JeffertsSchori Blog

The Most Rev. Dr. Katharine Jefferts Schori

October 10, 2015

Maybe we’ve all been in Job’s shoes at some point – or the shoes of his friends.  We see so many people suffering for no apparently reason – shot on college campuses and in elementary schools, millions forced out of their homes and nations across the Middle East, as well as mothers and children fleeing violence in Central America, thousands displaced and near a dozen drowned in South Carolina, the crew of a ship lost off those shores with little trace.  Death and destruction are all around us, and many ask why, what did they do wrong?

 

            Some people seem to delight in assigning human blame – we heard them in the midst of Katrina, blaming those floods on supposed sins of this nation.  The pundits were wrong about what the sins were – it was lax oversight, faulty engineering, inadequate predictive capacity, and lack of concern for the poor, coupled with the natural violence of storms, and intensified by the greenhouse gases we keep dumping in the atmosphere. 

 

            Yet the questions remain.  Where is God in the midst of all this senseless death and destruction?  Job’s friends are certain that he has done something wrong to reap all this suffering.  Yet Job continues to claim his own righteousness, for he has cared for the poor and dealt justly with his neighbors.  But at some point in the shadows of all his loss and illness, he just wants to end the suffering.  Today we’d probably say he has PTSD.  He can’t find God in the midst of his misery, and his hope is fading.  That reality has something to do with the growing number of states who are responding to the lament of the terminally ill:  ‘just let me die, give me peace!’  Job wasn’t mortally ill – yet – but he’d clearly had enough, in spite of his faith.  He wanted a conversation with God about his own righteousness and God’s justice. 

 

            The man in the gospel is more like Job at the beginning of the story, with 10 children, thousands of livestock, and servants to answer his every whim.  Job lived so righteously that he even asked forgiveness for his grown children after their nightly revelry, concerned they might have overdone it.  The gospel character seems to have a similar level of scrupulosity.  He’s anxious to live a good life and find a timeless righteousness – what he calls eternal life. 

 

            His interchange with Jesus is telling.  He addresses Jesus as good, and hears that only God has that character.  Jesus is being a bit rude here, for the implication is that this fellow is not as good as he thinks he is.  And then Jesus reminds him of the commandments about loving your neighbor as yourself – he leaves out the ones about relationship with God.  And the man says, yes, I’ve done all that, I’m keeping them.  And then we get a bit of narrative that’s not so clear in translation.  It might more accurately say, ‘Jesus gave him a piercing look and loved him anyway,’[1] and said, go sell what you have and give it to the poor.  Jesus is expanding his focus, as he did when the foreign woman asked him to heal her daughter.  He declined, saying his work is with his own people, and she challenged him, “even the dogs under the table get crumbs” – ‘isn’t my daughter worth at least that much?’ 

 

            Jesus re-evaluates this rich man and then intensifies the commandment to love your neighbor.  He’s saying, ‘if you really want to be good, and find heaven on earth, then let go of what you have and join the poor.  You can’t love your neighbor without compassion, if you’re afraid that what you have will be taken away.’  Then he really sticks it to the disciples:  ‘it’s really hard for the rich to find that heaven on earth – it’s easier for a camel to walk through the eye of a needle.’  The disciples respond, ‘impossible!’  And Jesus offers an answer much like what Job gets – ‘God is God and you are not.’  Peter, being Peter, protests – ‘what about us?  We’ve given up everything – fishing boats, parents, families, homes, fields, tax booths.’  They get a piercing answer, too, an apparent promise that those who give up everything for the sake of the gospel will get it back a hundredfold, with persecutions to boot, like whipped cream and a cherry on top.  And, by the way, the first will end up last.  So, what does that mean for these first disciples?

 

            Hard words, piercing words, as Hebrews calls the word of God, which will judge the human heart.

 

            Where do we put our ultimate trust?  What do we truly and fully believe – what do we give our hearts to, as “believe” means at its deepest root?  There’s at least a hint that Job trusts in God’s own righteousness, in spite of what’s happened to him.  The man who comes to Jesus, like the disciples, still trusts in what he has or what he has done. 

 

            We are not that different, two thousand years on.  Most of us, most of the time, lack Job’s patience (literally, his willingness to suffer), and we lack his confidence (literally, his faith).  Like Job, we often find our friends asking less than helpful questions in the midst of our torment – what did you do wrong?  Why didn’t you try harder?  It must be God’s will!

 

            Those are jabbing words, not the piercing word of God.  That Word comes in human flesh, and shows what it is to love neighbors by laying down his life for his friends.  He is pierced at the last, his fate pierces his mother’s heart, and ultimately new life pierces through death and the grave.  We may not know why or how, except that God is faithful, and loves us beyond imagining.  That may be the most piercing reality of all – to ask and wonder where God’s love is in the midst of suffering – and yet to discover that God IS in the midst of it, walking, enduring, suffering with us in death and ashes and despair.

 

            The conversations about “death with dignity” or “state-sanctioned suicide” often miss the deepest part of the lament about meaning and love in the face of mortality.  There are jabbing and piercing words on all sides in this struggle.  A medical industry that seeks to fix rather than heal will do all it can to keep a dying body metabolizing when the soul is ready to depart.  There is good and piercing reason to attend to the lament of one caught in that maelstrom.  A society that values human life primarily for utilitarian and consumerist purposes is ready for speedy fixes when usefulness seems past, and the lament about that must be loud and sustained, even lusty.

 

            Jesus is both first word and last.  The lament raised over his passion must be the lament we raise over the passion of sailors lost at sea, young men of color gunned down on our streets, girls trafficked across this nation, children fleeing violence south of our border, and those who die too soon – or even too late.  If we are to find eternal life, it will be in sharing our lives and love, our deepest compassion, with those who suffer, as Jesus did.  The good news is that he went before us, and is with us, and will be with us, in the midst of life and on both sides of the grave. 

 

            Be of good courage, be fully human and as good and godly as possible – and let go of whatever gets in the way of that.  When we can freely be and do that compassionate solidarity, we are indeed being saved and healed and finding heaven all around us. 

 

            Praise the Word that pierces death and gives us life.

 

[1] I am indebted to John Dominic Crossan for this observation.

Maybe we’ve all been in Job’s shoes at some point – or the shoes of his friends.  We see so many people suffering for no apparently reason – shot on college campuses and in elementary schools, millions forced out of their homes and nations across...
September 13, 2015

The children of Abraham have ever been reminded to care for the widow and orphan and the sojourner in their midst, who were the refugees and homeless of the time. Jesus charged his followers to care for the least of these and proclaim the near presence of the Reign of God – in other words, feed the hungry, water the thirsty, house the homeless, heal the sick, and liberate the captives. We cannot ignore the massive human suffering in Europe, Africa, and the Middle East, nor in Asia and the Americas. We are our brothers’ and sisters’ keepers, and our lives are bound up with theirs. The churchwide ministry of Episcopalians has included refugee resettlement since the refugee crisis of World War II.  It continues today through the leadership of Episcopal Migration Ministries, and I urge your involvement, action, and support. Read about their work below, and share these opportunities with friends and co-workers. You will discover anew the power of good news in the face of the world’s tragedies. 

The children of Abraham have ever been reminded to care for the widow and orphan and the sojourner in their midst, who were the refugees and homeless of the time. Jesus charged his followers to care for the least of these and proclaim the near...
June 19, 2014

Fui forastero y me acogisteis.

