Welcomes You

Un mensaje del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal

The Episcopal Church
Office of Public Affairs

Lunes, Abril 23, 2012

El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal emitió el siguiente mensaje a la conclusión de la reunión de tres días en Salt Lake City, UT (Diócesis de Utah):

 

Un mensaje del Consejo Ejecutivo
20 de abril de 2012
Salt Lake City, UT



¡El Señor ha resucitado! ¡Aleluya!
¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado, Aleluya!


 

En esta gozosa estación de Pascua, el Consejo Ejecutivo se reunió en Salt Lake City para su última reunión de este trienio.

Ha sido un tiempo de reflexión sobre lo que hemos hecho y lo que no hemos hecho. Ha sido un momento dedicado a preguntarnos si hemos amado a nuestro prójimo – a los miembros del Consejo y personal del Centro de la Iglesia, a los obispos, a los clérigos y a los laicos de la Iglesia Episcopal, a nuestros hermanos y hermanas de la Comunión Anglicana, a hermanas y hermanos que optaron por salir de la Iglesia Episcopal, a los pobres, los necesitados y los oprimidos – como a nosotros mismos.

¿Hemos tenido la suficiente fuerza y ​​valentía para realizar este trabajo, o a veces nos hemos reprimido ante la obligación de ponernos de pie y decir cosas que no solo son difíciles de decir sino difíciles de oír? ¿Hemos apreciado la colegialidad más que la rendición de cuentas? ¿Hemos usado nuestra estructura para capacitar a una parte de la iglesia, mientras que des-capacitamos a la otra? ¿Hemos sido capaces de superar el miedo a lo desconocido cuando nos enfrentamos a los retos de ser Iglesia en un mundo post cristiano?

La Obispa Presidente habló de esto en su discurso de apertura: “Vamos a ser más fieles, y mucho más eficaces en ese trabajo de discernimiento si abandonamos toda sospecha y suposición acerca de los motivos de otros y la política del poder, todo lo cual se basa en el miedo y la escasez. Lo que sí sabemos es que el amor perfecto rechaza todo temor y cuando recordamos cuán profunda y plenamente el amor habita en nosotros, el miedo empieza a retroceder”.

La presidente de la Cámara de los Diputados, Bonnie Anderson dijo: “Yo quiero que cambiemos. Pero quiero que lo hagamos con responsabilidad, con un marco conceptual que nos libre de las consecuencias no intencionadas que surgen de una toma de decisiones reactiva. Quiero que mantengamos la toma de decisiones en manos de todos los bautizados y no en una pequeña elite”.
 

El Director de Operaciones, el obispo Stacy Sauls, dijo en su discurso de apertura: “La conversación que anhelo tener con ustedes como líderes elegidos de la Iglesia Episcopal no tiene que ver con el pánico de que nuestros números vayan en declive, sino de cómo podemos fortalecer lo que funciona mejor entre nosotros y hacer que lo que es fuerte sea más fuerte de manera que el más fuerte puede servir al menos fuerte. La conversación que anhelo tener con ustedes no tiene nada que ver sobre cómo lograr que lleguen más personas a nuestras puertas para que nos ayuden a pagar las cuentas, sino sobre cómo lograr más discípulos de Jesús que vayan a cambiar el mundo y logren que se realice el sueño de Dios”.

La sesión plenaria de apertura se inició con una discusión franca sobre la extremada decepción del Consejo del presupuesto que se envió a PB&F. Los miembros del Consejo tenían muy claro que su decepción no consistía simplemente en una renuencia a dejar pasar el presupuesto, sino en una declaración muy clara de que el presupuesto enviado a PB & F no es el presupuesto que el Consejo había aprobado. En lugar de gastar el tiempo culpando a alguien, los miembros del Consejo se dedicaron, con bastante rapidez, a discutir cómo corregir la situación dentro de los límites de los cánones. El viernes, el Consejo aprobó una nota detallando sus preocupaciones al PB&F.
 

El debate en la sesión plenaria reforzó nuestra conciencia de que al mismo tiempo que hemos tratado de ahorrar dinero al tener reuniones más breves del Consejo, la cantidad de trabajo sigue siendo el mismo o ampliado. El resultado ha sido días de trabajo más largos con los miembros y personal del Consejo cansados ​​y estresados, dando lugar a una mayor probabilidad de cometer errores.

