Episcopal Church and the United Nations

Women and the Media

October 30, 2020
Episcopal UN

By: Yunjeong Seol, Diocese of New York (Province II)

How many women reporters do you see in the media? How many women in the digital space experienced harassment? Are women viewed and treated as God’s image that are worthy of dignity in the media?

(The answers are here. Globally, only 1 in 3 reporters is a woman. In the European Union (EU), 1 in 10 women report having experienced cyber-harassment since the age of 15. Among adolescents and youth ages 18 to 20 this share is as high as 1 in 5. The answer to the last question is, No, Not yet, we are working on it!)

The snapshot is taken from Gender equality: Women’s rights in review 25 years after Beijing. (Quick tip: UN Women has a lot of reports and sometimes, it is a little overwhelming to navigate. If you are like me, search for infographics like this.) This report has beautiful infographics giving you the striking data to examine six themes that link the Platform’s critical areas of concern and the 2030 Agenda for Sustainable Development with the Sustainable Development Goals (so called SDGs. If you have been following the blog post, you are already familiar with this SDGs. If you need another good snapshot on SDGs and how the progress has been made and interrupted as a result of COVID-19? Here is the link for you.).

In this blog post, I would like to give some snapshots on Women and the Media. (Link is for UNWomen official Women and the Media site) I will start with review and appraisal of the implementation of the Beijing Platform for Action on Women and the Media from the year 1995. (If you are really into the UN official report, here is the link for the 108 page report.) Here are some excerpts from the report. Underline and highlight, bold font is my highlight. (If you want a quick summary, just read bold, underline and highlight. You will get the idea. But, hearing stories and facts are very important. So I also highlighted green for the key facts we had in infographics.) Then, I will end with my personal epiphany story on women’s representation. 

Report of the Secretary-General on Women and the Media

137. The persistence of gender stereotypes and negative portrayals of women in the media (critical area of concern 1) have been identified as a factor contributing to violence against women and girls and gender inequality more broadly. Ensuring women and girls are free from violence, discrimination, stigma and stereotypes is essential to achieving substantive equality, but also crucial to the achievement of several of the Sustainable Development Goals, such as poverty eradication (Goal 1)health (Goal 3)education (Goal 4) and decent work (Goal 8). Tackling violence against women also contributes to creating more peaceful and non-violent communities for all (Goal 16), given that violence against women is one of the strongest predictors of the eruption of conflict in a country. The Platform for Action provides key policy guidance on how to prevent and eliminate all forms of violence against women and on ensuring a balanced portrayal of women in the media.

Rapid changes in technology and media are creating new spaces for the perpetration of violence against women and girls. 

149. Rapid advances in technology, with their wide reach and accessibility, provide another avenue for violence against women, offline and online. Mobile phones and the Internet are used for online trolling or harassment of women, trafficking of women and children, cyberstalking, violations of privacy, censorship and the hacking of email accounts, phones and other electronic devices, and increased targeting of women human rights defenders and other women in political and public life. Global data is not available; however, a regional study has found that 1 in 10 women in the European Union report having experienced cyberharassment since the age of 15 (including having received unwanted, offensive and sexually explicit emails or SMS messages, or offensive, inappropriate advances on social networking sites). The risk is highest among young women between 18 and 29 years of age.2 Technology is also increasingly used to facilitate human trafficking.3 

150. Among other factors, stereotypes and the significant underrepresentation of women in the media play a significant role in shaping harmful attitudes of disrespect and violence towards women. In 2015, women made up only 24 percent of the persons heard, read about or seen in newspaper, television and radio news, as had been the case in 2010.4 Despite the democratizing promise of digital media, women’s poor representation in traditional news media is also reflected in digital news, with women making up only 26 percent of the people in Internet news stories and media news tweets.5 Only 4 percent of traditional news and digital news stories clearly challenge gender stereotypes.