El 20 de junio, las comunidades de todo el mundo celebrarán el Día Mundial del Refugiado, en honor a la fuerza, resistencia, y a las contribuciones de los refugiados. En el 2014, el mundo ha podido ver lo tan alto que pueden llegar los refugiados cuando se les brinda la oportunidad de empezar una vida nueva con dignidad y paz. Un ex refugiado se convirtió en el primer ciudadano estadounidense en una generación al ganar el maratón de Boston. Al mismo tiempo, el mundo ha sido cuestionado por la necesidad continua y urgente de proteger a los vulnerables que huyen de los conflictos en Siria, Sudán del Sur, el Congo, Myanmar, y África Central. En este Día Mundial del Refugiado, la Iglesia Episcopal honra el legado de orgullo del trabajo intencional de nuestra Iglesia al acoger a los refugiados – un ministerio que comenzó en 1939 a través del Fondo de la Obispa Presidente para Ayuda Mundial.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados estima que actualmente hay más de 15 millones de refugiados en todo el mundo, la mayoría de los cuales son mujeres y niños. Estos individuos vulnerables han huido de sus hogares, a menudo con poco más que la ropa que llevaban puesta, y con frecuencia dejando atrás a familiares. Menos del 1% de estos 15 millones de refugiados nunca serán re-establecidos en un tercer país. Muchos vivirán sus vidas en la incertidumbre o en la indignidad de “campos” para refugiados como personas esencialmente sin patria. Los Estados Unidos tiene una orgullosa tradición de reasentar a refugiados cada año y más que en cualquier otro país que los recibe, y desde 1988 el Ministerio Episcopal de Migración (EMM) se han asociado con el gobierno de los EE.UU. para recibir a los refugiados en nuevas comunidades.

Sólo en 2013, el Ministerio Episcopal de Migración ayudó a casi 5.000 refugiados a construir una nueva vida con seguridad y paz en 30 comunidades de los Estados Unidos. Para llevar a cabo este trabajo, la EMM colabora con agencias locales asociadas en 26 diócesis episcopales y 22 estados para dar la bienvenida a quienes huyen de la violencia y la persecución. Este ministerio vincula la financiación pública con donaciones privadas y voluntarios para acompañar a los refugiados a través de sus primeros meses que están en los Estados Unidos. Cada año, la EMM da la bienvenida a una población diversificada de refugiados – de más de 69 países hasta la fecha. La red de afiliados EMM incluye el personal y los voluntarios que proporcionan a los refugiados con los elementos necesarios a medida que comienzan su nueva vida en los EE.UU., lo cual incluye vivienda, la alimentación, el mobiliario, y la orientación sobre la vida en sus nuevas comunidades. Esa asistencia incluye la conexión a servicios como clases de inglés y capacitación para el trabajo, el acceso a la asistencia sanitaria, inscripción a sus hijos en la escuela, y tener un mejor conocimiento sobre los otros servicios disponibles en la comunidad. Nuestras comunidades y congregaciones están a su vez enriquecidas socialmente, culturalmente y espiritualmente por la presencia y las contribuciones de los refugiados.

En este Día Mundial del Refugiado, recuerde en oración a todos los que huyen de la persecución y el sufrimiento y que buscan la seguridad y la paz, recuerde la promesa bautismal de luchar por la justicia y la paz, y reafirmar nuestro compromiso de dar la bienvenida al extraño como al mismo Cristo.

La Reverendísima Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primada
La Iglesia Episcopal

Fui forastero y me acogisteis. El 20 de junio, las comunidades de todo el mundo celebrarán el Día Mundial del Refugiado, en honor a la fuerza, resistencia, y a las contribuciones de los refugiados. En el 2014, el mundo ha podido ver lo tan alto que...
June 30, 2013

Paso la mayor parte de mi tiempo en el camino, viajando.  La mayoría de la gente pasa su vida cerca de casa.  Pero todos estamos destinados a estar en el camino, el camino de Jesús, moviéndonos hacia el Reino de Dios.  El propio nombre de esta iglesia es un recordatorio de que siempre estamos avanzando, siguiendo el buen pastor hacia buenos pastos, agua limpia, y un lugar de paz donde no hay más necesidad de luchar por la justicia.  Todavía no hemos llegado, salvo en momentos e interludios, y esto significa que siempre tenemos que estar preparados para responder a la llamada, para seguir avanzando "hacia adelante".       

Inicialmente, cuando Elías arrojó su manto sobre él, Eliseo estaba arando.  Elías le dio una invitación difícil de venir y unirse a él en el camino de la transformación hacia el reino de Dios.  Eliseo se resiste, diciendo que quiere decir adiós a su familia.  Elías dice, si usted no está listo para que me siguiera, no se moleste, quédate aquí.  Pero Eliseo responde de una manera muy diferente.  Se detiene el tiempo suficiente para matar y cocinar sus bueyes.  Y luego se alimenta de la carne de los bueyes para las personas que lo rodean.  Su viaje comienza con un acto que bendice a la comunidad y demuestra la abundancia.  Comienza su viaje con la promulgación de una imagen del reino de Dios.  Y entonces se pone en marcha por el camino con Elías.          

Eliseo se queda en el camino con Elías hasta el final.  Aún se dice, “yo no voy a dejarte solo.”          

El Evangelio que escuchamos refleja este tipo de movimiento, así.  Jesús ha tomado el camino a Jerusalén, un camino que insiste repetidamente que en última instancia, Dios está a cargo, en lugar de César o Herodes o los poderes de este mundo.  Eso es lo que significa la procesión del domingo de Ramos, es el significado del camino hasta el Calvario, y es por eso que los profetas de Israel se recordaban que las naciones vendrán a Jerusalén para aprender los caminos del Señor.         

Jesús ya ha estado en la carretera durante bastante tiempo.  Esta parte del Evangelio de Lucas nos habla de varios encuentros, comenzando con la transfiguración de Jesús, cuando los discípulos oyeron la voz del cielo: "Este es mi hijo, el elegido (o el querido), le escuchen!"  Entonces un hombre pide a Jesús que sanara a su único hijo.  El hombre se ha preguntado a los discípulos para sanar al niño, pero no pueden.  Jesús lo cura, y les dice a los discípulos que él será traicionado - les recuerda que él va a Jerusalén.  Entonces los discípulos empiezan a discutir sobre cuál de ellos es más grande, y Jesús se acerca a un niño y les dice: el que da la bienvenida a este es el más grande.  Luego ellos dicen que vieron a alguien tratando de sanar en nombre de Jesús, porque no era parte de su grupo, y Jesús les dice que cualquier persona que no está en contra de ellos es para ellos.  Y luego llegan a un pueblo samaritano, donde no reciben la hospitalidad, porque Jesús está en el camino hasta Jerusalén, y los samaritanos evitar esa ciudad.  Los discípulos quieren castigar a los habitantes del pueblo, pero Jesús los reprende.       

