Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 26 (C) – 2013

November 04, 2013


Habacuc 1:1-4, 2:1-4

¿Qué hacemos con la sensación de pérdida con la que Habacuc comienza su conversación con Dios?: “¿Cuánto tiempo debo pedir ayuda, y usted no me escucha?” Piense en la Torá – la ley – como un cordón de palabras, una línea de guía, atando a la gente a YHWH a lo largo de la historia. En presenciar la falta de justicia y el derecho, la queja de Habacuc es que el pueblo y Dios, han dejado que el cable se afloje, lo que resulta en un sentido de desplazamiento, para el profeta, al menos. Él pide al Señor y, luego ve a que se ponga fin a la crisis a través de la acción directa e inmediata de Dios. Dios responde, sin embargo, con una llamada a la acción para Habacuc y para el pueblo: la fidelidad. Los cristianos hablan de la fe como conocimiento que uno tiene, que los separa de las obras físicas, pero la palabra hebrea emuna implica una firmeza de la acción (antigua – hebrew.org) hacia el torá, manteniéndonos en conexión con el cable de palabras, con la YHWH. La respuesta de Dios es que Dios está con el pueblo, a través de la historia; el Señor actuará, las personas también deben permanecer firmes en la ley.

  • ¿Cómo nos sentimos cuando la presencia de Dios parece ausente en nuestras vidas individuales, en el de nuestra comunidad, de nuestra historia? ¿Cuál es nuestra respuesta? ¿Actuamos con fidelidad?

Salmo 119:137-144

La Escritura, especialmente los salmos, es participativa, como es el aprendizaje y la sabiduría. Las palabras no son simplemente objetos sin vida en una página; sino que nos recuerdan todos los días y son las celebraciones de la palabra y la enseñanza de Dios que incluye la torá. El Salmo 119 es un excelente ejemplo para nosotros. Para el salmista, la palabra de Dios tiene que ser realizada en la vida de uno: “dame entendimiento, y viviré” (versículo 144). Para decirlo de otro modo, “la palabra es la razón y la oportunidad para que el corazón humano sea una totalidad” (Interpretación: Salmos, 385 p.).

  • Trate de leer estos versos en voz alta en una variedad de maneras. Empiece por leer en voz alta a sí mismo solo, en un espacio tranquilo y contemplativo. ¿Qué palabras del salmista evocan para usted? Hable de esto con otros.
  • Lea los versículos en un pequeño grupo, cada persona toma un turno, la lectura de una línea cada uno, repitiendo a través del grupo, hasta que se hayan pronunciado todas las líneas. Discuta la experiencia. ¿Este tipo de lectura en voz alta cambia su comprensión del salmo? ¿Por qué? ¿Qué palabras se destacan?
  • ¿Cómo podemos, como cristianos, participar en las Escrituras?
  • ¿Cómo los cristianos entienden las palabras del salmista en el versículo 142: “tu ley es la verdad?”

2 Tesalonicenses 1:1-4, 11-12

Al igual que con otras epístolas paulinas, reina la controversia entre los estudiosos en cuanto a quién es el verdadero autor de 2 Tesalonicenses— ¿era él mismo Pablo o un discípulo? Algunos comentaristas incluso utilizan la palabra “falsificación”, una palabra dura. Este argumento puede ser muy molesto. Sin embargo, si tenemos en cuenta las ideas apocalípticas y escatológicas que se expresaron en esta epístola, entonces ya sea Pablo, o sea un discípulo que escribió la carta puede ser problemático para algunos porque el autor nos presenta una cristología diferente de las otras epístolas. La lección de hoy omite los versículos 5-10, en el que el autor describe el Señor Jesús como “revelado desde el cielo con sus poderosos ángeles iluminados con fuego, para dar venganza a los que no conocen a Dios y a aquellos que no obedecen al Evangelio de nuestro Señor Jesús “(vv.7b-8). Esta es una imagen muy diferente a la de 1 Tesalonicenses 9: “Porque Dios no nos ha destinado para la ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

  • ¿Cómo interpreta y concilia las diferencias? ¿Es importante para usted si fue Pablo, o un discípulo quien escribió esta epístola?

El pasaje de hoy se abre con un saludo de Pablo, Silvano y Timoteo, a la “iglesia de los Tesalonicenses” (v. 1) y continúa con el autor (es) dando gracias y orando por los hermanos y hermanas de la comunidad. Las epístolas paulinas generalmente comienzan de esta manera, por lo que podemos a menudo subestimar estas líneas. También podemos no dar importancia hasta cierto punto porque están escritas por un apóstol, en un entorno campestre. En nuestra cultura posmoderna y tecnológica, también podemos encontrar esta apertura pintoresca—nosotros rara vez escribimos más cartas, preferimos Facebook, Twitter, correo electrónico y mensajes de texto para comunicarnos.

  • ¿Es importante que nosotros, como cristianos, incorporemos la oración y acción de gracias a nuestras comunicaciones escritas diarias? ¿Cómo podemos ser más intencionales en participar con la escritura de esta manera?

Lucas 19:1-10

Uno de los temas en el centro de San Lucas es el viaje; el Evangelio muestra el motivo de viaje de varias maneras, principalmente a través de las descripciones del viaje de Jesús y de los discípulos camino a Jerusalén (Reading Lucas, 342 p.). Jesús encuentra a muchos a lo largo del camino, en el pasaje de hoy, es Zaqueo, un jefe recaudador de impuestos. Un recaudador de impuestos en Judea era visto como un colaborador de los romanos, y los compañeros Judíos lo nombraron a Zaqueo como “un pecador” (v. 7). La interacción de Jesús con él forma parte de este breve relato.

En su libro sobre la virtud de la ética, de Stanley Hauerwas y Charles Pinches ellos contrastan la idea de los viajes en comparación con viajes en términos de la vida moral (Los Cristianos entre las Virtudes, pág. 18). “Viaje” lleva a la connotación de los viajes a corto plazo, como algo ligero y “transitorio”. Un viaje, sin embargo, es un viaje de larga duración, durante el cual uno avanza hacia nuestro objetivo (telos). Es una cuestión de formación en lugar de transformación. Tal vez Zaqueo, al correr para ver a Jesús y estar dispuesto a superar los pequeños obstáculos en su camino, ya ha viajado a lo largo de su viaje de formación. Él es un pecador, pero de todos modos no tuvo miedo de encontrarse con Cristo.

  • Los mismas narrativas, como los evangelios, son viajes, también, que nos invitan en la –hospitalidad de la narrativa.
  • ¿De qué manera la historia de Zaqueo nos invita a la historia de Cristo?
  • ¿Cómo interpreta usted las palabras de Jesús: “Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque él también es hijo de Abraham” (v. 9)?
  • Describa su propio camino como cristiano.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English