Action taken by States to implement the Platform for Action 

151. Based on the national reports, policy and programmatic trends in implementation emerged in four areas: (a) strengthening and enforcing of laws that address violence against women and ensuring women’s access to justice; (b) increasing women’s access to support services; (c) preventing violence against women and girls; and (d) recognizing the impact of technology and media on violence against women and gender stereotypes. 

152. National action plans continue to be the overarching framework for most countries in their efforts to eliminate violence against women and girls. Globally, 68 percent of States reported that they had introduced, updated or expanded national action plans on ending violence against women and girls in the past five years. Efforts were fairly consistent across all regions. A positive development is the increasing focus of national action plans on addressing violence experienced by diverse groups of women and girls. However, inadequate funding, implementation and monitoring make it difficult to translate plans into results. 

165. Globally, 67 percent of States reported that they had introduced or strengthened strategies to prevent violence against women and girls. There was significant regional variation in the attention given to prevention. Public awareness campaigns to change attitudes constituted the most common form of action (89 percent of States), followed by initiatives in primary and secondary education, including comprehensive sexuality education (58 percent), grassroots and community-level mobilization (52 percent), working with men and boys (48 percent), perpetrator programmes (40 percent) and changing the way women and girls are represented in the media (35 percent). 

(d) Impact of technology and media on violence against women and gender stereotypes 

169. Addressing online and ICT-facilitated violence against women and girls requires national legislative, regulatory and policy measures. Sixty-four percent of States reported that they had engaged in awareness-raising initiatives directed at the general public and young people in educational settings; 62 percent reported having introduced or strengthened legislation and regulatory provisions; and 26 percent reported having worked with technology providers to set and adhere to good business practices. States reported that they had introduced new laws on cyber and electronic violence and harassment and criminal penalties for capturing and sharing sexual images without consent and online interactions with minors; they had also established legal clinics, telephone hotlines and online help portals for victims and implemented awareness-raising programmes, in particular for children and young people, to increase knowledge of the risks and dangers of technology. 

170. States provided limited information on how they are working with or regulating technology providers to hold them accountable for keeping women safe online. Technology and ICT providers should be required to uphold women’s human rights by conducting due diligence and applying all core international human rights and women’s rights standards to their platforms and providing women with fast and effective remedies. 

171. The pervasiveness of gender stereotypes and discrimination in the media remains a particular challenge. The media can help to shift understanding of and norms regarding violence against women and girls and to promote positive norms in support of gender equality. 

172. Addressing the portrayal of women and girls, discrimination and gender bias in the media has not been prioritized to the same extent as other aspects of the Platform for Action. Some 49 percent of States have provided training to media professionals to encourage the creation and use of non-stereotypical, balanced and diverse images of women and girls; 45 percent have promoted the participation and leadership of women in the media; 35 percent have enacted, strengthened and enforced legal reforms to combat discrimination or gender bias in the media or introduced bind ing regulations for them, including with regard to advertising; 34 percent have supported the media industry to develop voluntary codes of conduct; and 21 percent have established or strengthened consumer protection services to receive and review complaints about media content or gender-based discrimination and bias in the media. Some States have begun to introduce standards and practices on the reporting of violence against women and girls in the media to challenge harmful myths and stereotypes. 

173. Efforts to engage the media to address stereotypical representations and report responsibly on violence against women have been focused on training for journalists. More needs to be done to standardize media practices and establishing regulatory mechanisms to ensure consistency and accountability. Standards and practices should also be applicable to online and social media.

175. To ensure women’s freedom from violence and stigma, action is urgently needed in three areas. First, States should ensure that perpetrators are held accountable and prioritize services for women and girls, with specific attention to the long-term needs of survivors, such as housing, education and employment. Ensuring that women have access to justice is critical. Second, a comprehensive, evidence-based and long-term approach to prevention is needed, using multiple avenues to transform social norms and unequal power relations between women and men. Lastly, States should uphold due diligence principles to ensure that media and technology do not facilitate violence against women or perpetuate harmful and stereotypical portrayals of women and girls.