Cada uno de estos encuentros ofrece evidencia sobre dónde buscar compañeros de camino, y cómo encontrar compañeros de viaje y otros ministros o pastores.  Jesús les está mostrando cómo y dónde encontrar al espíritu de Dios ya trabajando, incluso en las personas más inesperados – que hay hijos de Dios a su alrededor, y las oportunidades para que actúe como uno de ellos.  También está recordándoles no desviar cuando han comenzado el viaje.  Es un contrapunto a la historia de Elías y Eliseo - ir a la calle y hacer la obra del reino de Dios donde quiera que vaya.  Y él nos dice esto una vez más en los últimos encuentros del Evangelio de esta mañana.  Jesús se encuentra con otros en el camino, y le recuerda a cada uno de ellos que el camino necesita todo - no se pueden retrasar para funerales o reuniones familiares - no hay tiempos muertos como hay en los juegos.  Jesús no está siendo cruel o decir que no pueden llorar.  Él está diciendo que cada parte de la vida debe ser vivida en el camino, como hijos de Dios y herederos de la voluntad de Dios para todos.  Debemos ser mensajeros y facilitadores del reinado de Dios, en todo lo que hacemos.       

No hay ninguna parte de nuestra existencia que es independiente de este viaje hacia el reino de Dios.  Descubrimos la presencia de Dios, descubrimos oportunidades para la curación y hacer justicia al quedarnos en el camino.  El camino está destinado a llevarnos al hogar - por todos nosotros, y toda la humanidad.  Nosotros no podemos ir allí por nosotros mismos - y encontraremos compañeros si los buscamos.  Este viaje es urgente, y habrá distracciones, pero podemos aprender a discernir sobre lo que es una distracción y lo que es una oportunidad para compartir las buenas noticias.          

¿Qué hacemos con todos los pequeños encuentros en nuestras vidas?  ¿Cómo respondemos a los extranjeros sin nombre que nos encontramos en el camino?          

Hace poco tiempo yo estaba de pie en espera de embarcar en un avión, leyendo algo, cuando un hombre se acercó.  Él no dijo nada por un momento y yo no podía decir lo que quería.  Entonces él me dijo que era un sacerdote jubilado de Nueva Zelanda, de vacaciones en los Estados Unidos.  Hablamos de Nueva Zelanda y la iglesia allí durante unos minutos, y luego se alejó.  No estoy segura, pero creo que sólo quería una palabra amable.            

Muchos de nosotros caminamos por la ciudad viendo muchas caras desconocidas.  ¿Vemos amigos o enemigos potenciales?  ¿Cómo cambiaría el mundo si nos dimos cuenta de cada uno de ellos como un potencial aliado?         

Costa Rica tiene muchos habitantes que nacieron en otros lugares, al igual que los Estados Unidos.  La mayoría de las comunidades humanas debatirse por incluir los viajeros e inmigrantes, pero creo que este país lo hace mucho mejor que los EE.UU.  La conversación política en los EE.UU. en este momento es un profundo conflicto entre los que ven a los migrantes como una amenaza y los que ven el potencial de bendición, y están dispuestos a reconocer que los que vienen en busca de oportunidades y la bendición como familiares.          

Estas luchas ocurren en todas partes.  Un obispo de Pakistán me visitó hace poco, y quería contar la historia de los miembros de su diócesis que estaban siendo perseguidos por motivos religiosos - algunos cuyos hogares han sido quemados, y otros que han sido acusados ​​falsamente de blasfemia, y tuvieron que huir y buscar refugio en otro lugar.  A veces, los inhóspitos son personas de nuestra propia comunidad, pero no hay tiempo que perder, o hacer descender fuego sobre ellos.  Manténganse en la carretera, sigan buscando la gracia, continúen construyendo la justicia, no se desvíen por la venganza - o por el deseo de ser más importante que otro.          

Esta diócesis y la de Carolina del Norte han construido amistades notables que por cierto comenzaran con dudas y vacilaciones.  Si somos capaces de suspender el juicio por un tiempo, muchas veces descubrimos que los extraños son potenciales amigos - y el desafío es caminar por las calles esperando encontrar a un hijo de Dios en los extraños, en lugar de una amenaza o un enemigo.          

El buen pastor busca a las ovejas de todo tipo - negro, blanco, moreno, extranjero, familiar, joven, viejo, asustado, alegre, cansado - y el rebaño no será total o curado hasta que cada uno encuentra un lugar en él.  Que nuestros viajes se harán en la expectativa abierta, en busca de compañeros ovejas.  Otras ovejas quieren compañeros, también.  Quédense en el camino - y busquen para ellos - y les permiten encontrarse también!

Paso la mayor parte de mi tiempo en el camino, viajando.  La mayoría de la gente pasa su vida cerca de casa.  Pero todos estamos destinados a estar en el camino, el camino de Jesús, moviéndonos hacia el Reino de Dios.  El propio nombre de esta...
June 29, 2013

Cuando yo era niño, asistí a una escuela de la iglesia durante mis primeros años.  Las monjas que enseñaban allí estaban llenas de gracia y nos enseñaron mucho acerca de lo que significa vivir como un ministro de Jesús en el mundo.  También nos mostraron lo que es de estar amado, jugando en los campos del Señor, como las ovejas que se encuentran en verdes pastos, o retozar en la ladera.  Los días de fiesta nos fuimos a la escuela y jugamos, vimos películas, hicimos sombreros divertidos, y nos regocijamos.  En días ordinarios nos estudiamos duro y nos dieron calificaciones en conducta y caligrafía, así como en las matemáticas o la francés.

Durante la Cuaresma cada estudiante se le dio un pequeño cordero de yeso blanco con su nombre en él, y todos los corderos fueron colocados a los pies de una estatua de María, con siete pasos o niveles que conducen a la parte superior.  Cada semana de la Cuaresma nos vimos cómo algunos de los corderos se acercaron a María, y algunos se quedaron dónde estaban la semana pasada.  Su movimiento dependía de lo bien que los estudiantes habían hecho en sus estudios durante esa semana, y la evaluación de las monjas de su conducta.  A pesar de las inevitables comparaciones establecidas por esta costumbre, había algo reconfortante de ser una de las ovejas, y saben que los demás estaban amando y cuidando a nosotros, ya que habíamos hecho bien o no durante la semana pasada.

Los santos que estamos celebrando hoy eran pastores de rebaños muy diferentes.  Pedro estaba a cargo de la grey judía, con sede en Jerusalén, mientras que Pablo fue a buscar a las ovejas gentiles en cada parte del mundo mediterráneo.  La Biblia registra algunos de sus desacuerdos significativos sobre la forma de conducir sus pastoreos, y los desacuerdos se basa en los tipos de ovejas humana por los cuales eran responsables.  Se les necesitan diferentes maneras de atender a las ovejas diferentes, y se reunieron los equipos de líderes para les ayudar a alimentar, alojar, y enseñar a las ovejas a su cargo.

Pastores en el servicio de Jesús tienen un mensaje de las buenas nuevas del reino de Dios, y el mensaje es eficaz sólo si puede ser escuchado y comprendido.  No tiene sentido alimentar carne a los bebés que aún no pueden masticar o digerir alimentos sólidos.  ¡No obstante, puede ser muy importante alimentar a sus madres con el carne!  Jesús, el buen pastor, respondió a lo que la gente que encontró le dijo que necesitaban.  No se establece banquetes para personas ciegas, o tratar de eliminar los espíritus de las personas que tenían hambre.  Si la gente no mencionar su necesidad inmediata, le preguntó qué querían, o se puso a conversar.  Lo hizo animar a otros en la comunidad para alimentar a las personas que habían sido curadas, como una señal de que habían sido restaurados a su lugar en el rebaño, y a su papel como miembro de la comunidad.

