Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 18 (C) – 2016

September 05, 2016


Jeremías 18: 1-11

El alfarero, la rueda y la arcilla, es una de las más bellas y duraderas metáforas de nuestra creatividad y de la creación de Dios en toda la Escritura. El alfarero no solamente moldea y dar forma a la fresca arcilla en la rueda; el alfarero rehace sus creaciones cuando se deterioran y se rompen. El trabajo creador del alfarero es continuo. La casa del alfarero es un lugar de génesis y renovación, de muerte y  renacimiento, de belleza y adaptación. Cuando nos encontramos en presencia de esta continuidad creativa, podemos oír las palabras santas de Dios.

La arcilla, -y por extensión-, el recipiente que recibe forma, se convierte en lo que es en cada nuevo momento sólo mediante la imaginación del alfarero. Así pues, su propio ser depende de la voluntad del alfarero. Y aunque los seres humanos no podamos entender los movimientos y las intenciones del alfarero Dios, podemos recordar que el alfarero hace sólo lo que le “parece bueno a él” (vs. 4). El alfarero reelabora sus deterioradas creaciones, pero nunca descarta o destruye la arcilla.

  • ¿Qué podría significar el que Jeremías sólo pueda oír las palabras de Dios en este lugar de re /creación?
  • ¿Dónde encontramos la energía creadora de Dios, y qué mensajes podríamos recibir en su presencia?
  • En los versículos 8 y 10, Dios habla de la posibilidad de que “[el mismo Dios] cambie de idea”. ¿Cómo encaja (o no encaja) el concepto de cambiar de idea con nuestras ideas habituales sobre el carácter y la existencia de Dios?

Salmo 139: 1-5, 12-17

Estos versículos del Salmo 139 describen cuán íntimamente Dios nos conoce a cada uno de nosotros. La yuxtaposición de opuestos en los dos primeros versículos ilustra el grado del conocimiento de Dios; Dios conoce la plenitud de nuestro ser, los extremos y lo que está en el medio, lo alto y lo bajo. La aceptación de este nivel de intimidad puede ser a la vez de una belleza impresionante y “demasiado maravilloso” para nosotros. Dios conoce nuestros más bajos instintos y deseos, pero Dios también conoce el increíble amor, la  alegría y la paz en nuestros verdaderos corazones. Dios conoce nuestro potencial incluso cuando no somos capaces de verlo por nosotros mismos.

El versículo 13 nos recuerda que, como creaciones de Dios, somos gloriosos. Nuestra esencial e innata bondad  refleja la calidad de la artesanía divina. No hay escape a la verdad: estoy hecho maravillosamente y tú también. Eres maravilloso, y yo también. No hay asteriscos aquí, ni “a excepción de…”, ni síes, íes, o peros. El salmista nos ayuda a comprender que nunca podremos honrar y glorificar a Dios mientras nos estemos hiriendo o degradando a nosotros mismos y unos a otros.

  • El lenguaje de la creatividad es importante en estos versos: “tejer” en el vs. 12, “entretejer” en el vs. 14, “escritos” en el vs. 15. ¿Cómo pueden estas metáforas profundizar nuestra comprensión y la relación con nuestro creador?
  • Considere las varias referencias a cuerpos en los versículos del 12 al 15. ¿Cómo podrían estas referencias informar a nuestras actitudes hacia los cuerpos humanos en general y hacia nuestros propios cuerpos en concreto?

Filemón 1-21

La Carta a Filemón es una de las epístolas más cortas del Nuevo Testamento, sólo hay cuatro versos que no se han incluido aquí, que tratan de la solicitud de Pablo de hospedaje, saludos de despedida y bendición. Pero dentro de esta comparativamente breve carta encontramos una ilustración apasionada de evangelización histórica que nos puede desafiar a replantear nuestras nociones de una vida fiel. En el versículo 5, Pablo dice que da gracias a Dios no a causa de cómo la iglesia está creciendo en números o poder, sino porque ha oído hablar de amor de los miembros. Continúa diciendo que este amor se manifiesta a través del compartir de la fe y de la restauración de los corazones (frente a 6-7).

Pablo indica que el amor es la única base sobre la cual se digna suplicar a sus compañeros los seguidores de Cristo, y les pide hacer algo manifiestamente irracional e ilógico, recibir a Onésimo, un antiguo esclavo, como a  “un hermano amado” (vs. 16). A continuación, va un paso más allá, declarando que aceptará la deuda de Onésimo como suya propia y les pagará la deuda. Este tipo de sacrificio desinteresado no tiene sentido para aquellos cuya última medida es el dinero, o el honor, o el estado; pero para aquellos cuya última medida es el amor, es a la vez justo y perfectamente natural.

  • ¿Cómo podemos vivir, qué debemos hacer, para que otros puedan ver nuestro amor? Por el contrario, ¿qué ha hecho otra persona o grupo de personas que nos haya conducido a ver su amor?
  • Pablo da fe de Onésimo, le llama “mi propio corazón” (vs. 12), y promete a asumir sus deudas, sean las que sean. ¿Por quién (si alguno) estaríamos dispuestos a dar de nosotros mismos de manera semejante? ¿Y qué nos dice la generosidad desinteresada de Pablo acerca de la comunidad de los creyentes?

Lucas 14: 25-33

Cuando Jesús habla acerca de lo costoso del discipulado, podemos estar tentados a crear excusas para nosotros mismos. Sus palabras son inquietantes. Todo este discurso de odiar a la familia, llevar una carga y trabajar duro, de renunciar a nuestras cosas, es difícil de oír. Lo que probablemente significa, por supuesto, es que tenemos que prestar especial atención. Este es un mensaje con el que hay que lidiar, si buscamos seguir al que reivindicamos como Mesías y Salvador

El uso de la palabra “odio” en el versículo 26 puede ser especialmente preocupante. ¿Cómo puede Jesús pedirnos que “odiemos” a cualquiera, y mucho más a nuestros propios padres e hijos? Un examen comparativo del texto griego, junto con las convenciones del lenguaje bíblico y el contexto del pasaje, es útil aquí. En los versículos anteriores, Jesús comparte la parábola de la gran cena (cuando los invitados se excusan, y el anfitrión abre su casa a “los pobres, a  los lisiados, los ciegos, y los cojos”). Aquellos que son controlados por sus apegos o inclinaciones, pierden el glorioso banquete. Este es el contexto del “odiar” en el versículo 26. En otras partes de la Escritura, podemos encontrar casos de la palabra “odio” utilizada para dar énfasis dramático en una comparación (es decir, 29 de Génesis, donde  Leah es “odiada” porque Jacob se preocupa más por Raquel que por ella). Jesús no nos está diciendo que dejemos de amar a quienes nos rodean o que endurezcamos nuestros corazones; sino que no pongamos a nadie ni a nada por encima de su Evangelio de amor desinteresado, sin paliativos, si queremos ser verdaderos discípulos.

  • ¿Qué significa ser un discípulo? ¿En qué se diferencia un discípulo de un amigo, un seguidor, admirador, estudiante, o hincha?
  • Considere el lenguaje de “terminación” y “acabado” en los versículos 28-30. ¿Qué trabajo podría Jesús pedirnos que completáramos, y cuando /por qué podríamos estar tentados a dar marcha atrás antes de tiempo?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English