Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 5 (C) – 2013

June 09, 2013


1 Reyes 17:8-16 (17-24)

Mientras Elías salía del desierto, él es un desastre natural de hombre. Él debe de haber sido un espectáculo para ver, temeroso e intimidado, ya que Elías tiene que afirmar a la viuda de Zaraphath con las palabras, “No tengas miedo”, mientras que le pide sostenimiento de una manera exigente. Existe una tensión entre el indomable profeta de Dios y la viuda que él conoce al volver a entrar en la sociedad. ¿Cuál es el riesgo que implica para cada uno de ellos mientras el salvaje se encuentra con el civilizado?

La vulnerabilidad en el espacio liminal entre ellos es palpable, y la viuda experimenta una bendición milagrosa por su hospitalidad para con el profeta de Dios. Pero, sin embargo, su hijo se enferma y muere. La clave de este pasaje es la respuesta de Elías. Cuando la mujer declara que la presencia del profeta de Dios puede haber provocado la muerte de su hijo, Elías no tiene excusas para Dios y para tal situación. En vez Elías se solidariza con la viuda. Me imagino que Elías atacó con ferocidad y con pasión hacia Dios. ¿Cómo pudo Dios permitir la muerte del único hijo de la mujer que había mostrado hospitalidad al profeta de Dios? La restauración de la vida no es el aspecto más importante de esta historia; sino que es el hecho de que la presencia de la palabra profética de Dios está en solidaridad con la viuda.

La presencia de Dios en nuestras vidas no es sobre el juicio. La presencia de la Palabra de Dios en nuestras vidas es sobre una compasión salvaje, feroz. Una compasión que es más fuerte que la muerte.

  • ¿Cuándo hemos sentido la presencia profética de Dios en nuestras propias vidas?
  • ¿Cómo podemos, como cristianos, ser un testimonio profético y presencia para aquellas personas que están en peligro en el mundo?

Salmo 146

Este salmo proclama (y establece además) a Dios como el que está del lado de los oprimidos y subyugados. El señorío de Dios se pone en contraste con el señorío de los líderes de este mundo, y es claro aquí que la obra de Dios está en contraposición con la de los poderes terrenales. Dios hace justicia a los oprimidos, da pan a los hambrientos, liberta a los cautivos y hace ver a los ciegos. La obra de Dios se dirige a levantar a aquellos que son víctimas de los poderes mundanos de la sociedad. El Dios de la creación es también el Dios que sostiene la vida y trabaja para lograr la justicia divina. Pero es un simple hecho de que el mal, el sufrimiento y la opresión permanecen en el mundo. Entonces, ¿cómo el salmista concilia este hecho? ¿Cómo nosotros conciliamos este hecho?

Aunque vivimos en un mundo roto, la obra de Dios en el mundo está en curso constante. Tal vez el salmista ofrece estas palabras como alivio a los oprimidos; en eso Dios no se identifica con los opresores, sino que Dios reside en la respuesta a los opresores. El Dios que creó el cielo y la tierra trabaja continuamente para la liberación de los oprimidos y de los que están en peligro en el mundo.

Es importante señalar que este salmo es una ¡alabanza! El salmista recuerda al oyente que el conocimiento de Dios de la creación y la justicia es fiel a su pueblo, a los oprimidos, y es motivo para alabar a Dios en adoración. Nuestra alabanza debe ser una efusión de gratitud por la fidelidad de Dios. Esta vida de alabanza es una de disciplina que se basa en la comunidad y la relación, a través de los momentos buenos y malos de la vida.

  • ¿Cómo podemos permanecer confinados en gratitud y alabanza, tanto individual como comunitariamente?
  • ¿Cómo podemos colaborar con la obra de Dios para los oprimidos?
  • Mientras tenemos la imagen divina de nuestro creador, ¿cómo podemos reflejar la imagen del Dios viviente que se preocupa por los oprimidos y en situaciones de riesgo de la sociedad?

Gálatas 1:11-24

El relato de la conversión y llamado de Pablo no se trata sólo de narrar el evento, sino que también se trata de establecer el origen y la autenticidad de su conversión y llamado. Aunque es curioso que Pablo se aleje de los amigos y la familia de Jesús, establece que su propia revelación vino directamente de Jesucristo mismo. Pablo no parece ver su llamado como algo que tiene que ver con los detalles o los detalles de las enseñanzas y prácticas de Jesús. En cambio, el importante mensaje que Pablo trae a los paganos es la fe en Jesús. La fe se centra alrededor y es lograda a través del amor mismo de Cristo.

Este paso puede ser fácilmente mal utilizado por las personas que quieren crear su propia marca del cristianismo o los que quieren transmitir que poseen la versión verdadera del evangelio. Sin embargo, este no parece ser lo que pretende Pablo. Además, esto no se trata de la condena de aquellos que difieren en la tradición o interpretación.

En cambio, Pablo parece estar diciendo que mientras que la tradición también es importante, no debemos perder de vista la profundidad y el valor que se encuentra en la abundancia y el derroche de amor y misericordia de Dios. No se trata de doctrina o religión. Esto es sobre el amor. Una revelación de amor que es profunda y amplia. El amor de Jesús siempre irrumpió a través de las paredes que tratamos de poner a su alrededor.

  • ¿Cómo ha sido revelado Jesús para usted?
  • ¿Cómo podemos poner muros en torno al amor de Dios?
  • ¿Cómo anunciar la inmensidad, la profundidad y la abundancia del amor de Cristo?

Lucas 7:11-17

Esta milagrosa curación del único hijo de la viuda de Naín hace eco de la curación del hijo de la viuda en Sarepta de la lectura de esta semana de 1 Reyes. (Véase más arriba.) Sin embargo, en lugar del profeta clamando a Dios por intervención milagrosa, es Jesús mismo quien actúa y facilita la curación milagrosa. Cuando Jesús ve a la viuda, él es conmovido y siente compasión. La compasión no es sólo un estado de ser o la postura, la compasión es algo intenso que mueve a Jesús a actuar. La compasión divina exige una respuesta y acción. En sus acciones, Jesús demuestra que él no sólo es un profeta de Dios, pero que además tiene compasión por el sufrimiento y el poder sobre la vida y la muerte. Además, las acciones de Jesús en esta curación milagrosa revelan mucho acerca de Jesús, su identidad, su carácter y sus intenciones. Pero aún más sorprendente, las acciones de Jesús revelan también el carácter y las intenciones de Dios. Esta es una constante, afirmación audaz a través de la obra de Jesús que Dios manifiesta en solidaridad con los que sufren y están oprimidos.

Excepcionalmente, esta es la primera vez en el Evangelio de San Lucas que Jesús es referido como Señor. Además, en respuesta a la curación, la gente proclama: “¡Un gran profeta se ha levantado entre nosotros!” Jesús está siendo proclamado e identificado como el Mesías profético. Jesús es el Mesías profético que anuncia con palabras y obras la Buena Nueva a los pobres, oprimidos y sufridos. A través de las acciones y de la proclamada identidad de Jesús, la compasión y la misericordia divina se revelan como el epítome del carácter de Dios.

  • ¿Cuándo el carácter de Dios ha sido revelado a usted?
  • Piense en ejemplos de nombres de personas, en nuestra nube tan grande de testigos, que se han conmovidos por la compasión para actuar en nombre de los que sufren.
  • ¿Alguna vez ha sido conmovido a la compasión de tal manera que tuvo que actuar? ¿Cuándo? ¿Cómo fue eso?
  • ¿Cuáles son las formas en que nosotros, como cristianos, podemos actuar en nombre de los que sufren y también revelar al mundo el carácter de Dios?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English