Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 6 (C) – 2013

June 16, 2013


1 Reyes 21:1-10, (11-14), 15-21a

Mi tía abuela tenía un pequeño viñedo, solo unas pocas vides en caballetes, y yo, cuando crecía, jugué por debajo de él con mis primos. He oído historias de cómo mis tías y tíos habían jugado debajo también, y luego vi la siguiente generación hacer lo mismo. Mi tía abuela también tenía huertas, pero mis recuerdos de ellas son sólo el trabajo duro. Ahora tengo recuerdos de los días de trabajo en la viña, no días fáciles, pero también días de diversión y patrimonio.

La injusticia de Acab y Jezabel contra Nabot resplandece en esta lección. La injusticia, sin embargo, no es sólo personal contra Nabot, sino también cultural. El trabajo de los huertos para la emporada del palacio de la familia real es una cosa de esclavos. El mantenimiento de los viñedos para el patrimonio de la familia es una cosa para el pueblo de Dios.

El objetivo de Ahab no es simplemente la expansión de su control sobre la tierra, sino suprimir el uso de la tierra que permite que al Elegido de Dios nombrar y conocerse a sí mismos como hijos de Dios.

Salmo 5:1-8

El salmista está plagado de injusticia. Nuestro poeta suspira y anhela la justicia, por lo que el poeta cae al suelo en la oración mirando hacia el templo de Dios. El poeta busca un camino recto en el camino hacia Dios.

El salmista, a pesar de estar tan acosado, conoce todos los desvíos que pueden atrapar a una persona. ¡Qué fácil es para cualquier persona que se enfrenta a la injusticia el estar sediento de sangre, queriendo sólo venganza, ya sea para deleitarse si el dolor proviene de aquellos que lo han causado, o ya sea para realizar cualquier cantidad de cosas que no tienen nada que ver con la confianza en Dios!

Cuánto más difícil es presentar totalmente nuestro enojo y dolor ante Dios en medio de nuestras oraciones y buscar un camino recto ante nosotros.

Gálatas 2:15-21

La clave para Pablo, en casi todos los casos, es el anuncio de Cristo crucificado. El anuncio de Cristo crucificado es la tarjeta que triunfa sobre todas los demás juegos, la realidad fundamental sin importar el contexto. Si somos capaces de anunciar a Cristo crucificado y reconocer una nueva vida a causa de esa obra de Cristo, somos justificados por la fe. Los acontecimientos de la vida, la cultura étnica, el estado de vida que nos trajo a este momento de anunciar a Cristo crucificado no son los que nos salvan, sino las obras de Cristo en la cruz.

Pablo se da cuenta de que la gracia de Dios, por medio de Cristo, no está vinculada a ningún grupo específico, pero puede ser proclamada en medio de cualquier grupo. Esto le ha llevado a romper las divisiones que una vez vio entre judíos y gentiles, y no puede, en buena conciencia, intentar reconstruir esas divisiones.

No son nuestras formas establecidas de liturgia, o de nuestra clase social, o normas culturales las que nos salvan; somos salvos por la gracia de Dios.

Esta no es una idea difícil de comprender. Sin embargo, puede ser una manera muy difícil de vivir. Pablo ha comenzado a vivir de esa manera y ahora está desafiando a otros a hacer lo mismo. Es un desafío con el que seguimos luchando hasta el día de hoy.

Lucas 7:36-8:3

¿Cuál es la medida del perdón? ¿Podemos calcular quién ha perdonado más? ¿Podemos calcular cuyo pecado es el mayor? Estas son preguntas bastante desconcertantes y, de hecho, el enigma que se le presenta a Jesús por su anfitrión.

El anfitrión, Simón el fariseo, ve el pecado y el perdón en el sentido de una hoja de registro, al igual que el acreedor en la historia de Jesús. En sus cálculos, se encuentra con poca deuda, pequeño pecado, y la mujer en el suelo tiene muchas deudas, mucho pecado. Sus actos lascivos, el soltar el pelo y frotar los pies de Jesús, ante los ojos el fariseo, no logran nada para que sea perdonada.

La mujer está mostrando un amor enorme a Jesús por sus acciones poco ortodoxas. Verdaderamente, ha demostrado mucho más amor que Simón, que de hecho ha fallado en demostrar los requisitos básicos para ser un buen anfitrión. ¿Es su mayor amor lo que la conduce a recibir una mayor tolerancia mientras que el amor menor de Simón le lleva a adquirir, si acaso, poco perdón?

La clave está en que la mujer ama a Jesús antes de ser perdona. Ella ama a Jesús por su necesidad de ser perdonada, por el reconocimiento de su necesidad de estar en una relación con Jesús. Simón no ha reconocido su necesidad de ser perdonado, no ha reconocido su necesidad de estar en una profunda relación de amor con Jesús. Por lo tanto, incapaz de reconocer su deuda, por ello no se aventura a colocarse a los pies de su acreedor.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English