Este hogar escuela es el resultado de escuchar las necesidades de la comunidad y responder, como el pastor haría.  Ha supuesto una gran cantidad de pastores: el que dio la tierra - y entonces dio un terreno más grande, las que diseñaron este edificio, los que ayudaron a construir y surtir el edificio, los que supervisaron la construcción, y los que han pintado los murales.  Esta escuela se ha preparado para recibir muchos corderos, para alimentar y nutrirlos en cuerpo, mente y espíritu.  Tendrá el pastoreo permanente de las maestras y cocineros y supervisores que ayudarán a mantener la escuela sana y avanzando hacia buenos pastos.

Si la escuela se convierte en el hogar o refugio como se dice su nombre, debería llegar a la comunidad en general para alimentar y cuidar a los corderos y las ovejas que viven en la vecindad, incluyendo algunos que nunca entrarán en este lugar.  Eso pastoreo comienza con los primeros estudiantes que vendrán aquí.  Si se forman para cuidar a los demás, a ser ellos mismos pastores, la comunidad será bendecida como resultado.  Puede ser algo tan simple como aprender a compartir un libro con un vecino, o cómo mediar argumentos del parque infantil, y puede ser tan profunda como aprender a confiar en los demás y vivir con una profunda fuente de esperanza.  Estos pequeños pastores pueden aprender que son amados aquí, y así pueden aprender a hacer justicia, y cómo ayudar a otros a crear la justicia.  Pero se puedan aprender sólo si los buenos pastores ayudar a enseñarles.  Los pastores mayores necesitan saber que ellos y ellas son ovejas, también, y que son miembros de la misma manada o rebaño.

Esta escuela puede convertirse en una fuente de pastores para las personas más alejadas, así como los pastorcitos salen de esta escuela y comienzan a moverse por el mundo.  ¿Qué van a hacer estos niños y niñas a medida que crecen?  No sabemos aún, pero tenemos abundante esperanza para todos los diversos tipos de pastores que se llegaran a ser.  Podemos compartir en la formación de ellos y ellas como ovejas y pastores de la grey que llega a todo el mundo - ya que hay ovejas perdidas y hambrientos en todas partes.

Pedro y Pablo resolvieron sus diferencias - o más correctamente, aprendieron a manejarlas - cuando respondieron a las personas en sus dolores particulares.  Cuando la comunidad de Jerusalén tenía hambre, ayudaron a recaudar fondos de las comunidades cristianas más distantes y luego lo envió para comprar comida.  Y la comunidad de Jerusalén se convirtió en una fuente de hospitalidad para los peregrinos que vinieron a recordar la historia sagrada.  

Algo similar ha ocurrido aquí en la construcción y equipamiento de esta escuela.  Las necesidades y preocupaciones de los demás han llevado a la gente en ambos lugares para escuchar los gritos de ovejas lejos.  Y como las ovejas han traslado su atención más allá de su pequeño rebaño, se convierten en pastores de un rebaño más grande, aun el grey del mundo.  Jesús fue muy claro que tenía otras ovejas en otros rebaños de los de su vecindad inmediata.  Y este mural es una imagen maravillosa de esa realidad.

Ezequiel nos ofrece una visión hermosa y poderosa del pastor como uno que busca a los perdidos y cura a los heridos y enfermos.  También es claro que el gran buen pastor está buscando algo más que simplemente la tranquila en el rebaño.  Él dice que Dios "fortalecerá a los débiles, pero la engorda y la fuerte destruiré.  Las apacentaré con justicia."  El gordo y el fuerte no son ovejas simplemente muy saludable - son los que han comenzado a "enseñorean de" sus hermanos y hermanas más débiles.  En cierto sentido, ellos necesitan una dieta de la sequía y la hambruna.  Las relaciones de la justicia necesitan ser restaurados, de modo que hay el pastoreo y agua para todos.[1]

Esta escuela da evidencia de una buena comprensión de la justicia. Enseñen a estos niños y niñas acerca de la justicia y les enseñan bien.  Les muestran amor y la justicia y ellos y ellas lo harán.


[1] Hay diferentes traducciones de ese pasaje.  En uno, puede leer lo que ha citado aquí.  En otro, se dice que “y cuidaré a las gordas y fuertes.  Yo las cuidaré como es debido.”   El pastor va a guardar a las ovejas fuertes para que no puedan dañar a los demás, y se alimenta de manera adecuada.

Cuando yo era niño, asistí a una escuela de la iglesia durante mis primeros años.  Las monjas que enseñaban allí estaban llenas de gracia y nos enseñaron mucho acerca de lo que significa vivir como un ministro de Jesús en el mundo.  También nos...
June 16, 2013

¿Hay alguien aquí que ha trabajado como pastor o borreguero, o conoce a alguien que lo hizo?  Mi marido y yo estábamos pastores de cabras hace muchos años, pero nunca ovejas. Llegamos a conocer a un pastor, un verano en las montañas de Nevada.  En realidad nunca lo vimos, pero nos hicieron ver los mensajes que talló en los árboles mientras seguía las ovejas:  Antonio Hidalgo, peruano, borreguero, con mucho coraje y poco dinero.  (El usó otra palabra, mas salada).

Esta congregación tiene el nombre de un pastor, quien es pastor de todos nosotros, y de hecho de toda la humanidad.  Hemos visto un montón de pinturas de él con túnica blanca y limpia, y con un cordero brillante en sus hombros.  El verdadero trabajo de un pastor es mucho más sucio y sangriento que eso.  Es un trabajo duro y peligroso, ya veces incluso aburrido.  Esa imagen de un buen pastor es aún más antigua que Jesús.  Es más antigua que David, que también era un pastor como nuestro amigo peruano, los dos poetas que dejaron su marca en el mundo.

David era un joven pastor con muchos hermanos mayores que parecían mucho mejores posibilidades de ser rey después de Saúl.  Pero Samuel escogió a lo más joven, todavía en el desierto cuidando las ovejas.  David es famoso por enfrentar al gran matón del barrio sólo con su honda.  Ciertamente tenía coraje - y no mucho dinero - en esa etapa de su vida.

Sin embargo, cuando David se convirtió en rey de Israel, el poder parece haber subido a la cabeza.  Salió al balcón un día y vio a una mujer hermosa que toma un baño en su jardín.  Él la seduce y luego envía a su marido el soldado al frente del batalle para ser matado.  Luego se casó con Betsabé.  Nunca llegamos a saber si ella pensaba que era una buena idea o no.  Era un acto del poder real, o el acto de un matón, como Goliat.

Natán el profeta viene de visita y se enfrenta al rey David para actuar como un lobo en lugar de un pastor.  David comienza a recordar quién es y cuál es su vocación.  Reconoce el mal que ha hecho y se arrepiente.  Ese es el comienzo de la curación - de inflexión en la dirección correcta, hacia una relación más sagrada con Dios y con su prójimo.  Natán es el que actúa como pastor aquí, lo que lleva al rey de nuevo en pasto saludable.

El salmo que hemos leído recuerda una imagen de Dios como pastor, como el que guía a las personas en la forma correcta.  El habla con Dios como un pastor:

            8          Tú eres mi escondite; me guardarás de angustias; *

                                    con gritos de liberación me rodearás.

            9          “Te instruiré, y te enseñaré el camino en que debes andar; *

                                    sobre ti fijaré mis ojos.

            10        No seas como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento; *

                                    que ha de ser sujetado con cabestro y con freno,

                                    porque si no, no se acerca a ti”.[1]

 

Algunos pastores pueden guiar a sus perros pastores con sus ojos, indicando la dirección para mover las ovejas.  Un pastor que conoce a las ovejas muy bien podría hacerlo directamente, y un pastor efectivo sin duda puede mantener a las ovejas cerca sin frenas o cuerdas.

