Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Cristo Rey (B) – 2015

November 23, 2015


Samuel 23: 1-7

“Estas son las últimas palabras de David”, nos dice el escritor. Ya sea que fueron compuestas por el mismo rey David o (más probablemente) después por un grupo de compiladores, estos versos cuentan una historia muy diferente de la vida de David a los capítulos anteriores del libro primero y segundo de Samuel. El rey David fue adúltero y asesino, sin embargo, es llamado “el hombre a quien ha Dios exaltado, el ungido del Dios de Jacob, y el favorito de la Roca de Israel”. El oráculo invoca el pacto de Dios con David, y de hecho, la total dependencia de David de la Roca de Israel. El lenguaje del versículo 4 y los versículos 6 y 7 son particularmente ricos en vivas imágenes. Comparar al rey con el sol (vs. 4) era común, especialmente en Egipto.

Leemos estos versículos en el último domingo del año litúrgico en previsión de la llegada del descendiente de David, Jesucristo, Aquel que verdaderamente gobierna sobre la gente con justicia.

  • Teniendo en cuenta lo que sabes del reinado de David, ¿qué sentido puede tener el optimismo de este oráculo?
  • A la luz de lo que crees y esperas en el reinado de Cristo, ¿qué sentido puede tener la destrucción de los impíos en los versículos 6 y 7?
  • ¿Cómo podría esta lectura ayudarnos a preparar nuestros corazones para el Adviento?

Salmo 132: 1-13, (14-19)

‘Vayamos a la habitación de Dios; postrémonos ante el estrado de sus pies. Levántate, oh Señor, y ve a tu lugar de reposo, tú y el arca de tu poder. Que tus sacerdotes se vistan de justicia, que tus fieles canten de alegría. Por amor a David tu siervo, no rechaces el rostro de tu ungido” (Salmo 132: 7-10).

El Leccionario Común Revisado permite acabar el salmo después del versículo 13, pero lee toda la canción para este estudio. Ten en cuenta que los primeros versículos describen la determinación del rey David de llevar a cabo su juramento, y que los ocho finales versos detallan el juramento de Dios a David y a su descendencia. Los versículos del 7 al 10 forman una bisagra entre los dos juramentos, pidiendo al Dios victorioso llegar en Sion y pidiendo a los fieles que adoren a Dios allí.

Escuchamos ecos de la primera lectura en este pasaje: el pacto de Dios con David y sus descendientes, Dios como la Roca y el Poderoso, y la seguridad en el cuidado de Dios para algunos, pero la destrucción de los enemigos de David.

  • ¿Qué te ha prometido Dios?
  • ¿Cómo has visto esas promesas cumplidas, aunque sólo sea en parte?
  • ¿Qué promesas has hecho a Dios?
  • ¿Hay alguna que te gustaría reafirmar ahora?

Apocalipsis 1: 4b-8


“Les deseo la gracia y la paz, de parte de Aquel que es, que era y que será, de parte de los siete espíritus que están ante su trono, y de parte de Jesucristo, el testigo fidedigno, el primogénito de los muertos, y el Señor de los reyes del mundo”.

Tan grandiosos como son estos versos, no son poesía abstracta. Fueron escritos por una persona histórica a las comunidades de seguidores de Cristo del primer siglo. Los estudiosos no están de acuerdo sobre si el libro del Apocalipsis fue compuesto antes de la destrucción del Templo en el año 70 cerca del final del reinado de Nerón o en el último decenio del siglo. En cualquier caso, la audiencia de Juan estaba viviendo en el conflicto y en la amenaza real de la opresión, si no en el martirio. ¡La fidelidad a Jesús era costosa!

Juan habla como un mensajero del Dios Todopoderoso y de Jesucristo.

  • En el versículo 5, Juan atribuye tres títulos a Cristo: el testigo fidedigno, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes del mundo. ¿Qué dicen esos títulos acerca de Jesucristo?
  • ¿Cómo podría este entendimiento de Cristo haber impactado la audiencia de Juan, dado el contexto en que vivían?

Hay muchos hoy en día que son perseguidos por su fe y por sus identidades. Recuerda las noticias recientes que conoces, o lee el Mundo en Oración (http://www.worldinprayer.org) para encontrar partes específicas hoy del mundo en agitación.

  • ¿Cómo podría profundizarse tu relación con Dios mediante el conocimiento de sus historias?
  • ¿Cómo podrías ser llamado a participar con ellos en el trabajo de Dios de renovación del mundo?

Juan 18: 33-37

Los acusadores de Jesús quieren destruirlo, por lo que han politizado la acusación con el fin de lograr la atención de Pilato, un burócrata de nivel medio, en su disputa religiosa. La escena nos presenta a un hombre de pie impotente ante un grupo de líderes religiosos influyentes, que logran obtener la atención del político a cargo. Pero, ¿lo logran?

Pilato se pregunta si Jesús es una amenaza para Roma o incluso, para su propio poder. Jesús se mantiene firme en su negativa a participar en la específica acusación política, y sólo dijo: “Mi reino no es de este mundo. Si lo fuera, no estaría en esta situación”. La decidida calma de Jesús ante el rostro de Pilato interrogándole debió haber frustrado al gobernador romano.
Se da aquí una especie de deliciosa paradoja. El hombre que parece que tiene todo el poder se expone como uno que ni siquiera puede obtener una respuesta directa del prisionero. Los líderes de Judea que presentaron a Jesús a Pilato se quedaron afuera de pie mientras Pilato decide entre ellos y Jesús. El que fue llevado a la fuerza y está siendo juzgado por su vida es, en verdad, el Soberano de Todo.

  • ¿Qué clase de rey es Jesucristo?
  • ¿Qué señales del gobierno de Cristo ves hoy?
  • ¿Cómo se nos pide que vivamos a la luz del reinado de Cristo?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English