TREC emite Una Carta a la Iglesia Episcopal

September 4, 2014
By: 
The Public Affairs Office

El equipo de trabajo para re-imaginar la Iglesia Episcopal (TREC) ha emitido Una Palabra a la Iglesia Episcopal.

 

Carta TREC a la Iglesia: Septiembre de 2014

 

Jesús gritó: —“¡Lázaro, sal de ahí!” El hombre que había estado muerto salió. Sus manos y pies estaban todavía atados con vendas, y su cara estaba envuelta en un lienzo. Jesús le dijo a la gente: —“Desátenlo y déjenlo ir”. (Juan 11:43–44)

 

A medida que el equipo de trabajo para re-imaginar la Iglesia Episcopal (TREC) ha progresado en nuestro trabajo, hemos llegado a ver el resucitar y desatar de Lázaro como una manera útil de entender este momento en la vida de la Iglesia Episcopal. Creemos que Jesús está llamando a nuestra iglesia a una nueva vida y vitalidad, pero la iglesia se ve limitada por sus consolidaciones—viejas formas de trabajo que ya no nos sirven bien.

Escribimos esto al comenzar los últimos meses de nuestro trabajo, para actualizarles sobre nuestras ideas y recomendaciones emergentes para su consideración en oración y para obtener su opinión. Vamos a publicar nuestro informe final y las propuestas legislativas específicas en diciembre de 2014.

En los 18 meses desde que nos reunimos por primera vez como un grupo de trabajo, hemos estado en conversaciones con muchos de ustedes—en persona y virtualmente—sobre sus esperanzas, sueños, ideas y preocupaciones por la Iglesia y sobre nuestra misión colectiva para servir a Cristo. Hemos apreciado su comentario, su estímulo y su crítica de nuestro trabajo hasta ahora. Esperamos continuar nuestro diálogo con ustedes en los próximos meses y le animamos a responder a esta carta, a participar en nuestra reunión en el ayuntamiento virtual que vamos a transmitir vía internet desde la Catedral Nacional de Washington el 2 de octubre, y para entablar un diálogo con nosotros mientras nos unimos a las reuniones provinciales y otros foros. Le damos las gracias por su colaboración hasta la fecha y por sus oraciones para nuestro trabajo conjunto.

La Necesidad de un Cambio

Las estructuras de la Iglesia Episcopal y procesos de gobierno reflejan las hipótesis de épocas anteriores que no siempre se ajustan a los contextos actuales. Ellos no se han adaptado a los cambios rápidos ambientes culturales, políticos y sociales que vivimos. Las estructuras de la organización de toda la iglesia y los procesos de gobierno están demasiado desconectados de las necesidades locales y demasiado a menudo desempeñan un papel de "puerta o salida" o de papel regulador a la innovación local. A menudo son demasiado lento y confuso para abordar decisivamente soluciones intermedias, difícil y urgente o para buscar direcciones audaces que se deben establecer en el nivel de la organización de toda la iglesia. Nuestro estudio y observaciones sugieren, por ejemplo, que:

■          La Convención General ha sido históricamente más eficaz en deliberadamente discernir y en la constante evolución de la posición de la Iglesia sobre cuestiones de gran escala (por ejemplo, revisión de libro de oración, la reforma de la formación del clero y cánones de disciplina, la ordenación de mujeres, las bendiciones a parejas del mismo del sexo). Esta debe seguir siendo la función primordial de la Convención General

■          Sin embargo, la Convención General no está organizada para impulsar una clara priorización de recursos; abordar cuestiones técnicas; establecer una agenda clara para el personal de la organización; lanzar programas audaces de innovación o de reforma; o garantizar la rendición de cuentas para la ejecución eficaz y eficiente del personal de toda la iglesia. A nivel de toda la iglesia, carecemos de la capacidad de centrarnos en las prioridades que son más urgentes en el ámbito local, donde la mayor parte, si no toda la parte más importante de nuestra misión principal y el ministerio ocurre.

