Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 12 (C) – 2013

July 29, 2013


Oseas 1:2-10

Nadie podría acusar a Oseas de “hablar con el ejemplo” y sin “caminar la caminata.” En su trabajo como profeta, Dios lo hace representar sus profecías en maneras que nos parecen destructivas y abusivas. Se casa con una prostituta, Gomer, específicamente para explicar la metáfora de Israel prostituyéndose a sí misma a otros dioses. Gomer da a luz a tres hijos, sólo el primero de los cuales es específicamente de Oseas. Oseas lo llama Jezreel por el lugar donde Jezabel conoció a su violento final en 2 Reyes 10. El segundo hijo se llama “sin compasión”, y el tercero, “no mi pueblo”.

Oseas demuestra gráficamente – ¡e injustamente a su pobre familia! – que Dios está revocando las promesas hechas a Abraham y Moisés. ¿O no? Incluso este libro, uno de los más sombríos de los libros proféticos, concluye con un hermoso pasaje asegurando que las personas algún día serán perdonadas.

Este es un pasaje muy difícil de leer. Tal vez no se sientan cómodos leyendo tal crudeza en la iglesia, delante de los niños, en nuestras conversaciones. Pero entonces, ¿quién dice que la iglesia esta supuesta a ser buena compañía, o que nosotros debemos estar cómodos? Esa es una muy reciente expectativa cultural. Oseas no rehúye en utilizar un lenguaje gráfico para describir la ruptura de la relación entre Dios y la humanidad.

Salmo 85

Los israelitas eran personas audaces. En sus historias sagradas y escritos, ellos no ocultaron su propio pecado, pero tampoco creyeron que  Dios había desistido de ellos. Ellos interpretaron los desastres en sus vidas como un castigo de Dios, pero nunca perdieron de vista su comprensión de que Dios los amaba y quería su sanación y la integridad de ellos. Una promesa había sido hecha para ellos, y el Dios viviente no rompe promesas.

Este salmo expone la audacia completamente. La ira de Dios, mientras que es real y aterradora, es de corta duración y pronto dará paso a la verdad; a la misericordia y a la paz que se besaran entre ellas. El perdón de Dios está ligado directamente a la capacidad de la gente para sobrevivir. La tierra, con la ayuda de Dios, producirá alimentos, y la gente será próspera.

¿Alguna vez has sido tentado de ver el Antiguo Testamento como la casa del Dios enojado, colérico, a diferencia del Dios amoroso, que perdona todo de nuevo? No lo creas ni por un segundo. El Dios del Antiguo Testamento no tiene problemas para ser ambos a la vez. Cuando Dios se enoja, es porque Dios se preocupa profundamente. La imagen puede molestarnos, pero cuando aguantamos, vemos que esto siempre lleva al perdón.

Colosenses 2:6-15, (16-19)

A los cristianos les encanta discutir sobre qué es exactamente lo que Jesús hizo en la cruz, y lo que dice sobre la relación de Jesús con Dios. De hecho, hemos estado discutiendo esto casi desde el principio. ¿Dios envió a Jesús a pagar un precio, porque nosotros rompimos una ley inflexible? Si Dios está realmente a cargo, ¿no podía Dios simplemente revocar la carga del pecado? ¿Era el propósito de Jesús, en cambio, servir como un ejemplo de cómo debemos vivir nuestras vidas? Pero si es así, ¿cómo podemos hacer frente a nuestra obvia naturaleza pecaminosa? Si de todos modos Dios y Jesús son uno y lo mismo, incluso ¿podemos decir que Dios “envió” a Jesús en todo? ¿Nos salva el bautismo? Si es así, ¿no somos capaces de salvarnos a nosotros mismos?

Este breve pasaje de la carta a los Colosenses comienza a cubrir estos mismos temas. Afirma la divinidad de Cristo, se establece un par de posibles  posiciones sobre la crucifixión, y esta proclama una teología bautismal. Tal vez puede ser un consuelo saber que estas cosas eran misterios, incluso en la iglesia primitiva. Estos debates no tienen por qué dividirnos. Cuando luchamos con fe, mostramos nuestra fidelidad a Dios – siempre y cuando también amemos a nuestro prójimo.

Lucas 11:1-13

Algunas personas piensan que hemos hecho a Dios a nuestra imagen, en vez de ser lo contrario. Esto no sucede. Cuando nos imaginamos a Dios como algo caprichoso, deseoso de castigar, dispuesto a perder los estribos y destruirnos, estamos de hecho moldeando para nosotros mismos un dios a quien podemos envolver alrededor de nuestras mentes. Se trata de un dios que es como nosotros, como una madre o un padre impaciente irritable, un padre tan envuelto en el ego que el niño impotente debe sufrir por ello.

Pero en los mejores momentos de la iglesia, nos acordamos de las palabras de Jesús y de hablar del Dios vivo, a quien hemos anhelado, pero que incluso los mejores padres entre nosotros nunca podríamos aspirar a imitar. ¿Es este Dios más que una forma de realización de deseos provocados por nuestras inseguridades infantiles? ¿O podría ser que este anhelo en nosotros, este deseo de un Dios que nos ama y nos cuida, se dirige hacia una realidad que capturamos sólo en destellos?

Cuando rezamos el Padre Nuestro, ponemos toda nuestra confianza en Jesús para que incluso guie nuestras oraciones. Pero las palabras que son familiares pueden comenzar a parecer un sombrero viejo. Esta semana, trate de rezar el Padre Nuestro, línea por línea, en sus propias palabras, y confíe en Jesús para que lo guíe.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English