Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 15 (C) – 2013

August 19, 2013


Isaías 5:1-7

Los primeros capítulos de Isaías 1-39 son por lo general atribuidos al profeta Isaías a mediados del siglo octavo, quien fue testigo de un aumento de la agresión asiria hacia Siria, Israel y Judá, que dio lugar a invasiones militares hasta finales de siglo y la caída de Israel (el reino del norte). En este texto, Isaías está afirmando que la desobediencia de Israel conducirá a un reproche divino en forma del ejército asirio. Las palabras “justicia” y “derramamiento de sangre”, así como las palabras “justicia” y “llorar” son sonidos similares en hebreo. Véase Isaías 27:2-6 para una respuesta intertextual que anticipa en la restauración del Señor para cuidar la viña del amado.

Salmo 80:1-2, 8-18

Las palabras del salmista de inmediato traen a la mente imágenes de la viña de Isaías, al referirse a un estado actual de la desolación. La destrucción que el profeta prometió que ha ocurrido, muy probablemente de parte de los babilonios en el siglo sexto. Ahora muchos de la élite de Jerusalén – los oficiales reales, los sacerdotes, los escribas y los ricos – se encuentran en el exilio tratando de dar sentido a su nueva vida en Babilonia. Ellos luchan para comprender cuál fue el propósito del Señor para la liberación de su pueblo de la esclavitud de Egipto y de la posesión de la tierra prometida si la historia de repente terminara en el abandono divino y la miseria extranjera. Su llamado a la restauración incluye un petición de regresar a su patria, así como un espíritu renovado para que “no se alejen” del Señor de nuevo

Hebreos 11:29 – 12:2

Esta es una lista impresionante, e incluso horrible, de las pruebas sufridas por los jueces, reyes y profetas de Israel, que fue posible gracias a su fe en Dios. Y “sin embargo, todos estos… no recibieron lo prometido”. ¡Que observación impresionante! Esta nos recuerda el final de la impresionante vida de Moisés en la cima en vista de la tierra prometida después de todas sus tribulaciones para llevar a su gente a casa.

Sin duda, nuestra fe y acciones se marchitan en comparación con estas figuras santas – así que ¿dónde nos deja esto? Para el autor de la Carta a los Hebreos, nos deja a los cristianos en extrema necesidad de Jesús “el autor y perfeccionador de nuestra fe.”

La palabra griega para “testigo” es el origen de la palabra Inglesa “mártir”. Una nube de cristianos santos se acercan alrededor de nosotros para apoyar nuestros intentos a menudo-débiles para continuar a lo largo del camino frente a nosotros. La vida cristiana es un maratón que no puede ser esprintó por mucho tiempo, ni tampoco puede ser corrida constantemente por la mayoría. Dios nos llama a perseverar en caminar hacia nuestro hogar celestial.

Lucas 12:49-56

El tema del juicio que se muestra a través de la lectura del Antiguo Testamento y Salmos de hoy sigue en este pasaje del evangelio. El tono de Jesús es duro, decidido, enojado y triste. Inevitablemente, leemos (como Lucas escribió) estas líneas a la luz de la crucifixión de Jesús y su resurrección, y por lo que parece razonable entender el “bautismo” de Jesús como la de la Pasión. Pero esta declaración autorreferencial no nos libera fácilmente del resto del mundo por el fuego y la división que viene. El versículo 53 alude a Miqueas 7:6, en el que el profeta reprende al pueblo por su perversión de la justicia por lo que incluso el hogar de una persona es el lugar de conflicto.

¿Cómo interpretamos el tiempo presente? ¿Cómo nos llama Jesús a cada uno de nosotros, a la Iglesia y el mundo al arrepentimiento?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English