Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Cuaresma 4 (C) – 27 de marzo de 2022

March 27, 2022

[RCL] Josué 5: 9-12; ­Salmo 32; 2 Corintios 5: 16; Lucas 15: 1-3, 11b-32

Josué 5: 9-12

El pueblo de Dios está recuperando el aliento. Han cruzado otro río… el Jordán. Cuando comenzó este viaje, cruzaron el Mar Rojo (Mar del Junco), huyendo de sus opresores egipcios. Ahora, con el desierto en el espejo retrovisor, hacen tiempo para recoger sus pensamientos y reorientarse en vidas centradas en establecerse, versus vidas enfocadas en huir y deambular. Acaban de terminar la circuncisión de todos los niños varones nacidos durante el tiempo en el desierto. Esta es una reafirmación de su pacto con Dios. Para nosotros, eso sería como tomar tiempo para bautizar a todos los bebés y quizás a los extranjeros que se hubieran convertido en parte de la comunidad durante el tiempo de vuelo/deambulación.

Dios interviene. Dios le revela a Josué un mensaje para ser comunicado al pueblo: “Hoy he quitado de vosotros la vergüenza de Egipto”. El pueblo, pasando por una gran prueba de mucho sufrimiento y pérdida, ha recibido una bendición de Dios. El bloque de la vergüenza ha sido removido.

El pueblo ha actuado. Dios ha respondido. Ambos lados de la promesa se inclinan uno hacia el otro. Esto está en el corazón de lo que hacemos como personas entretejidas en una relación de pacto con Dios. CAMBIAR. APRENDER. ORAR. ADORAR. Incluso en ausencia de edificios establecidos o de un sistema de tribunales, la fe de la gente les da algo para guiarlos, algo para orientar sus acciones. En verdad, a través de todos los terrenos, la fe es un salvavidas. Y los cristianos al oír esta historia oímos un eco poderoso. Dios, a lo largo de todas las épocas, ha estado quitando lo que bloquearía la nueva vida

  • Me pregunto si alguna vez ha tenido una experiencia en el desierto que terminó. ¿Cómo marcó la llegada a una Tierra Prometida? ¿Tuvo la necesidad de renovar su pacto con Dios?
  • Con la pandemia, parece que todo nuestro mundo ha sido lanzado a una experiencia salvaje. A medida que salimos de la pandemia, me pregunto si nuestras comunidades de fe podrían hacer un esfuerzo concertado para renovar los pactos bautismales y apoyarse en Dios.

Salmo 32

En el salmo, oímos un suave recordatorio de cómo es la mejor relación entre el Creador y las criaturas. Comencemos con el fruto de esta relación correcta, ¿de acuerdo? El fruto de una relación correcta es alegría, gozo y regocijo. Contrario a los principios del Evangelio de la Prosperidad, no se trata de prosperidad financiera. ¡Se trata de dones espirituales!

Estas recompensas son respuestas involuntarias a una relación que funciona bien. Pero para que esto suceda, cada parte de la relación debe tener claridad de roles. La culpa del pueblo ha sido eliminada porque han sido honestos con Dios. Están reclamando su tamaño correcto: pequeño. No necesitan ser refrenados, porque se someten voluntariamente a la voluntad de la gracia de Dios. No hacen esto por miedo; cuando los humanos tienen puestos sus anteojos espirituales correctos, ven verdaderamente que Dios es su refugio y lugar seguro, ¡no su enemigo!

No necesitan tener miedo de sincerarse con Dios. Necesitan tener miedo de no sincerarse con Dios. Cuando “controlo la lengua” y me detengo de llegar limpio ante Dios, es como si toda la humedad viva en mí se evaporara. Desde un lugar de pequeñez apropiada, podemos dejar que Dios nos guíe. Dejamos que Dios sea nuestros ojos. Dios ve cosas que nosotros no vemos. Podemos confiar en Dios. Somos tanto los malvados como los que confían, dependiendo de las elecciones de un momento a otro. Tener una regla de vida saludable ayuda a aumentar la cantidad de tiempo dedicado a la bendición con Dios. Nos ayuda a reclamar el verdadero corazón.

  • Me pregunto cuándo ha sentido que se le secó la humedad espiritual. ¿Qué estaba pasando? ¿Qué hizo para volver a conectarte con Dios?
  • ¿Qué podrían hacer nuestras comunidades de fe para fomentar reglas de vida sostenibles para el pueblo de Dios?

2 Corintios 5: 16

En esta carta a la incipiente comunidad de cristianos que viven en Corinto, oímos más sobre este punto de vista. Para Pablo, la forma en que vemos las cosas cambia una vez que conocemos a Jesús. Una vez bautizados en la vida, muerte y resurrección de Cristo, recibimos lentes nuevos. Debemos trabajar intencionalmente para asegurarnos de tener estos nuevos lentes puestos a medida que nos acercamos a nuestra vida. Y las cosas aparecen diferentes. Vemos una nueva creación. Vemos una nueva posibilidad. Vemos nuevas conexiones, donde antes podríamos haber visto división y separación. Y también nos vemos a nosotros mismos y a nuestros roles de manera diferente. Ahora somos reconciliadores en nombre del que seguimos. Jesús vino a reconciliar a los humanos con Dios. Como agentes de Jesús, trabajamos para él para su misión. No debemos ser contadores de pecados, sino contadores del valor inherente de todas y cada una de las vidas humanas.

  • ¿En qué momento tuvo problemas en su relación con alguien en la comunidad de su iglesia? ¿Pudo experimentar en mirar a la situación a través de los lentes de Jesús?
  • ¿Los lentes de Jesús siempre significan ser agradable? ¿Cuándo se dio un tiempo en el que vio, a través de los lentes de Jesús, que necesitaba abogar por un límite difícil?
  • Cuando pensamos en el racismo sistémico en este país, ¿cómo se verían nuestros esfuerzos si usáramos los anteojos de Jesús?

Lucas 15: 1-3, 11b-32

Me encanta el contexto de esta parábola del Hijo Pródigo. Los buscadores hambrientos y dolidos se acercan a Jesús por algo más que sus palabras de Pan de Vida. Y las élites religiosas se mantienen al margen y murmuran. Están irritados porque Jesús pase el rato, y aún más íntimamente, comparta una comida con pecadores. Este pequeño, breve y diminuto contexto que precede a la parábola es una poderosa historia de advertencia para todos los que trabajamos en la iglesia. La posesión del poder es para Dios. Nuestro trabajo es administrar y distribuir el poder de Dios, especialmente distribuirlo a los que menos tienen. Empoderamiento de los demás. El empoderamiento de los más pequeños entre nosotros en términos de estatus. Liderazgo de siervo, lavando pies. Jesús se junta con pecadores y están hambrientos de guía. ¿Cuál era la diferencia entre los recaudadores de impuestos y la élite religiosa? Los recaudadores de impuestos eran pecadores y estaban hambrientos de orientación. La élite religiosa y quejumbrosa eran simplemente pecadores. Jesús contará una historia de amor extravagante, aceptación y bienvenida para aquellos que saben que se han desviado y que cambian, aprenden y oran. El que deja la historia con el corazón vacío es: el que siente que no hay nada que aprender, el que siente que ya lo tiene todo resuelto, el “hermano mayor” que lleva más tiempo en este juego, pero ya no sigue buscando revelación.

  • Me pregunto si alguna vez ha experimentado un momento en la iglesia en el que se acercó al Pan de Vida. ¿Qué estaba pasando en su propia vida? ¿Qué se sintió?
  • Me pregunto si alguna vez ha experimentado exclusividad en la iglesia. ¿Qué estaba pasando? ¿Qué se sintió?
  • Me pregunto quién en el mundo de hoy podría necesitar una invitación para acercarse a Jesús, el Pan de Vida. ¿Cómo podría invitarlos a entrar?
  • Me pregunto si podría haber aperturas de invitación implícitas en cada uno de los siete aspectos del Camino del Amor: Cambiar, Aprender, Orar, Adorar, Bendecir, Ir y Descansar.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English