■          Ni el Consejo Ejecutivo ni la oficina del Obispo Presidente son plenamente eficaces en la complementación de la Convención General, al tomar decisiones de equilibrio difíciles, establecer la dirección audaz, o conducir la rendición de cuentas del personal de la organización a las necesidades locales. Las funciones del Consejo Ejecutivo y de la oficina del Obispo Presidente son a menudo ambiguas y poco claras, y tampoco son estructuradas, seleccionadas, o del tamaño adecuado para sus tareas en materia de gobierno y ejecución. Como resultado, el personal de toda la iglesia presenta una gran confusión en cuanto a quién establece la dirección. Las luchas de poder surgen, con todas las facciones que reclaman la alineación con las resoluciones de la Convención General, y los conflictos se resuelven a través de la rotación y la demora, en lugar de a través de un análisis claro y la autoridad responsable. No hemos demostrado la capacidad a nivel de toda la iglesia para desarrollar el tipo de enfoque estratégico que nos permita abordar algunas de nuestras prioridades más importantes y más urgentes.

■          La funciones de personal de toda la iglesia han evolucionado en sus papeles y los modos de pensar son cada vez más sensible y de apoyo a la misión local, pero su propósito y alcance no son claros y ampliamente entendidos a través de la iglesia. Las personas altamente cualificadas y programas bien desarrollados son subutilizados porque los grupos locales no saben que existen. En otras situaciones, las diócesis informan frustración ya que los programas de toda la iglesia no responden o no son adecuados para satisfacer sus necesidades locales. No hay sistemas suficientes de transparencia en torno a cómo los recursos de toda la iglesia se utilizan o rendir cuentas de su eficacia y la administración de recursos.

Un nuevo paradigma
Vivimos en una era de las redes de contacto, sin embargo, nuestra estructura de la organización nacional no se ha adaptado totalmente a este paradigma organizacional. La evolución de un paradigma de agencia reguladora burocrática a una red cambiará profundamente el papel, la cultura, los procesos de toma de decisiones, y los paradigmas de liderazgo de toda la iglesia y dentro de las estructuras de la Iglesia Episcopal. Esto no sería diferente de otras evoluciones significativas que se han producido históricamente en torno al gobierno y la estructura de nuestra Iglesia.

Hemos escrito anteriormente sobre la evolución histórica de paradigmas estructurales de toda la iglesia y se han descrito cuatro funciones claras que recomendamos para el siglo 21:

■          Catalizador: Toda la Iglesia Episcopal debe inspirar y causar que todos los miembros de la iglesia vivan plenamente en su misión de "restaurar todos los pueblos a la unión con Dios y unos con otros en Cristo" (Libro de Oración Común, página 855.).

–    Los ejemplos específicos de lo que la estructura de la organización de la iglesia debe hacer para cumplir con esta función incluiría inspirar y hacer un llamado a toda la iglesia al ministerio bautismal y ayudar a cada miembro a interpretar el mundo a través de los ojos del Evangelio, incluyendo el ejercicio de una voz profética en temas de justicia social y en representación de las voces de las personas marginadas.

■          Conector: La organización de toda la iglesia debe establecer y mantener relaciones entre sus comunidades miembros y constituyentes con el fin de cultivar la identidad episcopal, para magnificar el impacto de misión de las comunidades locales mediante la conexión de ellas entre sí, y para facilitar el intercambio de ideas y el aprendizaje a través de toda la iglesia Episcopal y redes anglicanas más amplias.

–    Los ejemplos específicos de lo que la estructura de la organización nacional debe hacer para cumplir con esta función incluiría representar la Iglesia Episcopal en la Comunión Anglicana; forjar relaciones ecuménicas y alianzas; ejercer la autoridad canónica de fomentar y preservar la catolicidad de la Iglesia (unidad en la diversidad con la iglesia cristiana en general); el mantenimiento de la historia institucional de la iglesia a través de los archivos de la Iglesia; y el fomento de la comunicación a través de la iglesia en torno a nuevas ideas, aprendizaje y las oportunidades de colaboración.

