Mensaje de Navidad 2016 del Obispo Presidente Curry

Este niño vino a enseñarnos cómo cambiar el mundo. Así que esta Navidad haga espacio para que Él nos cambie. Esta Navidad nos ayuda a cambiar el mundo.
December 12, 2016

“Este niño vino a enseñarnos cómo cambiar el mundo”, dijo el Obispo y Primado de la Iglesia Episcopal, Michael Curry, en su Mensaje de Navidad 2016. “Así que esta Navidad haga espacio para que Él nos cambie. Esta Navidad nos ayuda a cambiar el mundo”.

El mensaje, en video, del Obispo Presidente está aquí  

Sigue el mensaje del Obispo Presidente:

 

 

El Obispo Presidente Michael Curry
Mensaje de Navidad 2016

 

Del capítulo 9 de Isaías:
 
Porque nos ha nacido un niño,
un Hijo se nos ha dado;
y el gobierno reposará sobre su hombro;
y será llamado Admirable Consejero, Dios Poderoso,
Padre Eterno, Príncipe de Paz.

 

Estas palabras de Isaías se ven a menudo como palabras que predicen y anuncian la venida de Jesús de Nazaret, nacido de María. La verdad es que estas palabras le convienen porque este niño cambió el mundo. Este niño cambia vidas. Este niño nos cambia.

Recuerdo cuando nuestra hija mayor era bebé. Mi esposa y yo éramos jóvenes. Éramos libres como el aire. Éramos solo nosotros dos recién casados, así que si queríamos salir a cenar, salíamos a cenar. Si en el último minuto decidíamos ir a ver una película, nos íbamos. En realidad nos sentimos como si hubiéramos tenido dinero en ese entonces. Y en realidad teníamos un poco de ingreso discrecional. En verdad podíamos hacer lo que quisiéramos hacer, dentro de lo razonable, y no teníamos que pensar demasiado sobre las consecuencias o el impacto de una decisión espontánea y lo que teníamos que hacer para que eso sucediera.

Y entonces, de repente, este pequeño e inocente ser humano, un niño pequeño, entró en nuestras vidas, y literalmente logró el control sobre nuestro entero mundo. Antes de que pudiéramos hacer otra cosa teníamos que pensar en “¿Quién va a guardar al bebé?” O “¿Es un buen momento para que nos vayamos sin el bebé?” Pronto aprendimos que ya no teníamos el control de nuestras vidas. Incluso nuestros patrones de dormir se hicieron muy diferentes. Estábamos despiertos cuando el bebé estaba despierto y nos dormíamos cuando el bebé se  dormía. Literalmente, este niño empezó a controlar nuestras vidas y el niño ni siquiera sabía que lo estaba haciendo. Y luego tuvimos otra niña que hizo exactamente lo mismo. Y desde entonces he aprendido que eso es lo que hacen los bebés. ¡Cuando llegan, toman el control! Y sus padres comienzan a desarrollar sus vidas en torno del niño. Para moldear sus vidas enteras alrededor de este precioso bebé necesitado.

Isaías escribió: “Porque nos ha nacido un niño, un Hijo se nos ha dado…y será llamado Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. Este niño nacido de María lo cambia todo. Este niño nacido en un pesebre, envuelto en pañales cambia nuestra manera de vivir. Este niño nacido al sonido de ángeles cantando Gloria in excelsis Deo - este niño a quien los sabios vinieron de lejos a visitar trayendo regalos --- este niño, cambió la manera como el mundo entero funciona.

Y este Jesús, nacido en un mundo desgarrado por la lucha y el odio y la división y el dolor y la pobreza, este niño nace de nuevo dondequiera que los hombres y las mujeres digan: “Lo seguiré. Lo seguiré como mi Salvador. Lo seguiré como mi Señor”.
 
Cuando este niño creció, dijo que la razón de su venida, de nuevo citando a Isaías, del capítulo 61, dijo:
 
El Espíritu del Señor está sobre Mí, porque me ha ungido para predicar las Buenas Nuevas a los pobres, para anunciar la liberación a los cautivos, para que los ciegos recuperen la vista, para poner en libertad a todos los oprimidos y proclamar el año aceptable del Señor.

Este niño, cuando creció, vino a mostrarnos el camino para vivir vidas de amor, vidas de compasión, vidas de bondad, vidas de amabilidad, vidas de justicia. Este niño vino a enseñarnos cómo cambiar el mundo. Así que esta Navidad, haga espacio para que él nos cambie. Esta Navidad nos ayuda a cambiar el mundo. Y a hacer un nuevo compromiso, saliendo de este día, permitiendo que este día de Navidad, sea el primer día de un nuevo mundo.
 
Que Dios les bendiga. Que Dios les guarde. Que tengan una bendita Navidad. Un feliz año nuevo. ¡Y salgan y cambien el mundo!