186. In the media, only one in four decision makers, one in three reporters and one in five experts interviewed globally is a woman.6 Women also remain largely underrepresented as sources and protagonists of media stories.7

214. Ensuring the equal participation of women in the media is critical for properly reflecting their perspectives, shaping public debate and holding decision makers to account. Twenty-three per cent of States reported that they had provided support to women’s media networks and organizations. Ensuring the rights of women journalists and press freedom is critical to the implementation of the Platform for Action. These forms of media are crucial to amplify the voices of different groups of women, including those belonging to vulnerable or excluded groups. A worrying trend is the growing frequency of threats, intimidation and harassment directed at women journalists in traditional and social media.8

Actions to accelerate implementation of the Platform for Action and the 2030 Agenda

Freedom from violence, stigma and stereotypes

Uphold due diligence principles to ensure that media and technology do not facilitate violence against women or perpetuate harmful and stereotypical portrayals of women and girls.

Transform social norms to create cultures of non-violence, respect and equality

333. States should: prioritize change in discriminatory social norms and gender stereotypes to unlock progress in all areas, including by supporting community based women’s rights organizations; fully engage men and boys in challenging those norms as allies in achieving gender equality; ensure that changes in norms and stereotypes are integrated into education systems; promote positive norms in support of gender equality through the media; and regulate the media and technology providers to ensure that they do not promote harmful stereotypes and social norms.

These highlights feature how to end gender-based violence and urge us to action. I also want to spotlight the deterioration on Digital Gender Divide during COVID-19.

The digital gender divide

Digital technologies have been a boon during the COVID-19 crisis. They have facilitated business continuity in some sectors and connected people through social media, which helps them maintain good mental health. Yet it is estimated that almost half the world’s population — 3.6 billion people — remains offline, the majority of them in the least developed countries.9 In Bangladesh and Pakistan, for example, rapid assessment surveys show a clear gender divide in access to technology and information: women and girls are less likely than men to own a cellphone, and they have less access to the Internet. Women also reported having less access to information about how to prevent COVID-19.10 From SPOTLIGHT ON GENDER, COVID-19 AND THE SDGS

Representation matters. 

For a long time in the Christian church, women were not allowed to present Christ as a priest. In the Episcopal Church, that changed in 1974. On July 29, 1974, three bishops, claiming that “obedience to the Spirit” justified their action, ordained eleven women deacons to the priesthood in the Episcopal Church. They are called the Philadelphia Eleven. From 1974 to 2019, the Episcopal church ordained women but still only 38% female clergy and 69% of part-time priests are female. Among bishops, 20.6% are female.11 (If you want to learn more, here is the Interactive timeline of the history of women’s ordination.

Without female clergy, I would never have imagined myself as Episcopalian or pursuing ordination in the Episcopal Church. I vividly remember six women at the altar were all women at the 6pm Eucharist. The preacher, deacon, celebrant, verger, sacristan, chalice bearer were all women. Nobody seemed to be surprised, except me. I had never seen an all women altar party before. I was kneeling at the altar rail, opening up my palm for my spiritual food. For the first time, I imagined myself at the altar blessing and giving the food, not just receiving them. It was a long journey from the “no woman at the altar” to putting myself into the picture. Even today, whenever I prepare the credence table and work near the altar as a sacristan, I remember the epiphany moment at Trinity Church at Copley Square.

Can we have more epiphany moments for women in the Media? Yes. We can. We will continue to walk together with obedience to the Spirit who gives us true freedom.

1UN-Women, Preventing Conflict, Transforming Justice, Securing the Peace: A Global Study on the Implementation of United Nations Security Council Resolution 1325 (New York, 2015).  

2European Union Agency for Fundamental Rights, Violence against Women

3Inter-Agency Coordination Group against Trafficking in Persons, “Human trafficking and technology: trends, challenges and opportunities”, Issue Brief, No. 07 (2019).

4Sarah Macharia, Who Makes the News? 2015 Global Report (Toronto, World Association for Christian Communication and others, 2015).

5Sarah Macharia, Who Makes the News? 2015 Global Report (Toronto, World Association for Christian Communication and others, 2015).