■          Capacidad de Construir: La organización de toda la Iglesia Episcopal debería apoyar el desarrollo de liderazgo centrado en las habilidades críticas necesarias para la formación cristiana individual y nivel comunitario en contextos del siglo 21. Toda la Iglesia Episcopal también debe asegurarse de que la iglesia es una organización de aprendizaje-que aprende rápido de los éxitos y fracasos a través de la iglesia y compartir rápidamente estas lecciones a través de la red de la iglesia. Las capacidades clave necesarias en el contexto misionero de hoy incluyen habilidades en el ministerio, organización de la comunidad, revivir congregaciones, establecer congregaciones, liderazgo multicultural, la evangelización, la formación cristiana, alcanzar a las nuevas generaciones, y llegar a nuevas poblaciones. La experiencia en estas áreas radica fundamentalmente a nivel de base, pero la estructura de la organización nacional puede fomentar el aprendizaje mutuo, especialmente sobre una base de igual a igual.

–    Los ejemplos específicos de lo que la estructura de la organización nacional debe hacer para cumplir con esta función incluiría cultivar y fomentar el intercambio de conocimientos para la formación específica y el desarrollo profesional.

■          Coordinador: Toda la organización de la Iglesia Episcopal debe reunir a la iglesia en formas tradicionales y no tradicionales como una convocación misionera. La organización de la iglesia Episcopal también debería convocar a la iglesia con la Comunión Anglicana en general, con los asociados ecuménicos de la iglesia, y con otros posibles socios y colaboradores en la proclamación del Evangelio de Cristo y vivir las Cinco Marcas de la Misión. [1]

–    Los ejemplos específicos de lo que la estructura de la organización de toda la iglesia debe hacer para cumplir con esta función incluiría la reunión de una Convocación General Misionero tanto en persona como virtualmente, posibles concurrentes con la Convención General.

Repercusiones para las estructuras de la organización nacional existente

Para empezar a cambiar el paradigma de funcionamiento de la iglesia en las formas que creemos que será necesario, hemos identificado varias prioridades de "camino crítico" y hemos trabajado para desarrollarlos más plenamente. Hemos llegado a la conclusión de que estas áreas necesitan más de nuestra atención si queremos hacer que la iglesia funcione de manera más eficaz en nuestro contexto del siglo 21. Estos cambios no harán la transición plenamente de las estructuras de la organización y la gobernabilidad para el modelo basado en la red que se describe arriba. El trabajo de volver a imaginar nuestra iglesia y la reestructuración de la institución de la iglesia tendrá que ser un proceso continuo de adaptación mientras nuestro contexto continúa cambiando. En conjunto, sin embargo, creemos que abordar estas áreas constituye un primer paso fundamental y permitirán profundizar el cambio. Debemos racionalizar y concentrar el alcance de nuestra agenda de la organización nacional, para convertirse en una iglesia más distributiva, una red, y ágil que se centra en la formación de fe local y misión local y que permite y acelera la innovación local y la adaptación; mientras que al mismo tiempo mejora, y no disminuye nuestra voz profética para el mundo que nos rodea.

■          A nivel de la organización nacional, tenemos que seleccionar y capacitar plenamente un liderazgo claro y eficaz para definir agendas, dirección establecida, desarrollar los conocimientos en torno a cuestiones complejas y sus consecuencias, tomar decisiones difíciles, y perseguir ideas audaces y menos perjudiciales en su caso. Hay inferencias para la Convención General, para el Consejo Ejecutivo, la función ejecutiva central de la iglesia, y  las Comisiones de la Convención General, consejos, organismos y Juntas (CCAB).

