Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 17 (C) – 2016

August 29, 2016


Jeremías 2: 4-13

En este pasaje de contrastes, el pueblo de Dios se enfrenta a la falta de sentido de alejamiento de su Dios. Los profetas profetizaron falsamente sin fines de lucro. El pueblo, a quien Dios ha bendecido una y otra, sigue a dioses que ni siquiera son dioses. El buscar cosas sin valor hace que las personas mismas carezcan valor. Y el único Dios verdadero, que se describe como la fuente de agua viva, es abandonado y el pueblo trata de recoger agua viva en recipientes agrietados.

Es nuestra tendencia como seres humanos el tratar de satisfacer nuestros deseos más profundos con sustitutos baratos. Al mirar a nuestros pecados encontraremos pistas en cuanto a lo que realmente necesitamos. El pueblo cavó cisternas agrietadas indicando que sabían que necesitaban agua. ¿Cómo pueden ser nuestros intentos fallidos de colmar nuestros deseos más profundos una manera de encontrar el verdadero deseo de nuestro corazón en Dios?

El profeta presenta una fuerte acusación contra los líderes. Como líderes del pueblo de Dios, tenemos la responsabilidad de preguntar, “¿Dónde está el Señor?” Es nuestro trabajo el interpretar las situaciones de la vida a la luz de la realidad de Dios y conducir a la gente a que vea cómo Dios está ahí para ellos. Solo entonces seremos capaces de ofrecer el agua que satisface verdaderamente.

  • ¿Dónde usted ve al Señor en su situación actual?
  • ¿Qué cosas sin valor busca que disminuyan el propio valer de usted?
  • ¿Cómo podría su pecado ser lo que le lleve a la fuente de agua viva?

Salmo 81: 1, 10-16

En el Salmo 81 se establece una conexión entre oír y obedecer. El pueblo no obedece porque no escucha la voz de Dios. Nuestras palabras en inglés obedecer y escucharambas comparten la misma raíz latina audire.

El salmista sugiere la alabanza y el recuerdo como maneras de oír a Dios. Al cantar canciones que declaran lo que es Dios, y contar historias acerca de todo lo que Dios ha hecho, estaremos abiertos a escuchar la voz de Dios. También tendremos el deseo de cumplir la voluntad de Dios, sabiendo que Dios solo quiere lo mejor para nosotros.

El deseo de Dios es colmar al pueblo de Dios con cosas buenas. A medida que optemos por no escuchar a Dios se nos dan las consecuencias de caminar solos. Cuando regresamos a Dios, se cumplen nuestras necesidades.

  • ¿Cuáles son algunas maneras que ha notado que Dios aparece de pare de usted en el pasado?
  • ¿Qué prácticas le ayudan a escuchar la voz de Dios?
  • ¿Qué cosas buenas echa de menos de Dios porque usted se ha olvidado de la bondad de Dios?

Hebreos 13: 1-8, 15-16

El capítulo 13 de la carta a los hebreos nos dice cómo dar gracias por “un reino inconmovible” (Hebreos 12:28). Al mostrar atención a las personas en nuestras comunidades de fe, así como a los que son forasteros, mostramos nuestra gratitud por nuestro lugar en el reino de Dios.

Se nos invita a usar nuestra imaginación para situarnos con los presos y los que son torturados. En lugar de cerrarlos bajo llave y olvidarse de ellos, se nos insta a entrar en su dolor como si nuestros propios cuerpos estuvieran sufriendo con ellos. En el reino de Dios nadie se encuentra fuera de la preocupación de Dios.

También se nos pide que mostremos nuestro agradecimiento en la manera en que lidiamos con el sexo y el dinero. En nuestra tentación de satisfacer estas necesidades fuera de la provisión de Dios, se nos recuerda que Dios nos ve y que Dios está con nosotros. A medida que buscamos preocuparnos más por los demás y menos del dinero se nos recuerda que Dios siempre está cuidándonos. Dios nos invita a confiar al participar en esta obra del reino.

  • ¿A qué se parecería el que usted cuidara de los extraños y de los que sufren en la cárcel?
  • ¿De qué manera su solicitud por el dinero y el sexo inhiben su participación en el reino de Dios?     

Lucas 14: 1, 7-14

Lucas utiliza una metáfora familiar de banquete de bodas para mostrarnos a qué se parece el honor en el reino de Dios.

Jesús se da cuenta de que los invitados a la cena asumen sus propios privilegios en la elección de su lugar en la mesa. Se les invita a que abandonen lo que les haga sentir que son mejores que los demás. Su mensaje es para aquellos de nosotros que sentimos que tenemos la opción de decidir donde debemos estar en el mundo. A medida que nos liberamos de nuestra necesidad de jugar el juego de las comparaciones y, a continuación nos identificamos con los humildes, tendremos el honor de Dios.

Jesús muestra perfectamente este camino de abandonar el privilegio al hacerse humano para que Dios pudiera elevarlo hasta el lugar más alto (Filipenses 2). Mediante esta parábola Jesús nos invita a unirnos a él en este mismo camino de rebajarnos para ser luego exaltados.

En la segunda mitad de esta parábola Jesús enseña a qué se parece el privilegio de elevar a otros. Al igual que Dios hace, se nos invita a obrar lo mismo en el levantamiento de los humildes. Así que en este gran ciclo de  humildad y levantamiento participamos con Dios en la elevación de los demás.

  • ¿Qué posición privilegiada se le invita a que abandone?
  • ¿Cómo puede utilizar el puesto que Dios le ha dado para levantar a aquellos que se encuentran caídos en la vida?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English