Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Cuaresma 2 (A) – 2014

March 13, 2017


Génesis 12: 1-4a

El Señor da a Abram una orden: “Sal de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre”. Está desafiando a Abram a dejar detrás todo lo que conoce y a formar una nueva nación. Es una tremenda promesa de Dios, pero también tiene el propósito de hacer crecer a Abram. Ahora, Abram realmente tiene que mostrar a Dios si realmente cree en Dios. Abram está a punto de poner su fe en acción.

  • ¿Cómo puede Dios estar llamándonos a crecer en la fe durante esta estación cuaresmal?
  • ¿Cómo podríamos poner nuestra fe en acción?

Salmo 121

Después de leer la lectura del Génesis, Abram probablemente tenía muchas preguntas que hacer a Dios. El salmo parece estar respondiendo a las preguntas de Abram. Abram probablemente estaba preocupado por dónde ir y cómo iba a sobrevivir en esta nueva tierra. La respuesta a todas las preguntas de Abram es el Señor. El Señor cuidará de Abram mientras Abram se embarque en el nuevo plan que Dios tiene para Abram. El salmo está mostrando la amplitud y profundidad del amor de Dios hacia nosotros. “El Señor velará por tu salida y entrada”. El amor de Dios hacia nosotros es más grande de lo que podamos imaginar humanamente.

  • ¿Qué preguntas tienes que hacer a Dios?
  • ¿Dónde te pide Dios que confíes en su amor?

Romanos 4: 1-5, 13-17

Incluso cuando nos esforzamos por crecer, la lectura de esta semana de la carta a los romanos señala que no somos salvos por nuestras propias obras, sino puramente por la justicia de Dios. Por lo tanto, al pensar en los sacrificios que estamos haciendo durante la cuaresma, debemos entender la razón de ser de esos sacrificios. ¿Los estamos haciendo para ganar el favor de Dios? Eso sería innecesario. Ya hemos ganado el amor de Dios. Dios nos ama porque Dios nos ha hecho dignos de amor. Más bien, podríamos considerar nuestras prácticas de la cuaresma como maneras de acercarnos a Dios, de aumentar nuestra fe y apreciar más plenamente el amor de Dios hacia nosotros.

  • ¿Estás renunciando a algo durante la Cuaresma? ¿Por qué?
  • ¿Es probable que tu práctica cuaresmal aumente tu fe y te acerque más a Dios?

Juan 3: 1-17

Nicodemo está comprensiblemente confundido. Era un líder judío y, sin embargo, Jesús está presentando una teología que le es completamente nueva. Jesús está haciendo crecer a Nicodemo, y Nicodemo está dispuesto a crecer. Está tratando de mantenerse al día con Jesús. Pero, entonces, Jesús ofrece el mensaje más esperanzador de su ministerio. “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo fuese salvado por medio de él”. Jesús ofrece la salvación de Dios. Como en la lectura a los romanos para esta semana, Jesús está dando otra explicación de la amplitud y profundidad del amor de Dios hacia la humanidad. Dios creó este mundo y todas las cosas vivientes en este mundo. Por lo tanto, Dios no tiene interés en condenarlo, sino en amarlo. No hay nada que ninguno de nosotros haya hecho para justificar tal amor incondicional, pero Dios lo provee, no obstante. Nos obliga a ampliar nuestras mentes y corazones para contemplar un amor tan amplio como el de Dios. En esta estación de la cuaresma, se nos pide que comencemos a apreciar el amor de Dios hacia nosotros.

  • ¿Qué significa para ti el “amor incondicional” de Dios?
  • Al igual que Nicodemo, ¿cómo puedes integrar el amor incondicional de Dios en tu vida?
  • ¿Cómo podemos enfocarnos en la amplitud del amor de Dios como parte de nuestras prácticas cuaresmales?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English