■          Una vez que la dirección se establece para las obras necesarias a nivel de toda la organización de la iglesia, tenemos que capacitar a un personal de la organización para crear capacidad a través de nuestra iglesia y actuar como catalizadores de la red y los constructores de la red. Este personal debe ser dirigido y supervisado por profesionales con experiencia y conocimientos profundos y relevantes en las áreas que son el centro de sus respectivos proyectos. El alcance del trabajo del personal relacionado con la misión debe ser específico y de duración determinada (véase abajo "Recomendaciones de desarrollo").

■          Debemos crear responsabilidad en nuestra estructura de la organización de toda la iglesia para que seamos capaces de medir si esa estructura está siguiendo la dirección que se ha establecido, asegurando una alta calidad de trabajo y la eficiencia de conducción. Para el personal de la organización de toda la iglesia esto significa que los objetivos deben fijarse en el inicio de cualquier proyecto o iniciativa con pautas métricas básicas que sean revisadas e informadas.

Creemos que abordar estas prioridades permitirá a la iglesia continuar evolucionando y racionalizar su administración y las estructuras en zonas que no hemos abordado. También creemos que abordar estas prioridades permitirá a la iglesia ser más eficaz en el tratamiento de sus problemas más complejos y urgentes cuando se requiere un estudio profundo y acción audaz (por ejemplo, la sostenibilidad del clero estipendiario; implicaciones para la educación del clero y de las estructuras de pensiones).

Recomendaciones de Desarrollo

Las recomendaciones que vamos a presentar a la iglesia y en la Convención General del 2015 es probable que tome varias formas diferentes:

1.         Un conjunto de resoluciones complementarios que sugieren enmiendas a los cánones y la Constitución con el fin de poner en práctica lo que el Grupo de Trabajo considera "camino crítico" cambios en la estructura de la organización de toda la iglesia, el gobierno y la administración. Nosotros le recomendamos que estas resoluciones se ejecuten en un paquete total.

2.         Proyectos de resolución para una mayor racionalización de las estructuras de la organización de toda la iglesia y la gobernabilidad y que nuestro trabajo nos diga que representamos a los deseos de un gran segmento de miembros de la iglesia y que creemos que debe ser debatido y resuelto en la Convención General del 2015.

3.         Una agenda recomendada de cuestiones serias y profundas sobre las que nuestra iglesia debe tomar medidas urgentes con el fin de ser lo más audaz, adaptable y resistente come tiene que ser en las próximas décadas, además de una ilustración de cómo será informada y progresado de manera efectiva y eficiente esta agenda y si nuestras recomendaciones legislativas fuesen aprobadas.       

4.         Más concretamente, las propuestas de "ruta Crítica" que estamos considerando proponen en forma de resoluciones de la Convención General que hacen un llamado a enmiendas a los Cánones y Constitución actualmente incluyen:

■          Las mejoras en la eficacia de la Convención General, por ejemplo:

–    Límites de duración de la Convención General y que los esfuerzos se concentren y se brinde prioridad a su agenda legislativa.

–    Reducción del número de comisiones legislativas para la Convención General

–    El permiso expreso de los comités legislativos para permitir que las resoluciones concluyan en los comités

–    La evolución de la Convención General para convertirse en una Convocación General  Misionero de la Iglesia, con la creación de redes y el intercambio en torno a la misión y ministerios de su enfoque principal, y esperando se reduzca el alcance y el tamaño de la legislación y los dos órganos legislativos, mientras se aumenta la participación general y la relevancia de la misión a nivel local.

■          Aclaraciones en torno al papel de las estructuras ejecutivas centrales de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS)

–    La Obispa Presidenta permanece como Directora Ejecutiva (CEO) de la Iglesia, Presidente del Consejo Ejecutivo, y Presidente de la DFMS, con responsabilidad de administración para todo el personal de la DFMS

–    Presidente de la Cámara de Diputados (PHoD) retuvo el cargo de Vicepresidente de la Iglesia, el Vicepresidente del Consejo Ejecutivo, y vicepresidente de la DFMS

–    El Obispo Presidente responsable de nombrar a tres personas para servir en las siguientes oficinas, con el acuerdo del Presidente de la Cámara de Diputados (PHoD): Director Ejecutivo (COO), Tesorero/Director Financiero (CFO), Director del Área Jurídica. Estas posiciones servirán a las órdenes del Obispo Presidente. No se requerirá la aprobación de la PHoD o el Consejo Ejecutivo para que el Obispo Presidente despida a cualquiera de estos oficiales

■          Los cambios en el papel, el tamaño, y la selección del Consejo Ejecutivo

–    El papel del Consejo Ejecutivo clarificado como un papel de "gobernabilidad", similar a una Junta Directiva sin fines de lucro.

–   EL tamaño del Consejo Ejecutivo reducido de 40 a 21 miembros (manteniendo la proporcionalidad entre las órdenes) para mejorar su eficacia como junta.

–    Membresía del Consejo Ejecutivo para incluir el Obispo Presidente, el Presidente de la Cámara de Diputados como miembros ex officio con derecho a voto, y el Director de Operaciones, Tesorero/CFO y secretario como miembros sin derecho a voto, además de 20 miembros electos "en general" en vez de representantes de cada provincia

■          Reducción en el número de CCABs y su alcance

–    Eliminación de todas las Comisiones de trabajo, excepto los Comités Permanente Conjunto de Nominaciones y Programa y Presupuesto y Finanzas

–    Encargar a los presidentes para nombrar a tales grupos de trabajo que puedan ser necesarios para llevar a cabo el trabajo de una Convención General sobre un trienio basado en un trienio.

■          Una transición en el personal de la misión relacionado con el programa de DFMS a un modelo principalmente contratista

–    Contratistas para ser contratados basado en un alcance del proyecto específico, duración, y en un conjunto de objetivos

–    Eficacia de los proyectos a ser supervisada por la oficina del Obispo Presidente y revisado anualmente por el Consejo Ejecutivo en contra de un conjunto de métricas previamente acordados

  • El personal de "funciones de apoyo" como Recursos Humanos, Finanzas, IT, legal, comunicaciones, o Archivos no serían afectados

En nuestro informe final, vamos a ilustrar cómo estos cambios recomendados ayudarían a la Iglesia Episcopal a abordar de manera más eficaz y eficiente temas críticos y urgentes de la agenda, con la flexibilidad para innovar y experimentar con mayor rapidez y adoptar cursos de acción audaces cuando sea necesario.

En el curso de nuestro trabajo como un equipo de trabajo, hemos identificado y seguimos desarrollando un conjunto de temas del programa que creemos que debe ser abordado por la Iglesia en los próximos años. Estos temas incluyen:

■          La creación de capacidad y la capacidad de toda la Iglesia en torno a la evangelización, liderazgo comunitario, y la formación de la parroquia no tradicional

■          La sostenibilidad de un modelo totalmente estipendiario del clero y el predominio probable de modelos mixtos de empleo y liderazgo del clero

■          Implicaciones para la educación en el seminario, los requisitos, y la carga de la deuda

■          Las oportunidades para los cambios de política del Fondo de Pensiones para mejorar el clero y la  alineación de incentivos de liderazgo

■          Viabilidad Diocesano, el número de diócesis, y requisitos de evaluación/ expectativas

■          Viabilidad Parroquial, el número y la distribución geográfica de las parroquias, y el fomento de nuevas iglesias

Creemos que para abordar este tipo de cuestiones será necesario un fuerte, inspirado y responsable liderazgo, opiniones informadas, y, en algunos casos, la acción rápida. Con los cambios que hemos recomendado en las estructuras de la organización de toda la iglesia, el gobierno y la administración, vemos que estos temas se abordan de la siguiente manera:

