Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 10 (A) – 2014

July 13, 2014


Génesis 25:19-34

Nuestro relato se inicia con Isaac y el matrimonio de Rebeca. Después de muchas oraciones, Rebeca, que era estéril, concibe milagrosamente gemelos que “luchan dentro de ella”. En un gran dolor, Rebeca le pregunta al Señor por qué debía ser sometida a tal sufrimiento. El Señor le revela a Rebeca que ella está llevando en su vientre los fundadores de ambas naciones y que el gemelo más joven algún día gobernaría sobre el mayor.

Se nos dice que el primer gemelo que nació fue llamado Esaú (que representaba a los edomita) y que el segundo gemelo salió del vientre agarrado del talón de su hermano. Este fue llamado Jacob, que significa “el que suplanta”. El nombre de Jacob más tarde se cambió a Israel.

Los chicos llegaron a ser hombres muy diferentes. No sólo se veían muy diferentes, pero ellos actuaron de manera diferente también. Representaban dos estilos de vida muy diferentes, que estaban en conflicto. Esaú fue un hábil en la caza, mientras que Jacob era un pastor. Los medios de vida de Esaú dependían de un desierto habitado con juegos, mientras que los medios de vida de Jacob requerían pasto para su rebaño. Pastorear naturalmente produciría una fuente mucho más coherente de alimentos para una población cada vez mayor, por lo tanto, es posible que los pastos hayan comenzado a invadir las tierras de caza. Tal vez por eso Esaú regresa a casa después de cazar un día, sin éxito y hambriento.

Cuando Esaú le pide un poco del guiso que Jacob estaba cocinando, Jacob exige que Esaú primera le venda su derecho de nacimiento, que era su herencia como hijo primogénito. Esaú, a punto de morir de hambre, se pregunta ¿de qué me sirve la primogenitura si me muero de hambre?. Si el caso fuera que el juego, que era vital para los medios de vida de Esaú, fuese cada vez más escaso debido al aumento del pasto, esta tierra que Esaú levantó para heredar ya no tenía ningún valor para él. Esaú se compromete a vender a Jacob su primogenitura a cambio de una comida.

Jacob y Esaú eran gemelos. Eran diferentes en muchos aspectos, y sin embargo comparten los mismos padres. Lo mismo puede decirse de las dos naciones que llegaron a representar. Eran diferentes en muchos aspectos, y sin embargo, Dios era el Dios de ambos.

  • Dios es el Dios de todos. Dios nos ve a todos como hermanos y hermanas. Muchas veces sabemos esto, pero a veces puede ser difícil sentirlo en ¡nuestros corazones! ¿Cuándo has tenido problemas para sentir que Dios era también el Dios de alguien muy diferente a ti? ¿Qué le podría ayudar a que se sienta más como un hermano o hermana de alguien muy diferente a usted?
  • Esta historia trata de más de dos hermanos que son muy diferentes. Se trata de la lucha que se produce cuando las necesidades y deseos de los dos estilos de vida diferentes entran en conflicto. ¿Dónde ha observado esto en el mundo de hoy? ¿Cómo puede haber armonía entre ellos sin que uno abrume al otro?
  • No hay duda de que hay personas en su familia que viven muy diferentes estilos de vida del suyo. ¿A veces desea que vivan una vida más como la suya? A la inversa, ¿algunas veces envidia su estilo de vida? ¿Cómo podría honrar lo suyo sin criticar a los demás”, o que deseen que usted viva más como ellos viven?

