Welcomes You

Navajoland: son nuestra Herencia Americana

Los Navajos son nuestra herencia americana. Por cientos de años ellos han vivido en sus tierras en el suroeste y tenían una cultura incrustada en el Creador Divino, con una tradición de culto y de raíces profundas en la tierra. Ellos han acogido la Iglesia Episcopal durante más de 100 años. Y lo han hecho frente a una extrema carencia, pobreza y una forzada expulsión de su tierra natal.

Una profunda reverencia por todos los seres vivos caracteriza la espiritualidad del Navajo y la oración es su lengua natural. Todo lo que un Navajo sabe - refugio, campos, ganado, el cielo arriba y la tierra abajo - es santo. La tierra es la madre tierra que da vida a todos. Su vivienda tradicional, el hoghan, refleja esta comprensión de la creación, y es aquí donde se siguen ocurriendo bendiciones [Blessingway] de los Navajo y otras ceremonias. Ellos oran en  el nombre de Jesucristo por sanidad para sí y para el resto del mundo, e incluso en la más triste de las circunstancias, nunca abandonan la oración.

Ellos tienen mucho que enseñarnos.

En 1978, la Iglesia Episcopal estableció la Misión del Área de Navajoland: unos 26.000 kilómetros cuadrados en Arizona, Nuevo México y Utah. En ese momento, no había una visión clara, ni se realizaban esfuerzos sustantivos para preservar las instalaciones físicas o establecer al laico y liderazgo ordenado.

Hoy en día, ¡hay un nuevo espíritu y energía en esta tierra! Varias iglesias se han vuelto a abrir. Si bien hemos tenido un solo sacerdote Navajo, ahora tenemos 11 candidatos para la ordenación - dos ordenados como sacerdotes en junio de 2013. Las propiedades de alquiler abandonadas anteriormente se están actualizando. Hemos iniciado un programa de divulgación para los muchos veteranos militares Navajo. Estamos explorando la agricultura y la acuaponia sustentable, ampliar las oportunidades de retiro, construir viviendas de bajo costo en colaboración con el gobierno local, y la creación de hoghans  para centros educativos de aprendizaje. Estos esfuerzos se derivan de nuestra visión juntos al acercamos a alcanzar nuestro potencial.

Estas opciones de ingresos y donaciones de la iglesia en general ayudarán a financiar el trabajo de la Misión del Área de Navajoland. Ese trabajo es en gran medida curativa – y sana las heridas del pasado - por lo que un nuevo comienzo puede emerger. En última instancia, estos nuevos principios conducirán a un clero indígena, la autosuficiencia económica, y una apreciación más profunda de los talentos únicos que el Navajo trae a la iglesia en general.

Para hablar sobre las necesidades de financiación específicas para la Misión del  Área de Navajoland, por favor póngase en contacto con Elizabeth Lowell en la Oficina de Desarrollo llamando al (212) 716-6041 o elowell@episcopalchurch.org.