Mensaje del Consejo Ejecutivo

June 23, 2011

El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal publicó la carta siguiente al concluir su reunión de tres días en el Centro de Conferencias del Instituto Marítimo de Linthicum Heights, MD (Diócesis de Maryland).

 

Mensaje a la Iglesia Episcopal

del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal

reunido en Linthicum Heights, Maryland,

del 14 al 17 de junio de 2011

 

Estos barcos huérfanos, los hombres que los amaron partieron a sus tumbas.

M. Kei (poeta galardonado que vive en la bahía de Chesapeake)

_________________________

Modelos, cuadros y fotografías de barcos huérfanos se alinean en los salones del Instituto Marítimo. En algunos de ellos las embarcaciones han sido captadas en medio de una explosión, otras aparecen detalladas con toda la belleza y la fuerza que desplegaban en el momento de su botadura. La Biblia con frecuencia usa el mar como símbolo de peligro y de caos, y el barco o la nave como símbolo del lugar seguro que Dios crea para su pueblo: un símbolo de la Iglesia.

Durante los últimos tres días el Consejo Ejecutivo se ha reunido en medio de esos símbolos impactantes para hablar de difíciles problemas financieros y de la decadencia y crecimiento de la Iglesia, traer a colación asuntos de mucho bulto[*] y decirse mutuamente la verdad con amor.

La Obispa Primada comenzó su alocución de apertura diciendo que veía “un aumento significativo en la disposición a misionar… a conectarse con los necesitados más allá de la congregación local”. La Presidenta de la Cámara de Diputados se refirió a la necesidad de un cambio valeroso y demando una estructura que “apoye la misión y el ministerio en sus niveles más idóneos: la congregación, la diócesis, la provincia o el Centro de la Iglesia [nacional]”.

Estos han sido temas recurrentes en las alocuciones de la presidenta y vicepresidenta del Consejo Ejecutivo durante este trienio en el cual han instado en repetidas ocasiones al Consejo a asumir riesgos creativos al abordar los retos a que se enfrenta la Iglesia Episcopal.

Linda Watt, la jefa de operaciones de la Iglesia, se despidió del Consejo Ejecutivo, recordándoles a los miembros la dedicación del personal del Centro de la Iglesia [nacional] a la misión de la Iglesia Episcopal y su compromiso con la misma.

Los miembros oyeron un informe del equipo de Haití sobre la conmemoración del 150mo. aniversario de la Iglesia en ese país y sobre el progreso de la reconstrucción luego del terremoto de enero de 2010. Detallaron el trabajo preliminar que lleva a cabo el equipo para garantizar los mejores métodos empresariales y el mayor uso posible de los recursos donados, así como la profunda fe y esperanza de los haitianos frente a su prolongada adversidad.

En esta reunión, los miembros se dieron a la tarea de examinar no sólo los presupuestos, sino también como nos relacionamos unos con otros y con el personal que apoya nuestro trabajo. ¿Cómo creamos y honramos a la comunidad que amamos?¿Cómo evitamos perder lo mejor de nosotros mismos, perder la paciencia unos con otros en medio de largas jornadas en que todo el mundo intenta hacer demasiado con recursos y tiempo limitados? Para contribuir a nuestra mutua responsabilidad, el Consejo ha adoptado el uso de un formulario de examen de procedimiento que habrá de rellenar cada miembro del Consejo y del personal para ser revisado en la próxima reunión. Esto también será parte habitual del trabajo de desarrollo de nuestra junta.

Estuvimos atentos a los asuntos estructurales, teniendo presente que el buen funcionamiento de las estructuras hace la misión más fácilmente transmisible y sostenible. Esta fue la idea que inspiró la decisión al comienzo del trienio para reestructurar los comités del Consejo, y una vez más en esta reunión se vieron los frutos de esa decisión. El Consejo adoptó Estatutos y Normas de Procedimiento revisados para el Consejo Ejecutivo y para La Sociedad Misionera Nacional y Extranjera.

Una vez más nuestro entorno nos recuerda que cambiar la dirección de una gran nave en alta mar puede tomar más millas de lo que al presente podemos ver y más tiempo del que uno podría suponer.

Luego de oír las presentaciones de los obispos provisionales de las diócesis episcopales de Quincy y San Joaquín, discutimos la mejor manera de apoyar a estas diócesis que atraviesan por momentos económicos difíciles mientras luchan por reorganizarse a raíz del cisma y del litigio resultante. Se tomó la decisión  de responder con ayuda económica, pareja con solicitudes de continua rendición de cuentas de parte de las diócesis sobre el uso específico de los fondos.

La comida del miércoles significó un grato receso en medio de todo este intenso quehacer. Se sirvió a cielo abierto, sobre el césped y con clima espléndido. Las conversaciones fluctuaron de los asuntos del día a los ministerios y a intercambiar relatos divertidos de liturgias que salieron mal.

El segundo día, los miembros del Consejo Ejecutivo se dirigían a sus reuniones de comités a través de pasillos repletos de asistentes a una conferencia sobre el control de desperdicios. Carteles y exhibiciones que promocionaban camiones de recogida de basura, sistemas de reciclajes de vidrios y plásticos, compañías de abono orgánico y vertederos llenaban las paredes.

Todo esto nos envió a nuestro trabajo de comité con una renovada conciencia de las gigantescas cantidades de desperdicios que produce nuestro país y de las ingeniosas soluciones que se crean para enfrentar ese fenómeno en la medida en que se acaba el espacio de los vertederos. Ello nos proporcionó un contexto interesante en el cual  realizar nuestra labor.

