Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 20 (A) – 2020

September 20, 2020


Jonás 3: 10-4: 11

Jonás técnicamente ha hecho lo que se le ordenó: ir a Nínive y predicar el arrepentimiento. Aunque la gente escuchó y Dios cedió, Jonás está furioso. Se va de la ciudad, construye una choza y pone mala cara. Dios ordena que salga un arbusto para proteger a Jonás del calor y Jonás acepta eso como algo debido. Cuando el arbusto se marchita, está lo suficientemente enojado como para querer morir. “¿Te parece bien enojarte así?”   pregunta Dios. “Entonces, ¿no debería preocuparme por Nínive, con toda la gente y las bestias en ella?” 

Jonás está seguro de cuál debería ser el destino de Nínive. La misericordia de Dios vuela frente a la justicia, como lo ve Jonás. Jonás ve que su trabajo como profeta es en vano porque Dios había cedido castigar a Nínive. Solo puede ver su propia noción de lo que Dios debería ser y debería hacer. De hecho, se escapó del trabajo al principio porque temía que Dios hiciera lo mismo que Dios terminó haciendo. Y Jonás está lo suficientemente enojado como para querer morir.

Todos tenemos nuestras ideas sobre lo que debería suceder en situaciones que nos indignan. Cuando no se cumplen nuestras expectativas, podemos enojarnos y amargarnos tanto como Jonás, o podemos sorprendernos de la misericordia que ha tenido lugar. Nuestra reacción no afecta el resultado; simplemente nos afecta. Siempre tenemos una opción: amargura solitaria o asombro con los demás. Podemos ver solo el mal que queremos enderezar o podemos ver el panorama más amplio y ver que la humanidad obró mal y necesita curación.

  • ¿Qué situación le indigna en este momento?
  • ¿Cómo responde a la noción de que Dios ama a las personas que le indignan a usted?
  • ¿Es correcto estar enojado?

Salmo 145: 1-8

Esta es una canción exuberante de alabanza. La imagen que me viene a la mente es la de un espectáculo de fuegos artificiales. Cada descarga de fuegos artificiales es sorprendente y hermosa, y en el transcurso del tiempo, cada una supera a la anterior hasta que hay un glorioso final de vista y sonido.

Bendeciré por los siglos de los siglos… todos los días… sin fin a la grandeza de Dios… de generación en generación… poder, majestad, todas tus maravillas… acciones maravillosas, grandeza, gran bondad, obras justas…   El salmista acumula alabanza tras alabanza hasta la última línea que termina con la palabra hesed  : el nombre final de la bondad amorosa de Dios. La última línea también recuerda la paciencia del Señor en el desierto con Israel, donde Dios se quedó con ellos mientras se rebelaban y se quejaban.

Las imágenes tambalean una sobre otra en un extravagante himno a quién es Dios. Dios es demasiado espléndido, demasiado glorioso, demasiado asombroso para las palabras humanas, pero el salmista, de todos modos, se ve obligado a usar palabras porque la experiencia de Dios es tan abrumadora que debe expresarse. La extravagancia del salmo refleja la generosidad del terrateniente en la parábola. Supera toda comprensión.

  • ¿Cuándo fue la última vez que se quedó sin aliento con gratitud y asombro?
  • ¿Qué atributos usaría para componer una canción de alabanza?
  • ¿En qué parte de la liturgia podría usar este salmo además de entre las lecturas?

Filipenses 1: 21-30

En la mayoría de las decisiones que tomamos no se trata de elegir el bien sobre el mal, sino de elegir entre bienes competidores. Este es el dilema que la epístola nos presenta hoy. Es bueno estar unidos a Dios en Cristo. También es bueno trabajar para que se cumpla la visión de Dios sobre la creación. Para el escritor de la carta a los filipenses, esta elección se presenta como estar entre morir y estar con Cristo o vivir y servir a la comunidad.

La decisión que tomemos depende de cómo entendemos el reino, ¿es sólo para el futuro eterno o existe aquí y ahora junto a la realidad mixta que conocemos como vida en el mundo? Hay una manera en que esto es una falsa dicotomía: la respuesta es ambas/y, no cualquiera / o. Estamos hechos para la unión con Dios ahora, así como eternamente. El reino de Dios se está inaugurando en la tierra tanto en el presente como en el futuro.

Estamos llamados a vivir dentro de la tensión de esta paradoja. Señalar el reino de Dios, el sueño de Dios para el mundo, es sin duda lo que se nos encarga hacer como seguidores de Jesús. Estamos llamados a ayudar a llevarlo a la realidad tal como lo conocemos ahora, transformando las estructuras del mundo.

  • ¿Cómo ha experimentado la tensión de elegir entre bienes?
  • ¿Experimenta opciones como la de decidir entre buenas acciones?
  • ¿Cómo experimenta la paradoja de que el Reino ya está aquí y todavía no?

Mateo 20: 1-16

Cada vez que rezamos la oración del Señor, pedimos que venga el reino de Dios. ¿Realmente queremos que suceda eso? Esta parábola nos dice cómo es el reino de Dios. Cuando la oímos, muchos dirán con los trabajadores que fueron contratados temprano en el día, “¡Eso no es justo!” Nuestra cultura dice que en el mejor de los casos el dueño de la viña es tonto, pagando a los recién llegados el mismo salario que los que trabajaron todo el día. ¡Eso es una holgazanería gratificante!

Por supuesto, los caminos de Dios no son nuestros caminos. Jesús cuenta parábolas que ponen las cosas patas arriba desde la perspectiva de la cultura. ¿Cómo debemos entender su perspectiva sobre el reino? El terrateniente va a la ciudad varias veces durante el día para contratar a cualquiera que no haya encontrado trabajo. Todos los trabajadores son bienvenidos y todos reciben el mismo salario. Esta no es una ética de trabajo capitalista.

El asunto parece ser que Dios da libremente a todos, independientemente de su productividad. No ganamos un lugar en el reino; es un regalo, dado sin tener en cuenta la dignidad desde el punto de vista del mundo. Esta parábola podría considerarse como un ejemplo de lo que significa respetar la dignidad de cada ser humano.

  • ¿Dónde se ve en esta parábola?
  • ¿Cómo responde a las acciones del dueño de la viña? ¿Por qué?
  • ¿En qué parte de su vida hay oportunidades para defender la dignidad de cada ser humano?​​​​​​

Kate is an Episcopal Benedictine monastic, a member of the Companions of St Luke – OSB, and serves her community as Dean of Formation and Safe Church administrator. She is currently in her second year in the Episcopal Church in Minnesota’s School for Formation as a postulant for holy orders. She lives in St. Paul, where her feline companion allows her to share an apartment.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English