Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Cuaresma 3 (A) – 2017

March 20, 2017


Éxodo 17: 1-7

Los israelitas están cansados ​​y sedientos en el desierto y, en su desesperación, piden a la providencia divina ayuda en forma de agua. Quizás Moisés está un poco frustrado por el resentimiento del pueblo, sin embargo, Dios se apresura a alimentar al pueblo con una corriente de agua de la roca en Horeb. ¿Qué decir de estos malhumorados israelitas y su exitosa demanda? ¿Deberían haber bajado la cabeza y confiado en sus líderes, o tenían razón al clamar por la misericordia de Dios?

Nuestra fe tiene una larga tradición de humanos peleando con Dios: Jacob luchó con un ángel del Señor; la mujer siro fenicia desafió a Jesús a satisfacer su súplica de curación. El nuestro es un Dios de gran misterio, pero también de entablar relaciones. “Estaré allí antes que tú en la roca en Horeb”, Dios promete, y así fue. ¿De dónde más pueden fluir corrientes de misericordia, si tenemos la audacia de exigirlo?

  • Recuerda un tiempo en que Dios respondió a tus peticiones. ¿Fue el resultado lo que esperabas?
  • Como pueblo de Dios, ¿cómo equilibramos la paciencia y la fe confiada con la urgencia de la necesidad humana?

Salmo 95

El Salmo 95 es un juego en dos actos, el primero celebratorio y el segundo amonestador. Dios es honrado como el creador de las cavernas, los mares y las colinas; es un poder de  inconcebible majestad. Todo el mundo está invitado a “arrodillarse ante el Señor nuestro Hacedor”, ofreciendo una sumisión agradecida a la autoridad divina.

Pero, ¡espera! Luego se nos recuerda a esos malvados “antepasados ​​… de Meribá, y… de Masá”, los mismos israelitas que demandaban agua de la roca en Horeb. Dios parece estar ofendido de que no estuvieran dispuestos a confiar en sus caminos, y por ello su generación fue “detestada”. Todo por suplicar su caso al Todopoderoso. Si queremos, podemos deducir una simple lección moral de esto: poner a Dios a prueba no va a ganarnos ningún punto de bonificación celestial. Pero no nos olvidemos: Dios todavía se presentó en Horeb, el agua fluyó, y los israelitas continuaron su viaje. Podemos pelear contra Dios, podemos pedir demasiado a Dios, pero el pacto permanece. Todavía estamos caminando hacia casa.

  • ¿Dónde ves a Dios en el orden creado y en la naturaleza?
  • ¿Hubo un momento en que te ofendiste por una petición de alguien que amabas? ¿Cómo mantuviste la relación?

Romanos 5: 1-11

Las reflexiones de Pablo sobre el sufrimiento, la resistencia y la esperanza son oportunas durante la Cuaresma, cuando muchos de nosotros echamos un vistazo al quebrantamiento de nosotros mismos y de nuestro mundo. En este pasaje hace una afirmación atrevida: podemos alardear de una esperanza en “compartir la gloria de Dios”. Cuando consideramos nuestros defectos y debilidades, grandes y pequeños, tal esperanza parece casi absurda. ¿Cómo podríamos acercarnos a la gloria de Dios en nuestra debilidad y falibilidad?

La clave, por supuesto, está en Cristo. Su amor nos une a la gloria de Dios, y así como el sufrimiento de Cristo nos justificó en la cruz, así también nuestro propio sufrimiento nos atrae cada vez más a la reconciliación de Cristo. Esto no es un llamado a la penitencia gratuita o una sugerencia de que podemos salvarnos a nosotros mismos proclamando en voz alta nuestros pecados. Dios ya sabía lo que necesitábamos, y lo ha realizado por medio de Cristo. Reconocemos nuestro pecado como la precondición del reconocimiento de la gracia, en el cual “seremos salvos por su vida”.

  • ¿Cuál es tu relación con el concepto de pecado?
  • ¿Cómo te ha llamado Dios a la reconciliación en tu propia vida?

Juan 4: 5-42

Nunca se sabe a quién puede encontrar uno mientras lidia con sus asuntos diarios. Cuando la mujer del pozo se encontró con un hombre pidiendo bebida, podía haberlo ignorado, o incluso haberlo hecho en silencio, pero algo la obligaba a comprometerse. Al hacerlo, participó en una conversación que alteraría su vida y las vidas de aquellos en su comunidad. ¿Cuántas veces pasamos inconscientemente ignoramos el rostro de Dios en la calle porque estamos preocupados en nuestras propias preocupaciones triviales? ¿Qué podríamos aprender si nos atreveríamos a preguntar “de dónde sacas esa agua viva?”

Una vez más, retornamos a los israelitas en el desierto. También pedían agua, y fueron saciados, al menos en las necesidades del momento. En Cristo, pedimos algo mucho más perdurable: una fuente nueva, la de la vida misma, que nunca se agotará. Pero debemos hacerlo.

  • Ahora mismo, ¿qué sed le pedirías a Dios que te saciara?
  • ¿Dónde podrías encontrar a Cristo en las rutinas ordinarias de tu vida?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English