Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Pascua 4 (C) – 2016

April 17, 2016


Salmo 23

Existe la costumbre extraña de referirse a este salmo como prueba de la terquedad o maldad de la humanidad. “Los seres humanos son como ovejas” suena el argumento, “tercos, poco inteligentes, y en constante necesidad de un pastor (Dios) para evitar que se hagan daño a sí mismos”. El salmo 23, sin embargo, no se presta de por sí a tal visión de menosprecio de la humanidad. Por el contrario, la metáfora de las ovejas y del pastor está destinada a evocar la especie de satisfacción entre los oyentes que les permite confesar con el salmista, “nada me falta”; la providencia de Dios por su rebaño les tranquiliza, no carecen de nada. La imagen cambia de Dios como pastor a Dios como anfitrión, que “prepara una mesa” y proporciona más de lo suficiente para beber. Este cuidado de Dios para con su pueblo engendra la esperanza del autor para el futuro, y anima a su compromiso de adorar siempre en el Templo “todos los días”.

  • ¿Podría describir su relación con Dios en estos términos?
  • ¿De qué manera la providencia de Dios le capacita a usted para vivir hoy, si usted comenzara realmente a creer en ella?

Hechos 9: 36-43

No debería ser una sorpresa para nadie cuando digo que estamos viviendo en una época que ha rechazado por completo las historias de los milagros (“¡a menos que, por alguna razón, impliquen a un niño, a una experiencia cercana a la muerte, y una visión celestial!). Tal vez al considerar el milagro de Pedro, como modernos, nuestra creencia podría ser ayudada acercándonos un poco a ver lo que podría significar el hecho, en lugar de simplemente tratar de apretar los dientes y creer en la declaración de una resurrección (aunque tal vez de aquí algunos de nosotros debiéramos empezar). En la real resurrección de Tabita vemos la reestructuración revolucionaria del orden social que la Iglesia está llamada a realizar y encarnar en el mundo. Tabita ha dado la vida por apoyar a un grupo de viudas, a los que están en el peldaño inferior de los estratos. Ella muere y el mundo continúa como lo hace normalmente. Pero no es así cómo suceden las cosas en el reino de Dios. Dios cuida de los quebrantados de corazón y venda sus heridas. Exalta a los humildes y a los mansos. Al igual que los profetas de antaño, Pedro demuestra que la atención a los “más pequeños” es una de las principales preocupaciones de Dios. El papa Francisco recientemente dio en el clavo cuando dijo: “¿Cómo puede ser que no sea noticia cuando un anciano sin hogar muere a la intemperie, pero es  noticia cuando la bolsa pierde dos puntos?”

  • ¿De qué manera ha sido llamada su parroquia a manifestar el poder de Dios y cuidar de los marginados a su alrededor?
  • ¿De qué manera has sido usted llamado personalmente a manifestar el poder de Dios y cuidar de los marginados a su alrededor?

Apocalipsis 7: 9-17

Como el salmo 23, esta imagen apocalíptica presenta a Dios en el papel de pastor, donde Dios “cobija” al pueblo de Dios, colmando eternamente su hambre y sed, protegiéndolos contra el calor abrasador del sol, secándoles las lágrimas de sus ojos, y llevándolos a los manantiales de las aguas de la vida.

A diferencia del salmo 23, a los que Dios pastorea han “salido de la gran tribulación”, han soportado los sufrimientos comunes a los que viven bajo el reino de la bestia en la visión de Juan. A los cristianos leyendo los textos de las lecturas del leccionario de esta semana (Sal 23, Ap. 7: 9-17) se les recuerda que la provisión de Dios para ellos (y la derrota final de sus opresores por parte de Dios) no necesariamente les exime del sufrimiento en esta vida. La mayoría de nosotros no va a hacer frente a la clase de ostracismo social o a la violencia que la audiencia de Juan sufrió por su fe en Cristo, pero cualesquiera que sean nuestras circunstancias, debería ser para nosotros un gran consuelo el que la restauración de todas las cosas por parte de Dios ya ha comenzado.

  • Dado que nuestras vidas no siempre van a ser tan cómodas como dice el salmo 23 o tan tumultuosas como narra el Apocalipsis 7, ¿cómo hacemos para confiar, mientras tanto, en la provisión de Dios para con nosotros?
  • Si se ha enfrentado a uno o ambos de estos extremos, ¿cómo estaba presente el Señor con usted en aquellos momentos de la vida?

Juan 10: 22-30

Al igual que el salmo 23 y Apocalipsis 7, Juan, una vez más, nos muestra una imagen del Divino Pastor, pero esta vez, esa imagen incluye a Jesús, que es uno con el Padre, de quien-recibió sus “ovejas”. Los oponentes de Jesús en el pórtico de Salomón no pertenecen a su rebaño (porque no creen en él), y por lo tanto, no pueden entender sus palabras o hechos. El rebaño de Jesús oye su voz, lo conoce, lo sigue, recibe de él la vida eterna, nunca se pierde ni puede ser arrebatado de su mano. “Los lobos” pueden venir, pero el Buen Pastor protege al rebaño; Dios combate a los enemigos. Esto no quiere decir que los cristianos estén inmunes a la apostasía (abandonando el rebaño de su propia voluntad), pero sí enfatiza la protección de Dios para con las ovejas de Dios, ya sean perseguidas por su fe en el siglo I, o se “dejen llevar por cualquier viento de doctrina” en el siglo XXI.

  • En los casos de su vida ¿usted lucha por creer que Dios le protege de esa manera?
  • Si alguna vez ha tenido la tentación de “abandonar el rebaño”, ¿cómo superó la tentación?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English