Welcomes You

102 obispos episcopales apelan al Presidente Obama para que continúe la ayuda a un hospital del Medio Oriente

The Episcopal Church
Office of Public Affairs

“Es la única instalación de su tipo en la Franja de Gaza que no está regentada por el gobierno de Hamas y, como tal, es capaz de proporcionar atención médica sin ninguna interferencia exterior o cálculo político”.
Miércoles, Junio 6, 2012

Liderados por la Obispa Presidente Katharine Jefferts Schori, 102 obispos de la Iglesia Episcopal han enviado una carta urgente al Presidente Barack Obama pidiendo su intervención personal para que ponga fin a la amenaza del cese de financiación, al Hospital Al Ahli en la Diócesis Episcopal de Jerusalén.

Al escribir “en un momento de verdadera emergencia en la vida de la Franja de Gaza y de sus más de dos millones de habitantes”, los obispos indican la terminación del apoyo financiero al Hospital Al Ahli en la ciudad de Gaza, “después de casi dos décadas de colaboración, el Organismo de Socorro y Obras de la ONU  (UNRWA) ha terminado abruptamente, sin justificación pública, el contrato de apoyo financiero”.

Los obispos, procedentes de 43 estados y del Distrito de Columbia, citan los graves efectos que tendrán resultado y piden: “Sr. Presidente, le escribimos para solicitar su intervención inmediata y personal ante el personal pertinente de las Naciones Unidas para que garantice la reversión de esta decisión, que amenaza con tener consecuencias desastrosas para los más de dos millones de residentes de Gaza, que ya viven en condiciones de necesidad humanitaria profunda.  

 

Los obispos también señalaron que: “Es la única instalación de su tipo en la Franja de Gaza que no está dirigida por el gobierno de Hamas y, como tal, es capaz de proporcionar atención médica sin ninguna interferencia exterior o cálculo político”.
 

La carta en su totalidad continúa:

El Honorable Barack Obama
Presidente de Estados Unidos
Washington, DC 20001

Estimado señor Presidente:

Escribimos como obispos de la Iglesia Episcopal, iglesia miembro con sede en Estados Unidos de la Comunión Anglicana con más de 80 millones de miembros en todo el mundo. Como defensores desde hace mucho tiempo de la paz y la reconciliación en Israel y en los territorios palestinos ocupados, estamos en colaboración tanto con la Diócesis Episcopal de Jerusalén y el Medio Oriente como con decenas de millones de cristianos, musulmanes y judíos en todo el mundo que sueñan con un futuro de paz y armonía en la tierra que es santa para todos los hijos de Abrahán. Hemos sido y seguimos siendo firmes defensores del trabajo de su administración hacia una solución de dos estados según la cual un seguro y universalmente reconocido Israel viva al lado de un Estado palestino seguro, viable e independiente.
 

Sin embargo, escribimos ahora, en un momento de verdadera emergencia en la vida de la Franja de Gaza y de sus más de dos millones de habitantes. Acabamos de enterarnos de que, después de casi dos décadas de colaboración, el Organismo de  Socorro y Obras de la ONU  (UNRWA) ha terminado abruptamente, sin justificación pública, el apoyo financiero del contrato al Hospital Al Ahli de la ciudad de Gaza”. Este cambio fue efectivo a finales de mayo y amenaza con debilitar al hospital, a su personal de 120 personas, y a los muchos miles de habitantes de Gaza que dependen de él para el tratamiento de la atención primaria y de urgencia.

Señor Presidente, escribimos para solicitar su intervención inmediata y personal ante el personal pertinente de las Naciones Unidas para que garantice la reversión de esta decisión, que amenaza con tener consecuencias desastrosas para los más de dos millones de residentes de Gaza, que ya viven en condiciones de necesidad humanitaria profunda”.
 

El Hospital Al Ahli ha sido gestionado por la Diócesis Episcopal de Jerusalén y el Medio Oriente desde 1982. Brinda atención primaria y de emergencia a la población casi exclusivamente musulmana de Gaza, y lo hace sin hacer proselitismo o discriminación por motivo de religión, etnicidad, política o identificación social. Es la única instalación de su tipo en la Franja de Gaza que no está regentada por el gobierno de Hamas y, como tal, es capaz de proporcionar atención médica sin ninguna interferencia exterior o cálculo político. Por lo tanto, su operación continua se encuentra en los intereses inherentes al gobierno de Estados Unidos. Tampoco es una hipérbole decir que las condiciones humanitarias en la Franja de Gaza son tan graves como en cualquier otra parte de la tierra, o que el Hospital Al Ahli es una fuente poco común y absolutamente vital de la verdadera buena noticia en ese contexto. La decisión del Organismo (UNRWA) de suspender su apoyo al hospital es absolutamente indefendible y debe ser revertida.


Hasta este mes, el Organismo (UNRWA) apoyó el hospital por un monto de 80 dólares por cama ocupada por día para su dotación de 50 camas de hospitalización. Esto ayudó a cubrir la cirugía, la medicina, la anestesia y los servicios de diagnóstico. También tiene esto importantes implicaciones para la atención ambulatoria. En complemento a estos 80 dólares por día, los pacientes tienen que pagar 10 dólares por día, con un adicional de 20 dólares proporcionados por la Diócesis Episcopal de Jerusalén, las organizaciones caritativas, y otros donantes de todo el mundo. En suma, el apoyo del Organismo (UNRWA) ha sido aproximadamente de 1 millón de dólares por año, o casi la mitad de los 2.4 millones de dólares del presupuesto del hospital, que sirve a 4.800 pacientes hospitalizados y 42.000 ambulatorios al año.

 

Señor Presidente, al pedir su intervención personal, le hacemos este pedido a usted como persona de fe que ha hablado conmovedoramente de la necesidad de reconciliación entre los hijos de Abrahán. El Hospital Al Ahli está haciendo el trabajo que usted ha articulado, pero a fin de continuar, es necesario el apoyo de amigos de todo el mundo. El libro del Éxodo habla de los hijos de Israel peregrinando por el desierto guiados por Dios, que les daba de comer todos los días con el maná que llegaba cada mañana con el rocío. Mientras que Dios ciertamente podría haberles proporcionado de forma instantánea la comida para el viaje completo, en su lugar les pedía que recogieran el maná diario y pusieran su confianza en la suficiencia de la bondad y generosidad divinas para proveer sus necesidades de manera continuada. Muchos años más tarde, en la misma parte del mundo, el apoyo diario de los donantes a los esfuerzos como los del Hospital Al Ahli significa la vida y la muerte a un nivel no menos trascendente que el maná que alimentó a los hijos de Israel. Tan excepcionalmente  profesional como es el hospital, no puede sobrevivir sin el apoyo de donantes internacionales, cuya mayor parte hasta ahora ha venido del Organismo UNRWA.

Mientras usted delibera sobre la forma de abordar este importante tema, por favor sepa que nuestra Primado, la Rdma. Katharine Jefferts Schori, y nuestro personal en Washington, están disponibles para ser consultados y ayudar en cuando sea necesario. Ellos están en contacto regular con el obispo anglicano (episcopal) de Jerusalén, el Reverendísimo Suheil Dawani, que en última instancia, supervisa las operaciones del hospital.

Por favor, esté seguro de que rezamos siempre por usted, y que somos

Sus hermanos y hermanas en Cristo,

La Reverendísima Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primado

101 obispos de la Iglesia Episcopal

 

La Iglesia Episcopal: www.episcopalchurch.org

Facebook: www.facebook.com/episcopalian

Twitter: twitter.com/iamepiscopalian

YouTube: www.youtube.com/TECtube