■          La Convención General haría un llamado para que estos temas sean parte de la agenda de la DFMS, que será dirigida por la oficina del Obispo Presidente y de responsabilidad de Consejo Ejecutivo y de las Convenciones Generales posteriores

■          La oficina del Obispo Presidente (muy probablemente a través del COO) sería identificaría el peritaje y el tipo de recursos necesarios para estudiar con eficacia estas cuestiones y formular recomendaciones. La oficina del Obispo Presidente, en consulta con el Consejo Ejecutivo, diseñaría proyectos con plazos concretos, con objetivos y métricas específicas, y que contrataría contratistas calificados y establecería consejos asesores como sea necesario. La oficina del Obispo Presidente dirigiría estos proyectos y a las personas contratadas para llevarlos a cabo.

■          El Consejo Ejecutivo examinará y proporcionará una supervisión adecuada de la cartera total de la DFMS de proyectos relativos a las métricas pre-establecidas anuales.

Conclusión
Es importante establecer clara y enfáticamente que el trabajo de innovación y adaptación ya está en marcha en todos los niveles de la iglesia. Está claro que con o sin la Convención General, con o sin recomendaciones de TREC, la re-imaginación de nuestra Iglesia ya está y seguirá tomando lugar. El Espíritu Santo ha dado nueva vida a la Iglesia en un sinnúmero de veces y de muchas maneras en el pasado, y el mismo Espíritu continuará haciéndolo en el futuro. Nuestra esperanza es que nuestras recomendaciones en última instancia, ayuden a enfocar y dirigir los extraordinarios recursos humanos y recursos materiales espirituales que Dios nos ha confiado hacia un conjunto claro de prioridades que nos ayudará a ser más fiel y eficaz en seguir participando en la misión de Dios en el mundo.

Una oración por nuestro trabajo continúo

Espíritu Santo, que proteges a todo el mundo, llena los corazones y las mentes de tus siervos en el equipo de trabajo para re-imaginar la Iglesia Episcopal con sabiduría, claridad y valentía. Trabaja en ellos, mientras que ellos examinan y recomiendan reformas para la estructura, gobierno y administración de esta rama de la Iglesia una, santa, católica y apostólica. Ayúdelos a proponer reformas para proclamar de manera más eficaz mediante la palabra y el ejemplo las Buenas Nuevas de Dios en Cristo, para desafiar el mundo para buscar y servir a Cristo en todas las personas amantes de nuestro prójimo como a nosotros mismos- y ser una luz ardiente para la clase de justicia y la paz que lleva a todas las personas, respetando la dignidad de todo ser humano. Esté con la Iglesia Episcopal para que estemos abiertos a los desafíos que este grupo de trabajo traerá a nosotros, y ayude a toda la Iglesia para discernir su voluntad para nuestro futuro. En el nombre de Jesucristo, nuestro Mediador, en cuya vida se fundó esta Iglesia. AMEN


[1] Proclamar la Buena Nueva del Reino. Enseñar, bautizar y nutrir a los nuevos creyentes. Responder a las necesidades humanas a través del servicio amoroso. Buscar la transformación de las estructuras injustas de la sociedad, desafiar a la violencia de cualquier tipo y buscar la paz y la reconciliación. Esforzarse para salvaguardar la integridad de la creación y sostener y renovar la vida de la tierra.


 

 

Para más información, preguntas o comentarios, póngase en contacto con miembros de TREC en [email protected]

 

 

TREC planea una reunión de toda la iglesia para el 2 de octubre

http://www.episcopalchurch.org/notice/trec-plans-churchwide-meeting-october-2

 

 

 

La Iglesia Episcopal: www.episcopalchurch.org

Facebook: www.facebook.com/episcopalian

Twitter: www.twitter.com/iamepiscopalian

YouTube: https://www.youtube.com/user/EpiscopalChurchYT