Dicho esto, queremos recordar a la Iglesia que nuestro trabajo en este trienio ha implicado mucho más que el solo presupuesto. Gran parte de ello no es tan visible como el presupuesto, pero es estructuralmente importante, al igual que un soporte a menudo es difícil de ver, pero que es de vital importancia de apoyo a la vid a medida que crece hacia la luz. Esta última reunión parecía el momento oportuno para poner de relieve el alcance de nuestro trabajo.
 

El Comité de Misión Local y Ministerio (LMM) fue creado por completo con los nuevos miembros del Consejo. Eso significó que su primera tarea fue el descubrimiento y desarrollo del ámbito de su trabajo. Decidieron que además de simplemente aprobar la continuación del financiamiento de los Centros de Jubileo se respetaría y celebraría el trabajo realizado por los distintos centros. En esta reunión celebraron la obra de la Catedral de Todos los Santos en Santo Tomás, cuyo trabajo con los ancianos incluye visitas a domicilio, cuidado pastoral y el trabajo con los nietos en la atención después de la  escuela. LMM también pasó mucho tiempo considerando asuntos multiculturales con un enfoque particular en el fomento de que toda la Iglesia participe en el trabajo contra el racismo. Esta tarea pide a la Iglesia que continúe, individual y colectivamente, reconociendo, identificando y haciendo frente al racismo en todas sus formas.

En esta reunión, el comité del Consejo contra el racismo trabajó con los miembros para centrarse en el racismo sistémico. En nuestra mesa de discusiones los miembros relataron casos en que se dieron cuenta de cómo el racismo impregna el mundo en que vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser; la mayoría de nosotros nos encontramos en posiciones de privilegio que nos aíslan de la mayor parte de los resultados destructivos de este pecado y por lo tanto nos coloca en peligro de estar ciegos a su efecto sobre los menos privilegiados.
 

El informe del Comité para la Promoción y Redes de Conexión en torno a su trabajo sobre temas de inmigración condujo al Consejo a una discusión acalorada y apasionada sobre la forma en que nos burlamos de las diferencias entre la formación contra el racismo y la formación sobre la diversidad y la inclusión. La inmigración incluye más cuestiones que las del racismo. ¿Cómo podemos crear espacio para las personas que vienen de otros países a nuestra Iglesia? ¿Cómo podemos ampliar nuestra conversación para abordar estas cuestiones, sin disminuir en modo alguno nuestro compromiso con la necesidad particular y urgente de trabajar contra el racismo en esta Iglesia y en estos Estados Unidos? Es claro que esta será una conversación en curso en el Consejo.

El comité de Promoción y Redes de Conexión en colaboración con la Oficina de la Iglesia Episcopal de Relaciones con el Gobierno ha propuesto resoluciones sobre la reforma migratoria, discriminación racial y la Responsabilidad Social Corporativa. Estas resoluciones potencian la defensa local, regional, nacional e internacional a favor de los marginados y capacitan a la Oficina de Relaciones con el Gobierno a presionar en el Capitolio en nombre de nuestros valores compartidos como episcopales en un ambiente conflictivo y partidista. Por ejemplo, una simple resolución sobre las dimensiones morales de los presupuestos equilibrados dio a la Iglesia Episcopal la capacidad de participar en un debate nacional dominante en una forma creativa, visible e influyente que no hubiera sido posible de no existir la resolución.
 

El Comité Permanente Conjunto sobre Misión Mundial estudió muchas áreas importantes de interés. Trabajó con el Grupo de Trabajo D020 que ha desarrollado un proceso que permitió la participación de la Iglesia en la respuesta al propuesto Pacto Anglicano mediante la preparación de una guía de estudio. Las respuestas cotejadas del liderazgo de la Iglesia a todos los niveles formaron el informe que se encuentra en el próximo Libro Azul. El comité se comprometió a una revisión en curso de la fuente de financiamiento y la distribución de fondos para CETALC (Centro para la Educación Teológica de América Latina y el Caribe). Siguió la marcha de la creación de un seminario para América Latina y el Caribe, recibió noticias de misioneros, especialmente de los Jóvenes Adultos en el Cuerpo de Servicio, y discutió formas de apoyar los esfuerzos de futuros misioneros. Después de la exitosa Conferencia del Ministerio Regional Mutuo tenida en febrero de 2010 que involucró a todas las provincias de las Américas, el comité estudió planes para una futura conferencia. El comité continuó evaluando los convenios que la Iglesia Episcopal tiene con nuestros socios del pacto en México, América Central, Brasil, Filipinas y Liberia. Por último, el comité también recibió informes periódicos de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo y trabajó en la campaña de la “Reconstrucción de nuestra Iglesia en Haití”.