Salmo 119: 105-112

En estas líneas, el salmista profesa una profunda fe en el Señor y la justicia de la ley de Dios. Él no considera que estas leyes como opresivas, sino el medio por el cual Dios puede proveer a los humanos una sociedad justa, ordenada y segura. La humanidad no puede prosperar donde la injusticia, el caos y la violencia reinan. El salmista describe las leyes de Dios como una “luz a mis pies”, “mi herencia para siempre” y la “alegría de mi corazón”. Los seres humanos no pueden prosperar donde la injusticia, el caos y la violencia reinan. Los decretos de Dios no son una carga para el salmista, sino el medio por el cual Dios podría aligerar la carga pesada a veces de ser humano. Sin embargo, es la experiencia del salmista de que otros actúan con malicia hacia él. Él se ve “gravemente afectado”, porque “los malvados pusieron una trampa” para él, con la intención al parecer de matarlo. Le pide a Dios “¡dame la vida!”. El salmista declara que, a pesar de la crueldad que le mostraron los otros, él mantendrá el juramento que le hizo al Señor y “observar”, “los juicios justos” de Dios “para siempre, hasta el final”.

Hay muchos lugares en el mundo donde la violencia, la injusticia y el caos roban a la gente el sentido de seguridad y futuro. Trate de usar los temas expresados en estas líneas para escribir una oración para aquellos que sufren los sistemas represivos del gobierno.

  • ¿Alguna vez ha experimentado la injusticia o un acto doloso por otro? ¿Cómo ha sido esta experiencia ha disminuido o fortalecido su fe? ¿Qué aspectos de su fe eran útiles para enfrentar esta situación? ¿Qué cosas no eran tan útiles?
  • ¿Qué preceptos de su fe son una “luz” a sus pies, y guían su camino, le dan estabilidad cuando el mundo a su alrededor parece estar en el caos?

Romanos 8:1-11

Pablo proclama la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte. A través de la obediencia de Cristo se nos ha librado de la condena de lo que no pudimos lograr por nosotros mismos. Según Pablo, nuestra incapacidad para mantener la Ley de Moisés debilitó la Ley hasta el punto de ser incapaz de ofrecer la salvación, que nos deja sujeto al pecado y la muerte.

Según Pablo, Dios envió a Jesús para que haga por nosotros lo que la Ley no podía a causa de nuestros propios defectos, no porque la ley estaba de ninguna manera inadecuada. Jesús venció nuestro pecado, y por medio de esta victoria, nos liberó del poder del pecado para que el propósito de Dios se cumpliera en todo aquel que ande “según el Espíritu”.

Pablo nos dice que fijar nuestra mente en “cosas de la carne”, es decir, nuestros propios deseos destructivos, sólo puede resultar en la muerte. Sin embargo, poner nuestras mentes en el Espíritu es “la vida y la paz”. Pablo nos recuerda que estamos en el Espíritu, porque el Espíritu de Dios habita en nosotros. Por lo tanto, incluso si nuestros cuerpos son “muerto a causa del pecado”, nuestros espíritus están vivos, porque el Espíritu de Cristo, habita en nosotros como justicia. Sólo es posible para nosotros que estemos en el “Espíritu de Cristo” porque el “Espíritu de Cristo” somos nosotros. Pablo añade que debido a que Cristo se levantó de los muertos, es decir, porque él es inmortal, su vida inmortal se encuentra en todo aquel en quien su Espíritu habita.

Yo no sé usted, pero a veces me siento como si Pablo me está entregando piezas de un rompecabezas. Tengo que conseguir todas las piezas en el lugar correcto antes de que pueda ver el panorama completo. Creo que la imagen que Pablo quiere que veamos podría ser algo como esto: Dios nos dio algunas reglas para vivir con el fin de proporcionarnos una sociedad segura, justa, para mantenernos en buena relación con Dios y entre nosotros.

Sin embargo, debido a la debilidad humana, no fuimos capaces de obedecer las leyes. De hecho, nuestra desobediencia hizo mal uso de la ley e hizo las cosas aún peor. La ley no pudo entonces cumplir el propósito de Dios. No dio la vida, sino la muerte. Por lo tanto, para que el propósito de Dios se cumpla, Dios envió a Jesucristo, que lograría lo que la ley, a causa de nuestra propia pecaminosidad, no podía.

Según Pablo, Jesús no pretende sustituir la Ley, pero cumple su objetivo – al igual que un médico no sustituye a un libro médico, pero cumple con su propósito. Un libro médico puede describir síntomas y recomendar el tratamiento, pero si está mal interpretado o es usado mal, puede hacer más daño en vez de bien. Un médico puede realmente salvar vidas; él o ella cumplen con el propósito del libro mediante la comprensión y el uso de ese conocimiento para curar a otros. Creo que esta es la imagen que aparece cuando nos reunimos todas las piezas que Pablo nos ha dado.

  • ¿Qué significa para usted tener el Espíritu de Cristo “en” usted? ¿Qué significa para usted vivir “en” Cristo?
  • La escritura es con frecuencia mal entendida y mal utilizada, y por lo tanto incapaz de cumplir el propósito de Dios. ¿Cómo funciona el “Espíritu Santo” supera esto?
  • ¿Cómo ha sido su comprensión de las Escrituras con el tiempo? ¿Cómo este cambio ha impactado su vida “en” Cristo?

Mateo 13:1-9, 18-23

En el capítulo 13 de Mateo nos podemos imaginar a Jesús de pie en un bote un poco fuera de la orilla, pero todavía al alcance del oído de las multitudes. En la playa, la gente espera con impaciencia su mensaje. ¿Qué estaban esperando oír? Fuera lo que fuera, Jesús les dice en su parábola de que el mensaje se entregará y echará raíces en muy pocos de ellos.

En la parábola del sembrador Jesús, la “semilla” representa el Reino de Dios. Jesús es representado como el sembrador, y la gente es como los diversos lugares en donde las semillas caen. Cuando el sembrador deja caer una semilla en un camino, se expone y es rápidamente cogida por un pájaro. Cuando cae una semilla en pedregales, éste comienza a brotar, pero sin profundidad de tierra y pronto se marchita. Una semilla cayó entre espinos es pronto ahogada y muere. Pero una semilla que cae en terreno fértil rinde una cosecha abundante.

Jesús proclama: “¡El que tenga oídos, que oiga!” Bueno, parece que explicación adicional era necesaria.

Un poco más tarde en el Evangelio, escuchamos una versión ligeramente ampliada de la parábola. Jesús explica que la semilla que cae en el camino, que es arrebatado por un pájaro, muestra cómo el “maligno” puede arrebatar el reino del corazón de uno si uno no lo entiende correctamente. La persona que es como suelo rocoso recibe la palabra con gozo, pero sin raíces propias, su fe no puede resistir los desafíos de la vida. La persona que es como una cama de espinas no produce nada, porque las preocupaciones del mundo son más importantes que el Reino de Dios. Pero las semillas que caen en tierra buena, es decir, en personas que tienen conocimiento, producen una tremenda producción.

Yo no sé ustedes, ¡pero yo he estado estos cuatro lugares en distintos momentos de mi vida! He estado en el camino, cuando estaba tan envuelto en donde yo quería ir que ni siquiera trate de entender lo que Dios estaba poniendo justo en frente de mí. Yo he sido el suelo rocoso, cuando me olvidé de nutrir las cosas que eran más importantes en mi vida y estas se marchitaron y murieron a veces. En otras ocasiones he permitido que mis ansiedades diarias, como espinas, ahoguen las cosas verdaderamente maravillosas que Dios me ha dado. Y sin embargo, Dios, con persistencia amorosa, nunca deja de transmitir su ¡ilimitada generosidad de semillas! Dios sabe que habrá momentos en que soy una arcilla rica y que una semilla echa raíces y crece.

  • ¿Cómo ha sido su camino, trillado, con pedregales, un lecho de espinas, buena tierra? ¿Cuáles fueron las circunstancias en su vida en esos momentos? ¿Qué podría haber hecho una diferencia en cuanto a qué receptivo hubiese sido a la Palabra de Cristo?
  • ¿Qué es lo que hace una “buena tierra”? ¿Cree usted que la gente nace con ella o la buena tierra se puede lograr desarrollar?
  • ¿Cómo se siente cuando otros parecen estar en un terreno rocoso o en camas de espinas? ¿Se siente frustrado? ¿Cómo podemos fielmente proclamar el evangelio sin ser agresivos?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English