La Sociedad Misionera

 
La Iglesia es verdaderamente en sí, el Cuerpo de Cristo, cuando se vive y se respira misión. El corazón de este cuerpo es la misión - la misión, tanto nacional como extranjera - en asociación con cualquier persona que comparta esa pasión. De hecho, nuestra identidad bautismal se basa en el compromiso con la misión y en la seguridad de que en nuestra fiel búsqueda de esa misión Dios nos bendecirá tanto a nosotros como a nuestro trabajo. 
~Reverendísima Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente y Primada
 

La Iglesia, especialmente la Iglesia Episcopal, es una sociedad misionera para el bienestar del mundo. Eso es cierto para los episcopales corporativamente (nuestro nombre corporativo oficial es la Sociedad Misionera Doméstica y Extranjera), pero lo más importante, es que verdad espiritualmente.

La Sociedad Misionera se refiere al personal de servicio de la Iglesia Episcopal en todo el mundo. Se trabaja para lograr nuestro objetivo común, la creación de asociaciones en toda la Iglesia a participar la misión de Dios para restaurar todos los pueblos a la unión con Dios y unos con otros en Cristo.

La Sociedad Misionera busca alianzas para la misión – diócesis, congregaciones y redes. Aporta recursos de la Iglesia para la Iglesia – la financiación, experiencia y recursos humanos –y aumenta la capacidad para la misión con los socios locales. Somos sobre todo misión. Y las alianzas nos permiten hacer más misión juntos.

 

Compañeros en Misión

Share This: