Sermones que Iluminan

Propio 20 (A) – 2017

September 24, 2017


En este mundo tan convulsionado en el que vivimos nos lastima grandemente todo lo que está sucediendo: inundaciones, feroces huracanes, hambre, sed, muertes, llanto, luto, dolor, desamparo, impotencia, injusticias, odio, desprecio, intolerancia y sufrimientos tanto ocurridos en la naturaleza, como producidos por nosotros, la excelencia de la creación de Dios: el ser humano.

Y alguien preguntó: “Y ¿dónde estaba Dios cuando el huracán azotó a Texas, a las pequeñas islas del Mar Caribe o cuando tembló la tierra en México?”  Esta pregunta nos la hacemos todos los seres humanos frente a sucesos y a situaciones de la vida cotidiana. Y es que algunas personas creen que los fenómenos naturales y las calamidades las provoca Dios para castigarnos.

Recordemos los murmullos de nuestros ancestros israelitas en la lectura del Éxodo que acabamos de escuchar. Los israelitas iban de camino hacia la tierra prometida cuando se rebelaron contra Moisés y contra Aarón. Tenían hambre y solo pensaban en las ollas de carne y puerro que comían en Egipto, mas no pensaban en los años de esclavitud a los que habían estado sometidos. Pero Dios, siempre comprendiendo la mezquindad y la falta de entendimiento de su pueblo, actúa con generosidad y misericordia. No toma en cuenta su rebeldía porque conoce bien el corazón de su pueblo, que solo sabe reclamar, exigir y murmurar.

Reclamar, exigir y murmurar son algunas de las respuestas del ser humano. Nunca acabamos de sentirnos satisfechos; siempre hay algo que no nos gusta o que nos hace falta. Aun así, Dios siempre camina a nuestro lado y nos provee todo cuanto necesitamos.

Esta creencia del abandono de Dios persiste a través de generaciones y culturas de personas creyentes y no creyentes. Muchas veces el sentimiento del abandono de Dios es motivo de temor y angustia. Olvidamos que Dios no es caprichoso ni castigador. Dios es para cada uno de nosotros y nosotras una presencia constante, inmensamente protector, compasivo y generoso.

Esa presencia divina protectora, compasiva y generosa se manifestó en la bondad de las personas que salieron al rescate de los miles de víctimas de los últimos desastres. Dios estaba con la familia de Texas que murió al tratar de salvar a otras personas cuando pasó por allí el huracán Harvey. Dios estaba con las personas solidarias que proveyeron alimentos y agua, con los socorristas que trabajaron horas incontables para salvar vidas. Dios estaba presente con las personas que sobrevivieron bajo los escombros del terremoto en México. Y no olvidemos que Dios estaba con la multitud de personas unidas en oraciones intercesoras pidiendo fortaleza y protección para los damnificados. Como bien dice el himno, “Dios está aquí, tan cierto como el aire que respiro, tan cierto como en la mañana se levanta el sol, tan cierto como yo le canto y me puede oír”.

El apóstol Pablo en su carta a los Filipenses nos dice: “Procuren que su manera de vivir esté de acuerdo con el evangelio de Cristo, quiero recibir noticias de que ustedes siguen firmes y muy unidos, luchando todos juntos por la fe del evangelio.” El apóstol Pablo se destacó por ser un gran evangelizador, pues desde la cárcel se comunicaba con las nuevas comunidades cristianas y se mantuvo pendiente a ellos. Sufrió mucho, lo cual, no fue obstáculo para continuar firme en su fe y en su amor a Jesucristo. Pablo nos dice que tenemos que ser fuertes y confiar siempre en nuestro Dios, pues nos dará las fuerzas para luchar y al fin de cuentas vencer y salir adelante. El apóstol nos exhorta a no desmayar, a no perder la fe porque es lo único que nos mantiene unidos al Señor.

Jesus nos invita a que siempre reconozcamos el amor de Dios manifestado a toda su creación, y también a compartir su amor con nuestros hermanos y hermanas, pues somos hijos e hijas de un solo Padre amoroso y compasivo. Vivimos en la gracia de Dios y se nos invita a amar a toda la humanidad y a servir a toda persona, no siendo ajenos al dolor humano ni al sufrimiento de personas simplemente porque no los conocemos o porque no pertenecen a nuestra comunidad.  Ese conmiserarse con el dolor y la tragedia ajena lo hemos visto en las redes sociales y lo hemos escuchado en las noticias, a raíz de los recientes desastres y pérdidas de la vida de las comunidades.

Hermanos y hermanas, esta respuesta humana ante lo catastrófico, es el ejemplo del evangelio de Cristo que el apóstol Pablo menciona.  Va de la mano con nuestros votos bautismales de proclamar por medio de la palabra y el ejemplo las Buenas Nuevas de Cristo. Es decir, de buscar y servir a Cristo en todas las personas, amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos y de luchar por la justicia y por la paz de todos los pueblos respetando la dignidad de cada persona.

Proclamar por medio de la palabra y el ejemplo las Buenas Nuevas de Dios en Cristo equivale a mantener viva nuestra fe y practicar la justicia y la misericordia. Vivimos en un mundo donde la injusticia se pasea hasta por nuestros hogares, pero no nos damos cuenta. Ser justo significa ser solidario, compasivo, tolerante, humilde, generoso y practicar la igualdad. Dejar a un lado las quejas, las inconformidades, los reclamos, las murmuraciones. Tenemos un Padre Celestial que nos trata con dignidad y eso mismo estamos llamados a hacer con las demás criaturas de Dios. Jesús nos trae hoy un ejemplo perfecto de generosidad, misericordia y justicia.

En el evangelio de Mateo hay otro ejemplo, la parábola de los trabajadores del viñedo. Dice Jesús que el trabajador tiene derecho a su paga, pero uno de los trabajadores murmura que el dueño debió pagarle más de lo acordado. Para callarlo, el dueño le hace ver que ha sido justo con él y con todos sus trabajadores. Podríamos pensar que las víctimas de todo lo sucedido en el mundo son los últimos en fila. Y, ¿qué dice Jesús sobre los últimos?  Por fe, nos exhorta a entender que: “los últimos serán los primeros”.  Recordemos siempre que nuestro Dios es inmensamente justo, compasivo y generoso.

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan