Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 17 (C) – 2013

September 02, 2013


Jeremías 2:4-13

Este oráculo del profeta Jeremías, popularizado durante el exilio en Babilonia, se encuentra a unos 40 años antes de que el rey de Babilonia destruya Jerusalén y enviara a los ciudadanos prominentes de Judá al exilio en Babilonia.

Jeremías fue representando como aquel que brindo apoyo a las reformas religiosas iniciadas por el santo rey judío Josías contra la idolatría. Las Escrituras Hebreas con frecuencia conceptualizan la idolatría como el precursor y el motivo de la desgracia y el sufrimiento político, por lo que Jeremías es pesimista sobre el futuro de su pueblo en este pasaje (“Yo acuso a los hijos de tus hijos”, v. 9). Él representa sus transgresiones (v. 8) como peor que los de otras naciones, ya que los países con dioses falsos al menos se mantienen fieles a los dioses (v. 10-11), y debido a que esas naciones nunca han conocido a un Dios verdadero.

Lo Qué es “chocante” y “terrible” (v. 12) es el intercambio de un verdadero patrimonio (v. 7) y la gloria (v. 11) por cosas que no valen nada (v. 5) y no brindan una ganancia (v . 8, 11). Jeremías sugiere que esto sucede cuando los tiempos son difíciles y la gente culpa a Dios (“¿Qué es lo malo que tus antepasados ​​encontraron en mí?” V. 5), y cuando Dios no parece estar presente y el descuido de las personas de mirar detenidamente para detectar la presencia de Dios (“¿Dónde está el Señor? “v. 6, 8).

Cuando la gente pierde la confianza en la fluida agua de vida silvestre efímera (v. 13), que es la fuente de la presencia de Dios, ellos son tentados a rechazar lo que se recibido, transitorio y no domesticado a favor de algo que ellos pueden crear y controlar “por ellos mismos “(v. 13). Sin embargo, lo que ellos construyen y persiguen “lejos de Dios” (v. 5) también demuestra ser transitorio y, además, inútil y vacío, como una “cisterna agrietada” (v. 13).

  • ¿Qué bendiciones de Dios usted y su comunidad rechazaron, y por qué?
  • ¿Qué ha buscado para reemplazar esas bendiciones, y cuán bien está eso funcionando?

Salmo 81:1, 10-16

El salmista presenta un ser divino que anhela, suspira y exclama con el deseo apasionado de tener una relación con el pueblo de Dios. Esta relación se caracteriza por el oír, escuchar y caminar juntos (v. 11, 13). Dios también es representado como alguien que anhela alimentar y nutrir (v. 10, 16: El pueblo de Dios tiene solo que “abrir la boca ampliamente” (v. 10) y recibir con el fin de estar satisfecho (v. 16).

En una situación de opresión, para “nutrir” al pueblo oprimido de Dios también requiere rescatar y defender a los vulnerables de aquellos que los oprimen (v. 14). Sin embargo, tenemos que preguntarnos si el ser divino está realmente tan dispuesto a castigar e intimidar a los enemigos del pueblo de Dios, como si los enemigos del pueblo de Dios fuesen en realidad los enemigos de Dios (v. 15). Si Dios rescata a las personas que son desobedientes y tercas (v. 11-12), Dios pueda perdonar a los que oprimen y rescatarlos de sus formas opresivas. “Abrirse totalmente” es confiar y en lugar de encogerse de miedo y resignarse al castigo eterno (v. 15), haríamos mejor emular el ejemplo de Dios de anhelo apasionado para restaurar relaciones, cantando con alegría y gritando fuerte (v. 1), como el salmista pide.

  • ¿Cuándo la terquedad de su corazón lo alejó de los caminos de Dios? ¿Cuándo la terquedad de su corazón se derritió y lo restauró a la relación con Dios?