Gran parte del trabajo del Consejo Ejecutivo tiene lugar en los comités, y  en esta reunión, ese trabajo dio lugar a varias resoluciones e informes que abordan asuntos que van desde la crítica situación en el Sudán hasta problemas de presupuesto y un acuerdo actualizado con Ayuda y Desarrollo Episcopales. Mantuvimos nuestro compromiso con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) con una resolución que le exigía al Comité Permanente Conjunto sobre Finanzas para la Misión (FFM, sigla en inglés) que incluyera en el Presupuesto de la Convención General 2013-2015 un acápite de no menos de 0,7% de los ingresos no asignados al gobierno de la Iglesia Episcopal para apoyar los ODM como un acto visible y profético de liderazgo en la lucha contra la pobreza mundial.

Kathryn Tiede, enlace de la Iglesia Evangélica Luterana en América (IELA) con el Consejo Ejecutivo, habló de las muchas formas en que la Iglesia Episcopal y la IELA están empezando a combinar sus empeños en áreas tales como preparación antirracista e investigación de organismos modificados genéticamente, y presentó esto como un modelo digno de permanente exploración.

Jim Cowan, enlace de la Iglesia Anglicana del Canadá con el Consejo Ejecutivo, dijo que encontraba curiosas las conversaciones respecto a las diócesis of Quincy and San Joaquín.  Y preguntó: “¿Cómo las diócesis que han sufrido como resultado de un cisma se comparan con aquellas diócesis que son marginales? Hay auténticas preocupaciones acerca de la viabilidad, pero ¿dónde estas preocupaciones armonizan con los planes para la misión extendida de la Iglesia? Él también expresó: “Hemos hablado acerca de ‘podar para crecer’. ¿Qué significa esto para nosotros? La poda, ya sea para mantenimiento o para crecimiento, lastima”.

Al término de su intervención, él dio a conocer que el Tribunal Supremo de Canadá emitió su veredicto en el que rehusaba el permiso de apelar el dictamen de noviembre de 2010 del Tribunal de Apelaciones de Columbia Británica. “Esto altera todos los litigios en materia de propiedad a través del país. Por eso doy gracias [a Dios].  Mi deseo es que vuestros litigios judiciales concluyan pronto y bien”.

Otras decisiones, informes y resoluciones incluyen:

•     Expresar profunda preocupación por el impasse en que se encuentran los líderes israelíes y palestinos en el proceso hacia las negociaciones para alcanzar un estatus final con una solución de dos estados que le ponga fin a décadas de conflicto; reafirmar el apoyo de esta Iglesia a una solución de dos estados, en la cual un seguro y universalmente reconocido Estado de Israel viva junto a un seguro, independiente y viable Estado Palestino, con Jerusalén como la capital compartida de ambos estados; e instar a todos los episcopales a orar por la paz de Tierra Santa.


Legislación:

•     Reconocer a un gran número de nuevos y renovados compañeros en misión destacados por todo el mundo en nombre de nuestra Iglesia.

General:

•     Recibió un informe preliminar de la diputada Rebecca Snow, presidenta de la Comisión Permanente sobre Estructura, respecto a la consulta del 31 de mayo sobre el tema de la estructura de la Iglesia, la cual aparecerá posteriormente en la página web de la Iglesia.

_______________________________________________________________

Lista de participantes

Katharine Jefferts Schori, Obispa Primada de la Iglesia Episcopal, preside el Consejo Ejecutivo; Bonnie Anderson, Presidenta de la Cámara de Diputados, es la vicepresidenta; el Rdo. Canónigo Dr. Gregory Straub es el secretario.

Los miembros y sus diócesis son:

Obispo David Álvarez, Puerto Rico; Rdo. Canónigo Timothy Anderson, Nebraska; Hisako Beasley, Olympia; Sarah Dylan Breuer, Massachusetts; Obispo J. Jon Bruno, Los Ángeles; Stephanie Cheney, Tennessee Occidental; Rdo. Brian Cole, Carolina del Norte Occidental; Jane Cosby, Pensilvania; Rdo. Dr. Lee Crawford, Vermont; Blanca Echeverry, Colombia; Rdo. Floyd Gamarra,  Los Ángeles; Martha Gardner, Newark; E. Bruce Garner, Atlanta; Dra. Anita George, Misisipi; Obispo Wendell Gibbs, Michigan; Dr. Delbert Glover, Massachusetts Occidental; Ven. Joyce Hardy, Arkansas; Canóniga Bettye Jo Harris, Hawaii; Rdo. canónigo Mark Harris, Delaware; Angela Helt, Oklahoma; Obispo Mark Hollingsworth, Ohio; Stephen Hutchinson, Utah; Rdo. Gay Clark Jennings, Ohio; Bryan Krislock, Olympia; Lelanda Lee, Colorado; Rdo. Cristóbal León Lozano, Litoral Ecuador; Vycke McEwen, Oklahoma; Francisco Quiñones, Puerto Rico; Rdo. Silvestre Romero, El Camino Real; Katie Sherrod, Fort Worth; Canóniga Rosalie Simmonds Ballentine, Islas Vírgenes; Rdo. Dr. James Simons, Pittsburgh; Rdo. Diácono Terry L. Star, Dakota del Norte; Deborah Stokes, Ohio del Sur; Fredrica Harris Thompsett, Massachusetts; Rda. Winnie Varghese, Nueva York; Anne Watkins, Connecticut; Rda. Canóniga Sandye Wilson, Newark.

Tagged in: