Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 5 (B) – 2012

June 10, 2012


Génesis 3:8-15

Imagínese que Adán y Eva le invitan a Edén y llegan (llevando una hoja de higuera, come le habían pedido) a la hora de cenar. Después de cenar, Uds. oyen el sonido del Señor Dios andando por el jardín con el viento de la tarde. ¿Puede encontrar a Dios en el jardín con solo ese sonido? ¿Cómo suena hoy Dios en su vida?

  • Imagínese la voz de Dios llamándole de entre los árboles, “¿Dónde está usted?” ¿Está el creador del cielo y de la tierra enojado? ¿Desilusionado? ¿Un poco entretenido? ¿Preocupado sobre cómo este proyecto humano acabará de resultar? ¿Comprendiendo?
  • Por supuesto, se siguen culpa y maldiciones. ¿Cómo podemos acercarnos nuevamente a la historia de la “caída” prescindiendo de la tradición de agustiniana del pecado original?

Salmo 130

El salmista nos ofrece un entendimiento judío de la relación entre Dios y la humanidad a la luz de las maldiciones divinas de la serpiente, la mujer, y el hombre. Dolor, trabajo, y conflicto forman parte de la vida, pero desde tales abismos llamamos al Señor y confiamos que Dios nos escuche. Todavía más, hay mucha redención para compartir, y de esta manera esperamos al Señor y nos alimentamos de la palabra esperanzadora de Dios.

Si no ha esperado a una salida del sol últimamente, ya es hora. A medida que la luz anaranjada y rosada crece ante el horizonte, hay una presión semejante que crece en nuestras almas. Cada amanecer llega como una consumación calurosa de este lugar que llamamos nuestro hogar. Con el regalo de cada día, estamos llamados a bañar este mundo con el amor de Dios.

2 Corintios 4:13-5:1

Pablo, un tejedor carpas, utiliza carpas como una metáfora en su carta a la iglesia de Corinto. Mientras tejía las carpas, contemplaba la aparente dureza –pero definitivamente efímera –, de la naturaleza de la existencia humana. Hacía cosas muy funcionales y sencillas, pensadas para ser utilizadas y movidas y usadas de nuevo. En sus cartas Pablo se acerca a su ministerio de una manera semejante con trabajo duro y no emocional.

Aunque pudiera parecer romántico acampar en los bosques, muchas personas que duermen durante la noche en una carpa se dan cuenta de que la experiencia es inquietante. El fino y tirante tejido no sirve mucho para proteger contra la desconocida oscuridad. En verdad, el vivir diario, aún dentro de paredes, es un ejercicio de vulnerabilidad, no importa cuánto queramos protegernos de los muchos peligros de la vida. ¡Gracias a Dios que nos ha construido una morada eterna!

Marcos 3:20-35

Jesús nos habla en parábolas, una forma de contar historias que desafía a los supuestos de sus oyentes para enseñarles algo nuevo, liberando su manera de pensar. De esa manera agita un pilar fundamental de la vida judía del primer siglo: el rol central de la familia en la sociedad. Pero Jesús no quiere rechazar a su familia, sino redefinir el concepto de la familia para incluir toda la humanidad. Se trata de la hospitalidad radical y cariñosa de Dios muy por encima de todos los límites sociales; se trata de una visión del reino que incluye, no excluye.

  • En nuestro ministerio cristiano, ¿quiénes son los que ayudan a los “demás”, son parte de nuestra familia, nuestros hermanos y hermanas?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English