Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 21 (B) – 2015

September 27, 2015


Ester 7: 1-6, 9-10; 9: 20-22

Una de las ocasiones más alegres en el calendario judío es la festividad de Purim, cuando el pueblo judío recuerda la historia de Ester. Ester es una de las muchas historias en las que el pueblo judío se enfrentaba a una amenaza mortal, sin embargo, fueron liberados por Dios a través de un emisario elegido que frustraría los poderes que amenazaban sus vidas. En esta historia, la reina Ester es ese emisario.

Debido al resentimiento hacia Mardoqueo (primo de Ester y padre adoptivo), Amán (el principal ministro del rey persa) convence al rey Asuero a que ordene el genocidio del pueblo judío. El origen del mal deseo de Amán es el orgullo, pues está resentido de que Mardoqueo no se inclinara ante él fuera de la puerta del palacio.

Mardoqueo le da la tarea a Ester (nueva reina de Asuero) de que convenza al rey para que cambie esa orden y salve al pueblo judío. Aunque Ester tiene miedo de esa tarea se dispone a llevarla a cabo, y aquí es donde comienza nuestra lectura. Al final ahorcaron Amán en la propia horca que él había preparado y el pueblo judío se salvó del intento de genocidio.

Hasta el día de hoy, los judíos de todo el mundo celebran la liberación de Dios según lo narrado en esta historia con disfraces de fiesta, comida y vino, dando limosnas, intercambiando regalos, leyendo la historia de Ester, y ofreciendo oraciones de acción de gracias a Dios. Una vez escuché esto, y de muchas otras fiestas judías que conmemoran su historia en la tradición bíblica, de esta manera: “¡Ellos trataron de matarnos, ganamos, vamos a comer!”

  • ¿De qué manera podemos conmemorar las obras salvíficas de Dios?
  • ¿Cómo podemos, más allá de la celebración de la santa Eucaristía, celebrar con alegría algunas de las historias queridas de las Escrituras que se han hecho importantes en nuestra tradición?
  • ¿Qué te dice la historia de Ester?
  • ¿Qué tareas has tenido miedo de llevar a cabo y cómo te ha fortalecido Dios para realizarlas?

Salmo 124

Este salmo es apropiado para después de una lectura de Ester. Con hermosa poesía que probablemente se utilizó litúrgicamente como una oración de llamada y respuesta, tal vez con un poco de drama litúrgico, este salmo alaba a Dios porque siempre está con el pueblo elegido de Dios en momentos de dificultad. Este salmo reconoce que podemos hacer poco sin la gracia de Dios; que sin Dios, el pueblo de Israel habría sido derrotado por sus enemigos. Pero como Dios es bueno y se queda con el pueblo elegido, han sido liberados de la destrucción. Si bien es posible que este salmo sea posterior al exilio, el lenguaje sugiere que el salmo pudo haber sido escrito antes del exilio, como los salmos escritos durante la cautividad de Babilonia y los posteriores al exilio son a menudo salmos de lamento, mientras que dan gracias a Dios por la liberación, no comparten el mismo triunfalismo que se expresa en el Salmo 124.

  • ¿De qué dificultades te ha salvado Dios?
  • ¿Cómo te has dado cuenta de la presencia de Dios en medio de desafíos o conflictos?
  • ¿Cómo le das gracias a Dios por permanecer contigo a través de tiempos buenos y malos?

Santiago 5: 13-20

En esta parte de su carta, Santiago escribe sobre la bondad de Dios experimentada a través del poder de la oración. Los que sufren deben orar, los que están alegres deben alabar a Dios, la comunidad de los fieles debe orar por los que están enfermos ungiéndolos con aceite e imponiendo las manos de curación sobre ellos. Mediante todo esto Dios oirá y contestará a sus oraciones a su manera divina, con sabiduría santa. Santiago dice que las oraciones de los justos son a la vez potentes y eficaces; funcionan. Dios nos escucha y responde. Pero a veces puede que no sea la respuesta que esperamos.

  • ¿Cómo podemos lidiar con respuestas inesperadas a nuestras oraciones?
  • ¿Desafía eso nuestra fe o nos hace más conscientes del misterio de Dios?
  • Sabemos que los caminos de Dios no son nuestros caminos. ¿Cómo podemos aplicar ese conocimiento a nuestra vida de oración?
  • ¿Cómo se puede recabar sabiduría de estas experiencias?

Marcos 9: 38-50

“El que no está contra nosotros, está a nuestro favor”. El Evangelio nos exhorta a no poner piedras de tropiezo en otro que camina hacia Dios. Esta es la conocida lectura, que parece macabra, sobre la amputación de las manos y el arrancarse los ojos cuando nos conducen al pecado. Por supuesto, una forma de interpretar esto es como una metáfora de eliminación de comportamientos y prácticas en nuestra vida que nos llevan al pecado. Cuando a un hermano novicio o hermana en el Compañerismo Anacmhara [Anamchara Fellowship], una de las nuevas comunidades monásticas de la Iglesia Episcopal, se le viste el hábito, al novicio aspirante se le pide que prepare una lista de las distracciones, hábitos y comportamientos de su vida pasada que él o ella desea abandonar al entrar en la nueva vida religiosa. Estos son comportamientos o prácticas que nos impiden vivir más plenamente en relación con Dios, con los demás y con nosotros mismos.

  • ¿Qué comportamientos o prácticas deseas abandonar hoy?
  • ¿Cuáles son algunos obstáculos con que te has encontrado, ya sea los que han colocado otros o los que tú has colocado en el camino de los demás?
  • ¿Cómo vives la declaración de Jesús de que el que no está contra nosotros, está a nuestro favor?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English