Welcomes You

Unas palabras a las iglesias

The Episcopal Church
Office of Public Affairs

Declaración conjunta de la Iglesia Episcopal, la Iglesia Anglicana de Canadá, La Iglesia Evangélica Luterana en América, y la Iglesia Evangélica Luterana en Canadá,
Miércoles, Julio 17, 2013

Los líderes de la Iglesia Episcopal, la Iglesia Anglicana de Canadá, la Iglesia Evangélica Luterana en América y la Iglesia Evangélica Luterana en Canadá han emitido una declaración conjunta después de 12 años de plena comunión.

 

 

Unas palabras a las iglesias

De los líderes de

La Iglesia Anglicana de Canadá

La Iglesia Episcopal

La Iglesia Evangélica Luterana en América

La Iglesia Evangélica Luterana en Canadá

 

           Hace doce años anglicanos y luteranos en Canadá y episcopales y luteranos en los Estados Unidos y Canadá se embarcaron juntos en una jornada de plena comunión, por la que nos reconocemos plenamente unos a otros "como iglesias en las que el Evangelio es verdaderamente predicado y los sacramentos debidamente administrados" (Llamados a una misión común). Con alegría podemos señalar las muchas maneras en que nuestras iglesias se han unido más estrechamente al servicio del Evangelio. Cabe destacar algunas:

En los Estados Unidos:

  • Congregaciones mixtas y planificación de las misiones: Varias congregaciones episcopales y luteranas en los Estados Unidos están cada vez más integradas, compartiendo edificios, el clero y el servicio de adoración con los demás, dentro del espíritu de la plena comunión. Las dos iglesias también están plantando juntas nuevos ministerios y cooperando en ministerios de alcance.
  • Esfuerzos combinados de ayuda a damnificados: Los luteranos y episcopales han puesto en común sus recursos para ayudar a responder a las víctimas de los desastres naturales, desde las inundaciones en Iowa hasta los huracanes en Mississippi.
  • Personal compartido: La Iglesia Episcopal y la Iglesia Evangélica Luterana en América comparten ministerios universitarios y capacitación para capellanes de prisiones federales y militares, así como una política internacional y apoyo al empleado en Washington, DC

En Canada:

  • Asamblea conjunta: En julio, la Iglesia Anglicana de Canadá y la Iglesia Evangélica Luterana en Canadá celebrarán juntos su sínodo general y la convención nacional en forma de una asamblea conjunta bajo el lema "Juntos por el amor del mundo". Ellos van a adorar juntos, y tomaran en cuenta la misión de Dios en el mundo de hoy, y discernirán los próximos pasos en su relación como iglesias de la comunión plena.
  • Reuniones de jóvenes y servicio de adoración: La reunión de la Juventud Luterana, Anglicana de Canadá (CLAY) y la Conferencia Nacional del  Culto Anglicano-Luterano son dos eventos bienales organizados y patrocinados conjuntamente por ambas iglesias.
  • Espacio compartido: La Diócesis de la Tierra de Rupert y el Sínodo Ontario Manitoba/Noroeste están compartiendo el mismo espacio de oficinas en Winnipeg y han publicado una edición conjunta del periódico diocesano.

Celebramos también lo mucho que hemos logrado juntos como socios de la plena comunión en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, y los cuatro de nosotros esperamos participar en la Asamblea Conjunta en Ottawa en julio. Esa oportunidad de estar juntos se sumará a una reunión que se lleva a cabo entre nosotros cada año. Como líderes de nuestras respectivas iglesias, nos reunimos para un tiempo de oración, discusión y compañerismo. En nuestra última reunión, celebrada el pasado mes de diciembre en Chicago, reflexionamos sobre los logros de más de una década de la plena comunión.

También nos dimos cuenta de que en muchos aspectos estamos todavía en el comienzo de nuestra relación como socios de la plena comunión, y que nuestro pleno y mutuo reconocimiento de nuestros ministerios y sacramentos  "marcan paso hacia la posible unidad visible de toda la iglesia católica "(Declaración de Waterloo). Hay mucho más que podemos hacer como iglesia en la comunión plena, tanto dentro de nuestros respectivos países y a través de la frontera internacional. Nosotros le invitamos a considerar algunas de las posibilidades que tenemos ante nosotros:

  • La educación teológica: ¿pueden nuestras iglesias colaborar más a medida que invocamos y formamos liderazgo laico y ordenado? ¿Se están entrenado a estas personas en el liderazgo requerido para nuestras iglesias inculcadas con el espíritu de la plena comunión? ¿Los equipamos con el conocimiento y las herramientas que necesitan para dar expresión a la plena comunión entre las comunidades locales que servirán?
  • Supervisión episcopal compartida: Paralelo a lo que se ofrece a las congregaciones combinadas Anglicanos/Episcopal y Luterana que comparten un solo sacerdote o pastor, ¿hay algunas regiones de nuestros países en los que un modelo similar podría ser apropiado a nivel diocesano/sinodal? ¿Podría tal forma común de supervisión episcopal en algunos lugares mejorar el ministerio y la misión de la iglesia?
  • Hablar con una sola voz: En innumerables maneras nuestros países e iglesias comparten un marco común que nos permite hablar al unísono sobre muchas cuestiones que afectan a los canadienses y estadounidenses, así como a nuestros vecinos en el mundo. ¿Que podrían decir nuestras cuatro iglesias juntas sobre el medio ambiente, la extracción de recursos, la inmigración, los pueblos indígenas, la pobreza, la Tierra Santa? ¿Podrían nuestras voces ser escuchadas de manera más clara y creíble si ellos hablan con una sola voz en la plaza pública?

Cuando la Iglesia Episcopal y la Iglesia Evangélica Luterana en América entraron en plena comunión en el 2001, reconocimos que "no sabemos las tareas ya sean nuevas, recuperadas o continuas de la misión, que este Concordato dirigiría en nuestras iglesias" (Llamados a una misión común). Del mismo modo, cuando la Iglesia Evangélica Luterana en Canadá y la Iglesia Anglicana de Canadá celebraron la comunión plena en ese mismo año, nos declaramos "listo para ser colaboradores con Dios en cualquier tarea de la misión de servir al Evangelio" (Declaración de Waterloo).

A medida que continuamos el viaje como socios de plena comunión, podríamos tener el coraje y la determinación de seguir donde el Espíritu Santo está guiando a nuestras iglesias, y la fuerza y la constancia para ser fieles en el servicio a la misión de Dios en el mundo — juntos.


Obispo Mark Hanson
Obispo Presidente
Iglesia Evangélica Luterana en América
Reverendísimo Fred Hiltz
Primado
Iglesia Anglicana de Canadá
Reverendísima Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primada
Iglesia Episcopal
Obispa Susan Johnson
Obispa Nacional
Iglesia Evangélica Luterana en Canadá

Unas palabras a las iglesias:

http://www.episcopalchurch.org/page/ecumenical-interreligious

http://library.episcopalchurch.org/document/word-churches

 

La Iglesia Episcopal: www.episcopalchurch.org

Facebook: www.facebook.com/episcopalian

Twitter: www.twitter.com/iamepiscopalian

YouTube: https://www.youtube.com/user/EpiscopalChurchYT