6UNESCO, World Trends in Freedom of Expression and Media Development: Global Report 2017/2018 (2018).

7UNESCO, World Trends in Freedom of Expression and Media Development: Global Report 2017/2018 (2018).

8Alana Barton and Hannah Storm, Violence and Harassment against Women in the News Media: a Global Picture (International Women’s Media Foundation and International News Safety Institute, 2018).

9International Telecommunication Union 5 November 2019.

10UN Women 29 April 2020.

11Women are joining the House of Bishops at unprecedented rate

_______________

About the author: Born and raised in South Korea, Yunjeong has spent many years in both Korea and the United States working with underrepresented communities who have historically been labelled “forgotten.” She has participated in a number of programs, such as the Pilgrimage Church of Seoul, that reach out to people impacted by racism, sexism, homophobia and other forms of prejudice to show that they are not truly forgotten, and in doing so, to help people reclaim their dignity. We cannot call ourselves a church of all people while excluding those most in need of our love. She currently resides in New York where she is working with multiple parishes to enrich Asian/American spirituality and faith.

Mujeres y medios

By: Yunjeong Seol, Diócesis de Nueva York (Provincia II)

¿Cuántas mujeres reporteras ve en los medios? ¿Cuántas mujeres en el espacio digital sufrieron acoso? ¿Se ve y se trata a las mujeres como imagen de Dios digna de dignidad en los medios de comunicación?

(Las respuestas están aquí. A nivel mundial, solo 1 de cada 3 reporteros es una mujer. En la Unión Europea (UE), 1 de cada 10 mujeres informa haber sufrido acoso cibernético desde los 15 años. Entre los adolescentes y los jóvenes de 18 a 20 años, esto la participación es tan alta como 1 de cada 5. La respuesta a la última pregunta es: No, todavía no, ¡estamos trabajando en ello!)

¿Cuántas mujeres reporteras ve en los medios? ¿Cuántas mujeres en el espacio digital sufrieron acoso? ¿Se ve y se trata a las mujeres como imagen de Dios digna de dignidad en los medios de comunicación?

La instantánea está tomada de Equidad de género: revisión de los derechos de las mujeres 25 años después de Beijing. (Sugerencia rápida: ONU Mujeres tiene muchos informes y, a veces, es un poco abrumador navegar. Si es como yo, busque infografías como esta). Este informe tiene hermosas infografías que le brindan datos sorprendentes para examinar seis temas que vincular las áreas críticas de interés de la Plataforma y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (los llamados ODS. Si ha estado siguiendo la publicación del blog, ya está familiarizado con estos ODS. Si necesita otra buena instantánea sobre los ODS y ¿Cómo se ha logrado e interrumpido el progreso como resultado de COVID-19? Aquí está el enlace para usted).

En esta publicación de blog, me gustaría ofrecer algunas instantáneas sobre las mujeres y los medios. (El enlace es para el sitio oficial de ONU Mujeres sobre Mujeres y Medios de Comunicación) Comenzaré con la revisión y evaluación de la implementación de la Plataforma de Acción de Beijing sobre la Mujer y los Medios de Comunicación desde el año 1995. (Si está realmente interesado en el informe oficial de la ONU, aquí es el enlace para el informe de 108 páginas.) Aquí hay algunos extractos del informe. Subrayar y resaltar, la fuente en negrita es mi punto culminante. (Si desea un resumen rápido, solo lea en negrita, subraye y resalte. Obtendrá la idea. Pero escuchar historias y hechos es muy importante. Por lo tanto, también resalté en verde los datos clave que teníamos en las infografías). Terminará con mi historia personal de epifanía sobre la representación de las mujeres.