Hebreos 13:1-8, 15-16

Hebreos, no es realmente una carta de San Pablo, pero es más un sermón cristiano, es una reflexión teológica extendida sobre la naturaleza de Cristo, que termina con algunas exhortaciones para la vida cristiana.

Así como Cristo se conceptualiza como un sacerdote santo y un sacrificio santo, agradable a Dios, los cristianos están llamados a un “modo de vida” santa (v. 7), que es el resultado de la fe (“confesión” v. 15), y que, a su vez, crea ciertos resultados (v. 7) o frutos (v. 15).

Estos frutos de amor mutuo (v. 13), haciendo el bien y compartiendo con otros (v. 16) se nombran como “sacrificios” que son agradables a Dios (v. 16). Dirigido a un público hebreo, el mensaje de este sermón está en línea con las Escrituras Hebreas, que hacen hincapié a la relación correcta junto con la adoración correcta.

Mientras que la teología de Cristo es un sacrificio en la cruz que ha sido problemático, la cruz puede ser entendida como un símbolo sacerdotal que conecta la dimensión vertical (divina y humana) de relación con la dimensión horizontal (humana-humana) de la relación.

Como seguidores de Cristo, todos estamos llamados a participar en esta función sacerdotal, dirigiendo a nuestros testigos, alabar y tener una forma de vida a la creencia de que lo que hacemos en el amor por nuestros hermanos presos, líderes, víctimas, compañeros y extraños, el cual es el centro de importancia para Dios. Con Dios y con los demás, podemos estar “contentos con lo que tenemos” (v. 5) y seguros de pertenecer al santo, que no necesita ni política ni poder económico para estar seguro.

  • ¿Cómo es el amor de Dios reflejado en sus acciones hacia los demás? ¿Si alguien mirara a su vida y no a sus palabras, podría ver lo que usted realmente ama y valora?

Lucas 14:1, 7-14

¿Por qué las personas miran a Jesús tan de cerca? ¿Estaban ellos buscando si Jesús rompía una norma relacionada con la observancia del sábado? (En la sección de esta historia que se omite, Jesús realmente cura a una persona durante esta cena del sábado.)

¿Estaban ellos buscando ver qué lugar en la mesa Jesús reclamaría para sí mismo? ¿Sería el lugar que eligió el lugar más alto, en consistencia con sus grandes pretensiones de estar blasfemamente cerca de Dios, o el lugar más bajo, en consistencia con su mensaje inquietante de un reino al revés, donde los últimos serán los primeros? De cualquier manera, las personas estaban listas para ser provocadas.

Jesús vuelve a dirigir esta ocasión de algún otro evento social apreciado hacia sus propios fines, usándola como una metáfora viva para desafiar a sus colegas invitados a tomar una actitud diferente hacia el estatus social. Él también sugiere que el verdadero anfitrión y juez es Dios, que viene (v. 10). El anfitrión de Jesús en esta fiesta es descrito como un líder, una persona de prominencia. ¿Cómo crees que se sintió cuando su invitado famoso, Jesús, tomó el papel de anfitrión para sí mismo y comenzó a administrar y juzgar a los otros huéspedes? ¿Crees que lamentaba haber invitado a Jesús?

Jesús reacciona a esta tensión, desafiando a su anfitrión para reevaluar los criterios que ha utilizado para invitar a la gente a sus cenas. La historia sugiere que él ha invitado sólo a las personas de una condición social, el tipo de persona que se sienten lo suficientemente segura como para buscar los lugares de honor, y celebridades como Jesús, que podría ser capaz de pagarle con fama y fortuna, o por lo menos ser parte de la acción.

  • ¿Qué pasaría si el anfitrión dejara todos los cálculos sociales y se convirtiese en el tipo de anfitrión que Dios es, un anfitrión que busca la humildad y lo último? Jesús indica que este tipo de anfitrión sería un invitado bienvenido en el banquete de la boda de los cielos, el reino de Dios.
  • ¿Cómo los cálculos de estatus social impactan su participación en el reino de Dios?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English