The Office of Public Affairs

The Public Affairs Office provides statistics, biographies, photos, background information, and other resources to media representatives reporting on the mission and ministries of The Episcopal Church

General Convention: opening remarks by Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori

July 4, 2012
Office of Public Affairs

The following opening statement was presented today by Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori at the 77th General Convention of the Episcopal Church, meeting in Indianapolis IN through July 12.  

Opening Remarks General Convention4 July 2012 

The Most Rev. Katharine Jefferts Schori

Presiding Bishop and Primate

The Episcopal Church

When this body gathered three years ago we reflected on mission as God’s beating heart in our midst.  General Convention is this Church’s regular opportunity to strengthen that incarnate heart for its work in the coming years.  We’re here for a tune-up – to breathe deep, clear our vision, focus the muscles, and synchronize our heartbeat with God’s.

I would invite everyone here to take a deep breath.  Breathe in Holy Spirit, the source of life.  Remember that we depend on that divine gift for all that we are and all that we have.  Breathe deep, for the spirit is blowing a fresh wind, and bringing new creation out of the chaos of the deep.  Contemplating that chaos frightens some, for we never know what is coming, but there is no creation without it – like the death that must precede resurrected life.  We struggle with it because we can’t yet see what is aloft on that breeze.  Yet we are the stuff of God’s creation, we are borne on that wind as partners in God’s re-creation, reconciling, and healing of this world.  Breathe deep, and be not afraid, for God is at work in our midst. 

Consider what happens when hearts and minds and spirits are open to receive that breath.  For some, it may feel like the hard push of resuscitation after breathing has stopped – like rescue breathing for a drowning victim.  The only solution is to let go and receive that breath, for there is no life without it.

Sometimes that breath feels like a mere whiff, a barely discernible zephyr in the evening garden.  Go on out there and search for more – go look for the freshening breeze.

Or that breath may be like the last gasp of a hospice patient.  Let it go. Give thanks for the life that has been, and expect resurrection.

And for some, that breath may come like the first one taken by a newborn child – the breath that comes with an old-fashioned whack on the backside.  Cry out for joy!

Let that breath get the heart beating and the blood moving, for we will never be God’s mission partners otherwise.  Let that circulating blood connect us with the other parts of this body, here and far beyond this place.  Go look for connections with your sparring partners – for the left hook and the right jab both come from the same body.  Link up with somebody from another part of the theological spectrum – this big tent is the dwelling place of the holy, and we will never be who we were created to be if we only work with the fingers of the right hand or the left.  Search out those you have wounded or who have wounded you – seek them out and let the grudges go – there isn’t much life in hanging on to them.  It’s like that old tale about swallowing rat poison and expecting somebody else to die.  Go find the supposed source of wounds and build a bridge together – notice the blood that’s been shed, and let it form a good scab to draw flesh together.  Continue to pick at the wound and it will never heal.  Let it go and keep breathing.

If this convention is The Episcopal Church’s family reunion, then go find somebody who represents the outlaw side of the family for you and spend a few minutes learning your relative’s story.  You might promise to pray for each other through the coming days.  Perhaps you can find time for a cup of coffee or a meal together.  That kind of reconciling work will have a greater effect on our readiness for mission than any legislation we may pass here.  We’re here to tune up the muscles and nerves and ligaments of this body for reconciling work, for the work of mission writ large.  We’re going to need the gifts of every single part of the body in order to respond to that breath/wind/spirit blowing over the face of the deep – so go and build some living bridges.

Episcopalians are increasingly engaged in creative reconciling work with other bodies and partners beyond this Church.  We’ve learned a lot in recent years about neighbors across the globe and in more local communities.  We have been in full communion with the Evangelical Lutheran Church in America for more than ten years, and we’re growing into a newer full communion relationship with the Moravians.  We are sharing and exchanging staff members with the ELCA, and our armed forces chaplains are working and learning together.  The Moravians have a great deal to teach us about reconciliation, particularly in their commitment to avoid having anyone leave the table.  The first Episcopal church is about to receive a Moravian pastor – in Western North Carolina. 

We’re seeing new possibilities in our conversations with the Methodist churches, and the ways in which that conversation is working to heal the sin of racism will ultimately strengthen us all.

Recent years have seen some healing in our relationships around the Anglican Communion, and missional partnerships continue to grow and deepen.  We are learning a great deal about how to be more effective partners, particularly when we are able to engage with humility and openness to our own transformation.

We have another significant opportunity for bridge-building, with the SBNRs around us – those who claim to be Spiritual But Not Religious.  Those fields are indeed ripe with possibility, but the crop needs rather different methods than we’re used to.  We need robust networks and the eager humility that will let us learn from others who are engaging new populations.  The people of the Episcopal church in Frankfurt in Germany offer a great example.  That congregation is reaching out to American deportees, people with German citizenship but often no ability to speak the language and no knowledge of the culture, who have been expelled by the United States, often for quite minor legal infractions.  The congregation Christ the King is building community with people who have deeply spiritual questions but no trust or experience with the church.  There is some similar kind of need almost everywhere, but it means going out into the community to listen for it, and finding new ways of sharing what we know of more abundant life in Jesus.

Re-forming and re-imagining ourselves for mission in a changed world is the most essential task we have before us.  We’re not going to fix the church or the world at this Convention, but we can do something to make the church a better tool and instrument for God’s mission if we can embrace that new wind, discover God creating new life among us, and listen and look for Jesus.

We need a responsive set of structures, more connected at all levels of the church, and better able to tap the gifts of all parts of the body.  There is good and creative work going on in many places, and we need to learn how to spread that information and learning as widely as possible.  It needs nodal systems, like the heart muscle in a circulatory system, or the cells in a nervous system that collect and keep passing on the news.  That pumping heart or those nerve cells are initiators or stimulators of communication – in other words, leaders.  When those parts are equipped and committed to sharing good news, then the network becomes far more effective, and communication ripples out and across the broader community.  But when effective and distributed leadership is absent, those networks quickly disintegrate. 

The world around us is learning to develop effective and robust networks – and so are we.  There are networks of innovators in church planting and congregational development, including ones that offer peer coaching.  A couple of days ago a deputy suggested another possibility – what about TED talks for TEC as a more fruitful purpose for this kind of churchwide gathering?

We are just beginning to move toward this kind of a network for theological education resources – of seminaries, diocesan programs, and others – and that movement needs a whole lot more encouragement! 

The domestic poverty initiative born at the last Convention is an example that is bearing significant fruit, from the churchwide gatherings focused on best practices to the ongoing work in Asset Based Community Development and other forms of community organizing.  Looking at the assets already present in our communities as a necessary part of mission engagement is a way of discovering where God has already been at work, blessing the created nature in a local context.  It’s a theological approach that says we will notice where the kingdom is already present, or in the process of emerging. 

Many of you know other places where effective connective tissue is emerging and growing – Episcopal Community Services, Episcopal Service Corps, the ethnic ministry and justice networks.  Passion keeps networks like those growing and expanding – it’s about blessing the work of the Spirit and letting the wind of God fill the sails and propel us into the world.        

Discovering the most effective ways to organize and network ourselves for mission, for governance, and for supporting that mission is going to require us to look outside ourselves.  We have to be willing to search out the gifts and assets already present.  Something like a blue ribbon commission would be helpful – a leadership group that includes independent voices, that is non-partisan, that will offer the input of outsiders and people on the margins of the church, not just those already deeply invested  in the church and in the way the church is now.  That may not be easy for this body to engage, but God is already at work beyond this Episcopal Church and we have something to learn from that reality. 

A lot of the anxiety in this body right now is rooted in fear of diminishment, loss of power or control, or change in status.  The wider church – the grassroots – in not all that interested in the internal politics of this gathering.  It is interested in the vitality of local congregations and communities, in ministry with young people, and in opportunities for transformative mission engagement in and beyond the local context.  Our job here is to make common cause for the sake of God’s mission.  That is in part a political task.

Politics is not a dirty word – it refers to the art of living together in community, and it applies to Christ’s body as much as it does to the various nations in which this Church is present.  We don’t yet live in the fullness of the reign of God, even though we do see glimpses of it aroundus and among us.  Our task is to gather the various parts of this body of Christ, together with any partners who share our values, for the work of building societies that look more like the reign of God.  That takes compromise, for we will never all agree on the proper route or method for getting there.  We live in the awkward yet lively tension between what is and what will eventually come to be, in God’s good time.  We aren’t going to find perfection at this Convention, but we can prayerfully work at discerning a way forward that will let us gather our common gifts to work toward that dream of the reign of God.

We’re in this together – as the full range of Episcopalians, together with our Christian siblings – both those most like us and those who seem most distant – and we have other potential partners for the various parts of the mission God sends us to do.  Our task is to be wise as serpents and innocent as doves, in finding and blessing any creative gift that will serve God’s dream.  Can we reframe our view?  Will those with eyes to see and ears to hear look for the places where God’s creative presence is already at work?  God has given those gifts, and we will miss the mark if we ignore them.  We will miss all five marks if we ignore the partners and possibilities around us. 

So breathe deep, open your eyes and ears, build bridges with unlikely folks, and let God’s word prosper in that for which God sent it.  And may God bless our labors in this place!

The Episcopal Church: www.episcopalchurch.org

The General Convention: http://www.generalconvention.org/ 

Facebook: www.facebook.com/episcopalian

Twitter:#GC77

YouTube:

Palabras de apertura Convención General La Reverendísima Katharine Jefferts Schori

July 4, 2012

By: The Public Affairs Office

Palabras de apertura
Convención General
4 de julio de 2012

La Reverendísima Katharine Jefferts Schori
Obispa Presidente y Primado
La Iglesia Episcopal

Cuando este organismo se reunió hace tres años, reflexionamos sobre la misión como el corazón palpitante de Dios en medio nuestro. La Convención General ofrece a esta Iglesia la oportunidad  regular de fortalecer ese corazón encarnado para realizar su trabajo en los próximos años. Estamos aquí para una puesta a punto, para respirar profundo, aclarar nuestra visión, enfocar los músculos, y sincronizar los latidos de nuestro corazón con los de Dios.

Invitaría a todos a dar una respiración profunda. Respirar en el Espíritu Santo, esa fuente de vida. Recuerden que nosotros dependemos de ese don divino en todo lo que somos y en todo lo que tenemos. Respiren profundo, porque ese espíritu sopla un viento fresco, y aporta nueva creación del caos de las profundidades. Contemplar ese caos asusta a algunos, porque nunca sabemos exactamente lo que viene, pero no hay creación sin él, como la muerte que debe preceder a la vida resucitada. Luchamos porque todavía no podemos ver lo que hay en lo alto de la brisa. Sin embargo, somos la materia de la creación de Dios, nacemos en ese viento como socios de Dios en la re-creación, la reconciliación, y la curación de este mundo. Respiren profundo, y no tengan miedo, porque Dios está obrando en medio nuestro.
 

Tengan en cuenta lo que sucede cuando los corazones y las mentes y los espíritus están abiertos a recibir ese aliento. Para algunos, puede parecer como el empujón de la reanimación después que la respiración se ha detenido, como el recobrar la respiración de una víctima que se está ahogando. La única solución es permitir recibir ese aliento, porque no hay vida sin él.

A veces esa respiración es apenas un soplo, una brisa apenas perceptible en el jardín por la noche. Salgan fuera y busquen más, continúen buscando esa brisa refrescante.
 

O esa respiración puede ser como el último aliento de un paciente de hospicio. Demos gracias por la vida que hemos tenido, y esperemos la resurrección.

Y para algunos, esa respiración puede llegar como la primera que da un niño recién nacido, el aliento que surge con el tradicional golpe dado en la parte trasera. ¡Grita de alegría!
 

Permitan que esa respiración obtenga el latido del corazón y el movimiento de la sangre, ya que de lo contario nunca volveremos a ser socios en la misión de Dios. Permitan que la circulación de la sangre les conecte con las otras partes de este cuerpo, por todas ellas. Vayan a buscar conexiones con sus socios de sparring, porque el gancho de la izquierda y el puñetazo de la derecha ambos provienen de un mismo cuerpo. Conéctense con alguien de la otra parte del espectro teológico, esta gran tienda de campaña es la morada de lo santo, y nunca seremos lo que fuimos creados a ser si solamente trabajamos con los dedos de la mano izquierda o de la derecha. Busquen a aquellos que ustedes han herido o que les han herido, búsquenlos y abandonen los rencores, no hay mucha vida en aferrarse a ellos. Es como ese viejo cuento de tragar veneno para ratas y esperar que otro muera. Vayan y busquen la supuesta fuente de las heridas y construyan juntos un puente, consideren la sangre que ha sido derramada, y dejen que se forme una buena costra para que surja carne que desgarraron  juntos. Continúen tocando la herida y nunca se curará. Olvídense de ello y sigan respirando.

Si esta convención es la reunión familiar de la Iglesia Episcopal, entonces vayan a buscar a alguien que para usted representa el lado rebelde de la familia y dediquen unos minutos a aprender de la historia de su pariente. Es posible que prometan orar unos por otros durante los próximos días. Quizás encuentren tiempo para tomar juntos un café o una comida. Esa forma de reconciliación tendrá un mayor efecto sobre nuestra preparación para la misión que cualquier legislación que se pueda aprobar aquí. Estamos aquí para poner a punto los músculos y los nervios y los ligamentos de este cuerpo para la obra de reconciliación, para la misión a gran escala. Vamos a necesitar los dones de cada parte del cuerpo a fin de responder a ese soplo / viento / espíritu que sopla sobre la faz del abismo; así que vayan y construyan puentes.

Los episcopales intervienen cada vez más en la obra de reconciliación creativa con otros organismos y socios más allá de esta Iglesia. En los últimos años hemos aprendido mucho acerca de los vecinos de todo el mundo y en más comunidades locales. Hemos estado en plena comunión con ELCA durante más de diez años, y estamos creciendo en una relación nueva de comunión plena con los moravos. Estamos compartiendo e intercambiando los miembros del personal con ELCA, y nuestros capellanes de las fuerzas armadas están trabajando y aprendiendo juntos. Los moravos tienen mucho que enseñarnos acerca de la reconciliación, sobre todo en su compromiso de evitar que alguien abandone la mesa. Hay una primera iglesia episcopal que está a punto de recibir un moravo como pastor en el Oeste de Carolina del Norte.

Estamos considerando nuevas posibilidades en nuestras conversaciones con las iglesias metodistas, y en última instancia, la forma en que esa conversación se está desarrollando para sanar el pecado del racismo nos fortalecerá a todos.

Los últimos años han visto una sanación en nuestras relaciones alrededor de la Comunión Anglicana, y las asociaciones misionales siguen creciendo y profundizándose. Estamos aprendiendo mucho sobre cómo ser socios más eficaces, sobre todo cuando somos capaces de comprometernos con humildad y apertura para nuestra propia transformación.

Tenemos otra gran oportunidad para la construcción de puentes con los que nos rodean (SBNRs), esos que dicen ser espirituales pero no religiosos. Esos campos están realmente maduros de posibilidades, pero su cosecha necesita más bien métodos diferentes a los que hemos utilizado durante mucho tiempo. Necesitamos redes robustas y vehemente humildad que nos permita aprender de otros que logran formar nuevas comunidades. La gente de la Iglesia Episcopal en Frankfurt ofrece un gran ejemplo. Esta congregación episcopal se está acercando a los deportados de América, personas con ciudadanía alemana, pero a menudo sin capacidad de hablar el idioma o sin el conocimiento de la cultura, que han sido expulsadas ​​de  EE.UU., a menudo por infracciones legales bastante menores. Cristo Rey está creando una  comunidad con personas que tienen preguntas profundamente espirituales, pero carecen de confianza o experiencia en la iglesia. Hay semejante clase de necesidad en casi todas las partes, pero hay que salir a la comunidad a escuchar y encontrar nuevas formas de compartir lo que sabemos de la vida más plena en Jesús.

En un mundo que ha cambiado, el volver a formarnos y re-imaginarnos para la misión es nuestra tarea más importante en este momento. Nosotros no vamos a arreglar la Iglesia o el mundo en la presente convención, pero podemos hacer algo para que la Iglesia sea una mejor herramienta e instrumento para la misión de Dios si abrazamos el nuevo viento, si descubrimos que Dios está creando una nueva vida entre nosotros, y escuchamos y buscamos a Jesús.

Necesitamos un conjunto eficaz de estructuras, más conectadas a todos los niveles de la Iglesia, y más capaces de aprovechar los dones de todas las partes del cuerpo. Se está dando ya un buen trabajo creativo en muchos lugares, y tenemos que aprender a difundir esa información y aprender lo más ampliamente posible. Se necesitan estructuras nodales, como la del músculo del corazón en un sistema circulatorio, o como las células de un sistema nervioso que recogen y siguen pasando las noticias. El bombeo del corazón o esas células nerviosas son iniciadores o estimuladores de comunicación, en otras palabras, líderes. Cuando estas partes están capacitadas y comprometidas a compartir las buenas noticias, entonces la red puede hacer un trabajo eficaz, y la comunicación se transmite a  toda la comunidad. Pero cuando el liderazgo eficaz y distribuidor está ausente, esas redes se desintegran rápidamente.

El mundo que nos rodea está aprendiendo a desarrollar redes efectivas y robustas y nosotros también. Hay redes de innovadores en la fundación de iglesias y en el desarrollo de las congregaciones, incluyendo una que ofrece entrenamiento a compañeros. Un par de días atrás un diputado sugirió otra posibilidad, ¿qué pasa con las conversaciones TED de la Iglesia Episcopal, como un propósito más fructífero para este tipo de reuniones a nivel nacional?

Estamos empezando a caminar hacia este tipo de una red de recursos de educación teológica, seminarios, programas diocesanos, etc., y ¡ese movimiento necesita que le animen mucho más!

La iniciativa de la pobreza nacional que nació en la última convención es un ejemplo que está dando frutos importantes, desde las conferencias a nivel nacional centradas en las mejores prácticas a la labor en curso del Desarrollo de la Comunidad Basados en los Activos y otras formas de organización comunitaria. Tener en cuenta los activos que ya están presentes en nuestras comunidades como una parte necesaria del compromiso de la misión es una manera de descubrir que Dios ya ha estado obrando y bendiciendo la naturaleza creada de un contexto local. Se trata de un enfoque teológico que afirma que nos daremos cuenta dónde el reino ya está presente, o en proceso de emerger.

Muchos de ustedes conocen otros ministerios cuyo tejido conectivo eficaz está emergiendo y en crecimiento: los Servicios Episcopales de la Comunidad, el Cuerpo de Servicio Episcopal, el ministerio étnico y las redes de  justicia. La pasión mantiene redes como éstas en crecimiento y expansión, se trata de bendecir la obra del Espíritu y dejar que el viento de Dios llene las velas y nos impulsen hacia el mundo.

El descubrir las formas más efectivas para organizarnos y conectarnos en red para la misión, para el gobierno, y el apoyo de esa misión va a requerir que miremos fuera de nosotros mismos. Tenemos que estar dispuestos a buscar los dones y los activos que ya tenemos presentes. Sería útil algo así como una comisión especial, un grupo de liderazgo que incluya voces independientes, es decir, no partidistas, que ofrezcan las sugerencias de extraños y de personas en los márgenes de esta Iglesia, no sólo de los que ya están profundamente comprometidos en el status quo. Eso puede que no sea algo fácil de lograr por este cuerpo, pero Dios está ya obrando más allá de esta Iglesia Episcopal y tenemos algo que aprender de esa realidad.