Informe del Secretario General sobre la mujer y los medios de comunicación

137. La persistencia de los estereotipos de género y las representaciones negativas de la mujer en los medios de comunicación (área crítica de preocupación 1) se ha identificado como un factor que contribuye a la violencia contra las mujeres y las niñas y a la desigualdad de género en general. Asegurar que las mujeres y las niñas estén libres de violencia, discriminación, estigma y estereotipos es esencial para lograr la igualdad sustantiva, pero también es fundamental para el logro de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como la erradicación de la pobreza (Objetivo 1)la salud (Objetivo 3), educación (Objetivo 4) y trabajo decente (Objetivo 8). Abordar la violencia contra las mujeres también contribuye a crear comunidades más pacíficas y no violentas para todos (Objetivo 16), dado que la violencia contra las mujeres es uno de los predictores más sólidos del estallido de conflictos en un país. La Plataforma de Acción proporciona una orientación política clave sobre cómo prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra la mujer y sobre cómo garantizar una imagen equilibrada de la mujer en los medios de comunicación.

Los rápidos cambios en la tecnología y los medios están creando nuevos espacios para la perpetración de violencia contra mujeres y niñas.

149. Los rápidos avances de la tecnología, con su amplio alcance y accesibilidad, brindan otra vía para la violencia contra la mujer, fuera de línea y en línea. Los teléfonos móviles e Internet se utilizan para el acoso o el acoso en línea de mujeres, la trata de mujeres y niños, el acoso cibernético, las violaciones de la privacidad, la censura y la piratería de cuentas de correo electrónico, teléfonos y otros dispositivos electrónicos, y el aumento de la selección de mujeres defensoras de derechos humanos y otras mujeres en la vida política y pública. Los datos globales no están disponibles; sin embargo, un estudio regional ha encontrado que 1 de cada 10 mujeres en la Unión Europea informa haber experimentado acoso cibernético desde los 15 años (incluido haber recibido correos electrónicos o mensajes SMS no deseados, ofensivos y sexualmente explícitos, o avances ofensivos e inapropiados en sitios de redes sociales) . El riesgo es mayor entre las mujeres jóvenes de entre 18 y 29 años.2 La tecnología también se utiliza cada vez más para facilitar la trata de personas.3

150. Entre otros factores, los estereotipos y la importante representación insuficiente de la mujer en los medios de comunicación desempeñan un papel importante en la formación de actitudes nocivas de falta de respeto y violencia hacia la mujer. En 2015, las mujeres constituían solo el 24 por ciento de las personas escuchadas, leídas o vistas en los noticieros de periódicos, televisión y radio, como había sido el caso en 2010.4 A pesar de la promesa democratizadora de los medios digitales, la escasa representación de las mujeres en los medios tradicionales de noticias también es reflejado en las noticias digitales, y las mujeres representan solo el 26 por ciento de las personas en las noticias de Internet y los tweets de noticias de los medios.5 Solo el 4 por ciento de las noticias tradicionales y las noticias digitales desafían claramente los estereotipos de género.

Medidas adoptadas por los Estados para implementar la Plataforma de Acción

151. Sobre la base de los informes nacionales, surgieron tendencias políticas y programáticas en la aplicación en cuatro esferas: a) fortalecimiento y aplicación de las leyes que abordan la violencia contra la mujer y aseguran el acceso de la mujer a la justicia; b) aumentar el acceso de las mujeres a los servicios de apoyo; (c) prevenir la violencia contra mujeres y niñas; yd) reconocer el impacto de la tecnología y los medios de comunicación en la violencia contra la mujer y los estereotipos de género.

152. Los planes de acción nacionales siguen siendo el marco general de la mayoría de los países en sus esfuerzos por eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas. A nivel mundial, el 68 por ciento de los Estados informaron que habían introducido, actualizado o ampliado planes de acción nacionales para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en los últimos cinco años. Los esfuerzos fueron bastante consistentes en todas las regiones. Un avance positivo es el creciente enfoque de los planes de acción nacionales para abordar la violencia experimentada por diversos grupos de mujeres y niñas. Sin embargo, la financiación, la ejecución y el seguimiento inadecuados dificultan la conversión de los planes en resultados.

