The Office of Public Affairs

The Public Affairs Office provides statistics, biographies, photos, background information, and other resources to media representatives reporting on the mission and ministries of The Episcopal Church

Episcopal Church Executive Council: opening remarks from the Presiding Bishop

June 14, 2019
Office of Public Affairs

The following are the opening remarks of Presiding Bishop Michael Curry at the Executive Council of The Episcopal Church, which met June 10 through June 13 at the Conference Center at the Maritime Institute in Linthicum Heights, Maryland.

Executive Council
June 10, 2019
Opening Remarks

Let me just share just a few opening remarks and again, welcome everybody here. Just a follow-up item and then one particular, kind of a shout-out to the staff of The Episcopal Church. The follow-up item is—You’ll remember at our February meeting, we had conversations and a resolution of concern with regard to Lambeth and the attendance of spouses to Lambeth. I just wanted you to be aware that the House of Bishops met soon after that, in early March. They had a conversation about that, as well as knowing the resolution of the Executive Council, and grateful of being aware of that resolution, I might say.

The bishops had great and, how can we say, vigorous and wholesome discussion of that. We didn’t pass a resolution but [instead] a statement, but there’s some work that is going on even as we speak. The community of bishops and spouses will be convening for our regular fall gathering in Minneapolis, in September. At that time, there will be even more discussion, and thinking about how to respond appropriately, in the way of love but with the clarity that love calls for from us. There will be more discussion because both the bishops and spouses will be present. There’s a small group, vice president Mary Gray-Reeves is convening a small group that’s working on thinking of ways to do that. That work is ongoing, and you’ll be hearing more, I think, in October when we reconvene.

That’s just a quick follow-up from our last meeting. I did want to, in my opening remarks, just offer a shout-out really to the staff of The Episcopal Church. The truth is we have a remarkable staff. These people, they are just extraordinary, and it is a privilege to serve with them. I know President Jennings, and Secretary Barlowe shared that with me. They are just a remarkable group of folks. They work hard. They really do, and I commend them to you. I think our ongoing working relationship between staff and Council are growing and developing in healthy and positive ways. I thank you for that, and I thank them for that.

A sign of that was really our last staff In-House, where people came in from wherever they are. As you know, almost half of the staff is deployed­ – that actually sounds military, but I guess that’s appropriate- because they had to be deployed throughout the church. Everyone came together just a few weeks ago at 815, and we gathered and had three days of staff In-House. This one, as others in the past but in particular, this was really designed by members of the staff. Rebecca Blachly is here somewhere, Rebecca Blachly and Melanie Mullen. I think Melanie is coming later. They were the two co-chairs who really brought together a team of folk on staff.

What was fascinating was to see all of the members of staff who participated in a variety of roles, of making that actually happen, it really was great. It was just remarkable.

I say all of that to say that something happened that I think was really important, and I wanted you to know about it. We got feedback, you know those Survey Monkeys after you have meetings, Survey Monkey or whatever in the internet was, that gave feedback from previous staff In-Houses in time. To really identify what was helpful, what wasn’t helpful, what could we do better, and that kind of stuff. Then ask people questions, “What could really help you in your work?” And it was really interesting. At the previous In-House, a year ago, I guess it was, folk had worked on goals and objectives. Kind of classic, G&O kind of stuff.

One of the feedbacks that came both from that, as well as the performance reviews that we were able to do, I think towards the end of the year, I guess it was, was that the staff really wanted more of a connection between our work to become the Jesus Movement daring to walk the way of love, and what they actually do as staff. Really wanted to tie those goals and objectives – their goals and objectives, if you will, to the work of Jesus Movement, of walking the way of love. Where it becomes critical and really important, is when you look at the three overarching movement goals, if you will. Evangelism, racial reconciliation… And I add, whenever I say racial reconciliation, we’ve raised– in America at least. It may not be true everywhere. At least in America, racial reconciliation and justice is the gateway to all the ways we are broken, and fragmented, and separated from each other. It’s the entrance, not just the end. Evangelism, reconciliation, and care of God’s creation.

Anyway, those three make sense. Everybody says, “Yes, Amen. Very good.”

