Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Pascua 6 (C) – 2013

May 05, 2013


Hechos 16:9-15

Una vez mi esposa y yo disfrutamos de un relajante fin de semana en Port Townsend, Washington. A medida que estábamos deambulando la ciudad, nos encontramos con una venta de patio al aire libre en la casa de cuatro jóvenes adultos que vivían juntos. ¡Lo siguiente que sabíamos, estábamos jugando al croquet con ellos, nos alojamos por varias horas! Si no hubiéramos tenido una habitación de hotel para volver, nos podríamos haber despertado a la mañana siguiente en su sofá. Hasta este día, tengo a estos jóvenes como un modelo de hospitalidad a lo que todavía aspiro.

¿Qué tan abierta es su casa? ¿Alguna vez ha hecho una conexión instantánea con alguien, como la que podría dar lugar a una hospitalidad? Lydia de Thyatira tuvo esa experiencia ese día en el río cuando conoció a Pablo y sus compañeros. Ella pudo haber escuchado con interés y luego seguir su camino, agradecido por la comida momentánea para reflexionar. Pero en cambio, ella estuvo inspirada para abrir las puertas de su casa a ellos y darles de comer de nuevo. A través de esta muestra de hospitalidad, Lydia se abrió a recibir la hospitalidad de Dios también.

  • Como comerciante de tinte púrpura, que sólo fue utilizado por el bien hacer, Lydia sin duda tenía amplios recursos para compartir con sus nuevos amigos. Tal vez la casa suya no sea objeto de tal posibilidad. ¿Cuáles son otras maneras que usted puede estar listo para estirar su nivel de comodidad y extender la hospitalidad a los lugares más extraños que Dios pone en su camino?

Salmo 67

Últimamente he estado leyendo la Biblia a mi hija de 7 años de edad, antes de acostarse. De vez en cuando nos encontramos con la palabra “impresionante”, y ella se reía de lo que parece ser para ella una expresión coloquial. Incluso yo, en mi juventud, fui distraído en la iglesia con la palabra “impresionante”, una palabra que mis amigos y yo usamos para referirse a cualquier cosa que nos gustó.

He tratado de explicarle a mi hija que el tipo de “pavor” del que escuchamos en la Biblia es un poco como el miedo, un poco como el asombro, y un poco como agradecimiento. En el salmo de hoy, oramos, “Que de todos los confines de la tierra se levanten con temor reverencial de Él”. En un mundo secular en que las personas son más propensas a tizar hechos positivos a la suerte, el karma o la ciencia como a Dios, es fácil olvidar cómo se siente esa sensación de “impresionante”.

Sin embargo, creo que todos lo hemos sentido. Es posible que lo hayamos sentido mientras estábamos de pie bajo un gran cielo lleno de estrellas, o mientras estábamos en un barco en medio del océano, o en la parte superior de un cañón. Es posible que lo hayamos experimentado en el nacimiento de nuestro hijo, o cuando el dinero que tanto necesitábamos apareció justo a tiempo, o cuando nos hemos enamorado. Como personas de fe, el crédito a Dios como el creador de todas las cosas buenas. Esta semana, manténgase alerta para esas cosas en su vida que son verdaderamente “increíbles”.

Apocalipsis 21:10, 22-22:5

Una mañana, cuando tenía unos 12 años, me desperté del sueño más increíble de mi vida. Inspirado por CS Lewis “Las Crónicas de Narnia”, soñé que había muerto, junto con toda mi familia y que me encontré en una hermosa y soleada tierra con verdes colinas. Todos mis amigos estaban allí, así como mis nuevos amigos. Mi hermano y algunos otros muchachos estaban jugando juntos, tuvieron un desacuerdo y se enzarzaron en una pelea. Pero se encontraron con que sus golpes no hicieron nada para dañar a los demás, por lo que se encogieron de hombros y dejaron de pelear. El gran león Aslan también estaba allí: nos dividió en grupos y nos sentó en el césped para comer juntos. Pusimos las manos en nuestros bolsillos y sacamos tanta comida como queríamos. Había juegos y diversión, y había profundas conversaciones importantes. Por encima de todo, había una creciente conciencia de que esto era para siempre: que nunca tendríamos que estar separados o perder a nadie nunca más, y que la muerte era sólo un recuerdo.

Este sueño se sentía como una promesa, y me ha mantenido desde entonces. Creo que este pasaje desde el Apocalipsis a Juan se pretende que sea una promesa también. En la visión de Juan, se cambia el cosmos: no sólo no hay necesidad de un templo, pero no hay ni siquiera necesidad de la luna o el sol, ya que la luz lo invade todo. Ya no hay guerra o lucha, ya que las mismas hojas de los árboles son capaces de curar a las naciones rotas. El árbol de la vida, que Dios impidió Adán y Eva de tocar cuando los expulsó del jardín, está ahora disponible para todos. Un río riega todo a su alrededor, tal vez fluye con las aguas del bautismo. En este lugar, todos estamos marcados y sellados en la frente como propiedad de Dios para siempre. Hoy en día, descansa en esta promesa y entiende que es para ti, también.

Juan 14:23-29

“No deje que se turbe vuestro corazón, y no deje que tenga miedo”. Estas palabras son comunes en los labios de Jesús y de los ángeles en toda la Biblia: “No tengan miedo”. Pero ¿por qué no? ¿No se me permite ser dueño de mis sentimientos? ¡La vida es terriblemente incierta, y tengo mucho de que temer! Jesús, ¿me negarías esta experiencia honesta? Sin embargo, aquí es la paz – paz de un tipo que el mundo no da ni puede dar. ¿Sabes lo que se siente, esa paz que sobrepasa todo entendimiento? Podemos tener la tentación de preguntarnos, “¿Cómo puedo lograr esta paz?”

Sin embargo, Jesús nos asegura que esta paz ya está en nuestro poder. Tal vez el problema está en negar que está ahí.

  • La clave parece estar en cumplimiento de la palabra de Jesús. ¿Qué significa eso? En el curso del evangelio de Juan, significa seguir el mandamiento nuevo de “amarnos unos a otros” como Cristo nos ha amado. Cuando vivimos en el amor y para el amor, nuestras acciones abren la misma paz que no pudimos ver en nuestro temor. “El amor perfecto echa fuera el temor” (1 Juan 4:18). Entonces, ¿qué vas a hacer primero hoy: dejar de temer, o empezar a amar? Cualquiera que elija, Jesús nos dice que uno naturalmente lleva a la otra.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English