Cuestiones de procedimiento y una agenda repleta llevan a los miembros del CCA-17 a pedir cambios en reuniones futuras

May 13, 2019

Miembros del Consejo Consultivo Anglicano levantan las manos en una forma bastante peculiar de votar sobre una medida. La mayoría de las resoluciones se aprobaron por “consentimiento general” o “asentimiento general” más que a mano alzada. Foto de Neil Vigers/ACNS

[Episcopal News Service – Hong Kong] Al tiempo que  el Consejo Consultivo Anglicano concluía su reunión del 28 de abril al 5 de mayo en esta ciudad, muchos miembros decían que el grupo debe reconsiderar la estructura de su reunión y su proceso de resoluciones.

Todos los representantes de la Iglesia Episcopal en el CCA, el obispo de Oklahoma Edward J. Konieczny, el Rdo. Michael Barlowe y Rosalie Ballentine, dijeron en una entrevista con Episcopal News Service el 4 de mayo, al final de la última sesión de trabajo del CCA, que deseaban que la agenda no hubiese estado tan repleta. La reunión anterior, el CCA-16, celebrado en Lusaka, Zambia, duró 12 días en 2016. Esta reunión duró ocho días.

“Llegó a ser obvio para casi todos aquí que queremos tener espacio y tiempo para aprender los unos de los otros y entendernos mutuamente, y para debatir y para escuchar, y para tener todas las emociones que suben y bajan y van más allá”, dijo Konieczny. “Espero que los que organizaron esta reunión hayan oído eso”.

Las sesiones de trabajo incluyeron vídeo y presentaciones en vivo junto con discusiones de mesa que muchos dijeron que  a veces percibieron como apresuradas y difíciles para aquellos que no tienen el inglés como primera lengua. Ballentine, que asistió al CCA-16, dijo que esta reunión tenía “una absoluta falta de proceso”.

“Hablamos de ‘andar juntos’, pero parte de ese andar juntos tiene que ser la oportunidad para nosotros de conversar juntos, de oírnos los unos a los otros,  de escuchar”, dijo Ballentine. “Uno no puede hacer eso si no crea el espacio para que eso suceda”.

Barlowe escribió un largo mensaje en Facebook el 2 de mayo sobre lo que él llamó “el control ejercido sobre la interacción y la participación de los miembros del Consejo Consultivo Anglicano”. Barlowe, que es funcionario ejecutivo de la Iglesia Episcopal y secretario de la Convención General, dirige una oficina que dedica gran parte de su tiempo a la planificación de reuniones, que están destinadas a operar  dentro de lo que él llama “el compromiso en la participación y la transparencia”  de la Iglesia en el gobierno.

Durante el polémico debate del CCA acerca de la identidad sexual en la mañana del 4 de mayo, el arzobispo de Cantórbery Justin Welby habló con frecuencia en francés, tradujo al francés textos que aparecieron en las pantallas del salón, y le pidió a otros que interpretaran sus comentarios y tradujeran los textos a español y swahili. Sin embargo, esos son sólo tres de los muchos idiomas que hablan los miembros del CCA.

“Gran parte del desacuerdo y mucho de la confusión y ansiedad hoy fue en torno al idioma”, dijo Konieczny. Los obispos del sur global le dijeron que no entendían la redacción de partes de su resolución. Y también le dijeron que algunos de los términos elegidos transmitirían conceptos que serían “extremadamente difíciles y diferentes” en su cultura, contó él.

La cobertura completa de ENS de la 17ª. reunión del Consejo Consultivo Anglicano puede encontrarse aquí.

Por consiguiente, explicó Konieczny, esos obispos se mostraron renuentes a considerar la moción. Su renuencia paralizó la reunión y Konieczny, algunos de los obispos y Welby redactaron una enmienda de compromiso que reescribió la resolución. Welby finalmente explicó la avenencia en francés, tradujo el texto al francés y le pidió a otros miembros que lo tradujesen al español y al swahili.

Los miembros del CCA necesitan tener más que traducciones parciales o saber suficiente inglés para poder descifrar lo que está pasando, apuntó Konieczny. Todos ellos necesitan un entorno en el que puedan examinar cuidadosamente las decisiones propuestas y participar plenamente en el debate, de manera que el Consejo pueda oír todos los puntos de vista, añadió él.

Barlowe dijo que el difícil debate sobre la resolución acerca de la identidad sexual mostró el “colapso del control”, añadiendo que “la agenda controlada y todo lo demás no produjo realmente lo que tal vez se pretendía,  que era sofocar el debate y el diálogo. Por el contrario, cuando las personas tuvieron la oportunidad de debatir verdaderamente un asunto, dijo él, tenían cosas que decir, pero los problemas de interpretación y traducción y la falta de compromiso previo sobre el tema “empeoró la situación”.