165. A nivel mundial, el 67% de los Estados informaron que habían introducido o reforzado estrategias para prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas. Hubo una variación regional significativa en la atención prestada a la prevención. Las campañas de concienciación pública para cambiar actitudes constituyeron la forma de acción más común (89 por ciento de los estados), seguidas de iniciativas en la educación primaria y secundaria, incluida la educación integral en sexualidad (58 por ciento), la movilización de base y a nivel comunitario (52 por ciento), con hombres y niños (48 por ciento), programas para perpetradores (40 por ciento) y cambiando la forma en que las mujeres y niñas están representadas en los medios (35 por ciento).

d) Impacto de la tecnología y los medios de comunicación en la violencia contra la mujer y los estereotipos de género

169. Para hacer frente a la violencia contra las mujeres y las niñas en línea y facilitada por las TIC se requieren medidas legislativas, reglamentarias y normativas nacionales. El 64% de los Estados informaron que habían participado en iniciativas de concienciación dirigidas al público en general y los jóvenes en entornos educativos; El 62 por ciento informó haber introducido o reforzado leyes y disposiciones reglamentarias; y el 26 por ciento informó haber trabajado con proveedores de tecnología para establecer y adherirse a buenas prácticas comerciales. Los Estados informaron que habían introducido nuevas leyes sobre violencia y acoso cibernético y electrónico y sanciones penales por capturar y compartir imágenes sexuales sin consentimiento e interacciones en línea con menores; también han establecido clínicas jurídicas, líneas telefónicas directas y portales de ayuda en línea para las víctimas y han puesto en marcha programas de sensibilización, en particular para niños y jóvenes, para aumentar el conocimiento de los riesgos y peligros de la tecnología.

170. Los Estados proporcionaron información limitada sobre cómo trabajan con los proveedores de tecnología o los regulan para hacerlos responsables de mantener a las mujeres seguras en línea. Se debe exigir a los proveedores de tecnología y TIC que defiendan los derechos humanos de las mujeres mediante la debida diligencia y la aplicación de todas las normas internacionales fundamentales de derechos humanos y derechos de la mujer en sus plataformas y proporcionando a las mujeres recursos rápidos y eficaces.

171. La omnipresencia de los estereotipos de género y la discriminación en los medios de comunicación sigue siendo un desafío particular. Los medios de comunicación pueden ayudar a modificar la comprensión y las normas relativas a la violencia contra las mujeres y las niñas y promover normas positivas en apoyo de la igualdad de género.

172. El tratamiento de la imagen de mujeres y niñas, la discriminación y los prejuicios de género en los medios de comunicación no ha recibido la misma prioridad que otros aspectos de la Plataforma de Acción. Aproximadamente el 49 por ciento de los Estados ha proporcionado capacitación a los profesionales de los medios de comunicación para alentar la creación y el uso de imágenes no estereotipadas, equilibradas y diversas de mujeres y niñas; El 45 por ciento ha promovido la participación y el liderazgo de las mujeres en los medios; El 35 por ciento ha promulgado, reforzado y aplicado reformas legales para combatir la discriminación o los prejuicios de género en los medios de comunicación o ha introducido regulaciones vinculantes para ellos, incluso con respecto a la publicidad; El 34 por ciento ha apoyado a la industria de los medios de comunicación para desarrollar códigos de conducta voluntarios; y el 21 por ciento ha establecido o fortalecido servicios de protección al consumidor para recibir y revisar quejas sobre contenido de los medios o discriminación y prejuicios por motivos de género en los medios. Algunos Estados han comenzado a introducir normas y prácticas sobre la denuncia de violencia contra mujeres y niñas en los medios de comunicación para desafiar mitos y estereotipos dañinos.

173. Los esfuerzos para involucrar a los medios de comunicación para abordar las representaciones estereotipadas e informar responsablemente sobre la violencia contra la mujer se han centrado en la capacitación de periodistas. Es necesario hacer más para estandarizar las prácticas de los medios y establecer mecanismos regulatorios para garantizar la coherencia y la responsabilidad. Los estándares y prácticas también deben ser aplicables a las redes sociales y en línea.

175. Para garantizar que las mujeres no sufran violencia ni estigma, se necesitan acciones urgentes en tres esferas. Primero, los Estados deben asegurar que los perpetradores rindan cuentas y dar prioridad a los servicios para mujeres y niñas, prestando especial atención a las necesidades a largo plazo de las sobrevivientes, como la vivienda, la educación y el empleo. Asegurar que las mujeres tengan acceso a la justicia es fundamental. En segundo lugar, se necesita un enfoque de prevención integral, basado en pruebas y a largo plazo, que utilice múltiples vías para transformar las normas sociales y las relaciones de poder desiguales entre mujeres y hombres. Por último, los Estados deben respetar los principios de diligencia debida para garantizar que los medios de comunicación y la tecnología no faciliten la violencia contra la mujer ni perpetúen representaciones dañinas y estereotipadas de mujeres y niñas.

186. En los medios de comunicación, solo uno de cada cuatro encargados de la adopción de decisiones, uno de cada tres reporteros y uno de cada cinco expertos entrevistados en todo el mundo es una mujer.6 Las mujeres también siguen estando en gran medida infrarrepresentadas como fuentes y protagonistas de las historias de los medios.7

214. Garantizar la participación equitativa de las mujeres en los medios de comunicación es fundamental para reflejar adecuadamente sus perspectivas, dar forma al debate público y hacer que los responsables de la toma de decisiones rindan cuentas. El 23% de los Estados informaron que habían prestado apoyo a las redes y organizaciones de mujeres en los medios de comunicación. Garantizar los derechos de las mujeres periodistas y la libertad de prensa es fundamental para la implementación de la Plataforma de Acción. Estas formas de medios son cruciales para amplificar las voces de diferentes grupos de mujeres, incluidas las pertenecientes a grupos vulnerables o excluidos. Una tendencia preocupante es la creciente frecuencia de amenazas, intimidación y acoso dirigidos a mujeres periodistas en las redes sociales y tradicionales.8

Acciones para acelerar la implementación de la Plataforma de Acción y la Agenda 2030

Libre de violencia, estigma y estereotipos

Defender los principios de la diligencia debida para garantizar que los medios y la tecnología no faciliten la violencia contra las mujeres ni perpetúen representaciones dañinas y estereotipadas de mujeres y niñas.

Transformar las normas sociales para crear culturas de no violencia, respeto e igualdad.

333. Los Estados deberían: dar prioridad al cambio de las normas sociales discriminatorias y los estereotipos de género para desbloquear el progreso en todos los ámbitos, incluido el apoyo a las organizaciones comunitarias de derechos de la mujer; involucrar plenamente a hombres y niños en el desafío de esas normas como aliados para lograr la igualdad de género; asegurar que los cambios en las normas y los estereotipos se integren en los sistemas educativos; promover normas positivas en apoyo de la igualdad de género a través de los medios de comunicación; y regular los medios de comunicación y los proveedores de tecnología para garantizar que no promuevan estereotipos y normas sociales dañinos.

Estos aspectos destacados describen cómo poner fin a la violencia de género y nos instan a actuar. También quiero destacar el deterioro de la brecha de género digital durante COVID-19.

La brecha digital de género

Las tecnologías digitales han sido de gran ayuda durante la crisis de COVID-19. Han facilitado la continuidad empresarial en algunos sectores y han conectado a las personas a través de las redes sociales, lo que les ayuda a mantener una buena salud mental. Sin embargo, se estima que casi la mitad de la población mundial (3.600 millones de personas) permanece desconectada, la mayoría de ellos en los países menos desarrollados.9 En Bangladesh y Pakistán, por ejemplo, las encuestas de evaluación rápida muestran una clara brecha de género en el acceso a la tecnología y información: las mujeres y las niñas tienen menos probabilidades que los hombres de poseer un teléfono celular y tienen menos acceso a Internet. Las mujeres también informaron tener menos acceso a la información sobre cómo prevenir COVID-19.10 de ENFOQUE SOBRE GÉNERO, COVID-19 Y LOS ODS

