Mensaje de Navidad de 2015 del obispo primado de la Iglesias Episcopal Michael Curry

“Al igual que las palabras que se dijeron esa noche en que Jesús nació, paz y buena voluntad para todas las personas. Dios les bendiga, Dios les guarde”.
December 22, 2015
By: 
The Public Affairs Office

“Al igual que las palabras que se dijeron esa noche en que Jesús nació, paz y buena voluntad para todas las personas. Dios les bendiga, Dios les guarde”, dice Michael Curry, obispo presidente y primado de la Iglesia Episcopal, en su mensaje de Navidad de 2015.

El video del mensaje de Navidad del Obispo primado Curry se encuentra aquí 

 

 

 

Lo que sigue es la transcripción del mensaje de Navidad del Obispo Primado

 

Mensaje de Navidad de 2015

Saludos. Nuestro plan original fue grabar un mensaje de Navidad frente al edificio de las Naciones Unidas en Nueva York como un modo de enviar un mensaje de que este Jesús de Nazaret a quien seguimos vino a mostrarnos el camino a un mundo diferente, un mundo maduro en la paz de Dios y la justicia de Dios, el amor de Dios y la compasión de Dios.

Recientemente tuve una cirugía y, en consecuencia, tuve que cambiar esos planes y de ahí que estoy en Raleigh, en la Plaza del Capitolio. La iglesia de Cristo [Christ Church] se encuentra aquí y estamos filmando este mensaje aquí como una manera de darme la oportunidad de decir “gracias” a todos ustedes que enviaron tarjetas y oraciones en ocasión de mi reciente cirugía. Estoy convaleciendo bien y regreso a trabajar pronto.

Pero sí les quisiera decir algo a ustedes. Se me ocurre que este Jesús de Nazaret en verdad sí marca una diferencia. Y Dios viniendo al mundo en la persona de Jesús tiene una profunda importancia para todos independientemente de nuestras tradiciones religiosas.

En el parque que queda frente a las Naciones Unidas, el parque Ralph Bunche, se citan las palabras del profeta Isaías:

 

Convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces.

No levantará espada nación contra nación,

y nunca más se adiestrarán para la guerra.

 

Lo que allí falta es otra parte de ese pasaje del segundo capítulo de Isaías que dice:

 

Vengan, subamos al monte del Señor,

Para que nos enseñe sus caminos y andemos por sus sendas.

 

Los que seguimos a Jesús creemos que la montaña vino a nosotros cuando Dios vino a vivir entre nosotros en la persona de Jesús para mostrarnos el camino a la vida, el camino al amor, para mostrarnos el camino a la transformación de este mundo de la pesadilla que con frecuencia es al sueño de lo que Dios se propone para todos nosotros.

Así pues, al igual que las palabras que se dijeron esa noche en que Jesús nació, paz y buena voluntad para todas las personas. Dios les bendiga, Dios les guarde. Un bendito Adviento, una alegre Navidad y un Feliz Año Nuevo para todos.

 

 

Rvdmo. Michael Curry

Obispo Presidente y Primado

Iglesia Episcopal