Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 6 (C) – 2016

June 12, 2016


1 Reyes 21: 1-10, (11-14)

La historia de la viña de Nabot es una de las historias más memorables que encontramos en el Primero y Segundo Libro de los Reyes. Es una historia inquietante por la ambición de poder, los celos y el engaño. La historia también es compleja, llena de personajes, ciudades desconocidas y giros inesperados en la trama. Tenemos cuatro personajes principales: Acab rey de Israel, Jezabel su esposa, Nabot propietario de un viñedo y Elías. Acab se desplaza desde su palacio en Samaria a la ciudad de Jezrael. Ve la fértil viña de Nabot y la quiere para sí mismo. Considere esto: esta es la herencia de la familia de Nabot. Él ha esperado durante años para “cultivar y mantener” esta parcela de tierra, y ahora el rey de Israel aparece y dice: (1 Re 21: 2.) “¡Yo quiero esto para un huerto!”  Es un flagrante mal uso de poder y una falta de comprensión de la familia, del lugar y de la herencia de Acab.

La compleja trama se desarrolla con Acab regresando a casa, alimentando su orgullo herido. Se negó a comer y se llenó de resentimiento. Jezabel, la esposa del rey Acab, no podía tolerar esa actitud. Ella se burla de él con la pregunta “¿Gobiernas ahora en Israel?” (V. 7). Jezabel, en una serie de actos fraudulentos en los que se hace pasar por Acab, encarga que Nabot, el dueño de la viña, sea apedreado hasta la muerte, ya que no cederá en su poder. La historia termina con la entrada de un cuarto personaje importante en la escena: el profeta Elías. Elías se entera de la muerte de Nabot, la avidez de Acab, y el engaño de Jezabel, y viene a pronunciar un juicio de Dios a Acab y Jezabel.

La historia es conocida como una de justicia social profética, donde, a pesar de que Jezabel y Acab intentan hacen su trabajo en secreto, Dios conoce la opresión realizada, y traerá finalmente la justicia a través de los profetas de Dios.

Hay muchos personajes y muchos detalles en esta historia. Puede ser provechoso anotar cada personaje y su motivación declarada o asumida para actuar en esta historia.

  • Puede ser fácil juzgar y pensar que sabemos los detalles, ¿cómo podría una mirada más cercana revelar más profundidad?
  • Piense en un momento de la historia o en su propia vida cuando usted fue testigo de injusticia como la que se hace a Nabot. ¿Reza a Dios pidiendo justicia o tiene miedo de hacerlo?
  • ¿Qué ofrece la tradición de justicia profética de las Escrituras a nuestras conversaciones contemporáneas sobre la justicia?

Salmo 5: 1-8

El Salmo 5 es la oración de un individuo. Los primeros ocho versos comienzan pidiendo a Dios que escuche las palabras que están a punto de ser pronunciadas. Hay confianza en que Dios ha oído la voz del salmista antes, por la mañana, por lo que el salmista observa y escucha a Dios de nuevo en la mañana. Los siguientes tres versículos explican cómo Dios es un Dios de justicia y de bondad, un Dios que no va a tolerar el mal. La selección del Salterio termina con un nuevo confiado compromiso de fe, semejante al conocido versículo en Josué 24:15, “Pero en cuanto a mí, mediante la abundancia de tu misericordia, entraré en tu casa, me postraré hacia tu santo templo en tu temor”. Nuestra porción del Salmo concluye con una petición de dirección y orientación y una garantía de que el salmista irá donde quiera que se le llame.

Tenga en cuenta sus propias oraciones individuales a Dios. ¿Son similares a las de este salmo: empezando con ruegos para ser escuchado, y continuando con las garantías de las buenas cualidades de Dios, y terminando con una fe más fuerte que solicita una dirección clara de Dios? Si no es así, ¿cómo difieren sus oraciones?

  • El salmista habla de orar por la mañana. ¿Hay un momento del día en el que usted “ve” y “escucha” más a Dios?

Gálatas 2: 15-21

Se pueden oír siglos de discusiones y controversias resonando a través de estos versos. La pregunta central del pasaje es “¿Cómo vamos a ser salvados? ¿A través de lo que hacemos o de lo que creemos?” Es la pregunta no solo de estos versos, sino también de tantos argumentos teológicos, especialmente en torno a Martín Lutero y la Reforma protestante del siglo 16. Pablo proporciona los componentes básicos de este argumento cuando afirma categóricamente que estamos justificados a Dios por medio de nuestra fe en Jesucristo y no por  nuestras “obras”. Es importante tener en cuenta los aspectos problemáticos del argumento de Pablo. Su declaración en 2:19 de que ha muerto a la ley para que pueda vivir para Dios es radicalmente diferente a la perspectiva judía de la ley (la ley aquí eran cosas como la circuncisión, los mandatos de la dieta y las celebraciones del sábado). Para el pueblo judío, los actos de la ley en realidad llevaban uno más cerca a Dios en fe. Pablo sugiere lo contrario. Según la interpretación cristiana de este pasaje tenemos que ser conscientes de la importancia de este mensaje de la gracia y de la fe en Jesucristo, pero también de los posibles daños a nuestros hermanos y hermanas judíos a través de diversas interpretaciones.

  • ¿Cómo cree que la discusión sobre la fe y las obras continúa hoy en día? ¿Sigue siendo relevante?
  • ¿Usted sigue las “leyes” religiosas o los “principios” en su estilo de vida? Si es así, ¿inhiben o ayudan a su fe?

Lucas 7: 36-8: 3

El evangelio de hoy es una historia dramática, sensual de relación con Cristo. Hay varias secciones en la historia: la invitación a la cena, el lavado de los pies de Jesús, la parábola, y luego unos pocos versos cortos al final, que marcan una transición al ministerio de Jesús y a la mención de las mujeres que habían venido con él. Cada una de estas secciones podría merecer tiempo de estudio. Tal vez lo más sorprendente (y también más famoso) es la acción de la mujer “pecadora”, cuando viene a ungir los pies de Cristo. Al lector no se le dice cómo se enteró de que Jesús iba a comer con los fariseos, o cual fue su proceso de pensamiento para entrar, en esta ocasión, donde seguramente no sería bienvenida. Pero ella está allí y hace muchos actos ordinarios de hospitalidad con una actitud inesperada y extraordinaria. Los estudiosos han aprendido que el lavar los pies de los huéspedes era un acto típico de hospitalidad, pero ciertamente no era normal el ungirlos, bañarlos con lágrimas y secarlos con el pelo. Es fácil imaginar la incomodidad de los fariseos al ver lo que pasaba. Entonces Jesús cuenta una parábola de dos acreedores para explicar la situación a Simón. La parábola demuestra los temas importantes de la hospitalidad, el perdón y la relación. La selección de hoy termina con una declaración significativa de transición al nombrar las diferentes mujeres que hicieron ministerio junto a Jesús. Puede ser fácil restar importancia a los nombres de esas mujeres, pero ¡tenga en cuenta lo radical que era nombrarlos en los tiempos bíblicos!

  • Jesús pone de relieve la extravagancia de las acciones de la mujer pecadora hacia él. ¿Alguna vez ha actuado de manera extravagante y con amor hacia Cristo? ¿Cómo se juzgaría esa acción hoy?
  • ¿De qué manera es la hospitalidad una parte de su ministerio o el ministerio de su comunidad?
  • ¿Cómo esta lectura podría cambiar e informar su actitud hacia la hospitalidad?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English