Estudio Bíblico

This page is available in: English

Estudio Bíblico: Pascua 2 (B) – 7 de abril de 2024

May 28, 2024

LCR: Hechos 4:32-35; Salmo 133; 1 Juan 1:1-2:2; Juan 20:19-31

Hechos 4:32-35

¿Cómo sería la vida si no tuviéramos cosas? Es una realidad difícil de imaginar; después de todo, la idea misma de que podemos y debemos poseer cosas está tan profundamente arraigada en nuestra sociedad y cultura occidentales contemporáneas que a la mayoría de nosotros nos resulta muy difícil imaginar que sea posible que las cosas funcionen o puedan funcionar de otro modo. La propiedad se presenta a menudo como un objetivo o un logro: poseer una casa, un coche, un terreno o varias posesiones es un símbolo de éxito y favor. Sin embargo, no todas las comunidades humanas han adoptado la propiedad de esta manera. La comunidad cristiana primitiva descrita aquí en el libro de los Hechos es una de ellas; deciden renunciar a la propiedad privada y, en su lugar, tenerlo todo en común. Esto no sólo permite a los primeros cristianos ayudar a los pobres y garantizar que todos tengan lo que necesitan, sino que también libera a los que antes tenían posesiones y decidieron venderlas de la forma en que la propiedad convierte las cosas en un ídolo y nos distrae de lo que realmente importa: nuestras relaciones con Dios y con los demás.

  • ¿Cómo se crea la confianza entre los miembros de una comunidad? ¿Qué se necesita para confiar en alguien?
  • La comunidad cristiana primitiva descrita aquí asumió un riesgo al elegir vivir de forma diferente a la mayoría de la gente de su entorno. ¿Alguna vez te has arriesgado por el Evangelio?
  • ¿En qué cambiaría tu vida si eligieras seguir el ejemplo de la comunidad cristiana de los Hechos?

Salmo 133

Mientras que algunos salmos expresan ira, frustración o lamento, éste está lleno de alegría y gratitud, concretamente por la unidad.

Al igual que ocurría en el mundo antiguo, la unidad puede ser difícil de conseguir. A veces, estamos tan centrados en lo que queremos para nuestras propias vidas que esas necesidades individuales empiezan a eclipsar las preocupaciones y necesidades de la comunidad en su conjunto.La unidad es casi imposible de lograr cuando esto sucede. Pero cuando comprendemos que nos necesitamos unos a otros, empezamos a ser capaces de recibir la bendición de la unidad: vida para siempre.

Es importante distinguir entre unidad y uniformidad. El salmista no sugiere que no haya desacuerdos o diferencias en esta comunidad de personas que viven juntas en unidad. De hecho, si todo el mundo pensara y actuara exactamente igual, no habría motivo para celebrar la unidad. Por el contrario, el salmista celebra la alegría y los dones de vivir entre personas que entienden que tienen una responsabilidad mutua y han decidido dar prioridad a esa responsabilidad sobre sus propios intereses.

  • ¿Dónde buscas la unidad en tu propia vida? ¿Cuáles son las barreras que te impiden alcanzarla?
  • ¿Es posible celebrar la unidad celebrando también las diferencias?
  • ¿Dónde has visto divisiones sanadas o transformadas en tu propia vida, familia o comunidad?¿Qué hizo falta para lograr la unidad en esas situaciones?

1 Juan 1:1-2:2

En este pasaje de 1 Juan, vemos un ejemplo de lo que significa compartir la propia fe con los demás. El escritor está compartiendo con la audiencia un mensaje del Señor, un ejemplo de cómo transmitir la fe cristiana de unos a otros. ¿Y cuál es uno de los principios más importantes de la fe que hay que compartir? Que “Dios es luz”, un testimonio de la bondad y el poder de Dios.

También podemos ver que el autor de 1 Juan no está sugiriendo que ser cristiano signifique ser perfecto. No hay razón para pretender que no hay pecado, dice. Es mejor confesar los pecados para recibir el perdón, pero el primer paso para ser perdonado es ser honesto. Sin embargo, no siempre es fácil ser honesto sobre nuestros errores, especialmente cuando hemos herido o hecho daño a otra persona. Es tentador agachar la cabeza y seguir adelante como si nada hubiera pasado. Pero sabemos, y Dios lo sabe, que ésa no es la verdad. Y aunque Dios no espera perfección de nosotros, sí espera honestidad e integridad.

Aunque el pecado forma parte de nuestra vida humana, no se espera que ninguno de nosotros vaya solo. Cristo es nuestro compañero constante y nuestro abogado cuando buscamos la plenitud. Jesús está a nuestro lado cuando decimos con valentía la verdad sobre nuestros defectos y tratamos de hacer las cosas de otra manera.

  • ¿Qué significa tener integridad? ¿A quién describirías así en tu vida?
  • Piensa en alguna ocasión en la que hayas pedido perdón a alguien. ¿Qué sucedió? ¿Qué emociones te produjo la experiencia?
  • ¿En qué situaciones es especialmente difícil ser honesto? ¿Quién o qué te da fuerzas para hacer cosas difíciles?

Juan 20:19-31

En los versículos inmediatamente anteriores a éstos, María Magdalena va a la tumba de Jesús y la encuentra vacía. Se le aparece Jesús resucitado. Ella va y cuenta a los demás discípulos lo que ha sucedido: “¡He visto al Señor!”. Pero los discípulos están confusos y asustados. No parecen creer lo que dice María o, al menos, no actúan como si lo creyeran. Mantienen la puerta cerrada, dice el texto, “por miedo a los judíos”, un doloroso recordatorio para nosotros de lo que ocurre cuando la incertidumbre se transforma en el chivo expiatorio de todo un grupo de personas.

Tomás el “dubitativo” no es tan diferente de los demás discípulos: quiere pruebas. Cuando Jesús se le aparece por fin y le pregunta: “¿Has creído porque me has visto?”, está recordando no sólo a Tomás, sino a todos los discípulos, que ninguno de ellos creyó que había resucitado de entre los muertos cuando María Magdalena les dio la noticia. Jesús no les deja libres de culpa, aunque sabe que tienen miedo y que el mundo que les rodea es caótico e incierto. Por el contrario, les enseña que tienen que aprender a confiar los unos en los otros.

  • En este pasaje, María Magdalena no es creída cuando da la noticia de la resurrección de Jesús a los discípulos. Si estuvieras en el lugar de María, ¿qué habrías sentido? ¿Alguna vez no te han creído cuando decías la verdad?
  • ¿Las dudas de Tomás le hacen menos discípulo? ¿Qué momentos de duda has experimentado en tu propio camino de fe?

Sarah Neumann cursa el último año de seminario en la Berkeley Divinity School de Yale y es candidata a las órdenes sagradas en la diócesis de Massachusetts. Estudió sociología y religión en el Williams College y trabajó en el desarrollo de organizaciones sin ánimo de lucro antes de optar por la ordenación. Antes de ingresar en el seminario, Sarah trabajó recientemente como pastora de jóvenes y adultos jóvenes en la iglesia Trinity de Boston y es una apasionada de la predicación, el desarrollo de la congregación y la formación cristiana. Fuera de la iglesia, le gusta estar al aire libre, resolver sopas de letras y hacerse amiga de las mascotas de los demás.

This page is available in: English

¡No olvide suscribirse al podcast Sermons That Work para escuchar este sermón y más en su aplicación de podcasting favorita! Las grabaciones se publican el jueves antes de cada fecha litúrgica.

 
 
 
 
 
 
 
 

Contacto:
Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.

Editor, Sermones que Iluminan

Click here

This page is available in: English