Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 7 (C) – 2013

June 23, 2013


1 Reyes 19:1-4, (5-7), 8-15a

¡Pobre Elías! Antes de este pasaje en particular, Elías acaba de experimentar una espectacular victoria en el concurso “¿Qué dios es el mejor?” contra 450 profetas de Baal. Pero su “recompensa” es la recepción de un voto asesino de Jezabel, y Elías se desplaza rápidamente de ser el über-profeta de Dios a ser un fugitivo común, escapando para salvar la vida. Después de recorrer cierta distancia, finalmente da libertad a su siervo y se va al desierto para morir solo.

Pero Dios no permite que Elías se vaya. Dios se encarga de que Elías sea alimentado y bien descansado. Cuando llega el Monte Horeb/ Sinaí, donde Moisés también habló y vio la gloria de Dios, Dios pregunta a Elías dos veces qué es lo que está haciendo allí. A ambas preguntas, Elías suministra respuestas idénticas, poco impresionado por los medios tradicionales de la manifestación de Dios – viento, terremotos, incendios – o por el “sonido del silencio absoluto” (v.12), y ¡sus respuestas se parecen mucho a la de un niño agresivo! Casi se puede oír a Dios suspirar después de escuchar por segunda vez la queja de Elías antes de ignorar el lloriqueo de Elías y en su lugar le da una nueva misión, un nuevo propósito. Probablemente la parte más milagrosa de esta historia es que Elías acepta la carga de Dios y continúa al servicio de Dios.

  • ¿Cómo soportas el desaliento espiritual?
  • ¿Cómo Dios no te ha dejado escapar en el pasado, aun cuando es posible que desees deshacerte del llamado de Dios en tu vida?

Salmos 42 y 43

Si bien estos son salmos de profunda nostalgia de Dios, también son salmos de profunda fe. La gente se burla del salmista para esta fe, la fe en un Dios que, de todas las apariencias externas, lo ha abandonado. El salmista recuerda la fidelidad de Dios tanto de día como de noche, el código bíblico para “todo el tiempo”. Sin embargo, su alma está “sedienta de Dios”, por lo que, mientras el salmista puede no sentirse abandonado por Dios, seguramente siente la ausencia de Dios.

Tres veces a través de estos dos salmos (42:6-7, 14-15 y 43:5-6) repite el salmista lo que parece ser una conversación consigo mismo, preguntando cuál es la razón de esta aflicción. No se ofrece una respuesta. Sin embargo, cada vez que se hace estas preguntas a sí mismo, el salmista responde con tranquila confianza, sabiendo que habrá un momento en el que volverá a alabar y dar gracias a Dios. Este es un fiel seguidor, que no abandona a Dios.

  • ¿Cómo se manifiesta tu anhelo de Dios?
  • ¿Cómo eres capaz de vivir la fidelidad cuando Dios parece estar ausente de tu vida?

Gálatas 3:23-29

Estos seis versículos son probablemente algunas de las más revolucionarias palabras en toda la Biblia. Mediante ellas, Pablo trastorna el orden mundial, la visión del mundo, tanto a judíos como a gentiles, y por lo tanto, a todos nosotros. Pablo proclama que a través de la fe en Jesucristo, la ley es obsoleta. Para el judío del primer siglo, estas serían unas palabras escandalosas. Y entonces Pablo rechaza la estricta estratificación social de los gentiles del primer siglo, alegando una inclusión radical por la cual todas las distinciones sociales son lavadas en las aguas bautismales. A través de la unión con Cristo, al ser “vestidos” de Cristo en el bautismo, las diferencias étnicas, distinciones de clase, y los roles basados en el género, ya no existen. ¿Cómo pudo la Iglesia haber perdido este mensaje radical de la inclusión durante la mayor parte de sus 2.000 años?

  • ¿Qué significa “estar revestido de Cristo” en tu vida?
  • ¿Cómo puedes vivir más profundamente en esta visión radical de la vida en Cristo?

Lucas 8:26-39

Parece que Jesús ha navegado a través del mar de Galilea con el único propósito de expulsar demonios de este hombre, este hombre que no tiene un nombre distinto al que los demonios le han reducido, “Miles.” Con esas legiones de demonios que compiten por el control sobre él, la cacofonía de la vida interior de este hombre era probablemente mucho peor que su vida exterior de vivir en la naturaleza, desnudo entre las tumbas. Pero Jesús le pregunta su nombre, ejerciendo así su autoridad sobre los demonios, obligándoles a responderle.

Jesús libera a este hombre de las cadenas espirituales que le han encadenado durante años. Cuando Jesús da vuelta para irse, el hombre pide a acompañar a Jesús, la única persona que podía ver más allá del horror en que se había convertido su vida.

En lugar de permitir que el hombre se reuniera con él, Jesús da al hombre, al igual que Dios hace con Elías en la lectura del Antiguo Testamento, un propósito, una misión: “Vuelve a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo”. Y así lo hace, difunde las buenas nuevas de Jesús.

  • ¿De qué “cadenas” te ha liberado Jesús?
  • ¿Cómo has difundir la buena nueva de Jesús y su poder transformador de vida?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English