El Comité Permanente Conjunto sobre la Financiación de la Misión lidió con muchos temas más allá del presupuesto. Continuó celebrando consultas sobre la financiación de los Archivos y el seguimiento de la financiación de la misión, así como la imagen financiera más amplia de la Iglesia, incluyendo las modificaciones del presupuesto sobre una base anual y las tendencias financieras a una distancia de cinco a veinte años. También examinó el mejor y más apropiado uso de la propiedad del Centro de la Iglesia y revisó el estado de recaudación de fondos para Haití.

 

En ausencia del presidente del comité, Del Glover, el presidente en funciones, Tim Anderson, pidió al director de operaciones Sauls que compartiera con todo el Consejo su informe sobre el esfuerzo de propuesta de crear una Cooperativa de la Iglesia Episcopal. Lo que implica un servicio de alta calidad profesional a las diócesis, a las  congregaciones y a otras instituciones episcopales, a un costo más bajo que el que estaría a disposición de estas instituciones individuales si hicieran uso de economías de escala y del poder adquisitivo del grupo. Esto dejaría fondos adicionales para la misión y el ministerio a nivel local, por ello contribuyendo a la misión general de la Iglesia.

El Comité Permanente Conjunto sobre Gobierno y Administración para la Misión (GAM) se formó a principios de este trienio y rápidamente se dio cuenta de que había un amplio trabajo que llevar a cabo, que incluía un análisis completo y revisión de los Estatutos del Consejo Ejecutivo de la Convención General y de la Sociedad Misionera Doméstica y Extranjera, la creación de reglas de orden para el Consejo Ejecutivo, una revisión de la Normativa de Denunciantes para el personal, un llamado a la Consulta de GAM-009 sobre la estructura de la Iglesia celebrada en mayo de 2011; y el inicio de entrenamiento de desarrollo para los miembros del Consejo. En esta reunión, el Consejo adoptó un nuevo Manual del Empleado para DFMS, normas para recursos humanos y normas para la protección de niños y jóvenes contra posibles abusos. La adopción del Manual del Empleado y normas, representa una enorme cantidad de trabajo por parte del Consejo Ejecutivo y de los  miembros del personal: John E. Colón, Paul Nix y el obispo Stacy Sauls. John Colón, Director de Gestión de Recursos Humanos, fue especialmente elogiado por su importante contribución y dedicación incansable a la realización de este importante proyecto.
 

El miércoles por la noche la Clase del 2015 se despidió de la Clase del 2012 con un alegre asado que reveló talentos desconocidos hasta ahora de algunos de nuestros miembros. La Clase del 2012 fue recompensada con un “EC Crucero” dirigido por “El capitán Gregory Straub”, que fue interpretado por un miembro del Consejo que permanecerá en el anonimato para protegerse de ser asediado por los cazatalentos.

El jueves el Consejo escuchó los informes del Rvdmo James Cowan, obispo de la Columbia Británica y enlace con el Consejo de la Iglesia Anglicana de Canadá, y de Lelanda Lee, representante electa del Consejo ante la Iglesia Evangélica Luterana en América.

El obispo Cowan nos recordó la necesidad de escucharnos mutuamente y a “la mayoría” con respeto y profundamente.

Preguntó: “¿Dónde están las voces proféticas en medio de vosotros? Personalmente, como obispo, necesito recordar que los profetas son un fastidio cuando trato de mantener una institución, pero son necesarios para la reforma de la institución”.
 

También dijo que quiere llevarse a casa el proceso del Consejo de la formación contra el racismo.

