Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Propio 7 (A) – 2014

June 22, 2014


Génesis 21:8-21

Parece que todas las noches en las noticias, hay alguna historia con respecto a religión, con frecuencia es una historia que involucra a la intolerancia religiosa o persecución por parte de un grupo u otro; estas historias son un recordatorio constante de que incluso si la mayoría de nuestros amigos y familiares son parte de nuestra propia tradición de fe, el mundo está lleno de muchos de los que forman parte de una infinidad de tradiciones religiosas. Esta lección del Génesis, en la que escuchamos la historia de la esclava de Abraham, Agar y su hijo Ismael que llegaría a ser un antepasado del Islam, nos recuerda que los conflictos que leemos en los periódicos y escuchamos en nuestro noticiero de la noche no son conflictos simplemente modernos, sino más bien conflictos antiguos. Y así, si tenemos en cuenta los pasajes difíciles como éste, hay que recordar que no es sólo un momento de la historia la que estamos leyendo, sino más bien parte de una antigua lucha que continúa hasta nuestros días.

Sin embargo, a pesar de lo difícil que esta historia puede ser cuando consideramos sus amplias implicaciones, la misma está también llena de esperanzas, ya que Dios escucha y responde a los gritos de Agar. Aunque ella y su hijo fueron arrojados por Abraham, Dios estaba escuchando y proporciono el manantial que sostuvo a Agar e Ismael.

En tiempos de dificultades, ¿cómo interactúa con Dios? ¿Llama usted a Dios en su dolor, o usted tranquilamente descansa en tu dolor a solas? La próxima vez que usted está luchando o si siente que Dios está distante, recuerde a Agar, y considere separar unos minutos para hablar con Dios de  sus dificultades.

Salmo 86:1-10, 16-17

Salmo de esta semana nos recuerda que tener una relación con Dios no puede limitarse únicamente a petición o sólo alabanzas, sino que debe haber un equilibrio de estos dos actos. Las peticiones del salmista a Dios de “inclinarse”, “vigilar”, “ser misericordioso” y “alegrar el alma” son seguidos por la afirmación de que “Tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande es su amor hacia todos que te invocan” (v. 5). Esta ida y vuelta de la petición y alabanza continua a lo largo del salmo, y concluye, como corresponde, con la afirmación de que Dios ya ha actuado, como señala el salmista: “Tú, Señor, me has ayudado y consolado a mí” (v. 17).

  • ¿Cómo entiende la relación entre la petición y la alabanza? En su propia vida de oración, es la petición y la alabanza una u otra/o proposición para usted, ¿o usted las entiende a ambas y como a una entidad?

Este salmo complementa de manera asombrosa la lectura del Génesis y, en cierto sentido, parece hacer eco de los gritos de Agar que leímos antes. Al estudiar las lecciones de esta semana, considere revisar el texto del Génesis, después de estudiar este salmo e imaginar la situación de Agar como si las súplicas del salmista fuesen sus palabras. Al dar palabra a los gritos de Agar, ¿ha cambiado su experiencia de esta historia?

Romanos 6:1b-11

A primera vista, esta lección de Romanos puede sentirse un poco pesada. Con siete referencias al pecado y cinco referencias a la muerte, esto simplemente no parece un pasaje pequeño y agradable o feliz. Sin embargo, en este pasaje, Pablo está explicando cómo, a través de Cristo, nuestra vida no se limita al pecado y la muerte. Más bien, a través de la gracia de Dios, podemos estar unidos con Cristo y escapar de las ataduras del pecado y de la muerte.

Si bien puede parecer que la respuesta (estar unidos con Jesús) es bastante sencilla, puede ser más difícil decir lo que este pasaje está hablando. ¿Hay que literalmente morir al pecado, a fin de estar unidos con Cristo? ¿Es nuestro viejo yo realmente crucificado, con una cruz y clavos del mismo modo que experimentó Jesús?

Enterrado en medio de todas estas referencias al pecado y la muerte, hay, sin embargo, una breve e importante declaración: “Por lo tanto, hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo a la muerte, a fin de que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (v.4).

Para Pablo, el bautismo es la respuesta a todas las preguntas confusas que este pasaje pueda tener para nosotros. Es a través del bautismo que nos unimos a Cristo y llegamos a compartir la alegría de la resurrección, y también la forma en que llegamos a participar en la muerte de Cristo. A diferencia de la muerte de Cristo, sin embargo, la muerte que nos encontramos por el bautismo no es una muerte física y literal, sino más bien una muerte a nuestro viejo yo. El bautismo marca nueva vida, un nuevo comienzo y una transformación del yo, una transformación que sólo es posible a través de la gracia de Dios.

  • En este pasaje, nos enteramos de que estamos unidos a Cristo por el bautismo, pero ¿qué significa el bautismo para usted? Si eres bautizado, ¿tiene el bautismo un papel importante en su identidad? ¿Cómo el bautismo ha sido parte de su vida hasta ahora?

Mateo 10:24-39

Si alguien tiene una idea de que Jesús es manso o suave, la lección de esta semana en el Evangelio de Mateo debe ciertamente desengañarle de esa noción. En lo que es una lección difícil, encontramos a Jesús predicando lo que casi podría considerarse un grito de guerra contra la unidad, o al menos eso parece. De hecho, escuchamos a Jesús que proclama: “Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos de uno serán los miembros de la propia familia” (vv. 35-36).

En última instancia, este pasaje nos enseña que seguir a Cristo y vivir una vida de fe no siempre será fácil y que, a veces, hacer lo correcto puede causar relaciones de conflicto o daños. Sin embargo, en última instancia, seremos recompensados ​​por hacer lo que es correcto y ser reconocidos ante Dios (v. 32).

  • Considere las épocas en su vida cuando se enfrentó a un conflicto o una situación en la que había que tomar una posición en contra de la familia o amigos. ¿Cómo manejó la situación, y cómo se sintió?
  • En momentos de conflicto, tomar una posición es una cosa, pero asegurarse de que está participando del conflicto de una manera amorosa y respetuosa puede ser particularmente difícil. ¿Cómo Dios da forma a estas interacciones difíciles en su vida y le orienta en sus relaciones?

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

This page is available in: English