Una invitación a “Hacer la promesa” y cuidar de la creación de Dios

Una invitación a “Hacer la promesa” y cuidar de la creación de Dios

se solicitan 1.000 promesas para el Día de la Tierra, 22 de abril.
March 5, 2019

Los episcopales y amigos preocupados por toda la creación de Dios quedan invitados a unirse al Obispo Presidente Michael Curry para comprometerse a tomar medidas para proteger y renovar el mundo de Dios y a todos los que lo consideran su hogar. El objetivo es reunir al menos 1.000 promesas con compromisos personales concretos para el Día de la Tierra, 22 de abril.

Edificando a partir de la declaración de la Visión episcopal para el Cuidado de la creación, desarrollado por la Oficina del Obispo Presidente y el Consejo Asesor sobre la Mayordomía de la creación para la 79.ª Convención General, este compromiso, y la Guía de reflexión que lo acompaña, es una manera  tangible y práctica de mostrar amor por el mundo de Dios.

“Esperamos que la gente entienda que esto es más que agregar su firma a una petición”, dijo la Reverenda Melanie Mullen, directora del cuidado de la reconciliación, la justicia y la creación. “Ore con la promesa y la Guía de reflexión durante la Cuaresma. Piense en lo que ama de la Creación de Dios, donde su corazón se rompe por la injusticia ambiental y cómo le gustaría simplificar su vida: consuma menos, comparta más”.

Los tres elementos principales tanto de la visión como de la promesa: amar, liberar y dar vida, surgen directamente de entendernos como la rama episcopal del Movimiento de Jesús y como personas que viven el Camino del Amor:

Anhelamos crecer en una relación amorosa, liberadora y vivificante con la Creación de Dios. En este momento urgente, nos comprometemos a proteger y renovar esta buena Tierra y a todos los que la llaman su hogar. Juntos, nos comprometemos a acciones específicas, confiando en que podemos hacer más como cuerpo que lo que podría cualquier persona sola.

AMAR: Compartiremos nuestras historias de amor y preocupación por la Tierra y nos vincularemos con otros que se preocupan de proteger la red sagrada de la vida.

LIBERAR: Nos uniremos a los más vulnerables a los efectos nocivos de la degradación ambiental y el cambio climático: mujeres, niños, pobres y comunidades de color, refugiados, migrantes.

DAR VIDA: Cambiaremos nuestros hábitos y elecciones para vivir más sencilla, humilde y gentilmente en la Tierra.

La Guía de reflexión que se acompaña se creó en colaboración con la Diócesis Episcopal de California e incluye meditaciones, oraciones, pasajes de la Escritura y acciones relacionadas con cada elemento de la promesa. La misma diócesis está lanzando una oportunidad relacionada con el cuidado de la creación: un rastreador de carbono que ayuda a individuos, congregaciones y a diócesis a evaluar y reducir el uso de energía y el impacto climático. Descubra más sobre el rastreador y otros recursos en http://www.diocal.org/climate.

“Este no es un nuevo plan de estudios que usted necesita para atascarse en una Cuaresma ya atareada”, dijo Amy Cook, directora del grupo de trabajo de formación en la fe de la Diócesis Episcopal de California. “Para muchos de nosotros, la Cuaresma es un momento para la reflexión y la simplicidad. Esperamos que la promesa y el proceso de reflexión conduzcan al pueblo a un profundo discernimiento y compromiso con la nueva vida en esta Pascua y más allá”.