But suppose you work in building services. How does evangelism, reconciliation, and care of creation impinge on your job when you’re keeping the boilers running? Or as it is in the Presiding Bishop’s apartment upstairs, when you turn the air conditioning on and off – there’s no gradations of degrees, just on and off-it’s an old building.

How does that – what does that have to do with evangelism? The question, the very practical on the ground question for many folks is, “What I do every day. I love my job. The paychecks come on time. The checks don’t bounce – Everything is fine.

But how does my regulating the thermostat in the building, how does my overseeing the construction work that is going on [have to do with evangelism]?  Because New York State has lots of laws about buildings and stuff. We have scaffolding all over the outside – How does somebody who does that, what does that have to do with evangelism? What does that have to do with racial reconciliation? What in the world does that have to do with care of creation out here in building services, creating an environment that is friendly to the environment. You could actually make that connection. That was the data we got back from previous in-houses from the staff. The team kind of designed our three days to engage that more deeply.

One of the insights for me – and I don’t why it took… I’m a slow learner, but it took four years or three and a half years – I don’t know how long I’ve been Presiding Bishop – to realize that the goals of evangelism, racial reconciliation, care of creation, those kinds of church-wide goals make sense. But there needs to be a fourth goal. Not for the whole church, one that’s particularly for the staff. That one comes out of…

See, normally, my Bible is on the iPad, so I had to go back to the old way.

That goal was particular and unique, if you will, to staff, but I have a feeling, [also to] Executive Council. That’s why I’m sharing with you. It comes from Ephesians, Chapter 4 — Ephesians is Paul or Pauline literature. I know folk have issues with Paul on some days, I know we all do. My grandma used to say, “Paul is like every other preacher; he has some good sermons and he has some not so good sermons. Big problem is they’re all in the Bible.”

But on one of his good days, the Paul or the Pauline writers say this in Ephesians 4. They’re talking about the community of faith in the church. The gifts were that some would be apostles, some prophets, some evangelists, some pastors and teachers. The reason that they exist, whatever the role or function, the reason they exist would be to equip the saints for the work of ministry. It dawned on me – I don’t know why it took three and a half years – that’s our job, and I said to them, “My job.” Our job as a staff, and I have a feeling our job as an Executive Council, is to equip the church to be the Jesus Movement in the world, witnessing and walking the way of love. That’s our job. To equip the saints for the work of ministry. That, for me, unpacked a whole world.

Then folk dug deeper into this. Some remarkable things came out, even to the point of looking at staff effectiveness. Little things like no more meetings without an agenda among staff, and no more meetings without — What do you call it? After the meeting report.

Female Speaker: Read-outs.

Without a read-out, so everybody knows what we say we’re going to do. It’s helpful to know what we say we’re going to do up front, but then it’s also helpful to know… And this is classic stuff but until you stop and have to think about it… And the staff came up with that. We didn’t hire any consultants to do this . . .

But that came from really wrestling, all of us engaging, how can we more effectively and faithfully equip the saints for the work of ministry? And that was a remarkable realization for me, and I hope for members of our staff, and I hope for you. When I think about that I remember one of the great people of, I think, American history but not as well known. His name was Bayard Rustin. Now, if you don’t know him, Google him, or Wikipedia him, or whatever you call it, but go find him. I think there’s documentary coming out. His name, he’s resurfacing. Rustin had been trained in the fellowship of reconciliation after America got- trained in the fellowship of reconciliation, and was engaged in non-violent civil rights, and studied the work of Gandhi.

He was a gay man long before he was said to be publicly gay, and was much vilified, to be honest, by our government. Probably one of the things that Dr. King would regret, I suspect, is that he wasn’t able to do more to support Bayard Rustin, especially when the FBI came after him. That was the reality. Rustin’s name needs to be remembered because he didn’t give the speech, “I’ve been to the mountaintop and I’ve seen the Promised Land,” he didn’t give the speech in front of the Lincoln Memorial. He’s not known for soaring oration and his name is barely even known. Yet, what he did was profoundly well-known, and part of the annals of American history.

It was Bayard Rustin who orchestrated the March on Washington. He was the genius who actually made it happen. He was the one who oversaw all the logistics, all the work, all the interconnections that were done. It was Bayard Rustin who helped the speech, I have a Dream, take its place alongside the Gettysburg Address, and the Declaration of Independence, and maybe defined this country for the better. It may well be our role as staff, our role as Executive Council, is to be Bayard Rustin for the Jesus Movement. Otherwise known as The Episcopal Church.

Amen.

El Consejo Ejecutivo de La Iglesia Episcopal: comentarios de apertura del Obispo Presidente

June 14, 2019

Los siguientes son los comentarios de apertura del Obispo Presidente Michael Curry en el Consejo Ejecutivo de La Iglesia Episcopal, que se reunió del 10 de junio al 13 de junio en el centro de conferencias en el Instituto Marítimo de Linthicum Heights, en Maryland.

Consejo Ejecutivo
10 de junio de 2019
Comentarios de apertura

Permítanme compartir sólo unos pocos comentarios de apertura y otra vez darles la bienvenida a todos. Sólo un punto de seguimiento y luego otro en particular, como a especie de saludo de reconocimiento al personal de La Iglesia Episcopal. El punto de seguimiento es—recordarán que, en nuestra reunión de febrero, tuvimos conversaciones y redactamos una resolución de inquietud con respecto a la Conferencia Lambeth y la asistencia de los cónyuges de obispos a ella. Sólo quería que tuvieran en cuenta que la Cámara de los Obispos se reunió poco después, a principios de marzo. Ellos tuvieron una conversación sobre ello y se enteraron de la resolución del Consejo Ejecutivo, por lo cual se sintieron muy agradecidos, podría decirse.

Los obispos tuvieron una gran discusión acerca de eso, y—¿cómo les explico? —bueno, fue vigorosa y sana. No aprobamos una resolución, sino [que en su lugar] un comunicado, pero seguimos trabajando con ello, incluso mientras hablamos. La comunidad de obispos y cónyuges se convocará para nuestra reunión regular de otoño en Minneapolis, en septiembre. En ese momento, habrá aún más discusiones, y reflexión acerca de cómo responder apropiadamente, en el camino del amor, pero con la claridad a la que el amor nos llama. Habrá más discusiones porque tanto los obispos como sus cónyuges estarán presentes. Hay un pequeño grupo, ya que la Vicepresidenta Mary Gray-Reeves está convocando a un pequeño grupo que está trabajando para encontrar la mejor manera de lograrlo. Este trabajo está en curso, y escucharemos más detalles, creo, en octubre cuando nos volamos a reunir.

Ese fue sólo un rápido seguimiento de nuestra última reunión. Ahora, yo quería, en mi discurso de apertura, sólo ofrecer un saludo de reconocimiento al personal de La Iglesia Episcopal. La verdad es que tenemos un personal extraordinario. Estas personas, son simplemente extraordinarias, y es un privilegio servir con ellos. Tengo en cuenta que la Presidenta Jennings y el Secretario Barlowe comparten este sentir conmigo. Es que ellos son sólo un grupo extraordinario de personas. Trabajan arduamente. Realmente que sí, y yo se los recomiendo. Me parece que nuestra continua relación laboral entre el personal y el Consejo está creciendo y desarrollándose de manera sana y positiva. Les agradezco a ustedes por eso, y les agradezco a ellos por eso.

Una señal de eso se vio realmente durante nuestra última reunión interna con el personal, a la cual ellos acudieron de alrededor de las muchas partes donde están ubicados. Como ustedes ya sabrán, casi la mitad del personal está desplegado­, aunque esa palabra como que suena un poco militar, pero supongo que es la más adecuada porque en ellos tuvieron que ser desplegados por toda la iglesia. Hace sólo unas semanas todo nos allegamos a las oficinas centrales 815 en Nueva York, y tuvimos tres días de reuniones internas con el personal. Esta reunión, así como otras en el pasado, pero ésta en particular, fue realmente diseñada por los miembros del personal. Rebecca Blachly está aquí en alguna parte, Rebecca Blachly y Melanie Mullen. Creo que Melanie vendrá más tarde. Ellas fueron las dos copresidentas que realmente lograron unir en equipo al personal.

Lo que fue fascinante fue ver a todos los miembros del personal que participaran en una variedad de roles. El hacer que realmente eso se diera fue genial. Fue simplemente extraordinario.

Digo todo eso para explicar que algo muy importante pasó y quería que lo supieran. Recibimos retroalimentación después de nuestra reunión a través de Survey Monkeys. ¿Conocen lo que son ese tipo de encuestas con por internet como las de Survey Monkeys? Bueno, pues se dio retroalimentación en cuanto otras de las reuniones internas del personal anteriores, para identificar lo que realmente había sido útil, lo que no lo fue, lo que se podía mejorar, y ese tipo de cosas. Ahí se les pregunto a ellos: “¿Qué podría ayudarle en su trabajo?” Y fue muy interesante. En la reunión interna con el personal de creo que hace un año, el personal trabajó con lo de trazarse metas y objetivos. Al estilo clásico de gestiones de gobernanza y sus operaciones.

Uno de los comentarios que surgieron tanto de ahí, así como las revisiones de rendimiento que pudimos hacer, creo que fue para fin de año, fue que el personal realmente quería ver más conexión entre nuestra labor de convertirnos en el movimiento de Jesús osado a caminar el camino del amor, con las tareas que realmente hacemos como empleados. Realmente querían atar esas metas y objetivos – sus metas y objetivos, digamos, a la obra del movimiento de Jesús, de caminar el camino del amor. Cuando esto se vuelve crítico y realmente importante, es cuando se miran a los tres objetivos generales del movimiento, digamos. Evangelismo, reconciliación racial…Y añado, cada vez que digo reconciliación racial, hemos planteado-en Estados Unidos al menos, y puede que no sea verdad en todas partes, pero al menos en Estados Unidos, que la reconciliación racial y la justicia son la puerta de entrada a todas las formas en que estamos quebrados, fragmentados y separados unos de otros. Es la entrada, no sólo el fin. El evangelismo, la reconciliación y el cuidado de la creación de Dios.

Como sea, esos tres tienen sentido. Todo el mundo dice, “sí, amén. Muy bien. “

risas

Pero supongamos que usted trabaja brindando servicios al edificio. ¿Cómo afecta el evangelismo, la reconciliación y el cuidado de la creación a su trabajo cuando mantiene las calderas en marcha? O como cuando en el apartamento del Obispo Presidente en la planta superior, cuando se enciende y se apaga el aire acondicionado, porque no tiene gradaciones de grados de calefacción, solo se enciende o se apaga, pues es un edificio antiguo.

risas

¿Qué tiene que ver eso con el evangelismo? La pregunta, la muy pregunta práctica y básica para muchas personas es, “Mis tareas diarias. Me encanta mi trabajo. Los cheques llegan a tiempo. Los cheques no rebotan – todo está bien.

risas

Pero ¿cómo eso de regular el termostato en el edificio? ¿Cómo es que eso de supervisar el trabajo de construcción que está sucediendo [tiene que ver con el evangelismo]?  Porque el estado de Nueva York tiene muchas leyes sobre los edificios y cosas así. Tenemos andamios por todo la parte exterior. ¿Cómo es que para alguien que hace eso tiene que ver con el evangelismo? ¿Qué tiene que ver eso con la reconciliación racial? ¿Cómo es posible que tenga algo que ver con el cuidado de la creación esto de los servicios al edificio? Bueno, creando un ambiente que sea amigable con el medio ambiente. Ahí sí se puede hacer esa conexión. Esos fueron los datos que recibimos de las reuniones internas previas. El equipo diseñó nuestros tres días para abarcar estas cosas más profundamente.

Una de las ideas para mí -y no por qué me tardé… Soy un aprendiz lento, pero tardé cuatro años o tres años y medio–no sé cuánto tiempo he estado de Obispo Presidente–en darme cuenta de que los objetivos del evangelismo, la reconciliación racial, el cuidado de la creación, esos tipos de objetivos de toda la iglesia tienen sentido. Pero tiene que haber un cuarto objetivo. No para toda la iglesia, uno que es particularmente para el personal. Uno que proviene de…

Miren, normalmente, mi Biblia está en el iPad, así que tuve que volver a la antigua.

