San José

Monday, March 20, 2017Monday, March 19, 2018Tuesday, March 19, 2019Thursday, March 19, 2020
The Collect: 

Oh Dios, que de la familia de tu siervo David levantaste a José para ser el guardián de tu Hijo encarnado, y esposo de su virgen madre: Danos gracia para imitar su rectitud de vida y su obediencia a tus mandatos; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.  Amén.

Old Testament: 
2 Samuel 7:4,8-16

El Señor se dirigió a Natán y le dijo: «8 Por lo tanto, dile a mi siervo David que yo, el Señor todopoderoso, le digo: “Yo te saqué del redil, y te quité de andar tras el rebaño, para que fueras el jefe de mi pueblo Israel; 9 te he acompañado por dondequiera que has ido, he acabado con todos los enemigos que se te enfrentaron, y te he dado gran fama, como la que tienen los hombres importantes de este mundo. 10 Además he preparado un lugar para mi pueblo Israel, y allí los he instalado para que vivan en un sitio propio, donde nadie los moleste ni los malhechores los opriman como al principio, 11 cuando puse caudillos que gobernaran a mi pueblo Israel. Yo haré que te veas libre de todos tus enemigos. Y te hago saber que te daré descendientes, 12 y que cuando tu vida llegue a su fin y mueras, yo estableceré a uno de tus descendientes y lo confirmaré en el reino. 13 Él me construirá un templo, y yo afirmaré su reino para siempre. 14 Yo le seré un padre, y él me será un hijo. Y cuando cometa una falta, yo lo castigaré y lo azotaré como todo padre lo hace con su hijo, 15 pero no le retiraré mi bondad como se la retiré a Saúl, al cual quité para ponerte a ti en su lugar. 16 Tu dinastía y tu reino estarán para siempre seguros bajo mi protección, y también tu trono quedará establecido para siempre.”»

Psalm: 
Salmo 89:1-29 o 89:1-4, 26-29

  1     Tu amor, oh Señor, cantaré perpetuamente; *
             de generación en generación anunciará mi boca tu fidelidad;
  2     Porque seguro estoy que tu amor es para siempre; *
             en los cielos has afirmado tu fidelidad.
  3     “Hice pacto con mi escogido; *
             juré a David mi siervo, diciendo:
  4     ‘Para siempre confirmaré tu linaje, *
             y edificaré tu trono por todas las generaciones’ ”.
[5     Proclaman los cielos tus maravillas, oh Señor, *
             y tu fidelidad, en la asamblea de los seres celestiales;
  6     Porque ¿quién en los cielos se compara al Señor? *
             ¿Quién como el Señor entre los dioses?
  7     Dios es temido en el consejo de los seres celestiales, *
             grande y terrible para cuantos le rodean.
  8     Oh Señor Dios de los Ejércitos, ¿quién como tú? *
             Dios poderoso, tu fidelidad te rodea.
  9     Dominas la braveza del mar, *
             y sosiegas el furor de las olas.
10     Tú quebrantaste a Rahab con herida de muerte;
             con tu brazo poderoso esparciste a tus enemigos.
11     Tuyos son los cielos, tuya también la tierra; *
             el mundo y su plenitud, tú lo fundaste.
12     El norte y el sur, tú los creaste; *
             el Tabor y el Hermón cantan con júbilo en tu Nombre.
13     Tienes un brazo poderoso; *
             fuerte es tu izquierda y alta tu diestra.
14     Rectitud y justicia son el cimiento de tu trono; *
             amor y fidelidad van delante de tu rostro.
15     ¡Dichoso el pueblo que sabe la aclamación festiva! *
             Camina, oh Señor, a la luz de tu rostro.
16     En tu Nombre se regocija todo el día, *
             y en tu justicia es jubiloso;
17     Porque tú eres la gloria de su fortaleza, *
             y con tu favor se acrecienta nuestro poder.
18     Ciertamente, el Señor es nuestro Soberano, *
             y nuestro Rey es el Santo de Israel.
19     Hablaste una vez a tus fieles en una visión, y dijiste: *
             “He puesto la corona sobre un héroe; he levantado a un escogido del pueblo.
20     Hallé a David mi siervo; *
             lo ungí con mi óleo sagrado.
21     Mi mano estará siempre con él; *
             mi brazo también lo fortalecerá.
22     No lo engañará ningún enemigo, *
             ni cualquier malvado lo humillará.
23     Aplastaré delante de él a sus enemigos *
             y heriré a los que le aborrecen.
24     Mi amor y fidelidad lo acompañarán, *
             y por mi Nombre será victorioso.
25     Pondré su izquierda sobre el mar, *
             y su diestra sobre el río.]
26     El me invocará: ‘Tú eres mi Padre, *
             mi Dios, y la roca de mi salvación’ ”.
27     Yo le pondré por primogénito, *
             el más excelso de los reyes de la tierra.
28     Sostendré mi amor por él para siempre, *
             y mi pacto continuará firme con él.
29     Afirmaré su descendencia para siempre, *
             y su trono como los días de los cielos”.

