Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 13 (C) – 2013

August 05, 2013


Eclesiastés 1:2, 12-14; 2:18-23

Todo es vanidad, todo es vanidad. Esta lectura parece similar a un episodio de Oprah. Su trabajo es vanidad, mi trabajo es la vanidad, ¡el trabajo de todos es vanidad!

Aun así, destaca un punto válido sobre nuestra preocupación por el mundo. Cuando trabajamos, sabemos que nuestro trabajo, al final, no es para nuestro propio bien, porque, como todas las cosas en este mundo, pasarán. Cuando nos preocupamos, esto es vanidad, porque el mundo se acabará. Cuando no nos fatigamos, también es vanidad.

Todo suena tan existencial. Pero lo que parece estar sucediendo aquí parece que puede ser un poco de exageración rabínica. Como la mayoría de los maestros y predicadores, algunas veces las Escrituras, hem, exageran un poco para hacer destacar un punto importante.

Al final, ¿lo es todo vanidad? ¿Es cada acto que hacemos en este mundo sólo para nosotros mismos? ¿No hacemos nada que valga la pena? Por supuesto que sí. Por supuesto que nuestras acciones son importantes, por supuesto, es importante la forma en que vivimos nuestras vidas. Por supuesto que importa si trabajamos o si mejor dejamos las cosas para la próxima generación en vez de que para nosotros.

Pero el objetivo de esta lectura particular, parece ser que, al final, mientras que todas estas cosas son importantes y, de hecho, son las cosas más importantes que vamos a hacer durante nuestra corta estancia en esta roca giratoria, esa importancia palidece en comparación con lo escatológico, esperanza celestial y la vida que vamos a llevar.

Al final, nuestra adoración a Dios, nuestra alabanza a Dios y nuestra relación con Dios son las cosas más importantes. Y esas cosas se manifiestan en una variedad de áreas de nuestras vidas, todos de las cuales son importantes. Pero cuando llegue el último día, cuando nos encontremos resucitados nuevamente en nuestra nueva vida con Cristo, cuando la luz perpetua brille sobre nosotros y estemos abrumados por la gloria del Señor Dios Todopoderoso, todo lo que habíamos hecho antes, todos nuestros éxitos anteriores , pecados y defectos desaparecerán tan insignificante enfrente de ese gran amor. Y todo parecerá ser vanidad.

  • ¿En qué detalles nos vemos atrapados y que no son importantes?
  • ¿Qué minucias nos está distrayendo de una vida con Dios?
  • ¿Qué cosas pequeñas interfieren con nuestra relación con Dios que pueden ser opacadas por las grandes cosas que interfieren con nuestra relación con Dios

Salmo 49:1-11

En el salmo de hoy vemos que “los sabios mueren también, como el torpe y estúpido perecen” y que nunca podemos rescatarnos a nosotros mismos, o entregar a Dios el precio de nuestra vida”. Esta lectura tiene una igualdad sombría pero liberadora. Es un recordatorio de la igualdad fundamental de todas las personas, el rey y mendigo por igual ambos moldeados en polvo al final. Y, sin embargo, este salmo que parecía imposible encaja con las otras lecturas del día. Este recordatorio que somos polvo, fácilmente establece una premisa para un sermón, presentándonos un problema que necesita la redención ofrecida por las lecturas, tanto en Colosenses como en Lucas. Cuando se nos recuerda que vamos a morir, y que ricos y pobres se mueren por igual, se ara un terreno fértil para recordarnos de que no sólo morimos, pero también somos resucitados en Cristo.

Del mismo modo, nos recuerda que no importa cuántos juguetes  tengamos, aun así morimos, y que nuestra codicia no es nuestro objetivo. Aunque potencialmente oscura y pesada por si misma, esta lectura ofrece hasta un problema existencial que se encuentra con soluciones potentes y afirmativas en las otras lecturas del día. La incorporación de este salmo brinda al predicador la oportunidad de fundamentar bíblicamente sentimientos de temor o preocupación que son redimidos en Cristo.

