Sínodo de la Diócesis de Cuba

Sínodo de la Diócesis de Cuba

February 11, 2013

Sínodo de la Diócesis de Cuba
7 febrero de 2013
Catedral, La Havana, 8 de la noche

La Rvdma. Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primado
La Iglesia Episcopal

¿Qué comieron hoy?  El arroz y los frijoles, pescado, pollo, tortillas?  ¿Qué más se comieron, o qué anhelaron ustedes comer?  Yo sé que cada vez que este sínodo se reúne allí hay un montón de comida para todos – y también tacitas de café cubano.  Recuerdo muy buenas conversaciones con Juan Antonio en estas cenas.  Ahora creo que él está experimentando la cena celestial.

También sé que ha habido mucha preocupación acerca de la comida por aquí, y que no todo el mundo tiene suficiente para comer.  Al mismo tiempo, sé que hay un montón de paladares abriendo para alimentar a la gente que tiene dinero para pagar.  En los EE.UU., y en más y más de países de todo el mundo, las personas se enferman y mueren por comer demasiado.  La obesidad es un problema creciente en China, en México, el Pacífico Sur, Japón y Oriente Medio.  Tiene muchas causas, pero los  principales son la disponibilidad de alimentos baratos, el costo creciente de los alimentos sanos y nutritivos, y el hecho de que muchas personas no hacen ejercicio regular, como resultado de cambios en el tipo de trabajo.  Más y más de nosotros nos sentamos en las mesas y mesas de trabajo en lugar de trabajar en el campo todo el día.  También está el hecho de que algunos de nosotros comemos cuando estamos tratando de llenar nuestro vacío – y no sólo nuestros estómagos.

Hay un viejo dicho, “eres lo que comes.”  ¿Nos estamos volviendo lo que deseamos.

Esta noche estamos invitados a comer la palabra de Dios, y se saciarán.  Ese dicho sin duda tiene sus raíces en esta imagen bíblica antigua, afirmó más tarde por Jesús.  Los profetas, ambos los primeros y los posteriores, se utilizan con frecuencia.  Deuteronomio dice: “Este mandamiento no es demasiado difícil para ti … No, la palabra está muy cerca de ti, en tu boca y en tu corazón” (Deuteronomio 30:11,14).  Hemos oído decir a la gente Josué a comer el libro de la ley, y se deja fermentar – se supone que deben meditar o rumiar en lo que Dios pide de todas las personas.  El salmista dice: Prueben, y vean que el Señor es bueno. (34:8).

Pablo les dice a los romanos que la palabra de Dios se supone que llenar nuestras bocas y corazones – y él está hablando de la ley, la norma o los principios rectores de la relación entre Dios y los seres humanos.  Estamos destinados a cenar con regularidad la Palabra de Dios, y permitir que forman lo que somos, cómo pensamos y cómo actuamos.  En el evangelio de Juan, Jesús es llamado la Palabra de Dios, y nos recuerda que él es el pan que nos llenará de vida eterna.  Cómeme, dice, que la palabra pase sus labios y la lengua, entre en su corazón, y que va a cambiar su propio ser.  Es el camino a la vida abundante – deje que la palabra se llena, en lugar de sustitutos que nunca va a satisfacer.

Ese es el fundamento de nuestra teología eucarística – si comemos el pan y bebemos el vino, nos convertimos en lo que comemos.  No podemos alcanzar la perfección que conocemos en Jesús, pero molécula por molécula, y pensamiento por pensamiento, estamos literalmente alimentado e inspirado para convertirnos en la Palabra de Dios en este mundo.  Hay un término teológico técnico para esto, llamado divinización.  Es un reflejo de lo que un teólogo cristiano primitivo dijo: “Dios se hizo humano para que podamos llegar a ser divino” (Atanasio).  Es por eso que nos reunimos así, semana tras semana para ser alimentado.

Si queremos llegar a ser más como Jesús, la dieta a seguir es claro – ‘cómeme’, él dice, ‘probar la palabra de Dios, deja que te llene y te apoye.’  Es por eso que estamos aquí esta noche – para ser alimentados con el pan que satisface.  Pero esto no termina con el llenado completa.  El pan de Jesús es para ser compartido.  Él nos invita a compartir el pan con todos los que tienen hambre, tanto físicamente como espiritualmente.  La epidemia de comer en exceso en este mundo tiene mucho que ver con la falta de alimento espiritual.  El profeta Amós sabía algo sobre esto, y él es muy contundente, “escuchar esta palabra de Dios, ustedes – sobrealimentado vacas, que pisan los necesitados y pedir a sus maridos para más cócteles … Yo les he enviado el hambre, los dientes limpios y estómagos vacíos, pero no prestaban atención … vuelve a mí, odien el mal y amen el bien, y hagan justicia en sus ciudades … “(Amós 4-7).     

La palabra viva es la respuesta a ese tipo de hambre, con sus raíces en la injusticia.  La palabra viva es también la respuesta a la clase de hambre espiritual que lleva a las personas a comer de todo y nada, salvo la palabra de Dios de la justicia.   Ese consumo voraz nace del hambre que tiene su origen en una deficiencia dietética de la vitamina justicia – ‘ que se dice, ‘conocer a Dios.’

El mundo que nos rodea está muriendo de hambre, por ambas razones – la falta de pan de la tierra y la falta de conciencia de la necesidad de nuestros vecinos.  Se nos ha dado noticias inmensamente buenas acerca de cómo responder a esa hambre.

Cuando fuimos bautizados, nos comprometimos a proclamar las buenas nuevas de Dios en Cristo por la palabra y el ejemplo.  Como palabra de Dios y el pan del mundo, en realidad significa que nos dan evidencia de lo que comemos y lo que nos estamos convirtiendo – hablamos y compartimos esa palabra-pan con el mundo.  Nos convertimos en socios en la transformación del mundo hambriento.  Hemos venido aquí para ser alimentado, con la palabra y con el pan.

Una colecta que oramos casi al final del año de la iglesia habla del hambre cósmica para la venida del Señor:

Bendito Señor, que hizo que inspiraste las Sagradas Escrituras para nuestra enseñanza: Concédenos que para escuchar, leer, marcar, aprender, e interiormente las asimilemos, que podamos abrazar y siempre mantener la esperanza bendita de la vida eterna, que te nos has dado en nuestro Salvador Jesucristo, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.

Vengan a comer, se llenen, digieran lo que han recibido, y dejan que se cambia, una celda a la vez, una persona y una relación a la vez.  Vengan a ser alimentados, y luego ayudarles a alimentar el hambre del mundo con la justicia de la palabra de Dios.