vivamos seamos evangelizadores para Jesucristo, en quien solamente está nuestra paz; y que contigo y el Espíritu Santo vive y reina, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Oh Dios, tu justicia continuamente desafía a tu Iglesia a vivir de acuerdo a su llamado: Concédenos a los que ahora recordamos la obra de Juan Wyclif contrición por las heridas que nuestros pecados causan a tu Iglesia, y un amor tal por Cristo que podamos tratar de curar las divisiones que afectan a tu Cuerpo; por el mismo Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Pages