Margaret Swinson , vicepresidente del ACC, les dijo a sus colegas al final de la última sesión de trabajo de la reunión, que resultaba claro para ella que “necesitamos una revisión del proceso en torno a las resoluciones”.

Los miembros de la Iglesia Episcopal en la reunión del CCA, el obispo Edward J. Konieczny, al centro, entre el Rdo. Michael Barlowe y Rosalie Ballentine, conversan durante un receso el 1 de mayo fuera del salón de sesiones del Consejo Consultivo Anglicano en el Hotel Costa de Oro de Hong. Foto de Mary Frances Schjonberg/EN

Ella citó dos razones. La primera fue “la cordura del comité de resoluciones”, que con frecuencia se reunió mientras otros se dedicaban a hacer otras cosas tales como comer o visitar parroquias en Hong Kong.

La otra es el hecho de que algunos de los miembros para quienes el inglés no es su primera lengua tuvieron dificultades durante la reunión debido a la falta de servicios de interpretación o traducciones formales.

No hubo intérpretes oficiales en la reunión, que se llevó a cabo en inglés. A principios de la semana, el director de Operaciones David White reconoció que “para un gran número de personas aquí, el inglés no es su primer idioma”. Muchos informes y otros documentos están disponibles en inglés, francés, español y portugués, algo que no fue así en las anteriores reuniones del CCA. Sin embargo, las resoluciones sólo estaban disponibles en inglés.

White explicó que le habría costado a la comunión de $10.000 a $15.000 por persona brindar servicios de interpretación para aquellos que lo necesitaban, un costo que él calificó de “económicamente imposible”. Dijo que a esos miembros se les pidió “traer a alguien consigo y lidiaremos con las traducciones de esa manera”.

Más de una vez durante las sesiones de trabajo, Welby llamó la atención al hecho de que, como él lo definió durante una cuestión de orden, el ACC-17 “insistía en que los [los miembros] usaran el inglés, cuando o bien no podían leer o entender inglés, o es su segunda o tercera o incluso cuarta lengua”.

Swinson dijo que la fecha límite para presentar resoluciones debía fijarse más temprano para permitir la traducción. Ella comprometió al Comité Permanente de la Comunión, de la cual es miembro, a revisar ese proceso.

Las reglas parlamentarias del Consejo parecían fluidas en ocasiones, con los funcionarios del Consejo a veces aplicando estrictamente los plazos y límites anunciados para las enmiendas de resolución, y en otras ocasiones ofreciendo flexibilidad. El 4 de mayo se presentó un debate en medio de reglas a veces cambiantes sobre la admisibilidad de las enmiendas

El Consejo no llegó realmente a votar sobre muchas resoluciones o enmiendas, sino que el Presidente le preguntó a los miembros: “¿Está conforme en dar su consentimiento general a esta resolución?” A veces se usó la expresión “consentimiento general”. El Presidente no indagó por quiénes disentían. El moderador de la sesión podía decidir someter una moción a una votación de mano alzada y así lo hizo.

En un caso, y debido a un audible número de noes, los miembros le objetaron a la presidencia su decisión de dar  por aprobada una medida. Konieczny pidió un voto a mano alzada y le recordaron que al Consejo le habían dicho al principio de la reunión que esa petición debía contar con el respaldo de un tercio de los miembros. Más de un tercio de los miembros se puso de pie par apoyar su petición.

Barlowe dijo que si bien la Iglesia Episcopal no es perfecta, intenta “nivelar el campo de juego mediante cosas como reglas de orden y procedimientos parlamentarios regulares”. Tales reglas pueden parecer aburridas, agregó, pero ofrecen “un manera de oír todas las voces”.

Lea más al respecto

La historia del CCA se encuentra aquí.

La cobertura permanente de ENS al CCA se encuentra aquí.

La cobertura del Servicio de Noticias de la Comunión Anglicana [Anglican Communion News Service] se encuentra aquí.

Se enviaron mensajes de Twitter a través del hashtag  #ACC17HK.

La mayor parte de la reunión tuvo lugar en el Hotel Costa de Oro [Gold Coast Hotel] a unos 45 minutos del centro de Hong Kong.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora sénior y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri

The post Cuestiones de procedimiento y una agenda repleta llevan a los miembros del CCA-17 a pedir cambios en reuniones futuras appeared first on Episcopal News Service.

Related Topics: