Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 10 (B) – 2012

July 15, 2012


2 Samuel 6:1-5, 12b-19

Estos pasajes describen primero a David y su compañía llevando el arca fuera de la casa de Abinadab, con gran regocijo, y luego afirman que Dios bendijo la casa de Obed-edom “a causa del arca”. El cambio de nombres de la casa avisa al lector atento (u oyente) a tener cierta habilidad con el leccionario, algo le falta a esta historia. El leccionario hábilmente se salta los versículos 6-11, en los que se dice que Dios castiga con la muerte al hijo de Abinadab por tocar el arca.

Ambos pasajes describen a David y su comitiva cantando, festejando y bailando con todas sus fuerzas. El segundo pasaje se centra en David y su desenfreno. Si esto sucediera hoy, estaría en todo YouTube. Nuestra cultura tiene una fascinación por capturar momentos cuando una persona está tan llena de alegría, y cuya reacción está completamente desprotegida e impremeditada, como, bienvenidas de militares, propuestas sorpresa de bodas, e incluso los niños pequeños cundo se enteran que van a ir a Disney World.

  • ¿Cuándo es la última vez que experimentó desenfreno? ¿Cómo expresó tu alegría?

Salmo 85:8-13

  • ¿Qué significa cuando la justicia y la paz se besan?

Esta parte del salmo explora la interacción ideal entre el hombre y Dios. El salmista explora esta relación dándole la vuelta, indagando en su significado, y jugando con descripciones abstractas de Dios y del pueblo. Cuando el amor de Dios se encuentra con la fidelidad humana, entonces la misericordia se encuentra con la verdad. La justicia y la paz se besan. Hay un encuentro en el centro, una reunión. La verdad surge del pueblo como justicia observa desde el cielo.

  • ¿El rayo cae de la tierra hacia arriba, o del cielo hacia abajo? Sí, sí.
  • ¿Puede usted sentir la fuerza de la atracción?

Efesios 1:3-14

El lenguaje de bendición y seguridad prácticamente bullen en estos versos. La gracia de Dios, se nos concede gratuitamente a nosotros. Fuimos escogidos antes de la fundación del mundo para ser adoptados por Dios. Este lenguaje no implica la predestinación en el sentido de que algunas personas son escogidas por Dios antes de la creación, mientras que el resto de los humanos no tiene ninguna posibilidad de salvación. Para ver el error de esta interpretación, el lector sólo tiene que preguntarse, ¿quién es este “nosotros”?

En este contexto, el pronombre de primera persona del plural no se refiere a todos los cristianos, sino a aquellos “que fueron los primeros en poner su esperanza en Cristo” (1:12), es decir, los judíos cristianos. La carta luego se refiere a “vosotros”. Este segundo grupo de personas escuchó el evangelio, creyó en Cristo, fue marcado por el Espíritu Santo, y por lo tanto se le promete la misma herencia de la redención. La distinción entre “nosotros” y “vosotros” se refiere a la fórmula de los primeros cristianos que Cristo vino “primero para el judío, y también para el griego” (Rom. 2:10). “Nosotros” somos judíos, “vosotros” no lo sois, pero tanto “nosotros” como “vosotros” estamos programados para recibir la herencia maravillosa de la redención por medio de Jesucristo.

Marcos 6:14-29

Él le ofreció cualquier cosa – no, todo – que una chica puede desear: joyas, ricas vestiduras, palacios, incluso poder. “Hasta la mitad de mi reino”, prometió.

Imaginen su sorpresa cuando la chica dijo: “Dame… la cabeza de Juan el Bautista en una bandeja”.

Aceptando el rencor de su madre, la joven Herodías rechazó una oportunidad de obtener riquezas y poder por la satisfacción momentánea de lograr la venganza de su madre. Su elección causó la muerte de un hombre bueno, y dejó a la pobre chica sin nada que mostrar en su lugar una cabeza cortada. ¡Como para considerar tesoros que se pudren!

  • ¿Cuándo ha usted cambiado oportunidades doradas por tesoros que se pudren? ¿O fracasó en buscar su propio bien porque pensó que tenía que cumplir la visión de otro?
  • ¿Al igual que la mayor Herodías, ha usted pasado rencores, resentimientos, enemistades, o perjuicios a sus hijos?
  • ¿Se ha encontrado alguna vez en la situación de Herodes? Su generosidad se utilizó para obtener lo que no quería dar. Él era el gobernante, pero su orgullo no le permitía objetar, “le prometí hasta la mitad de lo que tengo, pero la vida de este hombre no es mía, para darla o quitarla”. Tenía la intención de dar, pero en su lugar quitó.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English