La mayor ansiedad en este cuerpo ahora mismo tiene sus raíces en el miedo a la disminución, a la pérdida de poder o control, o al cambio de estado. La Iglesia en general – las bases – no está interesada en la política interna de esta reunión. Se interesa por la vitalidad de las congregaciones y de las comunidades locales, el ministerio con los jóvenes, y las oportunidades en la participación de una misión transformadora dentro y fuera del contexto local. Nuestra tarea es hacer causa común por el bien de la misión de Dios. Eso es en parte una tarea política.

La política no es una mala palabra, se refiere al arte de vivir juntos en comunidad, y se aplica al cuerpo de Cristo tanto como a las distintas naciones en las que la Iglesia está presente. Todavía no vivimos en la plenitud del reino de Dios, a pesar de que vemos destellos de él a nuestro alrededor y entre nosotros. Nuestra tarea es reunir a las distintas partes de este cuerpo de Cristo, junto con los socios que compartan nuestros valores, para el trabajo de construir sociedades que se parezcan más al reino de Dios. Para eso se necesita compromiso ya que nunca estaremos de acuerdo en la ruta correcta o en el método para llegar allí. Vivimos en la tensión incómoda y al mismo tiempo animada entre lo que es y lo que eventualmente llegará a ser en el tiempo de Dios. No vamos a encontrar la perfección en la presente convención, pero podemos trabajar orando para discernir el camino a seguir que nos permita poner nuestros dones comunes a trabajar hacia ese sueño del reino de Dios.

Estamos juntos en esto – como toda la gama de episcopales, junto con nuestros hermanos cristianos – tanto los que más se parece a nosotros como aquellos que parecen muy distantes – y tenemos otros socios potenciales para obrar en las varias partes de la misión que Dios nos envía a lograr. Nuestra tarea es ser prudentes como serpientes y sencillos como palomas, y encontrar y bendecir cualquier don creativo que servirá en el sueño de Dios. ¿Podemos replantear nuestro punto de vista? ¿Aquellos que tengan ojos para ver y oídos para escuchar buscarán los lugares donde la presencia creadora de Dios ya está obrando? Dios nos ha dado esos dones, y vamos a perder la marca si los ignoramos. Perderemos las cinco marcas si dejamos de lado a los socios y a las posibilidades que nos rodean.
 

Así que respiren profundamente, abran los ojos y los oídos, tiendan puentes con gente poco probable, y permitan que la Palabra de Dios prospere si es aquello por lo que la envió. ¡Y que Dios bendiga nuestros esfuerzos!

Moléstanos, Señor, para que nos atrevamos con más audacia,
para que nos aventuremos en los amplios mares
donde las tormentas mostrarán tu dominio;

donde al perder de vista la tierra,
encontraremos las estrellas.

Moléstanos, Señor, cuando
estemos demasiado contentos con nosotros mismos,
cuando nuestros sueños se hayan hecho realidad
debido a que soñamos demasiado poco,
cuando lleguemos a buen puerto
debido a que hemos navegado muy cerca de la orilla.

Moléstanos, Señor, cuando
con la abundancia de las cosas que poseamos
hayamos perdido la sed
de las aguas de vida;
enamorados de la vida,
hayamos dejado de soñar con la eternidad
y en nuestros esfuerzos para construir una tierra nueva;
hayamos permitido que se oscureciese

nuestra visión del nuevo cielo.

Moléstanos, Señor, para que nos atrevamos con más audacia,
para que nos aventuremos en los mares más furiosos
donde las tormentas mostrarán tu dominio;
donde al perder de vista la tierra,
encontraremos las estrellas.

Te pedimos que hagas retroceder
los horizontes de nuestras esperanzas;
y nos empujes hacia el futuro
con fuerza, coraje, esperanza y amor.
Top of Form

Te lo pedimos en el nombre de nuestro capitán,
que es Jesucristo. [Oración atribuida a Sir Francis Drake, 1577]
 

Que el Dios pionero y creador nos bendiga con audacia pura y santa, hoy y siempre.

Contact
Amanda Skofstad

Public Affairs Officer

Visit us on Social Media