El Evangelio trata también del trabajo de los pastores.  El fariseo que invita a Jesús a cenar no ha hecho un muy buen trabajo de pastoreo.  No se ha ofrecido a su invitado el agua para el lavado, o aceite de unción, ni siquiera un saludo hospitalario.  Sin embargo, una oveja descarriada llega a la mesa y hace el trabajo del pastor.  Ella es simplemente una mujer de la ciudad - un pecador, como cualquier otra oveja en la ciudad - y viene a servir a un cordero cansado.  Sus lágrimas caen como lluvia sobre los pies de Jesús, y ella utiliza su pelo por una toalla, como la lana de una oveja.  Ella trae un bálsamo para la cabeza de Jesús - la palabra griega es la mirra, ungüento de cuerpos muertos.  Ella ha lavado y secado y ungió el cordero de Dios.  Ella ya lo ha hecho este acto de pastoreo cuando Jesús le dice que su error, su pecado, ha sido despedido.  Ella está en el camino correcto de nuevo.  Y entonces él le dice que vaya en paz.  El la despide en paz.

Los otros huéspedes se quejan de Jesús por despidiendo sus pecados.  Parece que prefieran que las personas deben permanecer en su lugar, especialmente en un lugar que ellos puedan juzgar como algo pecaminoso.  Pero el buen pastor siempre está trabajando para que la gente se diera la vuelta y conseguir en el camino correcto.  Él envía a la mujer – para seguir el camino hasta el reino de Dios, hasta el corazón de Dios, al hogar.  Los primeros seguidores de Jesús en realidad se llama su nueva comunidad "el camino" de la misma manera que Éxodo significa el camino desde la esclavitud.  El camino de Jesús nos lleva a casa, al hogar, a la morada del divino.

Lo siguiente que oímos es que Jesús así está en el camino otra vez, decirle a la gente acerca de las buenas nuevas del reino de Dios - otra forma de hablar de ese mundo sanado, en casa de la paz de Dios.  Jesús tiene un gran rebaño con él en el camino – los doce apóstoles, las mujeres que han sido curadas, y otras mujeres que están apoyando y cuidando a todo el grupo.  Estas mujeres son pastores dando la alimentación y el refugio y el pastoreo todo el rebaño.  La palabra que se usa en griego dice que es un ministerio diaconal. 

Algunos de ustedes estuvieron presentes ayer cuando la iglesia llama un nuevo pastor por esta diócesis.  Se llama Anne o Ana, y ella es una nueva obispa en medio de ustedes, que va a asistir en ese ministerio pastoral.  Van ustedes ver que ella, como obispo Curry, y obispo Marble, es muy claro que ella es una de las ovejas también.  

Todos somos ovejas, y todos estamos llamados a ser pastores también.  Este rebaño de ovejas recorre el camino de Jesús juntos, y compartimos el ministerio de servir.  Este tipo de pastoreo es lo que los buenos padres ofrecen a sus hijos - y hoy se celebra la labor de pastoreo de todos los padres entre nosotros.  Lo que están haciendo en el Centro Comunitario MOAR[2] es pastoreando - y lo están haciendo cuando se reúnen la comunidad aquí en las tardes de verano para comer y jugar al fútbol.  Están ustedes reuniendo un rebaño de Jesús al enseñar a niños y alimentar a los hambrientos y enseñar y aprender idiomas – ya sea Inglés o Español o la del computador.

Tenemos el mismo buen pastor, que nos invita a todos a compartir el trabajo de pastoreo.  El salmista – quizás David – nos da una imagen de lo que es conocer a Dios como nuestro pastor.

1      El Señor es mi pastor; *

              nada me faltará.

2      En verdes pastos me hace yacer; *

              me conduce hacia aguas tranquilas.

3      Aviva mi alma *

              y me guía por sendas seguras por amor de su Nombre.

4      Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; *

              porque tú estás conmigo; tu vara y tu cayado me infunden aliento.

5      Aderezarás mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; *

              unges mi cabeza con óleo; mi copa está rebosando.

6      Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, *

              y en la casa del Señor moraré por largos días.[3]

 

Jesús nos manda a ser pastores por nuestros vecinos.  Somos las ovejas de su rebaño, y somos pastores para los demás - perdonar como hemos sido perdonados, lavar los pies y ungir los heridas, alimentar a los hambrientos de cosas buenas.  No requiere riquezas, sólo el coraje de un corazón lleno de amor, un corazón que conoce su casa con el gran buen pastor de todos.  Como la mujer de la ciudad que baña los pies de Jesús, también nosotros somos despedidos en paz, restaurado en el camino derecho, reuniendo a los demás en el mismo viaje con nosotros. Vayan en paz y sean pastores, buen pastores.




¿Hay alguien aquí que ha trabajado como pastor o borreguero, o conoce a alguien que lo hizo?  Mi marido y yo estábamos pastores de cabras hace muchos años, pero nunca ovejas. Llegamos a conocer a un pastor, un verano en las montañas de Nevada.  En...
May 9, 2013

¿Se siente tan grande y elevado, en este aire enrarecido, al final de una conferencia estimulante y alentadora?  Es un buen día para celebrar la Ascensión.  Sin embargo, tenemos que reconocer que la banda de discípulos que colgaba alrededor de Jerusalén después de la ejecución de Jesús no siempre se siente terriblemente inspirado o llena de esperanza.  Ellos encontraron algunas veces con el Resucitado, pero no todavía lo reconocen, e incluso cuando les dijo quién era, ellos no siempre tenían confianza.  Ahora se ha salido físicamente de entre ellos, y el les ha dicho que deberían esperar en Jerusalén hasta que consiguen algo de fuerza y ​​consuelo.  ¿Cuánto tiempo van a esperar?  ¿Quién sabe?

Bueno, amigos y amigas, creo que ustedes han encontrado una poderosa garantía en estos últimos días.  Por un lado, ustedes no están solo.  Hay un buen equipo aquí reunidos, y representa una red mucho más grande, compuesto de misioneros y discípulos.  Este cuerpo es como un bando de discípulos viendo a Jesús subiendo en las nubes.  Hay algunas pinturas antiguas y ventanas con vidrios de colores que muestran sólo los pies de Jesús, colgando debajo de la nube en la que ha desaparecido.  Pero los pies de Jesús están aquí, junto con sus manos y su corazón y el espíritu de Jesús.  En el caso muy real, los discípulos no podían ir a trabajar hasta que Jesús dejó - mientras él estaba allí, querían que arreglar todo – en lugar de ellos.  Siempre le decía a ellos, "les dan de comer" y "ustedes les sanen," pero en realidad nunca se inició hasta que ya no estaba allí haciéndolo por ellos.

¿Se dieron cuenta de lo que le dijeron?  "Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?"  Quieren saber si el trabajo es terminado, si se puede sentarse o tomar unas vacaciones, porque todo se ha arreglado.  Y Jesús les dice a ellos que nadie más que Dios sabe cuándo estará terminado el trabajo, pero ellos van a recibir la fuerza y ​​el poder que viene en forma de Espíritu Santo.  Y cuando eso ocurre, será el momento para realmente llegar a trabajar – anunciando al mundo lo que Dios está haciendo, y no sólo aquí, sino en todas partes, en todo el mundo conocido!

