El santo bautismo

Episcopal Santo Bautismo En las aguas del bautismo, Dios nos adopta amorosamente en la familia de Dios, a la que llamamos Iglesia, y se nos da la vida de Dios para compartirla y recordar que nada puede separarnos del amor de Dios en Cristo. El Santo Bautismo, que puede realizarse mediante el vertido de agua o la inmersión en ella, señala una entrada formal en la congregación y en la Iglesia en general; los candidatos al sacramento hacen una serie de votos, incluyendo una afirmación del Pacto Bautismal, y son bautizados en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Quedan sellados como propiedad de Cristo para siempre, habiéndose “revestido [ellos mismos] de Cristo” (Gálatas 3:27).

Todas las personas de cualquier edad son bienvenidas a bautizarse; creemos en un solo bautismo para el perdón de los pecados, ya que el “vínculo que Dios establece en el Bautismo es indisoluble” (Libro de Oración Común, p.218).

Share This: