Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 15 (C) – 2016

August 15, 2016


Isaías 5: 1-7

El lamento poético de Isaías es una pieza maestra de ironía que se puede leer a diferentes niveles. En su imaginería literal, habla de la decepción que debe haber sido tan bien conocida por los agricultores del antiguo Israel, como por los de nuestro tiempo: tras días y semanas de trabajo tedioso, uno se puede encontrar con que la cosecha carece de valor. En lenguaje metafórico eso era común en el mundo antiguo, aunque, plantar y cuidar un viñedo podría representar el cortejo. Un hombre cortejando a una mujer para que fuera su esposa lo hacía, al menos en parte, con la esperanza de que fuera una socia fiel y fructífera, teniendo muchos hijos fuertes en herencia. El versículo tercero comienza a revelar esta amarga sugerencia, en alusión a una relación echada a perder cuando se había fundado en una gran esperanza.

Si consideramos los “personajes” de esta historia, el padrino de boda  (el profeta, cantando la difícil situación de su amigo), el novio (Yahvé) y la mujer infiel (Israel), de repente la intención profética del poema de Isaías se vuelve dolorosamente clara. Hablando a través del que canta, Yahvé desafía a los oyentes a tomar partido, a juzgar si la relación se ha descuidado. Se cuenta la historia de tal manera que casi cualquier persona podría simpatizar con el pretendiente decepcionado, ¡situando a las personas infieles a que emitan juicio contra ellas mismas! En el versículo séptimo, las identidades se ponen de manifiesto, de ahí la acusación: la viña será destruida, abandonada, porque “se esperaba justicia, pero se vio derramamiento de sangre; derecho, pero se oyeron lamentos”.

  • En nuestras relaciones humanas, ¿a veces “conseguimos lo que merecemos?”
  • ¿Es ese un modelo razonable de la forma en que Dios se relaciona con el pueblo de Dios, o no?

Salmo 80: 1-2, 8-18

La colección de los Salmos es tan antigua que nunca podremos identificar realmente a los compositores o la fecha de su composición. Aun así, a menudo dan pistas internas que proporcionan un contexto histórico. Es importante que en el enmarque de este salmo el verso segundo pide al Señor que actúe “en presencia de Efraín, Benjamín y Manasés”. Estas fueron algunas de las tribus más pequeñas del reino del norte, esa parte del pueblo hebreo que llegó a identificarse como Israel, cuando la monarquía davídica se desintegró. Claman por el rescate de “la vid” sacada de Egipto; ¡aquí se encuentra de nuevo la metáfora del viñador y el viñedo! En el salmo, sin embargo, oímos el grito angustiado del pueblo de Dios cuando se encuentra de hecho quebrantado (v. 12), devastado (v. 13), y quemado como basura (v. 15). Estas referencias pueden estar conectadas casi con toda seguridad a la invasión de los asirios, que conquistaron y destruyeron gran parte de Israel en los siglos 6º y 7 º  antes de Cristo.

Emparejadas como lo están [las lecturas] en el Leccionario, el Salmo nos ofrece “el otro lado” de la relación descrita en Isaías. Ahora Israel realmente está sufriendo el castigo amenazado en la profecía, y está  elevando – tal vez tardíamente – una invocación de  misericordia, restauración y salvación.

  • ¿Por qué a menudo nos encontramos con una “visión 20/20?”
  • ¿Con qué frecuencia se da, en realidad, el resultado de la ingenuidad?
  • ¿Hay momentos en los que insistimos en actuar en nuestro propio interés, hasta que descubrimos que hemos logrado dolor para nosotros mismos y para otros, y nos damos cuenta demasiado tarde?

Hebreos 11: 29-12: 2

Las lecturas del Antiguo Testamento han sido bastante preocupantes, al hablar de la decepción, el alejamiento y la retribución. El escritor de la carta a los hebreos mira hacia atrás a través de la accidentada historia del pueblo judío desde una perspectiva post-resurrección y pide a sus lectores que reconozcan la obra de Dios, incluso en los momentos más sombríos. Al relatar las historias de Abrahán, Moisés y de todos los menores héroes de Israel, el autor reconoce su sufrimiento. El autor teje el hilo de la fe heroica en todo, aunque, recordando a su audiencia que la fe siempre se inclina hacia adelante en lo desconocido a causa de una confianza inquebrantable en la bondad de Dios.

Jesús, por el ejemplo de su vida humana y por su divina transformación de la vergüenza y la violencia en la victoria sobre el carácter definitivo de la muerte, se convirtió en “el autor y consumador de nuestra fe” (12: 2). Cada creyente está llamado a correr la carrera con renovada seguridad y esperanza, pero también estamos rodeados y alentados por la “gran nube de testigos” que vivieron fielmente en sus propios tiempos, por los signos y las promesas que habían recibido.

  • ¿Cuál es la fuente de la fe?
  • ¿Es su origen la lógica? ¿Se basa en nuestra propia experiencia?
  • ¿Tiene la fe su origen en la aceptación de la enseñanza o testimonio de las personas que consideramos que tienen sabiduría o autoridad?
  • Si todas esas fuentes de validación son rechazadas, ¿en qué basa usted su fe?

Lucas 12: 49-56

¡Ay! Jesús no nos ofrece mucha comodidad y seguridad en este pasaje. En el libro de Lucas, el capítulo doce cae dentro de la larga “narrativa de viaje”, en la que se dan la mayor parte de las enseñanzas de Jesús y sus enfrentamientos con el establecimiento religioso en distintas fases a lo largo del camino de Galilea a Jerusalén. Estamos atrapados en la creciente intensidad de su ministerio y del presagio dramático de Lucas de la crucifixión que le espera a Jesús.

Aquí volvemos deliberadamente al tema profético introducido en Isaías 5 y el Salmo 80. Jesús nos desafía de manera muy directa para ver más allá de nuestras expectativas de color de rosa y reconocer el conflicto inherente a ser sus seguidores, un conflicto entre  el reino de Dios y los valores del mundo y entre las lealtades humanas y la llamada a seguir a algo más grande.

Nuestras propias expectativas no son tan diferentes de las de los oyentes originales de Jesús, que mantenían la esperanza de un Mesías en forma de un gran guerrero conquistador que finalmente restaurara el reino de Israel en la tierra y marcara el comienzo de una era de paz y prosperidad. Nuestra versión moderna tiende a ver a Jesús como un amigo benigno, pacífico y leal que consuela y nos defiende. ¡Aunque es todo eso, él se representa a sí mismo aquí de manera muy diferente! Su referencia a traer fuego y división a la tierra en lugar de la paz, nos dice que un momento de crisis, de juicio y de compromiso, le espera a cada creyente que tenga la intención de tomar en serio a Jesús.

El fuego no siempre implica destrucción, sino que también puede ser un instrumento de perfeccionamiento, purificándonos, fortaleciéndonos y catalizándonos en un nuevo ser. El bautismo de fuego de Jesús y la crisis de la decisión pueden significar su propio juicio inminente y ejecución, o pueden significar el punto de inflexión en nuestras vidas cuando se nos pide que elijamos un camino de discipulado que traerá consigo algún tipo de dolor. Finalmente, como en todas las enseñanzas de Jesús, esta lectura nos señala hacia la plena realización del reino de Dios, que la redención y la salvación que Jesús vino a cumplir, y nos llama a vivir en esperanza y preparación para ese momento.

  • ¿Cómo estas lecturas del leccionario, tomadas juntas, traen un mensaje del evangelio que abarca tanto el juicio como la esperanza, la retribución como la misericordia?
  • ¿Cómo nos piden que ampliemos nuestra comprensión de la fe?
  • ¿Cómo nos muestran una forma más vívida, más fiel para vivir nuestras propias vidas, en nuestras propias relaciones?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English