Este encuentro ha sido una manera de dotar a esa banda de testigos – con la esperanza, coraje y el audaz del espíritu santo - un recordatorio de que nadie camina solo, y que somos una comunidad de solidaridad, interdependiente en todo lo que somos y hacemos.  Compartimos una visión del mundo sanado donde nadie tiene hambre, nadie es enfermo, oprimido o excluido de las bendiciones de la creación o la vida abundante.  Contamos en esa visión porque creemos que estamos creados para vivir en una comunidad de la justicia y la paz.  Se nos ha dado una gran fuente de sabiduría y bendición en este cuerpo interconectado, impregnada de esperanza de la resurrección.  La única pregunta es si estamos dispuestos a poner ese fondo de esperanza y bendición al trabajo por esa visión divina.

El cuerpo reunido aquí ha aprendido nuevas habilidades, ha establecido nuevas relaciones, visto ejemplos poderosos de la misión en acción, y ha fortalecida relaciones para avanzar hasta el sueño de Dios.  Al regresar a casa llenos de esperanza y posibilidades, debemos no olvidar compartir estas nuevas con otros socios que no estaban aquí en persona.  Debemos también seguir aprendiendo de los demás que hay en el campo de la misión global.  Algunos están trabajando en la trata de personas, algunos enseñan a otros a cultivar alimentos o cosechar agua con mayor eficacia, otros están planeando el desarrollo económico para los más pobres, y también la manera de financiar todo esto.  Otros están librando la paz en Corea, Pakistán, África del Sur, o el Medio Oriente.  En algunas partes del mundo, los que vacunar a los niños o educar a las niñas o liberar a los pobres están ofreciendo sus propias vidas de su audaz y santo esperanza.  En todo, creemos que Dios nuestro Señor nos ha dado lo que necesitamos para hacer esto.  Confiamos que esa verdad es la fundación del esfuerzo de autosostenibilidad.

Dios puede usar sus dones, cualesquiera que sean.  Dios puede usar sus dones, si usted está dispuesto a conectarse con otros testigos de esperanza de la resurrección.  Dios puede usar sus dones, habilidades, vida, y va a usarlos tan pronto como usted sabe el poder del espíritu santo.  Reconozcan la audacia que viene con lenguas de fuego, y le usa en cada parte del campo mundial de misión de Dios.  Jesús ha resucitado y ascendido, y su cuerpo se queda aquí, compartiendo en la curación, la enseñanza, la alimentación de los hambrientos, la entrega de prisioneros, y el trabajo por la justicia.  Junto, el cuerpo de Cristo puede reconciliar y sanar este mundo.  ¡Si, se puede!

¿Se siente tan grande y elevado, en este aire enrarecido, al final de una conferencia estimulante y alentadora?  Es un buen día para celebrar la Ascensión.  Sin embargo, tenemos que reconocer que la banda de discípulos que colgaba alrededor de...
February 11, 2013

Sínodo de la Diócesis de Cuba
7 febrero de 2013
Catedral, La Havana, 8 de la noche

La Rvdma. Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primado
La Iglesia Episcopal

¿Qué comieron hoy?  El arroz y los frijoles, pescado, pollo, tortillas?  ¿Qué más se comieron, o qué anhelaron ustedes comer?  Yo sé que cada vez que este sínodo se reúne allí hay un montón de comida para todos – y también tacitas de café cubano.  Recuerdo muy buenas conversaciones con Juan Antonio en estas cenas.  Ahora creo que él está experimentando la cena celestial.

También sé que ha habido mucha preocupación acerca de la comida por aquí, y que no todo el mundo tiene suficiente para comer.  Al mismo tiempo, sé que hay un montón de paladares abriendo para alimentar a la gente que tiene dinero para pagar.  En los EE.UU., y en más y más de países de todo el mundo, las personas se enferman y mueren por comer demasiado.  La obesidad es un problema creciente en China, en México, el Pacífico Sur, Japón y Oriente Medio.  Tiene muchas causas, pero los  principales son la disponibilidad de alimentos baratos, el costo creciente de los alimentos sanos y nutritivos, y el hecho de que muchas personas no hacen ejercicio regular, como resultado de cambios en el tipo de trabajo.  Más y más de nosotros nos sentamos en las mesas y mesas de trabajo en lugar de trabajar en el campo todo el día.  También está el hecho de que algunos de nosotros comemos cuando estamos tratando de llenar nuestro vacío – y no sólo nuestros estómagos.

Hay un viejo dicho, “eres lo que comes.”  ¿Nos estamos volviendo lo que deseamos.

Esta noche estamos invitados a comer la palabra de Dios, y se saciarán.  Ese dicho sin duda tiene sus raíces en esta imagen bíblica antigua, afirmó más tarde por Jesús.  Los profetas, ambos los primeros y los posteriores, se utilizan con frecuencia.  Deuteronomio dice: “Este mandamiento no es demasiado difícil para ti … No, la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón” (Deuteronomio 30:11,14).  Hemos oído decir a la gente Josué a comer el libro de la ley, y se deja fermentar – se supone que deben meditar o rumiar en lo que Dios pide de todas las personas.  El salmista dice: Prueben, y vean que el Señor es bueno. (34:8).

Pablo les dice a los romanos que la palabra de Dios se supone que llenar nuestras bocas y corazones – y él está hablando de la ley, la norma o los principios rectores de la relación entre Dios y los seres humanos.  Estamos destinados a cenar con regularidad la Palabra de Dios, y permitir que forman lo que somos, cómo pensamos y cómo actuamos.  En el evangelio de Juan, Jesús es llamado la Palabra de Dios, y nos recuerda que él es el pan que nos llenará de vida eterna.  Cómeme, dice, que la palabra pase sus labios y la lengua, entre en su corazón, y que va a cambiar su propio ser.  Es el camino a la vida abundante – deje que la palabra se llena, en lugar de sustitutos que nunca va a satisfacer.

Ese es el fundamento de nuestra teología eucarística – si comemos el pan y bebemos el vino, nos convertimos en lo que comemos.  No podemos alcanzar la perfección que conocemos en Jesús, pero molécula por molécula, y pensamiento por pensamiento, estamos literalmente alimentado e inspirado para convertirnos en la Palabra de Dios en este mundo.  Hay un término teológico técnico para esto, llamado divinización.  Es un reflejo de lo que un teólogo cristiano primitivo dijo: “Dios se hizo humano para que podamos llegar a ser divino” (Atanasio).  Es por eso que nos reunimos así, semana tras semana para ser alimentado.

Si queremos llegar a ser más como Jesús, la dieta a seguir es claro – ‘cómeme’, él dice, ‘probar la palabra de Dios, deja que te llene y te apoye.’  Es por eso que estamos aquí esta noche – para ser alimentados con el pan que satisface.  Pero esto no termina con el llenado completa.  El pan de Jesús es para ser compartido.  Él nos invita a compartir el pan con todos los que tienen hambre, tanto físicamente como espiritualmente.  La epidemia de comer en exceso en este mundo tiene mucho que ver con la falta de alimento espiritual.  El profeta Amós sabía algo sobre esto, y él es muy contundente, “escuchar esta palabra de Dios, ustedes – sobrealimentado vacas, que pisan los necesitados y pedir a sus maridos para más cócteles … Yo les he enviado el hambre, los dientes limpios y estómagos vacíos, pero no prestaban atención … vuelve a mí, odien el mal y amen el bien, y hagan justicia en sus ciudades … “(Amós 4-7).     