Epistle: 
Romanos 4:13-18

13 Dios prometió a Abraham y a sus descendientes que recibirían el mundo como herencia; pero esta promesa no estaba condicionada al cumplimiento de la ley, sino a la justicia que se basa en la fe. 14 Pues si los que han de recibir la herencia son los que se basan en la ley, entonces la fe resultaría cosa inútil y la promesa de Dios perdería su valor. 15 Porque la ley trae castigo; pero donde no hay ley, tampoco hay faltas contra la ley.

16 Por eso, para que la promesa hecha a Abraham conservara su valor para todos sus descendientes, fue un don gratuito, basado en la fe. Es decir, la promesa no es solamente para los que se basan en la ley, sino también para todos los que se basan en la fe, como Abraham. De esa manera, él viene a ser padre de todos nosotros, 17 como dice la Escritura: «Te he hecho padre de muchas naciones.» Éste es el Dios en quien Abraham creyó, el Dios que da vida a los muertos y crea las cosas que aún no existen.

18 Cuando ya no había esperanza, Abraham creyó y tuvo esperanza, y así vino a ser «padre de muchas naciones», conforme a lo que Dios le había dicho: «Así será el número de tus descendientes.»    

Gospel: 
San Lucas 2:41-52

41 Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua. 42 Y así, cuando Jesús cumplió doce años, fueron allá todos ellos, como era costumbre en esa fiesta. 43 Pero pasados aquellos días, cuando volvían a casa, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres se dieran cuenta. 44 Pensando que Jesús iba entre la gente, hicieron un día de camino; pero luego, al buscarlo entre los parientes y conocidos, 45 no lo encontraron. Así que regresaron a Jerusalén para buscarlo allí.

46 Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado entre los maestros de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. 47 Y todos los que lo oían se admiraban de su inteligencia y de sus respuestas. 48 Cuando sus padres lo vieron, se sorprendieron; y su madre le dijo: —Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Tu padre y yo te hemos estado buscando llenos de angustia.

49 Jesús les contestó: —¿Por qué me buscaban? ¿No sabían que tengo que estar en la casa de mi Padre?

50 Pero ellos no entendieron lo que les decía.

51 Entonces volvió con ellos a Nazaret, donde vivió obedeciéndolos en todo. Su madre guardaba todo esto en su corazón. 52 Y Jesús seguía creciendo en sabiduría y estatura, y gozaba del favor de Dios y de los hombres.    

The Old Testament, New Testament and Gospels readings are from the New Revised Standard Version Bible: Anglicized Edition, copyright 1989, 1995, Division of Christian Education of the National Council of the Churches of Christ in the United States of America. Used by permission. All rights reserved.

The Collects, Psalms and Canticles are from the Book of Common Prayer, 1979.