  • ¿Por qué las buenas obras no son suficientes para rescatarnos a nosotros mismos?
  • ¿Cuál es la locura de confiar en las riquezas?
  • ¿Qué debemos hacer para nunca ver la tumba?

Colosenses 3:1-11

La lectura de hoy de Colosenses dirige con la mejor de las noticias: “Si habéis sido resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo. … Cuando Cristo, que es vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria”. Esta luego continua, exhortando y fomentando la buena conducta, y recordándonos que en Cristo no importa, y que incluso la muerte que sufrimos nos ha permitido ser vestidos con el “nuevo yo”.

Si bien no podemos ser salvos por nuestros propios actos, podemos ser salvados por Cristo. Invitamos en nosotros mismos la muerte si confiamos en nuestras propias acciones o en nuestras propias capacidades, pero Cristo, quien lo es todo, no se preocupa por nuestros pecados y defectos, Cristo nos redime de todos modos.

  • ¿Qué deficiencias o transgresiones puede lavar el poder de Cristo?
  • ¿A qué se parece una nueva vida en Cristo?
  • ¿Qué relación hay entre esta vida universal en Cristo (ni judío ni griego, etc.) y una vida en la que confiamos en la capacidad humana?

Lucas 12:13-21

En esta lectura escuchamos a Jesús reprendiendo la codicia y la mundanidad y nos da un ejemplo de mala administración. Normalmente, consideraríamos a un hombre que había almacenado suficiente para llenar sus silos y almacenes como un buen administrador de los recursos que se le dan, de haberlas multiplicado como los criados con los talentos. La diferencia es que aquí, el talento no ha sido devuelto al maestro en agradecimiento. Este hombre ha ahorrado más de lo que puede utilizar, y sin embargo, no muestra gratitud a Dios por los dones que se le ha dado. A él no le importa la viuda, al huérfano, el que tiene hambre, los indefensos. Incluso a lo largo de toda la parábola él habla sólo en primera persona. “Yo”, “yo”, “yo”, “yo”,

Ahorrar y ser prudente con los recursos es una virtud, pero este hombre se ha convertido en un idólatra, codiciosamente tomando más de lo que necesita o puede utilizar, no usando los dones que se le habían dado. Mientras que su grano se ha podido multiplicar, lo almacena en un silo en donde pueda volver y obtenerlo más tarde, ¿es esto diferente al siervo que enterró el talento? Esta parábola nos advierte contra la idolatría de la avaricia, la glorificación de la riqueza excesiva. Jesús no condena al hombre por su éxito, o incluso por su riqueza. Este hombre se muestra como un ejemplo negativo, porque él no puede servir a nadie más que a sí mismo y su propia riqueza. Su ambición le ha causado a pensar sólo en tener más para sí mismo, en detrimento de los que le rodean. Y en sus acciones, se ha olvidado de la más importante de las verdades financieras: que no se pueden llevar con nosotros cuando nos llegue la muerte. El que muere con más juguetes sigue siendo igual de muerto. Y en la muerte, este hombre tendrá que presentarse ante Dios en juicio, con su codicia y el egoísmo por completo.

La mayordomía es algo más que conseguir lo que más sea posible. Es algo más que almacenar recursos. Sin duda, es algo más que idolatrar aquello por lo cual somos avaros. Es asegurarse de que tenemos suficiente, sin duda, pero se trata de asegurarse de que los que nos rodean también tienen suficiente.

  • ¿Cuáles son nuestros ídolos? ¿Por qué somos codiciosos? ¿Qué es lo que perseguimos, en detrimento de los que nos rodean?
  • ¿Qué productos materiales o deseos estamos poniendo por encima de Dios y el servicio?
  • ¿Estamos más preocupados por el juicio del mundo, o por el juicio de Dios?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English