La palabra viva es la respuesta a ese tipo de hambre, con sus raíces en la injusticia.  La palabra viva es también la respuesta a la clase de hambre espiritual que lleva a las personas a comer de todo y nada, salvo la palabra de Dios de la justicia.   Ese consumo voraz nace del hambre que tiene su origen en una deficiencia dietética de la vitamina justicia – ‘ que se dice, ‘conocer a Dios.’

El mundo que nos rodea está muriendo de hambre, por ambas razones – la falta de pan de la tierra y la falta de conciencia de la necesidad de nuestros vecinos.  Se nos ha dado noticias inmensamente buenas acerca de cómo responder a esa hambre.

Cuando fuimos bautizados, nos comprometimos a proclamar las buenas nuevas de Dios en Cristo por la palabra y el ejemplo.  Como palabra de Dios y el pan del mundo, en realidad significa que nos dan evidencia de lo que comemos y lo que nos estamos convirtiendo – hablamos y compartimos esa palabra-pan con el mundo.  Nos convertimos en socios en la transformación del mundo hambriento.  Hemos venido aquí para ser alimentado, con la palabra y con el pan.

Una colecta que oramos casi al final del año de la iglesia habla del hambre cósmica para la venida del Señor:

Bendito Señor, que hizo que inspiraste las Sagradas Escrituras para nuestra enseñanza: Concédenos que para escuchar, leer, marcar, aprender, e interiormente las asimilemos, que podamos abrazar y siempre mantener la esperanza bendita de la vida eterna, que te nos has dado en nuestro Salvador Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.

Vengan a comer, se llenen, digieran lo que han recibido, y dejan que se cambia, una celda a la vez, una persona y una relación a la vez.  Vengan a ser alimentados, y luego ayudarles a alimentar el hambre del mundo con la justicia de la palabra de Dios.

Sínodo de la Diócesis de Cuba 7 febrero de 2013 Catedral, La Havana, 8 de la noche La Rvdma. Katharine Jefferts SchoriObispa Presidente y PrimadoLa Iglesia Episcopal ¿Qué comieron hoy?  El arroz y los frijoles, pescado, pollo, tortillas?  ¿Qué...
November 27, 2012

 

Bueno, ¿cual tipo de cosecha escuchan se en esas lecturas?  Cual tipo del fin esta llegando?  Es el termino de la tenencia de su decano?  Es el termino del fiel testimonio de este seminario, después de sesenta años?   Es el fin de sus estudios de ese año?  Están llegando sus  evaluaciones?

 

¿Que significa la cosecha, en este estación?  Muchos de nosotros estamos regresando de una cosecha de comida excesiva durante el día de acción de gracias.  Esta cultura puede pensar solamente en cosecha como abundancia.  Entonces, ¿que hacemos con estas imágenes impactantes de los finales?

 

Los ángeles del Apocalipsis deben cosechar, tanto en el campo y la viña, que están maduros y listos – llena de frutas.  Aun que mucha gente escuchen esto como un signo de la muerte y el fin de todas cosas, hay una esperanza mucho más de lo que podemos imaginar.  La parte más siniestra parece ser el lagar del furor de Dios, y el gran rio de sangre fluyendo por cientos de kilómetros.

 

Pero piense por un momento en lo que sucede cuando las uvas se cosechan.  Si quiere hacer un vino bueno, se necesita presionar las uvas.  No puede fermentar vino bueno con uvas intactas.  Debe poner las uvas en una prensa y se abren, por liberar su carne fructuosa para la fermentación.  No habrá buenas resultas sin exprimir la sangre de las uvas.  La cosecha y el prensado son preliminares necesarios para lograr un buen vino, pero sólo el tiempo dirá si un buen vino o una mediocre resultará - o incluso vinagre.  Hay necesita de esperar el resulto. 

 

El rio de sangre que sale del lagar de Dios pueda ser entendido de la misma manera, como una abrupta ruptura de la vida que se ha conocido, y el inicio de vida nueva.  En esa cultura la sangre es la vida, incluso cuando está contaminando.  Vertido en el suelo podría ser una ofrenda, aun como el propio de Jesús.  No sabemos plenamente lo que significa este rio de sangre, pero sabemos que el juicio todavía no ha llegado, y también sabemos que Dios siempre es capaz de resultados sorprendentes.

 

Hay una dinámica similar en la lectura del Evangelio.  Aun este enorme templo es temporal, Jesús dice, sin embargo, el momento de su destrucción no es fijo.  Incluso la gran destrucción de la guerra no es una señal segura de la final.  Estén atentos, dice, no va a suceder de inmediato.

 

La sangre puede ser también una señal del parto, como hemos oído recientemente en el evangelio de Marco sobre las piedras del templo.  Cuando cayeron, y cuando percibieron las guerras y terremotos y hambrunas, son dolores del parto.  Ese rio de sangre podría ser un signo de la vida futura.

 

Entonces, ¿qué van ustedes a hacer con lo que parecen ser signos de destrucción y los finales?   ¿Y que van a buscar en el Adviento?  Que es lo que usted anticipar y esperar?    

 

¿Qué está pasando en la iglesia? Tiempos del fin, o el prensado de la uva y la cosecha de lo que se ha sembrado?

 

Hay muchas conversaciones ahora sobre los tiempos del fin.  Ayer me senté con un grupo de líderes religiosos abrahámicas – musulmanes, cristianos, y judíos reunidos en urgencia de abordar el tema de la paz en la Tierra Santa.  Hemos sido capaces de decir que la violencia reciente en Gaza y en Israel era posiblemente una señal del fin de la esperanza de una solución de dos estados, uno israelita y uno palestino.  Y no tenemos esperanza por la paz sin la posibilidad de dos estados.  Pero decimos que todos nosotros somos personas de fe y esperanza.  Debemos trabajar urgentemente con nuestro gobierno para buscar un nuevo camino, ahorita.  Este caos es una muestra de la potencial de Dios para crear un nuevo futuro.  Pero necesita nuestra colaboración, nuestro co-creación.

 

Las uvas están siendo prensadas, y fuera del lagar fluye nuestra esperanza. 

  Bueno, ¿cual tipo de cosecha escuchan se en esas lecturas?  Cual tipo del fin esta llegando?  Es el termino de la tenencia de su decano?  Es el termino del fiel testimonio de este seminario, después de sesenta años?   Es el fin de sus estudios de...
November 18, 2012

 

Estuve fuera del país durante la gran tormenta Sandy.  He oído y leído los informes sobre los preparativos, la experiencia, y el daño.  Yo estaba en contacto con personal de la oficina de la iglesia episcopal en Nueva York y tenía la sensación de que mientras que algunos habían sido desplazadas, y muchos estaban teniendo problemas para ir al trabajo, la mayoría era básicamente bien y el edificio de oficinas no tenía daños.  Sé que mucha gente ha perdido sus hogares o ha visto sus vidas afectadas de forma masiva. 

 

El miércoles pasado por fin regresó a la ciudad de Nueva York.  Cuando llegué de vuelta a la ciudad, hablé con el chofer sobre su experiencia.  Su casa no había sido afectada, pero sí habló de los retos de conducción, entre ellas los túneles cerrados.  Cuando nos acercamos al túnel de Midtown, me dijo que había estado cerrado durante un tiempo largo, y que el bombeo se seque duró tres días.  Dentro el túnel yo dije, “¡Bueno, al menos las paredes están limpias ahora.”  El chofer se echó a reír en voz alta, y reconoció que era cierto - no hay más suciedad - el azulejo realmente brilla.

