Calendario Litúrgico

This page is available in: English

Cuarto Domingo después de Epifanía

La Colecta:

Dios todopoderoso y eterno, tú riges todas las cosas tanto en el cielo como en la tierra: Escucha con misericordia las súplicas de tu pueblo, y en nuestro tiempo concédenos tu paz; por nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Antiguo Testamento: Jeremías 1:4-10

El Señor se dirigió a mí, y me dijo: 
«Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; 
antes de que nacieras, ya te había yo apartado; 
te había destinado a ser profeta de las naciones.»

Yo contesté: 
«¡Ay, Señor! ¡Yo soy muy joven y no sé hablar!» 
Pero el Señor me dijo: 
«No digas que eres muy joven. 
Tú irás a donde yo te mande, 
y dirás lo que yo te ordene. 
No tengas miedo de nadie, 
pues yo estaré contigo para protegerte. 
Yo, el Señor, doy mi palabra.»

Entonces el Señor extendió la mano, me tocó los labios y me dijo: 
10 «Yo pongo mis palabras en tus labios. 
Hoy te doy plena autoridad 
sobre reinos y naciones, 
para arrancar y derribar, 
para destruir y demoler, 
y también para construir y plantar.»     

Salmo: 71:1-6

1     En ti, oh Señor, me he refugiado; *
           no sea yo avergonzado lamas.
2     En tu justicia, líbrame y rescátame; *
           inclina a mí tu oído, y sálvame.
3     Sé tú mi roca de refugio, el alcázar donde me salve; *
           tú eres mi risco y mi fortaleza.
4     Dios mío, líbrame de la mano del malvado, *
           de las garras del malhechor y opresor;
5     Porque tú, Señor Dios, eres mi esperanza, *
           mi confianza desde mi juventud.
6     En ti he sido sustentado desde el vientre;
       desde el seno de mi madre has sido mi vigor; *
           de ti será siempre mi alabanza.

Nuevo Testamento: 1 Corintios 13:1-13

Si hablo las lenguas de los hombres y aun de los ángeles, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. Y si tengo el don de profecía, y entiendo todos los designios secretos de Dios, y sé todas las cosas, y si tengo la fe necesaria para mover montañas, pero no tengo amor, no soy nada. Y si reparto entre los pobres todo lo que poseo, y aun si entrego mi propio cuerpo para tener de qué enorgullecerme, pero no tengo amor, de nada me sirve. 

Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo. 

El amor jamás dejará de existir. Un día el don de profecía terminará, y ya no se hablará en lenguas, ni serán necesarios los conocimientos. Porque los conocimientos y la profecía son cosas imperfectas, 10 que llegarán a su fin cuando venga lo que es perfecto. 

11 Cuando yo era niño, hablaba, pensaba y razonaba como un niño; pero al hacerme hombre, dejé atrás lo que era propio de un niño. 12 Ahora vemos de manera indirecta, como en un espejo, y borrosamente; pero un día veremos cara a cara. Mi conocimiento es ahora imperfecto, pero un día conoceré a Dios como él me ha conocido siempre a mí. 

13 Tres cosas hay que son permanentes: la fe, la esperanza y el amor; pero la más importante de las tres es el amor.

El Evangelio: Lucas 4:21-30

21 Jesús comenzó a hablar en la sinagoga de Nazaret, diciendo: —Hoy mismo se ha cumplido la Escritura que ustedes acaban de oír. 

22 Todos hablaban bien de Jesús y estaban admirados de las cosas tan bellas que decía. Se preguntaban: —¿No es éste el hijo de José? 

23 Jesús les respondió: —Seguramente ustedes me dirán este refrán: “Médico, cúrate a ti mismo.” Y además me dirán: “Lo que oímos que hiciste en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu propia tierra.” 

24 Y siguió diciendo: —Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su propia tierra. 25 Verdaderamente, había muchas viudas en Israel en tiempos del profeta Elías, cuando no llovió durante tres años y medio y hubo mucha hambre en todo el país; 26 pero Elías no fue enviado a ninguna de las viudas israelitas, sino a una de Sarepta, cerca de la ciudad de Sidón. 27 También había en Israel muchos enfermos de lepra en tiempos del profeta Eliseo, pero no fue sanado ninguno de ellos, sino Naamán, que era de Siria. 

28 Al oír esto, todos los que estaban en la sinagoga se enojaron mucho. 29 Se levantaron y echaron del pueblo a Jesús, llevándolo a lo alto del monte sobre el cual el pueblo estaba construido, para arrojarlo abajo desde allí. 30 Pero Jesús pasó por en medio de ellos y se fue.

Más recursos para Epifanía 4C

This page is available in: English

Calendario Litúrgico

Las lecturas del Antiguo Testamento, el Nuevo Testamento y los Evangelios provienen de la Biblia Nueva Versión Estándar Revisada: Edición Anglicana, copyright 1989, 1995, División de Educación Cristiana del Consejo Nacional de las Iglesias de Cristo en los Estados Unidos de América. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

Las Colectas, Salmos y Cánticos son del Libro de Oración Común, 1979.

This page is available in: English