risas

Ese objetivo era particular y único, digamos, al personal, pero tengo el presentimiento, [de que también al] Consejo Ejecutivo. Eso es lo que estoy compartiendo ustedes. Proviene de Efesios, capítulo 4–Efesios es Pablo o literatura Paulina. Sé que la gente se le dificulta entender a Pablo a veces, sé que todos nos pasa. Mi abuela solía decir, “Pablo es como cualquier otro predicador; él tiene algunos buenos sermones y tiene algunos sermones no tan buenos. El gran problema es que están todos en la Biblia. “

risas

Pero en uno de sus buenos días, Pablo o los escritores Paulinos dicen esto en Efesios 4. Están hablando de la comunidad de la fe en la iglesia. Los dones eran que algunos serían apóstoles, algunos profetas, algunos evangelistas, algunos pastores y maestros. La razón por la que existen, cualquiera que sea el papel o la función, la razón por la que existen sería equipar a los santos para la obra del ministerio. Me di cuenta-no sé por me qué tomó tres años y medio – de que ese es nuestro trabajo, y les dije, “mi trabajo.” Nuestro trabajo como personal, y tengo la sensación de que nuestro trabajo como Consejo Ejecutivo, es equipar a la iglesia para que sea el movimiento Jesús en el mundo, dando testimonio y andando en el camino del amor. Ese es nuestro trabajo. Equipar a los Santos para la obra del ministerio. Eso, para mí, aclaró un mundo entero.

Entonces todos cavaron más profundamente en esto. Algunas cosas notables surgieron, incluso hasta el punto de observar la efectividad del personal. Pequeñas cosas tales como: no más reuniones sin programa entre el personal, y no más reuniones sin–¿cómo se llama? —informe posterior a la reunión.

Una voz femenina exclama: “evaluaciones”.

Si una evaluación, para que todos sepan lo que dijimos que íbamos a hacer. Es útil saber lo que dijimos que íbamos a hacer por adelantado, pero entonces también es útil saber…Y esto es cuestión clásica, pero hasta que te detenas y tengas que pensarlo… Y al personal se le ocurrió eso. No contratamos a ningún consultor para hacer esto…

risas

Pero eso provino de una profunda discusión en verdad en la que todos nosotros participamos, ¿cómo podemos equipar a los santos de manera más eficaz y fiel para la obra del ministerio? Y eso fue una notable realización para mí, y espero que para los miembros de nuestro personal, y espero que para ustedes. Cuando pienso en eso recuerdo a una de las grandes personas de la historia americana pero no es muy reconocida. Su nombre era Bayard Rustin. Ahora, si usted no lo conoce, búsquele en Google o Wikipedia, o donde sea, pero vaya y búsquelo. Creo que va a salir en un documental. Su nombre, está resurgiendo. Rustin había sido entrenado en la comunión de reconciliación después de que Estados Unidos se entrenó en la hermandad de reconciliación, y se dedicó a los derechos civiles no violentos, y estudió la obra de Gandhi.

Era un hombre gay mucho antes de serlo públicamente, y fue muy vilificado por nuestro gobierno, honestamente. Probablemente una de las cosas que el Dr. King lamentaría, supongo, es que no pudo hacer más para apoyar a Bayard Rustin, especialmente cuando el FBI vino tras él. Esa fue la realidad. El nombre de Rustin debe ser recordado porque no dio el discurso: “he estado en la cima de la montaña y he visto la tierra prometida”, no dio el discurso en frente del monumento a Lincoln. No es conocido por la oración en alza y su nombre apenas se conoce. Sin embargo, lo que hizo fue profundamente reconocido y forma parte de los anales de la historia americana.

Fue Bayard Rustin quien orquestó la marcha en Washington. Él fue el genio que realmente hizo que sucediera. Él fue el que supervisó toda la logística, todo el trabajo, todas las interconexiones que se hicieron. Fue Bayard Rustin quien ayudó al discurso, Tengo Un Sueño, que tomara su lugar junto al discurso de Gettysburg, y la declaración de la independencia, y tal vez le dio nueva determinación este a país. Bien puede ser que nuestro papel como personal, nuestro papel como Consejo Ejecutivo, será como el de Bayard Rustin para con el movimiento de Jesús, también conocido como La Iglesia Episcopal.

Amén.

Contact
Amanda Skofstad

Public Affairs Officer

Visit us on Social Media