Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 4 (C) – 2013

June 02, 2013


1 Reyes 18:20-39

Uno de los hilos conductores de las lecciones para hoy no es tanto “¿Quién es Dios?”, Como “¿Quién (o qué) no es Dios?” Los profetas de Baal son actores secundarios en esta historia, para mostrar la futilidad de llamar a aquellos seres quienes “por naturaleza no son dioses” (en las palabras de San Pablo). Este punto fue trabajado con intensidad por la caricatura de los profetas paganos, que corren todo el día gritando, bailando e hiriéndose a sí mismos simplemente para llamar la atención de Baal. Aunque el lector, está al tanto de información que ellos no son – el narrador nos ha estado preparando todo el tiempo para la conclusión en el versículo 39: “El Señor es en verdad Dios” contra las leyes de la naturaleza misma (ilustrado por el torrencial del sacrificio antes de que el fuego divino venga), el Dios de Israel afirma la prerrogativa divina como el único ser digno de adoración.

Este pasaje es, en suma, una respuesta a la pregunta que nos queda en el pasaje inmediatamente anterior. Cuando el rey Ahab, patrón de los profetas de Baal, ve a Elías venir, dice, “¿Eres tú, O turbador de Israel?” A lo que Elías responde, “no he turbado a Israel, pero tú lo has hecho… porque habéis abandonado los mandamientos del Señor y has seguido a los baales”.

La pregunta es, ¿quién tiene razón: el rey o el profeta itinerante? Para escuchar el autor de Reyes decirlo, Israel y Dios se han ido en diferentes direcciones, y Elías tiene la tarea de llamar a la nación de nuevo. Las palabras proféticas y acciones que requiera la tarea son incómodas, pero muchas veces Dios nos llama fuera del malestar y al conflicto con las estructuras de poder prevalecientes y escrituras sociales.

Salmo 96

Siguiendo con el tema, este canto de acción de gracias deja muy claro que “los dioses de los pueblos son ídolos, pero el Señor hizo los cielos”. Si bien este sentimiento hace del salmo una lectura difícil en una cultura pluralista, hay algo aquí más profundo que la superioridad superficial.

Hay un interruptor de ida y vuelta en este salmo entre la referencia a la tierra en el sentido de toda la creación y de la tierra en el sentido donde moran las personas. Dios es sin duda el creador de ambos por igual, pero esta imagen dual hace hincapié en que el mundo no se trata del todo sobre nosotros los seres humanos. El bello idioma al final del salmo – en la que se invocan el cielo, la tierra, los mares, los campos y los árboles son invocados para alabar el nombre del Señor – se hizo eco en la declaración del Domingo de Ramos de Jesús que, incluso si las personas fuesen silenciadas, las piedras gritarían. El mensaje, si vamos a escuchar, es que Dios no necesita nuestra alabanza para sentirse apreciado: la belleza de la creación es la alabanza ¡suficiente! Cuando empezamos a estar llenos de nosotros mismos, porque creemos que nuestra imagen de Dios es más clara que la de los demás, debemos aceptar la humildad que viene con este concepto. Después de todo, la razón que todo lo creado está alabando a Dios es porque Dios “viene a juzgar la tierra” (v. 13). Si nos encontramos siendo opresivos, o soberbios, o abusivos de la creación, ese juicio traerá sin duda humildad también.

  • ¿Qué significa decir que Dios es el Rey de toda la tierra?
  • ¿Le resulta fácil alabar a Dios para el juicio? ¿Qué significa el juicio de Dios hoy?

Gálatas 1:1-12

Pablo se estaba defendiendo a sí mismo a lo largo de esta carta. Los gálatas recibieron y dieron la bienvenida a su mensaje y, a continuación, al parecer, recibieron y dieron la bienvenida a algunas personas que no estaban tan entusiasmados con Paul. Al tratar de resolver todo esto a cabo, ellos deben haber transmitido a Paul que estas personas estaban diciendo cosas desagradables acerca de sus credenciales. Así que la introducción de la carta: “Pablo, un apóstol – no enviado ni por comisión humana ni por las autoridades humanas, sino por Jesucristo y por Dios el Padre”. Él exclama que cualquier persona que contradice su evangelio es anatema.

Obviamente hemos aceptado a Paul, e incluso hemos suavizado sus bordes ásperos un poco – después de todo, él es el más prolífico de todos los autores del Nuevo Testamento. Entonces, ¿qué nos podría estar diciendo este pasaje a nosotros, que vivimos casi 2.000 años después y no estamos en peligro de ser anatematizado por Paul? Tal vez Pablo está nombrando la realidad de que es fácil entusiasmarse sobre “la aprobación humana” de nuestras creencias religiosas. El evangelio es, en efecto, de origen divino, pero además es la transmisión que viene mediante personas que tienen diferentes ideas y diferentes visiones del mundo. En lugar de gastar todo nuestro tiempo peleando entre nosotros mismos sobre cuál perspectiva es correcta, tal vez deberíamos orar por la gracia para revelar a Jesús a los demás.

  • ¿El evangelio de Jesús demanda certeza de opinión, o hay espacio para la ambigüedad?

Lucas 7:1-10

Este texto del Evangelio indica a otros candidatos las cosas que no son Dios. El centurión a quien nos encontramos aquí es un oficial de uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Sin embargo, nos encontramos con él precisamente porque se acerca a Jesús para encontrar alivio de algo en contra que el ejército romano no podía defender. Enfermedad, muerte, pena, pérdida – éstos confrontan a todas las personas en el medio de la vida. El centurión es un hombre de medios, sin embargo, ricos, pobres, poderosos e impotentes por igual todos enfrentan a la mortalidad.

La preocupación del Tercer Evangelio, en muchos momentos de la narración, es mostrar a Jesús como el representante en la tierra del Dios de Israel. Se supone que debemos ver que el Mesías de Israel no es otro que el Cristo universal “, una luz para revelación para los paganos y para la gloria de [de Dios] al pueblo Israel” (Lucas 01:32). El centurión que viene a Jesús es un representante de todas las naciones, porque Jesús es el Salvador de todo el mundo. El juicio de Dios (cf. Salmo 96) llega acerca en Jesús, y resulta que el juicio es una buena noticia para todos los que están dispuestos a escuchar. El centurión estaba dispuesto, por lo que Jesús alabó su fe como superando la fe de todo el mundo en Israel.

  • ¿Qué significa la fe del centurión para la iglesia? ¿Cómo es la humildad de darse cuenta de su propia impotencia relacionada con su fe?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English