 

Estoy empezando a oír historias acerca de lo que sucedió con algunos de nuestros empleados, especialmente con los que no tienen electricidad durante días - uno dijo que apreciaba mucho pasar días enteros junto con su familia.  Y otros hablan de la respuesta de los trabajadores de servicios públicos, vecinos y extraños, todos hiciendo lo que puedan para ayudar.  Algunos cortan los árboles que habían caído sobre los coches de los vecinos y viviendas.  Las personas que tenían electricidad han colgado los cables de extensión a la acera permitiendo otra gente cargar los teléfonos celulares.  Voluntarios empezaron a subir las escaleras en edificios de departamentos grandes que no tenían electricidad o calor, en busca de la tercera edad y discapacitados.  Cosas verdaderamente asombrosas sucedieron.

            ¿Qué se espera cuando ocurre un desastre?  Eso es en realidad lo que Jesús y los cuatro discípulos están discutando.   Los discípulos estan sorprenderse y maravillarse por la gran e imponente edificio del templo en Jerusalén – ‘nada podía tocar eso, ¿o sí?’  Jesús dice, “sólo tiene que esperar. ¿Y quieren saber,” ¿Hasta cuándo?  “Bueno,” él dice, “miran alrededor de ustedes - la guerra y la violencia, terremotos y hambrunas - que es bastante normal, pero todavía no es el final!  Es el comienzo de algo nuevo - es dolor de parto.

 

Hay otros que nos rodean, que ven los desastres y asumir que es el juicio de Dios sobre un mundo infiel.  Jesús dice en realidad algo muy diferente.  El caos en nuestras vidas trae consigo la posibilidad de una nueva vida, si podemos verlo y descubrirlo.  Pueden recordar la historia de la creación en el Génesis - creación viene de la respiración de Dios sobre el caos de las aguas.  La resurrección de Jesús es similar – es la respuesta de Dios a la maldad y la destrucción del mundo.  Algunos de nosotros ven solamente la muerte y el fin de las cosas, pero Dios dice, ‘no, yo estoy haciendo algo nuevo, incluso cuando el mundo aparece más oscuro.’

 

Eso no significa que la vida será todo dulzura y luz.  Ciertamente, la vida será dura y dolorosa a veces, pero tenga en cuenta lo que se necesita para traer una nueva vida al mundo.  Ese niño nuevo que esperamos es un signo de esperanza en medio del miedo - y se necesita sangre, sudor y lágrimas y un montón de trabajo duro para darlo a luz.  Algunos han dicho que las madres nunca darían a luz un segundo hijo si recordaban sólo el dolor del parto.  La semana pasada un nuevo padre me dijo que dejar su hijo de una semana de edad para ir en un viaje de negocios fue lo más difícil cosa que jamás haya hecho.  Nuestra capacidad para seguir viviendo habla de nuestra voluntad de seguir buscando nuevas posibilidades, incluso cuando otros alrededor de nosotros sólo ven el sufrimiento o la muerte.  Que puede mantenernos esperando y buscando la nueva vida - y coparticipando y co-creando con Dios para producirla?

 

            El nivel real de cooperación humana en la faz de la tormenta ha sido fenomenal.  Tanto seres humanos caminaban en lugares peligrosos, soportó noches sin dormir, se subió a muchos vuelos de escaleras en busca de desconocidos solitarios y asustado.  No parece a mí como una razón para ser sin esperanza.  Aparece como una experiencia del poder de Dios para crear algo nuevo a partir de la muerte y el desastre.  Sin embargo, la parte más difícil es la eterna pregunta de por qué la muerte y el desastre no sólo desaparece, y ¿por qué el dolor no termina.  Jesús se dirige a esa pregunta en torno y dice, ¿cree que es la muerte y la destrucción?   Bueno, estan atentos, prestan atención, para la nueva vida que viene.

 

Eso no quita el sufrimiento, pero puede cambiar nuestra experiencia de ella.  Si somos capaces de recordar, o alguien nos puede recordar que Dios está con nosotros en medio de ella, tal vez podamos descubrir algo que esperar - como la nueva vida que está siempre a punto de nacer.  Si somos capaces de recordar, o nuestros vecinos nos recuerdan que Dios ya está haciendo algo nuevo en medio de la muerte y de la oscuridad, tal vez podamos dar un nombre a la nueva vida por venir, y comenzar a vivir como si ya estaban llegando.  ¿Cuál es su primera reacción ante una crisis?  ¿Cuál es tu segunda respuesta?  ¿Se puede recordar la presencia de Dios?  El trabajo de las comunidades como esta es ayudarnos a buscar la luz, para llegar a Dios, y la imagen de Dios en nuestro prójimo, cuando la noche es más oscura.

 

Tengo dos amigos cuyas esposas han muerto en el último año.  Una de ellas murió de repente en su cama mientras su marido estaba de viaje de negocios.  El estaba desconsolado en el funeral - y él fue claro acerca de su propia fe.  La vida era cambiado, sin embargo, estaba claro que no había terminado por el o por ella.  Su vida no ha sido fácil, pero ha crecido y se entristeció y reinvierte en una nueva relación.  Esa nueva pareja ahora está muriendo.  ¿Qué va a esperar?

 

La esposa de mi otro amigo tenía un cáncer que tomó seis meses para matarla.  Fue un tiempo de gracia increíble, mientras buscaba tratamiento, luchó duro, y finalmente decidió que los tratamientos se la impide vivir plenamente en el momento en que ella tenía.  Su amor continuó fluyendo en abundancia fenomenal a su familia, amigos y vecinos, así como su fuerza física decayó.  Su funeral fue un testimonio de la resurrección, y su marido está encontrando su camino lleno de esperanza.  Él sabe que ha estado caminando con él por el valle de sombra de muerte.

 

¿Qué se espera cuando la muerte y el desastre vendrá?  La esperanza que nos ayuda a encontrar una nueva vida se basa en lo que sabemos de gracia desbordante de Dios, en la seguridad de que Dios está con nosotros incluso en la noche más oscura, incluso en la cruz de la tortura y el sufrimiento y la injusticia, incluso en la tumba, y que Dios estará con nosotros en el día de la resurrección.  La mayoría de nosotros aprendemos esa realidad a través de ver que suceda en la vida de las personas que nos rodean, y los santos/as que nos han precedido.  Y cuando empezamos a descubrir que nosotros mismos somos incapaces de controlar cada parte de la vida, tal vez podamos empezar a confiar en que, aun en medio de lo peor de que experimentamos, la gracia de Dios seguirá brotar en una fuente de abundancia, y sólo podríamos descubrir una vida resucitada siendo dado a luz.

            La proxima vez que un desastre o crisis entra en tu vida, que o quien le ayudará a descubrir los dolores de parto en lugar de la muerte?  A veces la oportunidad es ser Cristo a otro, ser el siervo sufriente frente a la muerte - como vecinos en la tormenta.  Y a veces la oportunidad es ser el vecino que reconoce el rostro de Dios en carne humana.

 

Miran a sus vecinos.  ¿Se puede ver el rostro, la imagen de Dios?

 

            Que Dios nos bendiga con ojos llenos de esperanza.

  Estuve fuera del país durante la gran tormenta Sandy.  He oído y leído los informes sobre los preparativos, la experiencia, y el daño.  Yo estaba en contacto con personal de la oficina de la iglesia episcopal en Nueva York y tenía la sensación de...