Lelanda Lee informó de una reunión a la que asistió la semana pasada, donde por primera vez, otros tres socios en comunión plena de ELCA también estuvieron presentes: la Iglesia Reformada en América, la Iglesia Presbiteriana de EE.UU., y la Provincia del Sur de la Iglesia Morava. Lee señaló que a diferencia de los otros interlocutores ecuménicos, ella es la única persona laica entre ellos, un reflejo del compromiso de la Iglesia Episcopal hacia el ministerio de los laicos. Su intención al compartir información específica de la reunión de ELCA y de estas otras iglesias era la de poner de relieve el hecho de que nuestras iglesias comparten en común muchas preocupaciones y tendencias.


El Consejo también escuchó un informe completo de Elizabeth Lowell sobre la labor realizada en torno a la creación de una Oficina de Desarrollo para la Iglesia Episcopal. Los principales desafíos incluyen el tiempo necesario para dedicar al cultivo adecuado de posibles donantes, encontrar personas que puedan solicitar esas donaciones más importantes y obtener el software de desarrollo más eficaz.

Al concluir la sesión plenaria, en un momento de privilegio personal un miembro del Consejo reflexionó – dados los datos actuales sobre el número de personas que no tienen afiliación religiosa – sobre lo que pasaría si todos nos comprometiéramos a gastar tanto tiempo y dinero en el desarrollo de destrezas para la evangelización y la mayordomía como lo hacemos para la recaudación de fondos.

Como siempre, terminamos en torno a la mesa del Señor, reunidos no solo en busca de consuelo, sino también de fuerza, no solo de perdón, sino también de renovación.

 

El Consejo aprobó las resoluciones sobre los siguientes temas:

  • Declara el apoyo del Consejo a la Ley Senatorial 1670, de Terminar la Ley de Perfiles Raciales de 2011, la cual está diseñada a hacer cumplir el derecho constitucional a la igual protección de las leyes mediante la eliminación de perfiles raciales mediante el cambio de las normas y los procedimientos que subyacen a la práctica, y se solidariza con el sufrimiento de las víctimas por los daños causados ​​por la discriminación racial, a sus familias y sus comunidades
  • Insta al Congreso a aprobar la Ley del Senado 1925 para reautorizar la Ley de Violencia contra la Mujer, que incluye nuevas medidas de protección hacia las mujeres nativas americanas.
  • Declara el apoyo del Consejo a la labor que está realizando la campaña del Fondo de Defensa Infantil de “El Túnel de la Cuna a la Prisión” y de campañas similares dirigidas a romper el ciclo de encarcelamiento desproporcionado de niños y jóvenes de color elegidos como objetivo de las reglas de Cero Tolerancia.
  • Reafirma la importancia para la Iglesia del continuado entrenamiento de la lucha contra el racismo y el Consejo se compromete a participar en el entrenamiento de lucha contra el racismo en sus sesiones regulares de forma periódica.
  • Reafirma el compromiso de la Iglesia en la campaña de la reconstrucción de nuestra Iglesia en Haití, y agradece a la Fundación de la Iglesia Episcopal por su liderazgo inicial en la administración de la campaña, que ahora será parte del esfuerzo de desarrollo del personal de la DFMS.
  • Reconoce una nueva relación de compañerismo entre las diócesis del sureste de Florida y Haití.
  • Reafirma el Comité del Consejo Ejecutivo de los Ministerios Indígenas, y reitera su mandato y la composición del comité.
  • Reautoriza la continuidad del Comité sobre la Responsabilidad Social Corporativa del Consejo Ejecutivo y del Comité de Préstamo de Justicia Económica.
  • Aprobó algunas modificaciones de limpieza a los estatutos del Consejo.
  • Aprobó un nuevo Manual del Empleado como resultado de más de dos años de intenso trabajo por parte del actual Comité Permanente Conjunto de Gobierno y Administración y el anterior Comité de Administración y Finanzas.
  • Responde a la necesidad de planificar conversaciones de asociación con la IX Provincia, IARCA y México, para que tales conversaciones puedan servir como modelo para otras asociaciones.

 

 

La Iglesia  Episcopal: www.episcopalchurch.org

Consejo Ejecutivo: http://generalconvention.org/ec