La representación importa

Durante mucho tiempo en la iglesia cristiana, a las mujeres no se les permitió presentar a Cristo como sacerdote. En la Iglesia Episcopal, eso cambió en 1974. El 29 de julio de 1974, tres obispos, alegando que “la obediencia al Espíritu” justificaba su acción, ordenaron a once mujeres diáconas al sacerdocio en la Iglesia Episcopal. Se llaman Philadelphia Once. De 1974 a 2019, la Iglesia Episcopal ordenó mujeres, pero solo el 38% del clero y el 69% de los sacerdotes a tiempo parcial son mujeres. Entre los obispos, el 20,6% son mujeres.11 (Si desea obtener más información, aquí está la cronología interactiva de la historia de la ordenación de mujeres).

Sin un clero femenino, nunca me hubiera imaginado a mí misma como episcopal o persiguiendo la ordenación en la Iglesia Episcopal. Recuerdo vívidamente que seis mujeres en el altar eran todas mujeres en la Eucaristía de las 6 pm. El predicador, diácono, celebrante, verger, sacristán, portador del cáliz eran todas mujeres. Nadie pareció sorprenderse, excepto yo. Nunca antes había visto una fiesta en el altar de mujeres. Estaba arrodillado en la barandilla del altar, abriendo mi palma para mi comida espiritual. Por primera vez, me imaginé en el altar bendiciendo y dando la comida, no solo recibiéndola. Fue un largo viaje desde “no hay mujer en el altar” hasta ponerme en el cuadro. Incluso hoy, siempre que preparo la credencia y trabajo cerca del altar como sacristán, recuerdo el momento de la epifanía en Trinity Church en Copley Square.

¿Podemos tener más momentos de epifanía para las mujeres en los medios? Si. Podemos. Seguiremos caminando juntos en obediencia al Espíritu que nos da verdadera libertad.

1ONU-Mujeres, Prevención de conflictos, transformación de la justicia, garantía de la paz: un estudio global sobre la implementación de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (Nueva York, 2015).

2Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, Violencia contra las mujeres

3Grupo de Coordinación Interinstitucional contra la Trata de Personas, “Trata de personas y tecnología: tendencias, desafíos y oportunidades”, Informe temático, No. 07 (2019).

4Sarah Macharia, ¿Quién es noticia? Informe Global 2015 (Toronto, Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana y otros, 2015).

5Sarah Macharia, ¿Quién está en las noticias? Informe Global 2015 (Toronto, Asociación Mundial para la Comunicación Cristiana y otros, 2015).

6UNESCO, Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios: Informe mundial 2017/2018 (2018).

7UNESCO, Tendencias mundiales en libertad de expresión y desarrollo de los medios: Informe mundial 2017/2018 (2018).

8Alana Barton y Hannah Storm, Violence and Harassment against Women in the News Media: a Global Picture (International Women’s Media Foundation e International News Safety Institute, 2018).

9Unión Internacional de Telecomunicaciones 5 de noviembre de 2019.

10ONU Mujeres 29 de abril de 2020.

11Las mujeres se están uniendo a la Cámara de Obispos a un ritmo sin precedentes

_____________

Sobre la autora: Nacido y criado en Corea del Sur, Yunjeong ha pasado muchos años tanto en Corea como en los Estados Unidos trabajando con comunidades su representadas que históricamente han sido etiquetadas como “olvidadas”. Ha participado en una serie de programas, como la Iglesia de Peregrinación de Seúl, que se acercan a las personas afectadas por el racismo, el sexismo, la homofobia y otras formas de prejuicio para mostrar que no están realmente olvidados y, al hacerlo, para ayudar las personas reclaman su dignidad. No podemos llamarnos una iglesia de todas las personas y excluir a quienes más necesitan nuestro amor.  Actualmente reside en Nueva York, donde está trabajando con múltiples parroquias para enriquecer la espiritualidad y la fe asiática / estadounidense.

Contact:
Ms. Lynnaia Main

Episcopal Church Representative to the United Nations